Katarina – Volumen 4 – Capítulo 3: Valientemente hacia el enemigo (1)

Traducido por Shisai

Editado por Raine


El sol había salido. Normalmente, la mesa del desayuno estaba llena de conversaciones animadas y alegres, pero hoy, un aura tensa flotaba en el aire y todos comían su comida en silencio.

Muy pronto, todos terminamos nuestros preparativos. Nos dirigimos a la zona señalada por el oso, el lugar en el que nos dijeron que supuestamente tenían a Keith ayer. Aunque la ubicación estaba en la misma ciudad de Noir, estaba un poco lejos de nuestra posada. Abordamos nuestro carruaje, pero planeamos desembarcar cuando estuviesemos a mitad de camino y recorrer el resto a pie.

Esto era natural. Si optamos por un carruaje tirado por caballos, los perpetradores definitivamente nos notarán. Por alguna razón, también estábamos usando un carruaje diferente al que usamos al llegar ayer, éste estaba mucho más dañado. Tal vez también era para engañar a nuestros enemigos pero luego supe que esta no era la única razón.

—Qué… qué horrible… —murmuré. Fue lo único que pude pensar mientras miraba las escenas del exterior a través de la ventana del carruaje mientras éste avanzaba.

Lahna arqueó un poco las cejas y se giró hacia mí.

—Esta parte de la ciudad siempre ha sido tierra sin ley. Honestamente, lugares como éste deberían haberse limpiado hace mucho tiempo pero las influencias geográficas en su cultura son fuertes, ya que están muy cerca de una nación extranjera. Por más que tratamos, la seguridad en torno a estas partes se ha negado obstinadamente a mejorar.

Mirando por la pequeña ventana, vi personas vestidas con ropa sucia que dormían al lado de la carretera, junto a montañas de basura. Estas personas estaban tan sucias que hacía difícil mirarlas, y algunas de ellas también estaban terriblemente delgadas.

—Si hubiéramos pasado por aquí con nuestro carro de comerciante prestado, hubiéramos destacado demasiado. No mires demasiado afuera, Katarina. No te dejarán ir una vez que sus ojos se encuentren.

Siguiendo el consejo de Lahna, aparté los ojos de la ventana. Me parecía real ahora, el hecho de que este era un lugar peligroso sin ley.

Finalmente llegamos a un punto en el que el carro en mal estado, aún sobresaldría demasiado. Lahna me dio un manto de algún tipo cuando nos bajamos, y me lo puse obedientemente. La tela era delgada y estaba sucia, pero era necesario usarla para mezclarnos con el entorno. La ropa que usábamos normalmente habría llamado la atención.

Y así los cinco, todos vestidos con sucias capas con capucha, nos agrupamos y fuimos guiados por Lahna hacia nuestro destino. Me dijeron que nunca debería mirar a los ojos a ninguna de las personas que duermen en la calle, y que nunca debería darme la vuelta. Todo lo que podía hacer era mirar fijamente hacia delante mientras caminaba en silencio. Fue un sentimiento sofocante.

—Puedo ver el lugar ahora —Lahna dijo unos diez minutos después de que empezáramos a caminar.

Subí la mirada hacia adelante de nosotros: en la distancia se encontraba una gran mansión que sobresalía como un pulgar dolorido alrededor de este sucio entorno.

—… ¿Ese lugar?

Era tan grande que, a medida que nos acercabamos, se hacía más difícil mirar todo el edificio. Realmente no se adaptaba a sus alrededores en absoluto. Era demasiado extravagante, y demasiado tranquilo.

—¿Por qué hay una mansión como ésa en un lugar como este? —murmuré, confundida por el contraste.

—Es la mansión de quien gobierna esta área, supongo. No puedo imaginar que cualquier persona respetable viva en un lugar como éste. Echa un vistazo, la seguridad es estrecha.

Miré hacia donde había señalado Lahna. Efectivamente, había unos cuantos hombres con abultados músculos colocados alrededor del lugar, vigilando la zona. Mientras miraba el área, vi que había muchos de ellos cerca de la mansión. Tenía sentido que una casa de lujo en un lugar tan asolado por el crimen tuviera que tener algún tipo de seguridad, pero esto era demasiado; estaba llena de guardias. No había manera de poder acercarnos fácilmente.

—Anoche, sabía que no podía acercarme más sin causar una escena. —Lahna dijo, girándose hacia todos y luego dirigiéndose a María y Sora. —Pero si ustedes dos no pueden obtener una buena idea de la situación desde aquí, podría causar una distracción para que puedan. ¿Qué piensan?

Maria negó con la cabeza.

—No, así está bien. Lo haré.

—¿Puedes ver algo, entonces? O deberíamos…

—Lo veo. La presencia… es muy parecida a lo que vi ayer…

Con la confirmación de María, el grupo se tensó colectivamente. Lahna se volvió hacia Sora.

—¿Lo ves también, Sora? —preguntó.

—Bueno… tan bien como lady Maria, no. Pero puedo sentir que algo está acechando allí.

Al parecer, Sora, siendo un Portador de la Oscuridad, podía sentir lo mismo que María. Así que no había ninguna duda al respecto. Este es el lugar.

—¡Entonces Keith está allí! ¡Tenemos que salvarlo, rápido! —dije, lista para ir corriendo a la mansión.

Jared rápidamente me contuvo.

—Sería imposible correr de cabeza en una mansión tan fuertemente custodiada, Katarina. Toma un momento para calmarte —dijo estrictamente. Había un toque de ira en su voz.

Supongo que tiene razón… Pensé mientras me calmaba.

—Sí. Perdón…

Al ver que había cambiado de opinión, Jared asintió.

—De acuerdo entonces, —Definitivamente estaba actuando como mi guardián en este punto. —ahora veo que hay una gran posibilidad de que Keith esté siendo retenido en este lugar. ¿Qué haremos, lady Lahna? ¿Irrumpir?

Lahna puso una mano debajo de su barbilla, sumida en sus pensamientos.

—U-Um… —Intervino Maria, tartamudeando.

—¿Qué pasa, Maria? No te ves muy bien. ¿Te gustaría volver a la posada?

Lahna tenía razón: María estaba pálida, incluso más pálida de lo que había estado ayer. Pero Maria negó con la cabeza.

—No… Estaré bien. Sin embargo, todos, realmente no quiero que entren en esa mansión…

—¿Qué quieres decir?

—La presencia que puedo ver… el poder de la oscuridad que emana de allí… es anormal. Lo dije ayer, pero esta es una presencia verdaderamente temible. Es más aterrador que cualquier otra cosa que haya visto antes. Y ese sentimiento llena toda la mansión, como si el edificio en sí estuviera envuelto en la oscuridad… —María miró el edificio una vez más, sólo para comenzar a temblar de nuevo. Ella pronto se envolvió con sus brazos para reprimir su temblor.

Incluso yo me congelé ante las palabras de María. Pero Sora fue rápido para dar seguimiento a su punto.

—También estoy de acuerdo con lady Maria. Esa mansión realmente no se siente bien. Si bien es posible que no pueda percibirlo visualmente como lo hace ella… siento escalofríos en mi columna vertebral. Es un lugar muy peligroso, de hecho, da miedo.

Nuestro grupo se calló. Una mansión llena de magia oscura… Nunca había oído hablar de algo tan aterrador. El rostro pálido de María y la expresión severa de Sora fueron más que suficientes para convencerme de desconfiar de este lugar.

—…Supongo que no tenemos otra opción, entonces. Si realmente es un lugar tan peligroso, no tengo planes ni estrategias que ofrecer, por ahora. En cualquier caso, debemos poner cierta distancia entre nosotros y la mansión, y luego contactar al Ministerio.

De acuerdo con la decisión de Lahna, nuestro pequeño grupo se distanció rápidamente del horrible lugar.


Shisai
¡Hola! Aquí Shisai. También estaré ayudando con la traducción de este volumen. Ahora sabemos donde esta Keith, esperemos no sea demasiado tarde D:

| Índice |

6 thoughts on “Katarina – Volumen 4 – Capítulo 3: Valientemente hacia el enemigo (1)

  1. Ela-san says:

    Hi Shisai!!!! Gracias por sumarte a la traducción de esta hermosa historia. Aquellos q la seguimos estamos sentados al borde del abismo, queriendo q ya rescanten a ntro Keith. Y asi vuelvan las escenas del muy concurrido y creciente harem. Arigatoooooo gosaimas ♡♥♡

  2. Ayanami says:

    Gracias por la traducción! 💗 estoy muy preocupada por Keith ya quiero que lo salven no quiero que algo malo le pase esta tensión es horrible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *