Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 67: Conversación secreta entre mi prometido y su padre

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


—Padre… ¿Cómo continuó la investigación del Principado Rimmel después de eso?

—Ahh… no han hecho nada, así que fue bastante difícil —dice suspirando mientras arroja los documentos sobre su escritorio.

Los agarro y comienzo a hojearlos.

—La facción moderada y los partidarios… cada uno de ellos continúa investigando los asuntos internos del otro mientras observan de forma casual sus reacciones cuando entran en contacto.

—Prácticamente… pero ambas facciones son tan cautelosas que es problemático. Como pensaba, pasar todo su tiempo en luchas de poder es más o menos el carácter nacional de este país…

El Principado de Rimmel… es una región que une la parte norte del Reino de Tasmeria y la parte este del País de Towair.

—En este momento, los partidarios… la facción que aboga por la expansión del territorio, constituye una porción de los altos mandos. Si el Principado de Rimmel se rompe debido a la lucha por el poder, entonces la amenaza a este país debería desaparecer.

—Sí, para lograrlo, hemos priorizado la investigación de las debilidades de la facción partidaria… Sin embargo, todavía hay un peor escenario. Si la situación cambia, podríamos estar inmersos en una guerra en poco tiempo.

— ¿Estás usando la guerra con Towair como base? Es cierto que la guerra con ese país fue desencadenada por una mala cosecha y comenzó en un abrir y cerrar de ojos, pero… aunque el Principado de Rimmel está situado al norte de nuestro Reino de Tasmeria, me dicen que como la calidad del suelo es buena, la producción de la variedad de granos es estable. Exactamente, ¿qué tipo de cambios en la situación estás anticipando cuando dices eso?

—Bueno, creo que estoy pensando demasiado en las cosas… ¿Conoces un método que sea simple y efectivo para unir a un país que se ha dividido debido a las luchas de poder?

Ante las palabras de mi Padre, pienso las cosas un momento antes de abrir la boca.

—La creación de un enemigo común… ¿no es así?

—Precisamente. Bueno… la lucha por el poder no se ha convertido en un problema, y este país tiene a nuestro gran héroe. Es muy probable que esté pensando demasiado las cosas… dejando eso de lado, ¿qué hay del asunto de los mercenarios? ¿Ha progresado?

—Sí… o, mejor dicho, debería decir que no ha habido ningún movimiento. Como te dije el otro día, los que se han estado reuniendo en el Territorio Anderson siguen en la Casa del Marqués Anderson.

—Ya veo.

— ¿Quizás es por eso? —pregunto.

— ¿Qué? —dice mi Padre y me mira fijamente.

—La razón por la que Melly se comprometió. Si se casa en la Casa Ducal Armelia, entonces estará lejos del objetivo, y también será posible mantenerla lejos de la batalla… es lo que creo.

—Ella es tu primer amor, ¿no? Sólo quería ayudarte como padre.

—No sabía que mi padre tenía una personalidad tan amable….

—No seas tonto. Soy amable, ¿sabes? Como prueba, no puedo evitar burlarme de mi lindo hijo.

Aunque me sorprende que mi padre ría alegremente, abro la boca.

—Bueno, está bien. Ciertamente tienes una personalidad amable… hacia tu mejor amigo.

—Jajaja… un poco. Aunque si es esa señorita, entonces probablemente estará bien, aunque sea arrastrada a una batalla.

—Por favor, no bromees. Es cierto que ella es fuerte. No obstante… por esa razón atravesará la primera línea y tratará de hacer todo lo que pueda para proteger a los demás. Tiene una fuerza terriblemente peligrosa.

— ¿Qué? Realmente estás enamorado de ella, ¿verdad?

Al oír la sincera impresión de mi Padre, siento que mi rostro se calienta.

Eventualmente, toso como para suavizar las cosas.

Viendo mi apariencia, mi padre se ríe con satisfacción.

— ¿Y…? ¿Qué dijo Gazelle-dono?

—Que no quería matarlo —responde mi Padre mientras suspira.

—No me digas… ¡¿Realmente aprobaste eso, Padre?!

—No se puede evitar. Tenía tanto espíritu. En ese momento, si colocaba mi mano sobre él, lo más probable es que acabara mordiéndome, aun siendo su aliado… así de fuerte se sintió.

—Pero, así…

—Por supuesto, le dije que, si ese tipo se mueve, entonces tomaremos las medidas que queramos… Louis, no pases por alto ningún tipo de información. Si quieres proteger la casa de tu prometida.

—Estaba planeando hacerlo desde el principio.

—Me imaginé que dirías eso… Seguiré indagando al Principado de Rimmel… esta vez protegeré a este país de las llamas de la guerra, Louis.

—Sí.

Después de eso, me retiro de la habitación y me dirijo rápidamente a la mía Entonces, me desplomo sobre el asiento que me presentan.

—Luce bastante cansado, Louis-sama —me dice el hombre que es mi asistente personal, riéndose de mi condición.

— ¿De verdad? Entonces, todavía tengo mucho camino por recorrer.

—Qué estricto eres.

El joven sirve despacio una taza de té y la coloca delante de mí.

— ¿No eres más estricto que yo? En particular contigo mismo…

—Ese no es el caso. Porque parece que yo tengo mucho camino por recorrer.

Aunque sonríe irónicamente, el joven parece disfrutar de la conversación.

—Je… estoy bastante interesado en saber qué fue lo que provocó esa realización.

—No es que haya habido algún acontecimiento importante… es sólo que una vez más entendí el significado de que el mundo es enorme.

Momentáneamente, bajo mi mirada como si estuviera pensando en algo y bebo el té que me ha servido.

Pero, en seguida vuelvo a mirarlo.

—Bueno… está bien. ¿Podrías dejarme solo un rato, Belun?

—Entendido. Entonces, por favor, discúlpeme.

Al ver al joven retirarse, comienzo a revisar con calma los documentos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *