Prometida peligrosa – Capítulo 43

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Por supuesto, hubo muchas personas que sintieron que debería haber tomado una posición importante en el gobierno. Sin embargo, tomó la decisión cómodamente porque odiaba la lucha por el poder en la capital.

El problema era Cassius, quien confiaba en él y lo valoraba como su amigo íntimo. El joven emperador a menudo lo tenía como asesor temporal y le pedía asesoramiento. Aunque Kling estaba decidido a mantenerse alejado del poder central, no tuvo más remedio que seguir la orden del joven emperador, que estaba fuera de su control.

Al final, a menudo iba al palacio por orden del emperador.

Fue en ese momento cuando conoció a la emperatriz Blair y su pequeño príncipe Eckart. Mirando hacia atrás, lamentó su decisión de hacerse cargo de Lennox, la capital del reino en ruinas, cuando juró no volver a tomar ningún cargo en el gobierno.

Al igual que protegí a Estelle y Marie, debería haberlos protegido hasta el final.

Se sintió amargado al recordar sus acciones en el pasado. Caminó por el pasillo, sintiéndose deprimido.

Aunque se arrepintió mucho, sus acciones fueron irreversibles. No pudo deshacerse de ninguno de los nombres que le vinieron a la mente.

En ese momento, escuchó a alguien golpeando el suelo con un bastón.

—Oh, ¿quién es este? ¿No eres Wales?

El duque Kling se volvió ante el saludo de alguien.

Un bastón de metal apareció en la esquina del pasillo.

—¡Sir Balter!

Kling mostró sus modales. Cuando Kling lo llamó por su nombre, el duque Hubble se acercó a él con paso rápido. Aunque sostenía un bastón, no parecía tener ningún problema de movilidad. Su bastón parecía un accesorio.

—Parece que tengo mucha suerte hoy porque te encontré, que es más difícil de ver que el emperador.

—Te ves saludable, duque Hubble.

—Oh, estoy bien. Si envejece, necesita saber cuándo jubilarse. Pero estoy demasiado sano para jubilarme. Es posible que sienta pena de que todavía esté trabajando, ¿verdad?

—Está bromeando, señor.

Kling respondió amablemente a sus duras palabras.

Hubble se rio como si pensara que la respuesta de Kling fue ridícula.

Sus títulos oficiales eran los mismos. La diferencia era que Kling fue un ex funcionario durante el reinado de Cassius, mientras que Hubble comenzó su trabajo durante el reinado del padre de Cassisus. A diferencia de Kling, que aún no tenía canas, Hubble era un anciano que barría el cabello canoso y llevaba un bastón.

Tenían diferencias de edad, carrera y experiencia, pero Kling y el duque Lamont lo trataban con respeto. Es por eso que Kling usaba un lenguaje honorífico y respetaba a Hubble, que tenía el mismo rango que él.

—Ahora eres tú quien está haciendo una broma. ¿Estábamos lo suficientemente cerca para bromear?

Habiendo dicho eso, Hubble golpeó el suelo con un bastón.

—No pasé por la capital a menudo, así que tengo muchas cosas que aprender aquí. Espero que pueda ayudarme mucho.

Kling trató de cambiar el tema halagándolo.

—¿Algo que aprender? Es usted, no yo, de quien tengo que aprender.

Pero su oponente era el duque Hubble. Este año tenía sesenta y seis años. A los diecisiete, se incorporó al Ministerio de Relaciones Exteriores como secretario y se desempeñó durante cincuenta años completos.

Había poco que pudiera temer en el mundo, y su propio nombre era lo suficientemente temible como para despertar miedo. Como era tan hábil en la vida y la política, no había posibilidad de que pudiera ser engañado por el truco superficial de su oponente.

—Entonces, ¿vendiste a tu hija al emperador para conseguir un puesto en el gobierno? Eso es algo que nunca había hecho antes.

Desde cualquier punto de vista, lo que dijo Hubble fue demasiado duro.

—¡Sir Balter! —dijo Kling, frunciendo el ceño.

Por lo general, sonreía cuando hablaba con alguien, por lo que era bastante raro que cambiara su expresión facial de repente, lo que significaba que era la última gota que podía soportar.

Sin embargo, Hubble no se detuvo. Al contrario, fue más lejos como para echar más leña al fuego.

—Bueno, no es nada nuevo. Hiciste eso antes. No entiendo por qué pensaste que ese territorio era tan importante en ese entonces, pero arrastraste a tu esposa embarazada a ese remoto valle en el norte…

—¡Basta, Sir Balter!

—Por qué. ¿Estaba equivocado? Si quieres enfadarte, expresa tu disgusto al emperador. Le entregaste a tu preciosa única hija, pero lo que obtuviste fue la trivial posición del chambelán jefe a cargo de varios recados en el palacio. Si no arreglas la situación, verás que incluso el territorio que ganaste a través del trabajo duro pasará por la fuerza a sus manos. Supongo que debes estar muy cabreado por dentro.

Hubble enarcó las cejas y negó con la cabeza suavemente. Sus labios inclinados mostraban lo torcido que estaba.

—La ambición es para los jóvenes. Nunca sangre vieja como nosotros tomó la iniciativa y obtuvo buenos resultados.

Kling apretó los puños y apretó los dientes. Su párpado superior temblaba. Parecía que iba a abrir la boca y decir algo que nadie debería escuchar en absoluto.

Hubble tocó a Kling en el hombro como si sintiera pena por él.

No contento con eso, Hubble negó con la cabeza y le susurró al oído.

—¿No lo sabes? Estos tipos con el linaje de la familia Frey son simplemente fríos. Incluso si haces sacrificios por ellos, serás traicionado y privado de todo lo que tienes.

Hubble solo hizo comentarios casi cercanos a la traición, pero se rió casualmente.

Kling miró fijamente a Hubble en lugar de responder.

Fue una decisión cercana.

—¡Sir Balter, sir Wales! Llegaseis temprano hoy.

Justo en ese momento, apareció el duque Lamont y los saludó con alegría.

Como si nada hubiera pasado, Hubble saludó levantando rápidamente la mano y abandonó el lugar.

—¡Sir Shane! —dijo Kling, apenas exhalando. Cuando se volvió hacia el duque Lamont durante mucho tiempo, escuchó a Hubble golpeando el suelo con un bastón mientras caminaba por el pasillo.

Como para golpear el hierro caliente, su bastón de metal golpeaba ruidosamente el suelo.

♦ ♦ ♦

—¿Qué es esto?

Marianne miró algo en la mesa con un rostro peculiar. Era una jaula de pájaros con marcos plateados y un diamante del tamaño del puño de un bebé grabado en la parte superior.

—¿No sabes qué es? Es un pájaro.

Era un pájaro. Una hermosa cacatúa con esponjosas plumas blancas y una corona puntiaguda amarilla en la cabeza.

—¿Por qué me la da?

—Como no estás acostumbrada a vivir en la capital, pensé que sería bueno que tuvieras algo como esto a mano.

—¿Yo?

Eckart asintió casualmente ante su respuesta.

—¿Cuándo pregunté…? —En ese momento, dejó la taza de té con un estruendo—. Oh, ahora lo recuerdo. ¡Qué bondadoso es!

Marianne corrigió apresuradamente su tono y miró hacia la jaula con expresión preocupada.

Sentado en el arrecife y mirando hacia abajo, el loro hizo contacto visual con ella.

Por supuesto, mintió cuando dijo que lo recordaba. Pero ella no pudo decirlo.

El lugar donde los dos se encontraron hoy no fue el jardín trasero sino el salón de la mansión.

Una criada y un asistente estaban a la espera. Por supuesto, el lugar no era bueno para que compartieran abiertamente su charla secreta.

—Einz.

—Sí, su majestad.

—Este té no sabe bien. Ve a la cocina, mira las hojas de té y elige una nueva.

—Lo haré, su majestad.

Como si ella sintiera lo mismo, Marianne dejó salir a una doncella del salón:

—Cordelli, ¿puedes ir con él y ayudar? Einz es nuevo en esta mansión, por lo que no estará acostumbrado.

Ella miró a Cordelli y sonrió. Al darse cuenta rápidamente, asintió y siguió a Einz.

Cuando se cerró la puerta, solo dos personas se quedaron solas en la habitación.

—Por favor, dímelo ahora. ¿Qué diablos es este pájaro? Realmente no me has traído esto como mascota, ¿verdad?

—Puedes apostar.

—No me gustan mucho los pájaros. Si tengo la opción, me gustan los cachorros, los gatos y los conejos.

Eckart exhaló un largo suspiro, apoyándose en el sofá.

Era la primera vez que se enfrentó a una reacción así de alguien que recibió su regalo. Por lo general, se suponía que la gente mostraba honor y alegría por el regalo del emperador. A cambio, halagaban al emperador con todo tipo de cumplidos, alabando sus regalos como algo así como un tesoro que entregarían por generaciones.

Por supuesto, Marianne no reaccionó artificialmente.

No obstante, se sintió amargado cuando ella mostró una reacción grosera.

De hecho, ahora estaba acostumbrado a sus reacciones groseras.

Cuanto más pensaba en ello, más se sentía frustrado por su reacción.

—Poibe es un loro que se ha entrenado durante mucho tiempo. Ella puede entender la mayor parte de lo que estás hablando, y memoriza y transmite algunas expresiones comunes.

—Bueno, las mascotas se ven lindas cuando no saben hablar. Como mascotas peludas que ni siquiera pueden entender lo que estoy diciendo.

—¿De verdad? Lo siento. Pensé que Poibe sería tu mascota favorita.

| Índice |

Un comentario en “Prometida peligrosa – Capítulo 43

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *