Mi prometido ama a mi hermana – Arco 7 – Capítulo 7

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


—¡Desaparece…! ¡Desaparece! ¡Desaparece, desaparece, desaparece, desaparece! ¡Desaparece! ¡Desaparece!

Cuando la vi gritando mientras lloraba, al final me di cuenta. Que estaba por completo equivocado. Creía que por mucho que me hubiera rechazado al principio, terminaría por aceptar mi existencia. Y esperaba que un día fuéramos capaces de llegar a un entendimiento mutuo, incluso sin usar palabras. Estaba convencido de que existían esos lazos entre nosotros, que habíamos estado juntos desde la infancia.

Pero al final, era solo mi presunción engreída. Emma siempre continuó negando mi existencia.

El hecho de que me mantuviera a su lado a pesar de esto fue seguro debido a la pura obstinación. Estará bien, es probable que todo estará bien. Al final me aceptará. Me animé a mí mismo con estas palabras auto persuasivas. Permanecí en su campo de visión tanto como fue posible, y de vez en cuando traté de llegar a ella. Sabía que no podía tocarla, pero aún así lo hice. Pensé que tal vez, ella haría lo mismo y extendería su mano hacia mí. Entonces un día, cuando la alcancé por enésima vez, ella, que había seguido ignorándome hasta ahora, de repente empezó a gritar.

Me miró y gritó: “¡Desaparece!” Lo repitió hasta que su voz se marchitó muchas veces una y otra vez. La mujer que seguía gritando con una expresión bastante atroz, me odiaba en definitiva. Hasta el punto de que pensé que su feroz mirada me haría pedazos.

Entonces, desde aquella vez, nunca más me miró. Ni siquiera una vez. Pero aunque fingiera no verme, aún así lo soporté. Aunque hace tiempo que perdí mi cuerpo, una vez más, parecía desvanecerse a partir de la punta de mis dedos. En realidad, era tan bueno como si yo no existiera. Tal vez solo vi un sueño, pensé que mientras mis labios se animaban… de alguna manera, comencé a sonreír con desamparo.

Y así, cuando por fin vendió la finca en la que había vivido conmigo, ni siquiera me sentí decepcionado. En primer lugar, ya sabía que había hecho arreglos para venderla, así que ni siquiera me sorprendió. Solo sentí una vez más que, ella estaba de verdad dejando ir nuestros recuerdos juntos.

Vendió la casa y se subió a un carruaje sin traer consigo ni una sola cosa de nuestra casa, sin volverse atrás ni una sola vez. Miró con fijeza hacia delante, sin siquiera mirar con pesar hacia atrás. Por su apariencia, pude percibir su fuerte voluntad de comenzar una nueva vida. Parecía demasiado tranquila, incluso algo indiferente. Ver a esa mujer que no conocía me hizo pensar en los muchos años y meses que habían pasado antes de que me diera cuenta. Todo este tiempo, ella había llevado “de forma apropiada” una vida sin mí.

Por eso, cuando después de eso Emma empezó a vivir con el hombre que no conocía, no pude soportarlo. Para empezar, ni siquiera sabía dónde se habían conocido.

Sin que yo lo supiera, mi esposa pasaba su tiempo con gente que no conocía.

Hace mucho tiempo, me miró con ojos brillantes cuando le dije que quería vivir tranquilo sin sirvientes y construir los cimientos de nuestra vida familiar. Este sueño efímero había desaparecido sin realizarse… o debería haberlo hecho. Ella lo había realizado con otro hombre.

Y de aquí en adelante, lo más seguro, Emma sobrevivirá a esta vida sin mí.

Entre ella y “él”, sin duda había algunos lazos, se sentía como si nadie pudiera interponerse entre ellos. Incluso si fingía no verme, mi existencia parecía avivar su ansiedad, y de vez en cuando, Emma hacía una expresión incómoda como la de un niño. Cuando ella se ponía así, él la abrazaba suave. Los dos parecían estar profundizando sus lazos cada minuto, cada segundo. Al verle extender los brazos como si dijera que apreciaba a Emma, me di cuenta de que no había nada que pudiera hacer.

Podía visualizar con claridad el futuro donde un día, se convertirán en marido y mujer, tendrán hijos, los criaran, construirán su familia. Por eso, me di cuenta de que estaba reducido a una existencia innecesaria.

Entonces, me decidí a distanciarme de Emma.

Como ella había deseado… desaparecí de su vista.

En mi mente podía imaginar su rostro aliviado cuando dejé de aparecer. Sus ojos grises deben haber temblado de alivio, y luego habría de suspirar un poco. Por último, diría algo como, “Me alegro de que haya desaparecido.” Y así, de forma irrefrenable quise llorar, pero ni una sola lágrima pudo salir de mis ojos. Quería gritar, pero no podía emitir ningún sonido.

Con mi cuerpo ligero desprovisto de sustancia, primero, dejé el país.

Solo una vez intenté visitar al médico que me había hechizado, pero su clínica ya estaba vacía por completo. Escuché algunos rumores que decían que se suponía que él había estado afligido por una seria enfermedad desde varios años antes. Tal vez, incluso ya había fallecido. Él, que agotó todos sus esfuerzos para lanzar este hechizo para mí.

No pude decirle ni unas palabras de despedida.

♦ ♦ ♦

Luego, fui aquí y allá, pasando un tiempo más que suficiente largo por mi cuenta. Como mi cuerpo no tenía ninguna sustancia, no necesitaba preparar una vivienda en algún lugar ni necesitaba gastos de manutención. Como tampoco necesitaba comer, solo vagaba por ahí. Visité varios países, vagué por muchas ciudades, pasé por muchas personas. Entre ellos, había algunos que mostraban una reacción después de verme. Pero todos pusieron la misma cara que alguien que había visto un fantasma. Algunas personas me llamaron de esa manera, así que en resumen, parecía que no aparecía visible a los ojos de nadie. ¿Había fallado el hechizo del doctor? ¿O se suponía que era ese tipo de magia en primer lugar? No había forma de encontrar respuestas a estas preguntas, y antes de darme cuenta, dejé de preocuparme. Así de poco se registró mi existencia en los ojos de la gente.

Con el paso de los años, la gente que podía “verme” disminuyó.

En pocas palabras, mostró que el número de personas que tenían poder mágico disminuyó. La gente como mi padre o yo que tiene una gran cantidad de poder mágico se volvió escasa. Antes de que me diera cuenta, la ocupación “mago” se volvió obsoleta. Pero dicho esto, no fue como si hubiera dejado de existir por completo. Continuó existiendo como profesión, pero se convirtió en algo muy restringido y reservado para unas pocas personas especiales.

Con el tiempo, ¿la gente será incapaz de verme por completo? ¿Cuándo fue que, mientras mi mente estaba dominada por este pensamiento similar a un sentimiento de resignación, al mismo tiempo me sentí impulsado por un sentimiento de nostalgia. Los recuerdos de mi infancia se repetían en mi mente. Fueron los días que pasé con Emma. Ya no podía recordar la cara de mi padre, incluso el color de las cortinas de la mansión en la que nací y me crié era muy vago. Sin embargo, todavía recordaba el aspecto digno de las flores con las que decoraba la mansión, aunque no sabía su nombre.

Quería verla. No pude evitarlo. Podría ser rechazado de nuevo o tal vez, ella no me vea más. Aún así, quería ver su cara de forma irreprimible. Quería llamarla.

Una palabra. Una palabra sería suficiente, pero había algo que quería decirle. No podía hablar, así que de forma natural no se lo transmitiré. Sin embargo, había algo que quería decir.

—Ah, has venido…

Me monté en el viento y me fui volando. Entonces, el lugar al que llegué al final, fue la casa donde se suponía que ella vivía con “él”. Todavía era el caso, todavía vivía aquí. Al ver esto, mi corazón se llenó de todo tipo de emociones que no podría describir. La casa parecía mucho más vieja que en ese momento, y aunque no tenía sentido del olfato, olía el olor de “una familia”. En otras palabras, era la prueba de que habían vivido allí. Cuando caminé alrededor de la casa para observarla, noté que una de las varias habitaciones parecía pertenecer a un niño, pero ya había cumplido su función. Pude ver rastros de juguetes abandonados en una esquina o una colección de cuentos de hadas en las estanterías que parecían haber sido usados durante mucho tiempo. En lugar de la soledad, la tranquila habitación evocaba una sensación de serenidad. Toda la casa se sentía como un lugar donde una pareja de ancianos vivían cómodos.

Ella estaba en el dormitorio.

Dormía tranquila en la cama ancha. Tal vez “él” salió a comprar algunos comestibles, pero de todos modos, estaba sola. Cuando me paré al lado de la cama y la miré, abrió sus ojos. En su rostro arrugado, una pequeña luz brillaba en sus ojos encogidos. Eran mis amados ojos de color ceniza. Algo que parecía medicina fue colocado en la mesa al lado de la cama. Parecía estar sufriendo algún tipo de enfermedad. Me pregunto si es una enfermedad grave. Cuando me asaltó la inquietud y me sentí aturdido, ella sonrió suave.

—Rya. ¿Dónde has estado?

Por un segundo, al oírla preguntarme esto tan natural, me confundí. Sabía que intentar hablar con ella no tenía sentido, pero su nombre cruzó mis labios.

Emma.

Cuando lo hice, ella sonrió con una alegría que salió del fondo de su corazón. Entonces, me habló.

—Bienvenido de vuelta. Hay algo que quería decirte, no importa lo que pase. Así que le recé a Dios. Para que te trajera a mí. Pensé que no llegarías a tiempo. Pero mi deseo fue concedido —dijo mientras extendía su mano hacia mí.

Aunque no podía agarrar su mano, di un paso adelante y acorté la distancia entre nosotros. Nuestras manos, que no podían tocarse, se quedaron en el aire. Sin embargo, a ella no le importaba. Actuando como si nuestras manos se estuvieran tocando, enroscó con suavidad sus dedos alrededor de los míos.

—Oye, ¿te acuerdas? El día que nos casamos… Porque tener una ceremonia de boda no nos convenía, hicimos una pequeña fiesta en el jardín de la finca.

Mirando sus esbeltos ojos me perdí, solo asentí con la cabeza. Al ver esto, suspiró luciendo satisfecha y continuó. Ese día, el clima era de verdad genial. Recuerdo lo azul que era el cielo, como si alguien hubiera colgado una cortina azul claro de seda sobre nosotros. En ese momento, por primera vez aprendí lo agradable que era un cielo primaveral y me reí. No habíamos invitado a muchos invitados. Estaban los pocos amigos que hicimos cuando fuimos a la academia y varios aristócratas con los que socializamos en la alta sociedad. Como no eran nobles de alto rango, no estábamos obligados a ser demasiado cuidadosos con cada pequeño detalle. Y así, solo almorzamos juntos y creo que nos las arreglamos para pasar un buen rato.

Puedo decir con confianza que no importa qué momento del día elijas, los disfruté todos. 

—Así es. Ese día, recibimos un extraño regalo.

Emma entrecerró los ojos y miró a la distancia. Un amigo de nuestros días de escuela le dio una pequeña caja a Emma.

—Dentro, había un pájaro de ébano… Sí, un pájaro negro.

En el país donde creció, se decía que los pájaros negros traían la desgracia. Sin embargo, mucha gente eligió ofrecerlo como regalo en las ceremonias de boda. Porque entregar un pájaro negro en la boda de alguien tenía un significado diferente. En el pasado, la gente regalaba una jaula con un pájaro real dentro, pero el pájaro negro se había extinguido, así que en algún momento fue reemplazado por una decoración.

—Invitando a que pase una pequeña desgracia, puedes evitar una más grande. Me dijiste que ese era el significado que tenía… Ah, ah, a pesar de que estabas tan desinteresado en ese tipo de cosas. ¿De dónde has oído eso?

No lo escuché de alguien, lo busqué yo mismo. Una ceremonia de boda normal, ¿cómo se supondría que iba a ser? Emma también había dicho que quería experimentar esa “normalidad”, así que busqué en los libros. Ahora que lo he pensado, en lugar de invertirlo, debería haberle preguntado a alguien. Habría sido mucho más fácil de esta manera, pero en ese momento sentí que hacer la investigación yo mismo tenía un significado. Hacer algo por su bien me hizo feliz. Era solo mi propia satisfacción.

—Las costumbres en este país han cambiado, ¿no es así?

Una vez más, Emma sonrió con ligereza.

—Entonces, nada desafortunado sucedió. Era incluso más feliz que antes de casarnos. No hubo ni una sola cosa triste… Por eso… verás, cuando te perdí…

Parecía estar sufriendo mientras suspiraba. Con la mano que no estaba extendida hacia mí, se presionó el pecho con la ropa.

—Hola, Rya.

Con la cabeza todavía sobre la almohada, me miró fijo. Cuando observé su rostro, vi mi reflejo dentro de sus ojos. Con esa fuerte mirada, miró en mi dirección.

—En el lugar donde nací, se decía que los pájaros negros traían mala y buena suerte al mismo tiempo.

Un día, de repente, un pájaro negro aparece en la ventana. Entonces hablará en lenguaje humano, y la gente dice que te hará una pregunta. A la persona que responda de forma acertada, le traerá felicidad. Para aquellos que no lo hagan, les traerá la desgracia. Ella narró una historia así.

—Rya. ¿Recuerdas lo que pasó cuando me recogiste? Me preguntaste algo…. Me preguntaste, ¿quieres que vivamos juntos de ahora en adelante?

A esto, dije que sí… Seguro era la respuesta correcta.

Emma susurró esto mientras una lágrima solitaria caía de sus ojos.

—Rya… Mi pájaro negro. Me has traído tanta felicidad.

Entonces cerró los ojos.

—Yo, era feliz… Después de perderte, pensé que ya no podía vivir. Pero como me trajiste tanta felicidad… la alegría que me diste nunca me dejó, siempre, siempre se quedó a mi lado.

Emma.

—Por eso, por eso… lo siento.

Emma.

—Yo, estaba feliz. Incluso después de perderte, pude vivir y ser feliz. Me convertí en esposa, me convertí en madre. Gané una familia, no estaba sola… Esta vida sin ti, la vivo muy feliz. Lo siento Rya. Yo era, muy, muy feliz…

Sus párpados se abrieron una vez más y sus húmedos ojos me miraron, como si estuvieran mirando mi cara. Pestañeó varias veces, y una vez más, cerró los ojos en silencio. Parecía que el silencio y la quietud estaban grabados en su rostro. Su expresión no podía ser más suave y tranquila. Parecía mostrar lo feliz que había sido su vida.

Era feliz, tan feliz, que no me quedaba ningún arrepentimiento. Estoy satisfecha con esto, aunque mi vida termine ahora, no me arrepiento, era lo que su pequeño y débil aliento parecía decir. Su respiración se detuvo.

La miré, parada, incapaz de reaccionar. Solo podía mirar. A pesar de que era la persona que tanto, tanto quería conocer todo estos años. Empecé a arrepentirme de haber venido aquí. Aunque, por casualidad, pude presenciar el último momento de mi amada persona. A pesar de que podía pasar tiempo con ella. Todo esto, casi me pareció una pesadilla.

Me sentía solo…

Ella ya no podía oírme, pero aún así suprimí mi voz poniendo ambas manos en mi boca. Sentí que estaba a punto de confesar un pecado. Lo que quería decirle de forma desesperada era… Aunque viva sola, no tenía sentido. Ahora, Eva, todavía atesoraba a Emma. Sin embargo, no pude transmitirle nada de lo que quería decirle.

Me sentía por completo solo. 

Nunca imaginé una vida sin Emma. Pensaba que estar a su lado era lo más natural, que vivir juntos era algo natural. A menudo recordaba la época en que pensaba así.

Luego, cuando pensaba en la vida feliz que no podía conseguir, llegué a detestar todo y cualquier cosa, preguntándome por qué se volvió así. Aunque no podía hacer nada, quería hacer algo. Pero, no tenía ninguna manera de hacerlo.

Una vida sin ti no tenía sentido. Sin ti, no era feliz.

Debió sentirse culpable por vivir feliz incluso sin mí. Seguro quería pedirme perdón. Sin embargo, no pude darle ninguna palabra de consuelo. Estaba decepcionado con la parte de mí que de alguna manera deseaba que ella fuera igual a mí. Quería que dijera que se sentía sola sin mí. Que no podía ser feliz si yo no estaba aquí.

Nunca he deseado su infelicidad. Aún así, no podía decirle que me alegraba de que fuera feliz. No importa qué, no podría.

Emma. No te vayas. No te vayas.

No me dejes y te vayas.

| Índice |

12 thoughts on “Mi prometido ama a mi hermana – Arco 7 – Capítulo 7

  1. Paulina says:

    Como sufrí 😢 cada vez más fuerte él dolor, quería preguntarle cuando suben o actualizan lo capitulo, muchas gracias por subirlo y traducirlo.

  2. Kami says:

    Noooo esta historia me ha hecho llorar desde principio a final. Mi pobre corazón sufre 😭.
    Muchas gracias por su trabajo y dedicación 😘

  3. MelKeini says:

    La próxima vez que lea otro capitulo me van a dar unas tremendas ganas de pegarle al escritor, ninguno de los dos, ninguno de los dos merecía morir, pero noooooo, a fuerzas deben hacerlos sufrir

    griacias por el cap

  4. Elita says:

    😭😭😭 Por eso el aparece como pajaro negro, pero como encontró a la prota? Y por qué ella revive siempre desde ese día? Alguna vez terminará ese bucle? Alguna vez será feliz?

  5. yeyix says:

    we que sad qwq, pero como se convirtio en cuervo? cuantos siglos tuvieron que pasar? como llego con nuestra desdichada niña? preguntas que espero que luego sean resueltas.
    siempre que quiero llorar paso por aqui, nunca me decepciona, ni la historia ni el bello trabajo del scan, muchisimas gracias <3

  6. Yami says:

    O.O Waw… Una trama que me atrapó al instante.
    Pareciera que todos los personajes tuvieran algún tipo de maldición o destino trágico. No puedo esperar para saber cómo va a continuar pero algo me dice que no va a haber finales felices eso es lo que parece prometer la historia. Tantos giros… Es la novela más trágica que leí hace años. No pude evitar llorar y empatizar con la ciertas injusticias. Es como si se describiera el infierno personal de algunos personajes. Ma-Ra-Vi-Lla-Da .o.

  7. Fanabeto says:

    Wow. Llevo 3 días seguidos leyendo esta novela y la verdad estoy sin palabras. Amo que el autor de verdad logró hacerme sentir la tristeza, la alegría y la desesperación de sus personajes.
    Después de tanta tragedia, esperaré pacientemente un final feliz; o por lo menos uno en donde Ilya y Rya encuentren paz en sus corazones, sin ningun arrepentimiento o atadura.

  8. Daro says:

    Ese autor le gusta hacer la gente sufrir. Espero que sean felices cuervo e Ilia y que sufran el prometido y la hermana. Silvia dice que la “quiere”, aún así no le importó meterse con el marido de la hermana. Me enoja un poco que el autor sea persistente de que Ilia ame a Soleil después de lo que le hizo, quiero venganza. Que Ilia siga aferrándose a esos sentimientos y sacrificándose una y otra vez, me molesta mucho. Cuando leí los arcos anteriores casi muero deshidratada de tanto llorar y lo mínimo que espero es sufrimiento para los personajes secundarios y que Ilia y cuervo sean feliz lejos de esa mierdas de personas.

    Gracias, por el capítulo 🙂

Responder a MelKeini Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *