Prometida peligrosa – Capítulo 42

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Marianne vio una vez los retratos del emperador y la emperatriz anteriores. Un día se enteró de la historia imperial de Julia. El emperador Cassius en la pintura era un hombre apuesto y galante, y la emperatriz Blair era una belleza clásica y elegante. La belleza de Blair era particularmente impresionante. A pesar de que lucía una corona reluciente y espléndidos accesorios en su cuerpo, su rostro destacaba entre otras cosas. Su cabello dorado y sus ojos azules como un lago eran también las condiciones de belleza que las hijas de las familias nobles codiciaban en ese entonces.

Eckart parecía ser una mezcla de las apariencias de sus padres en una proporción asombrosa.

Su gran esqueleto se asemejaba a su padre, mientras que su impresión y su línea meticulosa se asemejan a su madre. Su hermosura fría y sensible parecía un tabernáculo que lo protegía.

Si uno lo miraba de cerca, se sentiría como si estuviera cautivado por su hermosa apariencia.

Solo quiero tocarlo muy suavemente.

Marianne incluso pensó en esa cosa extraña mientras lo miraba.

Pero ella recobró el sentido rápidamente y lo rechazó de su mente. No podía permitirse el lujo de jugar con pensamientos tan ociosos.

Mientras tanto, parecía que los invitados no deseados estaban a la vuelta de la esquina. Parecía que pasaban visiblemente y luego se desvanecieron. Junto con el ritmo de su ritmo regular, se podía escuchar el sonido de las espadas traqueteando y su parloteo.

¿Cuánto tiempo había pasado? El jardín volvió a estar en silencio.

Mientras los miraba con tensión, Eckart se sintió relajado cuando los caballeros abandonaron su campo de visión.

Marianne se puso de puntillas para soltarse de sus brazos apretados. Tiró del cuello que cubría la cabeza con sus pequeñas manos. La parte superior del cuerpo de Eckart se inclinó ligeramente hacia adelante cuando ella tiró del dobladillo de su bata. Hasta ese momento no hubo ningún problema.

Pero se pusieron rígidos como si estuvieran poseídos por el hechizo de congelación. Eckart tuvo que contener la respiración un momento, y Marianne tardó bastante en reconocer su calor en la frente. Aunque no se miraron el uno al otro en ese momento, era obvio lo que estaban haciendo ahora. Los labios de Eckart tocaron la frente de Marianne como si la besara.

Hubo un tremendo silencio por un momento. Su momento de tensión fue mucho más pesado que ese cuando tuvieron que contener la respiración para no ser atrapados por los caballeros que patrullaban hace un momento.

—Bueno, ¿puedo hablar ahora? —Marianne rápidamente dio un paso atrás.

—Está bien. Tienes que terminar tus palabras —respondió Eckart con la espalda recta.

El dobladillo de su larga túnica que cubría su cuerpo volvió a su posición original.

—Déjeme discutir el tamaño y el horario de la fiesta con la señora Charlotte y se lo haré saber más tarde.

—Entendido.

—Tengo un favor que pedirle, pero déjeme decirle más tarde.

—Por supuesto.

—¿Tienes algo más que decir? —preguntó ella porque quería terminar la conversación rápidamente.

—Conozco a varias personas con las que quiero que te hagas amiga formalmente. Vine hoy para pedir tu opinión y ofrecer una ocasión para que los conozcas. Pero como estás pensando en organizar una fiesta, permíteme invitarlos a tu fiesta y reunirse contigo para entablar una amistad.

—No es un problema en absoluto. ¿Quiénes son?

—La duquesa Lamont, la señora Rane y la condesa Renault. La señorita Beatrice de la familia Euclid.

Marianne memorizó una vez más los cuatro nombres mencionados.

—¿Son miembros del salón de la duquesa Lamont?

—Correcto. Afortunadamente, parece que la señora Reinhardt está haciendo bien su parte —dijo Eckart, mostrando una reacción de sorpresa.

—Entonces, ¿qué vas a hacer con esa doncella que se cayó del árbol?

—Bueno, voy a vigilarla un poco más. Le he dicho algo. Creo que podemos usarla como nuestra espía más tarde.

—Espero que tengas en cuenta que no debes confiar en las personas tan fácilmente.

¿Fue traicionado por alguien cercano a él?

Siempre que le decía algo, se lo recordaba habitualmente. Estaba harta y cansada de eso.

—Sí.

—Es mejor para ti no estar demasiado involucrada en nada o acercarse a algo demasiado rápido.

—Sí, por supuesto. Lo tendré en cuenta también.

—¿Estás aplicando bien la pomada?

—Sí, por supuesto. ¿Perdón? ¿Ungüento?

Mientras respondía con una voz malhumorada, de repente recobró el sentido cuando él mencionó “ungüento”.

—Le pedí a Wales que te lo diera. ¿No lo recibiste?

¡Oh, ese ungüento con aroma a hierba!

Marianne recordó un pequeño barril con un tallo de hierba dorado grabado en él. Tanteó el interior de su boca donde se mordió la punta de la lengua inconscientemente. Tenía un herpes labial en la boca y se sentía menos doloroso después de aplicar la pomada. Entonces, lo puso en el cajón de la cómoda y lo aplicó cuatro o cinco veces al día.

—Lo recibí bien. Gracias. Estoy mucho mejor ahora.

Marianne le sonrió, expresando su gratitud.

Pero entrecerró las cejas como si algo le disgustara.

—La próxima vez, trata de no lastimarte así.

—¿Está preocupado por mí de nuevo?

—¿No es de sentido común que si un rehén resulta herido, es difícil obtener el rescate correcto?

—Oh, estás haciendo todo esto para recuperar la cantidad correcta de rescate para mí…

—Sé que estoy pidiendo demasiado, pero espero que una colaboradora como tú que trabaja conmigo no se haga daño.

—Lamento haber traicionado sus expectativas.

En el fondo, sentía que el emperador no era el tipo de persona que sería un tipo malo. Se sacó el chal y se levantó el dobladillo de su pijama delgado y fingió mostrar modales.

—Buenas noches, excelencia. La brisa nocturna es fría.

Eckart asintió una vez como señal de que podía irse ahora.

Pero tan pronto como ella se giró, de repente la agarró por la muñeca y la giró para mirarlo.

Miró a Eckart con expresión perpleja.

—Olvidé una cosa.

—¿Perdón?

Eckart pareció dudar un momento y luego levantó cortésmente la mano a la altura de los hombros.

—Este es mi saludo informal, pero le expreso mi gratitud como Eckart de Frey, no como emperador de Aslan.

Luego le besó el dorso de la mano sin guantes con sus labios que tocaron su frente hace un momento.

—¿Gratitud hacia mí?

—No habría dicho eso sin tu sugerencia. Cuando llegue el día en que pague el precio, definitivamente devolveré el crédito en este proyecto.

—¿Precio? ¿Crédito? Que es todo esto…

Marianne murmuró con una mirada absurda, pero Eckart le soltó la mano sin más respuesta…

Él se volvió. Su túnica negra, que era más oscura que el cielo nocturno, borró su misma existencia tan pronto como entró en la sombra sin luna.

—¿De qué estás hablando?

Aunque ella le preguntó en el lugar vacío donde él estuvo una vez, su respuesta no llegó.

Frente a ella solo había un banco vacío, un árbol y una cerca con enredaderas de rosas azules.

—¿Qué diablos es esto? Simplemente dijo lo que quería decirme y se fue.

Marianne gruñó abiertamente, apretando el chal alrededor de sus hombros. Mientras caminaba rápidamente hacia el edificio principal, sintió un frío especial en la frente y el dorso de la mano. Se frotó la frente con el dorso de la mano sin ningún motivo hasta que la tierna piel se puso ligeramente roja.

♦ ♦ ♦

Habían pasado casi dos décadas desde que el duque Kling regresó al Palacio Imperial de Lucius.

El espacioso Hall Conrad era un santuario político en el que los ministros centrales deseaban pisar, pero era solo uno de los salones del palacio imperial con el que no estaba familiarizado. También era un lugar al que pensó que nunca volvería en su vida.

Contempló las soleadas ventanas del pasillo.

Allí estaba el ave nacional de la familia imperial, la estatua de marfil del águila de dos cabezas que reflejaba la luz Brenda, que se construyó en el jardín exterior del edificio. Esa imagen fuerte le trajo viejos recuerdos.

Hace solo cuatro años que murió el anterior emperador Cassius. Sin embargo, Kling no ocupó ningún puesto importante no solo durante el gabinete actual de Eckart, sino también durante el reinado de Cassius. Mientras estuvo atrapado en Lennox concentrado en criar a su única hija, poderosos burócratas centrales siguieron quitando o perdiendo el péndulo del poder durante generaciones en la capital. El apellido Kling fue eliminado gradualmente de la lista de nombres importantes en la corte imperial. La alienación del poder central se consideraba desafortunada para la familia noble que pensaba en el mundo del honor. Pero la pérdida de su poder era lo que quería el propio duque Kling.

Fue un período en el que el poder de los señores no era menor que el del emperador.

Cassius se sentía muy incómodo con la familia Hubble, que exigía derechos excesivos con el pretexto del parentesco. Como el amigo más cercano de Cassius, Kling quería apoyarlo más que cualquier otra cosa, mientras que no quería ser la fuente de ningún problema no deseado para él. Por eso no recibió ningún cargo superior en el gobierno, excepto su función temporal como secretario en jefe del Ministerio del Interior. Después de recibir el título de duque, no asumió ningún otro cargo en el gobierno.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *