El último jefe, la bruja – Capítulo 13

Traducido por Ichigo

Editado por Sakuya


Antes de que lo notara, los dragones del cielo empezaron a hacer círculos sobre nosotros. Eran diez de ellos, suficientes para destruir un pueblo pequeño, aunque los soldados en sí mismos eran pocos. Debía haber pocas personas que supieran la verdad acerca de los eventos de hace veinte años.

Will estaba observando a Sednyl en el cielo, pero eventualmente sacó su espada lentamente. Bañada en la luz de la luna, la Asesina de Brujas brillaba con un color rojo.

Los dragones se emocionaron, dejando escapar un bramido.

—Oh vaya, Will~ que malvado. ¿Planeas matarme? Aunque no me escuchas a mí, obedecerás a ese molesto grupo, huh. Pensando lógicamente, no van a lastimar al príncipe o a la hermosa profetisa solamente para amenazarte.

—Sé eso, pero no puedo arriesgarme. Además… no puedo permitirme entregarte al rey.

Esa sería una excelente frase para decir entre amantes, pero la situación es diferente, ¿verdad?

Es peligroso que mi receta de la inmortalidad caiga en las manos del rey. Incluso si está incompleta, tal vez me obliguen a terminarla.

Si el rey actual se vuelve inmortal, la posición de Rain como el príncipe coronado se volvería inestable.

—Después de asesinarme, te matarán, ¿sabes? ¿Entiendes eso?

—Suficiente.

No hay sentido en seguir con vida ahora. Ahora que conoce la verdad, su existencia misma ponía en peligro al príncipe y a los demás.

Will ha renunciado a sí mismo. ¿Por qué eres tan comprensivo solamente en estos momentos?

Pero, incluso desbordando desesperación, esos ojos dorados son hermosos. Quería obtenerlos más que cualquier otra joya.

—¿Hubiera sido mejor que nunca hubieras aprendido la verdad?

—Era algo que quería aprender, no mantendré ningún resentimiento a ti por ello. Pero…

Will se quedó en silencio. Pero… “hubiera sido mejor que él no hubiese nacido”.

Tras escuchar esas palabras, algo se quebró en mi mente y mi sangre comenzó a calentarse. Me pregunto cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que estuve tan enfadada.

—Qué hombre tan patético. Llegué a pensar que ibas a matarme y después ir por el estúpido hombre de ahí arriba, decirle la verdad a Rain y enfrentarte a Su Majestad.

»Supongo que no puede evitarse. Debes estar realmente asustado de decirle la verdad a Rain, ¿no? Podría arruinarse su amistad. El Reino donde el golpe de estado tomó lugar podría aparecer nuevamente. O, tal vez, ¿simplemente no crea tus palabras? Sería definitivamente un shock si Rain no hace nada, incluso después de escuchar la verdad acerca de tus padres.

No había hablado demasiado con el príncipe, pero entendía que él colocaba la paz de Mistria por encima de todo. Dependiendo del caso, había incluso una oportunidad de que rompiera sus relaciones con su amante o su mejor amigo por el bien de la tierra. Era de la realeza, después de todo. El hecho de que priorice las obligaciones para mantener al país pacífico, no es algo malo.

Desde ese punto de vista, incluso el rey actual, Schnell, no se le podía culpar.

Después de veinte años desde su coronación, Mistria nunca ha tenido guerras civiles o conflictos con otros países. Muchas personas consideraban a Schnell como un sabio monarca.

Es lo mismo por el golpe de estado. Ciertamente envolvía una parte turbia, pero enterró la receta de la inmortalidad, protegiendo el orden del mundo.

Me pregunto qué parte sería considerada realmente malvada si hubiese terminado matando al rey por un rencor personal.

No sé quién tiene la razón o a quién creerle.

Will parece perdido. Sin ganas de asesinar u odiar, sin fuerza para buscar a la persona de la que depende, solamente esperando que las cosas terminen rápido. Su mano en su espada llena de duda, no serías capaz de matar ni a la bruja más débil.

—Cobarde. Cómo se esperaba, no eres capaz de hacer nada después de escuchar la verdad, Will. ¿No es exactamente lo que te dije que pasaría?

—¡Cállate! ¡No podrías entender cómo me siento!

Su grito sonaba desalentador. Mirando la figura del joven, que lucía como si fuera a quebrarse en cualquier minuto, dejé que una sonrisa encantadora se mostrará en mi rostro.

Así es. Expone más emociones. No quiero que te guardes nada.

—Will, a esta edad tan joven, ¿has hecho tantas malas obras que no serías capaz de quejarte incluso si mueres ahora?

—¿Huh?

—No las has hecho, ¿verdad? Yo soy igual. No puedo soportar que termine así. Todavía hay muchas cosas que quiero hacer. Por ahora, estoy pensando en silenciar a ese molesto grupo.

Siguiéndome, la vista de Will también subió al cielo.

—¡¿Qué están haciendo?! ¡Apúrense y peleen! Si no empiezan en diez segundos…

Sednyl empezó a gritar algo. Los rugidos de los dragones del cielo también se volvían más ruidosos, como si penetraran el cielo.

Una molestia para los vecinos. Los habitantes del pueblo probablemente ya empezaron a notar la anormalidad en el cielo y a asustarse. Me empezaría a sentir mal si los molestara más que esto, supongo que es tiempo de terminar.

—Cállate.

Mientras entrecerraba mis ojos, los dragones del cielo se callaron inmediatamente. A la vez, el hombre que lucía como el hechicero sostuvo su cabeza y empezó a quejarse.

No parecía que ni Will ni Sednyl pudieran entender lo que estaba pasando. Aunque serían capaces de sentirlo si solamente tuvieran un “cerebro creativo”.

La tremenda cantidad de magia brotando de mi cuerpo.

El vuelo de los dragones del cielo cambió. Inestablemente meciendo sus cuerpos, sus alas empezaron a flaquear. El hechicero se sacudió y cayó al bosque. Parecía que los dragones juzgaron que sería peligroso a este punto y regresaron al suelo.

—Por esto es que no me gustan lo dragones. No puedes sentir la determinación de trabajar duro para sus maestros.

Si fuera Unika, no importaba qué clase de fuerza formidable nos encontráramos, él correría desesperadamente para dejarme escapar. Si él no fuera capaz de escapar, definitivamente se enfrentaría a los enemigos y lucharía.

Bueno, los oponentes lo suficientemente fuertes para derrotarme no aparecían muy a menudo.

—¿Qué… es… lo que hiciste…?

—Nada particularmente. Solamente les deje saber a los Dragones del Cielo que soy más fuerte que ellos. Sería algo diferente con dragones salvajes, pero los domesticados solamente tienen este nivel… Vamos, Will. Vamos a saludar al mensajero.

Me dirigí hacia el lugar donde el dragón de Sednyl había descendido.

El Dragón del Cielo encogió su cuerpo y agachó su cabeza ante mí. Lamento haberte asustado.

El hechicero se había desmayado y el soldado con el “núcleo” parecía haberse lastimado por el impacto de la caída. Sednyl había sido arrojado al suelo y se estaba sentando.

—¿Q-qué rayos estás haciendo? ¡Esta clase de comportamiento hacia el mensajero del Rey! ¡¿No te importa lo que le suceda a Cucurouge o a las brujas?!

Pateé el hombro de Sednyl sin pausa, y pisoteé su pecho.

—Pareces no entender muchas cosas. Gentilmente te las explicaré una por una, ¿está bien?

Mientras lo decía, coloqué más peso en mi pierna y su costilla hizo un extraño sonido. Ignorando el grito de Sednyl, levanté mis dedos para corregir sus errores.

—Primero. Esta noche vine a negociar con el lado del Rey en términos iguales. En regreso por dejarnos en paz, prometo silencio acerca de la verdad y protección en la frontera norte. No haré ningún otro compromiso. Tampoco tengo obligación de escuchar tus órdenes unilaterales.

»Segundo. Will no es más caballero de Mistria. Él es mío. Dejarlo vivir o morir es mi decisión y, forzarlo a hacer algo, también es mi privilegio.

»Tres. Se cauteloso con la manera en la que estás hablando. Cómo te has estado llamando a ti mismo representante del rey, tomaré tu rudeza como un insulto de Mistria. Si no quieres morir, trata de no arruinar más mi humor. ¿Entiendes?

Incluso en un ataque de tos, se veía como Sednyl estaba despreciándome.

—¡Tonta! ¡Los miembros aquí no son la única fuerza que traje conmigo! Cuando sientan anormalidad, dragones del cielo de reserva irán hacia Cucurouge. Si no me sueltas en este instante, las llamas caerán en el pueblo de las brujas-

—Cuatro. Cucurouge es un lugar importante para mí. No pienso que estaría bien si algo le sucediera. Por eso dejé guardianes excepcionalmente peligrosos. Sería un asunto diferente si tuvieras la mejor clase de dragón dorado, pero, por un mero dragón gris, no importará cuántos de ellos haya.

Es natural, ¿no es así? Hay “jefes medios” ante la “última jefa”. Son, por supuesto, más obedientes y buenos chicos a diferencia del original.

Esas amenazas no funcionaban contra mí, la cara de Sednyl rápidamente se puso azul, pero tan pronto como notó a Will parado no muy lejos, ladró.

—¡Will! ¡¿Qué estás haciendo?! ¡Ésta es la hija del enemigo de tus padres! Apúrate y corta a esta pequeña chica. Lo que le suceda a Emerald–

—Como dije. No. Le. Des. Órdenes. A. Mi. Will.

Después de que firmemente me paré en su plexo solar, Sednyl se dobló y empezó a tener problemas.

—Quinto. La señorita Emerald no se volverá una rehén. ¿Tormento? Haz como quieras. Solamente aceleraras la muerte de una valiosa profetisa. Aunque pienso que ya sabes eso.

El que reaccionó más fuerte a estas palabras fue Will.

—¿Qué significa eso?

—Significa exactamente lo que es. La clarividencia pone una gran carga en el “cerebro creativo”. Si la usas forzosamente, te conviertes en discapacitado muy pronto. Bajo la influencia de un fuerte estrés, el riesgo de muerte cerebral aumenta incluso más.

Las predicciones son realizadas siguiendo un camino de poder mágico flotando en la naturaleza y procesando apropiadamente la vasta cantidad de información de ello.

Para usar términos de mi vida pasada, sería algo parecido a una “computadora”. Ese mundo estaba extremadamente avanzado en términos de procesar información, pero todavía tenía defectos. Había muchos momentos cuando la mujer de mi vida pasada se empapaba completamente porque las predicciones del clima eran equivocadas.

Como el proceso, que no puede ser seguido en cerebros humanos, las personas con precognición lo hacen inconscientemente.

No se puede evitar si ellos se vuelven locos pronto, ¿no es así?

—Debes mantenerla cuidadosamente vigilada dentro de una casa. Si lo piensas, con suerte en 10 años; o si es más rápido, en 5 años, se volverá inutilizable.

—Eso es… una mentira…

—Estoy más sorprendida que no supieras acerca de eso, Will. Me refiero, Rain probablemente lo sabe. Si alguna vez has leído la historia de la magia, se vuelve tan claro como el agua que las personas con ese tipo de habilidad tienen vidas más cortas.

Para las dos personas que tuvieron un final feliz durante el trabajo original. ¿Me pregunto cuántos años continuó esa felicidad?

Pienso que, la razón por la que el príncipe pudo casarse con la hija de una plebeya, fue porque tenía poca esperanza de vida. Después de todo, él podía casarse con una mujer de un estatus apropiado después de que Emerald muriera.

El príncipe Rain debía saber acerca de la esperanza de vida de Emerald y probablemente no se lo hubiera dicho, tampoco a Will ni a sus aliados… no podía decirlo. La ignorancia es una bendición, después de todo.

También, si descubriera su tiempo de vida, la señorita Emerald tal vez habría empezado a reprimir sus poderes para no tener más predicciones. El príncipe perdería el conocimiento de saber acerca de amenazas imperativas del Reino con antelación. En realidad, sería mejor si ella se hubiera quedado en las montañas en vez de ir en el viaje, pero el príncipe la arrastró al escenario principal.

Me pregunto si realmente amó a la señorita Emerald.

Tal vez respondió a sus sentimientos solamente por la culpa de pedirle que haga cosas irrazonables.

¿O inconscientemente satisfacía sus sentimientos?

…Debo estar pensando demasiado en ello. Esos dos deben estar verdaderamente enamorados. No le dijo de su esperanza de vida porque la estresaría. Tenía que ser de esa manera. Sería muy doloroso si no lo fuera.

—Pero, bueno, la señorita Emerald tiene el poder de la precognición desde su nacimiento, así que hay una gran oportunidad de que su “cerebro creativo” tenga una diferente estructura. Tal vez, viva una larga vida.

—¿Hay alguna oportunidad para salvarla? ¿Qué debería…?

—¿Quién sabe? No hubo precedentes de chicos teniendo el poder de la precognición, así que pienso que sería peligroso para extraños tratar de hacer algo. No hay otra opción que vivir con el estrés tanto como sea posible. Al final, es mejor ser encerrada en el castillo sin saber nada.

No se podía hacer nada. Cuando lo declaré, a Will lo golpeó la desesperación y una vez más, cayó sobre sus rodillas en el lugar. Por último, la luz desapareció de esos ojos dorados. Parecía que no podía pensar en nada más.

—No dejarán que la tan esperada profeta muera fácilmente. ¿No es así?

Sednyl no contestó. Parecía haberse dado cuenta que había perdido. Sus párpados temblaban con medio.

—¡Mi señora Sonia, por lo menos mi v-vida…!

—Oh, ¿entonces está bien si tu vida está intacta? Entonces, te perdonaré con esto.

Saqué una pequeña botella de mi pecho y vertí el contenido en la boca de Sednyl. Un estallido resonó y el desagradable olor de proteína quemada llenó el área.

—¡¡Aa!! ¡¡Gyaa!!

—Eres una falla como mensajero, así que te hice incapaz de hablar. Tu voz debería regresar en un año, pero antes de eso, haz lo mejor escribiendo. Rezaré para que no pierdas tu trabajo. Oh sí, deberías evitar comida picante por un tiempo. El alcohol no es bueno tampoco.

No tenía más asuntos con el hombre que estaba retorciéndose de dolor mientras se sostenía su garganta. Llamé a un soldado que estaba temblando en un costado.

—Vuelve y dile a su majestad que la bruja Sonia no tiene intenciones de romper el tratado de paz con Mistria. Aun así, si me amenaza o a mis personas importantes, grabaré una tragedia incluso más sangrienta que el ataque de hace veinte años en la historia nacional… Estaré esperando por una sabia respuesta.

Después de enviar a los mensajeros, con Sednyl incluido y, asegurándome que no quedaban más peligros en el bosque, volví a la tienda tirando de la mano de Will.

Estaba deprimido como un cascarón vacío, pero cuando prendí el incienso, Will obedientemente se fue a dormir. Dado que estaba ansioso, uní nuestras muñecas con tela y dormí junto a él.

Arreglé las preparaciones para partir junto con el amanecer. Cuando se levantó, Will no tocó su desayuno. Sostuvo sus rodillas y no se movió. Incluso si es un hombre joven, cuatro años más grande que yo, parecía un niño pequeño.

—Will, vamos a la aldea para buscar a Unika.

—….

—No me ignores.

Cuando tiré de su cabello, Will instintivamente me quitó. Gracias a dios. Incluso yo estaría intranquila si seguía sin obtener una respuesta.

—Tal vez te han empujado hasta tu límite, perdiste la voluntad para vivir y no tienes idea de qué hacer en adelante, pero está bien. ¿No te he dicho que te protegería? No me desharé de ti, incluso si te quiebras y te conviertes en un inútil. Tienes que creer en mí y seguirme.

»Sería seguro permanecer cerca de mí. Seré muy gentil y haré que te olvides de todas las cosas malas.

Cuando gentilmente estiré mi mano, Will levantó su rostro y mostró duda por un momento. Pero después giró su cabeza.

—…Ya no puedo confiar en nadie.

Le respondí tranquilamente a la voz que desbordaba sufrimiento.

—Está bien si lo hacemos lentamente. Estaremos juntos por mucho tiempo.

Después de un tiempo, Will perezosamente se levantó.

Todavía lucía sin ánimos, pero estaba feliz de que haya decidido comenzar a moverse por ahora.

Después de buscar a Unika y agradecerle al líder de la aldea, nos dirigimos a Cucurouge.

Decidí dejarle las riendas a Will como siempre. Concentrarse en algo más haría que deje de pensar en cosas innecesarias.

—….

De repente, algo brillante empezó a fluir adelante. Cuando me moví por un segundo, vi gotas caer de la melena de Unika.

Sé que sería mejor pretender que no lo noté. Pero ligeramente aumenté la fuerza de mis brazos alrededor del cuerpo de Will.

Traicionado por el Rey, abandonado por el país, sin saber cómo enfrentar a tu mejor amigo y a tu persona más amada.

Will había perdido todo lo que se suponía debía proteger. Encontró que, sin importar cuánto se sacrificara, no sería capaz de hacer feliz a su persona amada.

Ese día, el caballero de Mistria murió. Y la que lo mató, fui… yo.

| Índice |

2 thoughts on “El último jefe, la bruja – Capítulo 13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *