Katarina – Volumen 5 – Capítulo 2: Cuidar de mi hermanito (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Habían pasado algunas semanas desde que había sacado a la fuerza a Keith de su habitación, y ahora se estaba acostumbrando a vivir en casa con nosotros. El tutor mágico finalmente había llegado aquí, y pudimos comenzar a entrenar. Mi hermano estaba dando lo mejor de sí, y estaba seguro de que sería capaz de controlar sus poderes en poco tiempo.

¡También tengo que hacer lo mejor y mejorar mi magia! Al menos quiero poder usar algo más poderoso que la “Tierra Ruidosa”…

Keith no solo era experto en magia, sino también en estudiar. Nunca había tenido un tutor antes de venir a nuestra casa, así que aprendió todo lo que sabía estudiando solo. A pesar de esto, lejos de estar detrás de mí, quien siempre había tenido instructores personales, estaba muy por delante…

Y ahora, con un tutor a su lado, estaba progresando aún más rápido. Era perfecto incluso cuando se trataba de bailar o de etiqueta… Digno de su lugar entre los personajes de “Amante Afortunado”. El problema estaba en que era tan bueno en todo lo que hacía que no me quedaba nada para enseñarle.

Siempre quise tener un hermano menor, ser la hermana mayor que siempre lo cuidaba. Las pocas cosas en las que era mejor que él eran escalar árboles, pescar, atrapar insectos y otras actividades al aire libre. Pero incluso entonces, era tan talentoso que si ponía esmero en ello, me superaría en un instante… Eso me puso un poco triste.

¿No hay nada que pueda hacer por él como su hermana? Realmente quería ser una hermana buena y confiable.

—Ya veo… Reducir de a poco la distancia física día a día… —murmuraba para mí misma mientras leía el libro que había tomado prestado de la biblioteca cuando Anne me interrumpió.

—Señorita, te ves cautivada por ese libro. ¿Qué estás leyendo?

—¡Estoy investigando cómo cuidar a Keith!

—¿Cuidar de él?

—¡Quiero ser una hermana mayor confiable a quien Keith pueda admirar! —dije con orgullo, pero Anne solo miro mi libro y luego volvió a mirarme, confundida.

—Entiendo tus motivaciones, pero… ¿por qué estos libros?

—Bueno, no había ningún libro sobre el cuidado de los hermanos menores, así que fui con los más cercanos que pude encontrar.

“Preceptos de crianza de niños”

“Cuidar a un niño, volumen 1”

“Manual de cuidado de animales”

Después de todo, solo necesitaba tener una idea general para poder completar los detalles más adelante.

—Señorita, me temo que esos libros no serán de mucha ayuda… Especialmente el último…

—Lo sé, ¡pero estos eran los únicos en la biblioteca que estaban incluso remotamente relacionados!

Había sido mimada como hija única toda mi vida en este mundo, así que no tenía idea de cómo cuidar a un hermano menor. Y en mi vida anterior, mis hermanos mayores realmente no me cuidaban tanto, sólo me dejaban seguirlos y hacer lo que quisiera.

Supongo que una vez, cuando estaba escalando árboles con ellos cuando era pequeña y terminé cayéndome y lastimándome, me levantaron como un peso muerto y me llevaron de vuelta a casa. Eso cuenta como cuidar a alguien, ¿verdad? Si solo Keith fuera un poco más ligero…

—No se me ocurre nada bueno, así que por el momento voy a hacer lo que dice en estos libros.

—Trata de no… exagerar —dijo Anne con una mirada de preocupación.

Al leer los libros que había tomado prestados de la biblioteca, descubrí que la “intimidad física” es importante al cuidar a un niño. Probemos eso.

—Buenos días, Keith —le dije al entrar en su habitación, abrazándolo y dándole palmaditas en la cabeza. La parte de las palmaditas la obtuve del libro de cuidado de animales.

¿Lo hice mal? Él no está reaccionando en absoluto… ni siquiera se está moviendo…

Preocupada, liberé a Keith de mi abrazo y lo miré… estaba completamente quieto, con la cara roja.

¡Oh no! ¿Lo abracé tan fuerte que no pudo respirar?

—¡Lo siento, Keith! No pude controlar mi fuerza, y yo… lo siento mucho…

—¡Señorita! —gritó Anne, quien acababa de irrumpir en la habitación mientras yo todavía me disculpaba—. Lo siento mucho, joven maestro —dijo con una reverencia antes de arrastrarme.

Traté de contarle sobre mi plan acerca de la intimidad física, pero su mirada era tan intensa que simplemente cedí y la seguí a mi habitación, donde luego me explicó por qué no es correcto que una dama abrace repentinamente a un hombre.

—Pero es mi hermano… —Traté de disculparme, pero dijo que lo mismo se aplica a la familia.

—La intimidad pública no es bien recibida en la sociedad noble, especialmente cuando se supera un cierto umbral.

La sociedad noble es complicada.

—Y por favor… trata de pensar en los sentimientos del joven maestro.

—¿Los sentimientos de Keith?

Keith tuvo una infancia muy solitaria, lo que significaba que no estaría acostumbrado a recibir ningún acto de intimidad. ¡Eso explicaba por qué estaba tan sorprendido! ¡Simplemente no sabía cómo se suponía que debía reaccionar! Solo tenía que acostumbrarlo poco a poco. ¡Y debería evitar hacerlo en público! ¡Fácil!

—¡Gracias, Anne! ¡Lo tengo! —dije con una sonrisa que mi preocupada doncella no regresó.

—¿Estás segura?

—¡Tan segura como puedo estar!

Una vez más, la cara de Anne mantuvo la misma expresión de preocupación.

Para recapitular, debía introducir a Keith en la intimidad poco a poco, y posiblemente no en público. ¡Era hora de aprovechar al máximo el conocimiento de mi vida anterior!

¿Por qué no pensé en esto antes? ¡Así es como construimos intimidad en mi mundo!

—¡Keith, voy a lavarte la espalda! —dije mientras me dirigía al baño, con una esponja en la mano y una diadema en la frente. ¡Como solía hacer con mi abuelo antes de reencarnar!

Desafortunadamente, aquella vez había usado una esponja de cocina áspera en lugar de una suave de baño, y el abuelo, con toda su espalda sangrando, me dijo que nunca volviera a lavarle la espalda y lo muy molesta que era.

Aprendiendo de mis errores, esta vez traje una esponja destinada a seres humanos, ansiosa por compartir algo de intimidad con mi hermano pequeño.

—¡Prepárate, Keith! —le dije mientras estaba allí, en medio de desvestirse, mirándome.

—Hermana mayor… ¿de qué estás hablando? —dijo, confundido, mientras tomaba su mano.

¡Ugh, por supuesto! ¡Él es tan despistado acerca de la intimidad que no sabe que los miembros de la familia se lavan las espaldas!

—Ya ves, entre la familia, es normal ayudarse mutuamente a lavarse la espalda como una forma de comunicación —traté de explicar—. Así que por eso hoy voy a lavar tu…

—¡Eso no es normal en absoluto! —gritó Madre, irrumpiendo en la habitación con una expresión aterradora.

—¿Madre? ¿Qué estás haciendo aquí…?

Estaba tan sorprendida por lo repentina y furiosa que había entrado que no pude decir nada más antes de que comenzara a regañarme ferozmente.

—He oído de Anne sobre lo que has estado haciendo. ¡Explicame qué es lo que está tratando de hacer aquí!

Ahora que la mencionó, noté que Anne estaba parada detrás de Madre con una expresión hosca. No sabía por qué estaba enojada, pero aparentemente Anne estaba de alguna manera involucrada.

—Ahora que Keith se ha convertido en mi hermano, solo estaba tratando de profundizar nuestros lazos… —Tuve la sensación de que decir “tratar de cuidarlo” enojaría aún más a Madre, así que lo evité.

—¿Y qué tiene eso que ver con abrazarlo y bañarse con él…? —dijo ella, su expresión ahora más agotada que enojada.

—Madre… ¿estás bien? —le pregunté, preocupada por lo abatida que se veía de repente.

—Esto es mi culpa… Estaba tan preocupada con mi esposo que nunca me tomé el tiempo para disciplinarla adecuadamente… Yo soy la culpable —murmuró para sí, mirando en mi dirección. Luego levantó la voz y, con determinación, dijo—: ¡Katarina, te enseñaré cómo comportarte como una dama de verdad! —antes de agarrarme del cuello y arrastrarme a su habitación.

—¿Q-Qué? ¿Qué…? —dije, no completamente segura de lo que estaba sucediendo.

Lo que sucedió fue que mi madre me mantuvo encerrada en su habitación mientras me daba una larga, larga… larga conferencia sobre etiqueta.

Una dama adecuada no debe abrazar a las personas de izquierda a derecha.

Una mujer adecuada definitivamente no debe entrar al baño con un hombre, incluso si es un miembro de su familia.

Esas fueron solo dos de las muchas reglas del correcto comportamiento de las damas que mi madre me explicó hasta el amanecer. Continuó tanto tiempo que me dio un poco de sueño, y dejé de escuchar a la mitad. Al día siguiente, había dormido tan poco que ni siquiera podía encontrar la fuerza para comer un segundo plato en el desayuno.

Fui con Keith tan pronto como me desperté, para disculparme por mi comportamiento inapropiado (según Madre). No solo me perdonó con una sonrisa, sino que incluso estaba preocupado por mí, ya que me habían arrastrado a la habitación de nuestra madre muy enojada. ¡Qué amable hermano menor es!

Después de eso tuve lecciones y entrenamiento mágico, pero estaba tan cansada que podía sentir que mis párpados se volvían más pesados​​… o más bien, como Anne me corrigió más tarde, cerrándose por completo.

De alguna manera logré cumplir con mis deberes y me fui a relajar afuera, jugando y pescando con Keith. Una vez que me senté debajo de mi árbol favorito en el jardín, no tardé mucho en quedarme completamente dormida.

En mis sueños, recibí una hermosa visión de un buffet de postres todo lo que puedas comer, así que me desperté de buen humor. Miré a mi lado y noté que Keith también se había quedado dormido.

Me sorprendió, porque cuando me dormía mientras estudiaba o en nuestro cálido jardín, Keith se acostaba a mi lado, pero en realidad nunca dormía.

—Tal vez está cansado después de todo lo que sucedió ayer —dijo Anne.

Lo siento, Keith… pensé mientras lo miraba durmiendo pacíficamente. En verdad era lo suficientemente guapo como para participar en un juego otome. ¡Y esas pestañas! Probablemente sean más largos que las mías.

Sin embargo, cuando estaba perdida en su rostro, su expresión comenzó a oscurecerse. Sus ojos todavía estaban cerrados, pero estaba frunciendo el ceño y gimiendo como si sintiera dolor. Parecía tan atormentado que lo sacudí para despertarlo.

Keith abrió sus ojos azules, pero estaban mirando más allá de mí, hacia el espacio… Me preocupaba.

—Keith, ¿estás bien? —pregunté, y él inmediatamente volvió a sí mismo.

—Hermana… Estoy bien. Acabo de tener un mal sueño —respondió con una sonrisa poco convincente.

—¿Un mal sueño? Realmente sonaba como si sintieras dolor… ¡Debería haberte despertado antes! ¡Lo siento, Keith!

Estaba completamente despierto ahora, pero aún parecía preocupado. Lamenté perder el tiempo mirando su rostro en lugar de despertarlo antes. Lo siento mucho, Keith…

—Estoy bien, no hay nada de qué preocuparse —dijo, todavía sonriéndome.

—Esto no servirá. La próxima vez que parezca que estás teniendo un mal sueño, ¡te despertaré de inmediato! ¡Déjamelo a mí! —respondí, queriendo ayudarlo de alguna manera.

Y luego me di cuenta de que tal vez esto era lo que podía hacer para cuidar a Keith.

Después de verlo gemir mientras dormía, me preocupaba que tal vez no hubiera sido un incidente aislado. Le pedí a la criada personal de Keith que me informara sin decírselo, y, como pensaba, mi hermano gemía y se quejaba mientras dormía muy a menudo.

Nunca había sido del tipo que tuviese pesadillas, no lo había pensado… Pero en su mudanza de una familia a otra, Keith debe haber pasado por muchas cosas, al menos las suficientes como para causar un par de pesadillas.

Decidí convertir esto en una oportunidad para ayudarlo, como lo haría una buena y confiable hermana mayor. Cuando llegó la noche, me dirigí a la habitación de Keith, quien se sorprendió de verme entrar.

—¡Si tienes un mal sueño, estaré aquí para despertarte! —dije, tomando su mano.

No lo solté hasta que se durmió. Al principio estaba un poco inquieto, pero finalmente se quedó dormido.

Desafortunadamente también tuve sueño y no pude ver a Keith toda la noche… pero en la mañana, cuando le pregunté al respecto, dijo que no tuvo pesadillas. ¡Eso es un alivio!

A partir de ese día, a veces sostenía la mano de Keith o charlaba con él para animarlo antes de dormir, para que no tuviera malos sueños.

Anne lo sabía, pero no me regañó por eso.

—Creo que esto lo está ayudando —me dijo.

Seguí pasando mis tardes con Keith hasta que me dijo que ya no tenía problemas para dormir y que no necesitaba seguir haciéndolo.

Cuando me agradeció estaba tan feliz… Había esperado tanto tiempo por esas palabras.

Es una lástima que, poco después de eso nuestros roles se invirtieron, y me convertí en quien tenía que cuidar…

| Índice |

23 thoughts on “Katarina – Volumen 5 – Capítulo 2: Cuidar de mi hermanito (1)

  1. Lady Relámpago says:

    Amo a Keith, ojala se quede con Katarina o que ella se quede con María 😏
    #TeamMaría
    #TeamKeith
    #TeamNico
    #QueMueraJared 😾

    • Sharon says:

      Noooo, ¿por qué con Keith? XD Es uno de los teams que más odio. Aunque te apoyo al completo en ese TeamNico <3
      Gracias por leernos, y espero seguir viéndote por aquí~

  2. Lizzmiu says:

    ¡Muchas gracias por el capitulo!

    Fue muy bonito volver a leer a estos dos de pequeños, en el anime ya salió Katarina adolescente y se siente algo extraño xd

  3. Yinett says:

    Oh pero que hermoso, a pesar de que busco libros de cómo cuidar animales :v, qué bonito volver a ver a Katarina y Keith de la infancia ☺️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *