El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 156: El final del Conde Katabelia

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Después de leer los documentos a fondo, los firmé.

—Una carta para ti, Señorita.

Aparté la vista de mi escritorio y recibí la carta de Tanya.

—Ah, quién podría ser… oh, es de mi padre. ¿Está junto con una carta de la Familia Katabelia?

Al oír su nombre, Tanya reaccionó ligeramente. Sus cejas se fruncieron mientras mostraba una leve mirada de molestia.

El jefe de la Familia Katabelia es el padre de Dorsen.

Probablemente estaba preocupada por lo que estaba escrito en la carta. Al ver su reacción, sonreí con exasperación y comencé a leer la carta de mi padre.

—Padre dice: “Así que esto se resuelve ahora…” ¿Se resolvió?

Después de eso, comencé a leer la carta del Conde Katabelia.

— ¡Ah!

No pude evitar exclamar ante el contenido de la carta.

— ¿Podría saber de qué se trata la carta?

—En resumen, es una disculpa sin tener en cuenta la dignidad. Palabras escritas al final de todos los extremos… Piénsalo, mi padre ya se quejó con la Familia Katabelia sobre las acciones anteriores de Dorsen. Debo decir que esta es una respuesta de entonces… En resumen, ha renunciado a su posición en la Orden de Caballeros, eliminó el derecho de Dorsen como sucesor e interrumpió todo contacto. Ahora, incluso, está pidiendo que se revoque su arma, y así sucesivamente. ¿Qué tipo de queja hizo mi padre?

—Recuerdo que, durante todo ese incidente, aparte del Segundo Príncipe, el Maestro estaba especialmente enojado con Dorsen.

Me sorprendió un poco escuchar lo que dijo Tanya.

Ya había pasado un tiempo desde que sucedió todo, pero esta fue la primera vez que escuché algo de esto.

— ¿Es eso así?

—Es lo más natural. Hirió a una dama, agachándose tanto como para usar la violencia contra la Señorita. No importa lo que haya dicho el Segundo Príncipe, no hubo ningún tipo de anuncio oficial cuando ocurrió, por lo que todavía eras su prometida en ese momento… en otras palabras, un futuro miembro de la Familia Real.

—Cierto.

Poco después, el palacio anunció oficialmente que estaban abandonando el compromiso. Solo después de que la Reina Ellia aceptara a Yuri, se alcanzó una decisión oficial.

Cuando Dorsen interfirió, yo todavía era una hija noble y una posible futura Reina.

—En cuanto a eso, Dorsen cometió un crimen imperdonable. El Conde Katabelia había anunciado que lo iba a llamar a casa para disciplinarlo. Tal vez fue una especie de amabilidad… hasta cierto punto, él estaba tratando de proteger a Dorsen. Tu padre estaba indignado por esto, y oí que tu madre lo estaba aún más.

—Ah…

—Cuando todavía no estaba casada, tuvo muchas discusiones con los caballeros que lo visitaron. Debido a esto, estaba mucho más furiosa ya que Dorsen utilizó su posición en la Orden los Caballeros en todo ese asunto. “Dice que está obedeciendo el camino de un caballero, pero no es más que una plaga para toda la orden. ¿Un caballero usaría la violencia contra una amable doncella? ¿Es el juicio de la cabeza de la Orden de Caballeros reclamar a este hombre como uno de ellos?… ¿Y se atreve a hablar de disciplina? Después de años de educación, ¿qué tipo de hombre resultó? El conde Katabelia solo está haciendo lo que desea después de reclamar la posición que quería. Al final, nada de importancia le sucederá a este llamado caballero. ¿Desde cuándo nos hemos vuelto tan despreciados?” Diciendo eso, ella anunció que ya no asistiríamos a ningún banquete organizado por la familia Katabelia y que estaríamos ausentes de cualquiera que los invitara.

—Madre…

La voz calmada que Tanya usaba para describir las palabras de Madre, paradójicamente, hizo que su furia fuera aún más evidente.

—Hablando de eso, ya que Katabelia ha renunciado a su posición en la Orden de Caballeros… eso significa que el sucesor es el segundo al mando.

—Por si acaso, ve y confirma eso. Además, lleva contigo este documento.

Después de que Tanya se fue, suspiré profundamente.

Me sorprendió saber todo esto hoy mismo. Pero al mismo tiempo… estaba más feliz que nada.

Aunque quería reprimir mi felicidad, las comisuras de mis labios se alzaron solas.

En ese momento, mi padre estaba enojado por mi causa.

Incluso si me abandonaran, no habría podido hacer nada al respecto. Acababa de traer un daño irreversible al apellido, después de todo.

Trabajé muy duro después de ser nombrada representante del feudo. La razón más importante fue que, aunque no pudiera devolverle la esperanza a mi padre, no quería decepcionarlo de nuevo. Por supuesto, mi razón actual era completamente diferente.

…Me he vuelto tan retorcida.

Alguien había caído en serios problemas, pero me sentía feliz por eso. Porque incluso en estas circunstancias, todavía podía sentir el amor de mi familia.

Me advertí a mí misma incluso cuando la sonrisa se extendió por mi cara. Con un clic, el sonido del reloj de bolsillo que llevaba alrededor de mi cuello entró en mis oídos.

Este fue un regalo de Dean del pasado, cuando estaba recorriendo los territorios.

Cuando me separé de él en las calles, para agradecerle su ayuda en el incidente de Boltique y solo para darle un regalo, le compré algo de una de mis tiendas favoritas. Para mi sorpresa, él también me compró uno.

Había un patrón incompleto en el exterior, ya que no estaba completo. Si combinaras dos de ellos juntos, se convertirían en una ilustración. Casi como relojes emparejados.

Al agarrar el reloj, sentí que mi débil excitación y mi felicidad desaparecían.

Muy pronto decidí no pensar más en ello.

Aunque no debería simpatizar con ellos, no estaba segura de lo que diría de mí por estar feliz al escuchar este tipo de noticias.

Toqué el reloj una vez más. El calor que fluía de mi pecho se sentía diferente de la sonrisa que había puesto en mi cara.

¿Qué estaba haciendo ahora?

En mi emoción, me había olvidado de darle las gracias. Seguí recibiendo ayuda de él.

No solo en términos de trabajo, sino también espiritualmente, emocionalmente. Confío en él, una y otra vez.

Cuando pensé en las pesadas tareas que me imponía, a veces estar conectada al futuro de todos mis ciudadanos me enorgullecía, pero a veces me asfixiaba. Él fue quien estuvo para ayudarme, ayudándome a levantarme nuevamente.

Por eso esperaba no convertirme en alguien que lo avergonzara.

Como mujer, no podía estar con él.

Estos fueron los pensamientos que flotaban en mi mente cuando saqué los documentos que había estado escribiendo anteriormente y comencé a trabajar de nuevo.

Exactamente entonces, alguien tocó la puerta.

—Ha pasado un tiempo, Milady.

La puerta se abrió. Dean entró.


Shisai
Necesito urgente el próximo capítulo, ¡qué momento justo para que llegue Dean!

| Índice |

5 thoughts on “El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 156: El final del Conde Katabelia

  1. Dany says:

    Dorsen pagaste por lo que hicistes pero “aún” veo salvación en ti, pero el que espero ver caer es a Yuri y con el al segundo príncipe, tú solo eres un extra.

  2. JiHae says:

    AAAAAAHHHHH, esa sensación de felicidad por leerte 4 o 5 capítulos de golpe >~< pero luego esa insaciable necesidad de saber que pasará a continuación :C Esto es peor que la sed de un vampiro… ¡¡NECESITO MÁS!!

    MUCHAS GRACIAS POR LOS CAPÍTULOS ~~~~~~ ♥ <3

    PD: Me sabe mal por el padre de Dorsen, qué hizo en su vida pasada para merecer tener tal hijo indigno…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *