Sirviente a Madre – Capítulo 2: Me convertí en madre (8)

Traducido por Amaterasu

Editado por Ayanami


—Entiendes rápido.

— ¿Lo hago?

—Mm. Puedo ver por qué el Príncipe Heredero estaba tan orgulloso de ti

—Me siento honrada por tus palabras, pero no puedo imaginar que el Príncipe Heredero estuviera orgulloso de mí.

Me parece que soy más que una espina en su costado. ¡Ah! Me pregunto si eso fue para despertar el interés de Leonard-sama en mí. Tal vez, ¿para que así pudiese librarse de mí para siempre? Ya que, si conseguía que me contratara, tendría que abandonar el castillo.

¡Oh bueno! Gracias a él, ahora mismo, soy muy feliz, así que no tengo quejas. Cuando hieras los sentimientos de Ojou-sama, de alguna manera, solo tendrá que lidiar con eso.

Mientras tenía esos pensamientos, Leonard-sama me hablaba poco a poco.

—Encontrar a alguien para cuidar de Jill fue demasiado difícil

— ¿Difícil?

—Sí, quería un mago de élite pero, como la mayoría de los que son de confianza son solteros, no serían buenos para criar a un niño.

Básicamente, aunque al país le hubiera gustado que un mago ayudara a Leonard-sama, no podían organizar un ambiente adecuado donde pudiesen cuidarla y criarla adecuadamente. ¿Es por ello que él buscaba una doncella para que actuara como su madre?

—Todas a las que entrevisté, después de decidir adoptar a Jill, actuaban de forma extraña. Dije que no aceptaría a ninguna mujer a menos que fueras tú. El Príncipe Heredero aceptó y dijo que estaría bien si eras tú. Convenció a todos de que, cómo podías cuidar de la Princesa Heredera, de alguna manera, podrías manejarlo. Por eso, estoy agradecido

—No, yo también estoy agradecida de haber venido

¡Sabía que el Príncipe estaba tratando de deshacerse de mí! Además, ¿qué pasa con el “de alguna manera”?

Sea como haya sido, Leonard-sama seguro es malo para tratar con mujeres. A pesar de que casi nunca me habla, me nominó con el pretexto de que no se volvería una aventura amorosa.

—Escuché que, anteriormente, mencionó que tiene problemas para tratar con las mujeres, pero estoy segura de que hay otras sirvientas, además de mí, que están calificadas para esto.

—Sí. Pero la mayoría de ellas tienen familias. No puedo decirles que le den prioridad a Jill.

—Oh…

Obviamente, si tuvieran una familia, ellas le darían prioridad y, como hay una cantidad abrumadora de mujeres solteras que buscan enamorarse, eso sería inconveniente.

Ciertamente, hay muchos casos de sirvientas que trabajan para nobles, mientras buscan pareja. Si hubiera una persona que cumpliera con sus requisitos, seguramente, tratarán de acercarse a él con la mayor desesperación posible.

Mientras tanto, yo no pretendo casarme o incluso enamorarme.

Antes, cuando les conté a mis padres, lloraron un poco. Lo siento, por favor esperen a que mi hermano traiga a casa una linda esposa. Yo viviré solo para mi trabajo.

—Por otra parte, ya te había visto antes.

— ¿Usted me vió?

Eh…de alguna manera, tengo un mal presentimiento acerca de esto.

—Cuando le hacías comentarios cáusticos al comandante de caballeros, así como cuando le advertías o calmabas a la Princesa Heredera. Además, mientras hacías tu propio trabajo y ayudabas a otros con indiferencia.

—AAHHH~ ¡Por favor, olvídalo! ¡Absolutamente, no son detalles dignos de recordar, así que olvídalos!

— ¿Por qué? Debido a que te vi en esos momentos es que sé que eres una persona seria y digna de confianza. Además, no me miraste raro cuando hablamos. Así que pensé que estaría bien tenerte en mi casa si eres tú, Lily.

—No tengo idea de qué tipo de reacción debería mostrar.

Mi cabeza estaba en un embrollo, no sabía si debía avergonzarme o estar feliz. En serio, por favor, dame algo de tiempo para poner mis pensamientos en orden.

—Eras la madre que deseaba para Jill. Realmente, entiendes tu papel. Estoy muy contento de haber dicho que debías ser tú.

—Yo…ya veo…

—Mm. Cuando adopté a Jill, muchos nobles recomendaron a sus hijas y dijeron que debía seguir adelante y casarme con ellas. Pero cuando dije que iba a pedirte que vivieras conmigo para no necesitar a ninguna otra mujer, y que si eso no funcionaba, dejaría de ser el mago de la corte, hubo un gran alboroto.

—Ah…bueno, tus expectativas son algo inusuales, Leonard-sama

— ¿De Verdad?

Con una sonrisa irónica, reflexioné, mientras él parecía desconcertado. Quiero decir, después de todo puedo entenderlo.

—Por lo general, no creo que la mayoría de los solteros puedan criar adecuadamente a un hijo. Además, como el hijo que adoptaste es una niña. Estoy segura de que esas personas pensaron que necesitabas de una esposa para criar a Jill. A pesar de que hubo algunos que se aprovecharon para ofrecer a sus hijas en matrimonio, por lo que no es algo tan sorprendente.

—Mm.

Era una gran oportunidad para aquellos nobles que desean estar relacionados con Leonard-sama mediante el matrimonio. Pero, deseo respetar las intenciones de Leonard-sama.

—De ahora en adelante, ¿podrías quedarte a mi lado?

— ¡Por supuesto!

Tan pronto como di una respuesta inmediata, Leonard-sama sonrió con entusiasmo, lo que también me hizo feliz.

♦ ♦ ♦

—Padre, eso es injusto

Mientras comía su boloñesa de espagueti para el almuerzo, Jill hinchó sus bonitas mejillas. Leonard-sama parpadeó.

— ¿Injusto?

— ¡Sí! Hiciste un brazalete para okaa-sa. ¡Yo también quiero hacer uno!

—Pero Lily…

Me alegro de que ella se sienta así, pero…

—Jill ¿No hay muchas otras cosas que necesitas más?

— ¿Cosas que ella necesita?

— ¿Qué necesito?

Ah…Leonard-sama y Jill se lanzaron a preguntarme. ¿Eh? ¿Realmente, tengo que explicarlo?

Ambos me están mirando con la cara en blanco, Urh. ¿Debo decirlo?

—Educación. ¿Jill necesita aprender a controlar su magia y evitar que se salga de control?

Tras mis palabras, Leonard-sama dio una palmada.

—Oh.

—Mientras estamos en eso, sería bueno comenzar a enseñarle a leer y escribir. Realmente, no me importa esperar un poco más para que ella lo aprenda.

Cuando tenía, aproximadamente, la edad de Jill, ya estaba en el nivel en el que podía leer libros ilustrados.

En este país, incluso aquellos que no son ricos, los plebeyos, saben que la lectura, la escritura y la aritmética son conocimientos generales y los estudian. Empecé cuando cumplí tres años y lo memoricé rápidamente.

Más tarde, junto con mi hermano, me enseñó un tutor. Para ser honesta, siento que le hice algo inexcusable. Le dijeron: —Tu hermanita es mejor en los estudios que tu. —Esto se debe a que había aplicado el conocimiento de mi vida pasada.

Por ello, mi hermano comenzó a odiarme. Si puedo decirlo, ciertamente, era una hermanita descarada y desagradable. Gracias a los contactos de mi padre, mi futuro estaba, prácticamente, asegurado.

Cuando se decidió que serviría a Ojou-sama, no he olvidado las palabras que pronunció, delante de mí.: —Te desprecio —Como no quería que me odiara más, han pasado muchos años desde la última vez que lo vi. Sin embargo, es mi único hermano…no importa lo deprimida que esté, no hay nada que pueda hacer al respecto. En este momento, se trata de Jill.

—Podría enseñarle lectura, escritura, aritmética e historia simple. Pero, cuando crezca, ¿podríamos enviarla a la escuela?

—Mm. Pero primero, necesito enseñarle a usar la magia

— ¿Padre? ¿Madre?

Cuando Jill se quedó perpleja e incapaz de entender la conversación, Leonard-sama sonrió al responderle.

—Más tarde, tendrás una lección de magia. Conmigo.

— ¿Con padre?

—Sí. Así no perderás el control de tu magia y volverás a lastimar a alguien a tu alrededor.

En el momento en que Leonard-sama pronunció eso, la expresión de Jill se puso rígida. Su expresión era como si tuviera miedo. Después de comprometerse por un momento, levantó la cabeza y miró a Leonard-sama con una mirada decidida.

—Lo haré. No quiero lastimar a nadie más.

—Mn.

Leonard-sama acarició suavemente la cabeza de Jill. La expresión de Jill, gradualmente, se suavizó, mostrando una sonrisa tímida.

Era un momento en el que no podía inmiscuirme, pero verlos interactuar era muy agradable. Pensé me sentiría sola o excluida pero, no sentí ninguno de esos sentimientos.

Para empezar, cuando se trata de magia, soy una completa aficionada. Incluso si lo comprendo, es algo que no entiendo. Es una molestia que no se pueda confiar en mí, pero incluso si, de alguna manera, soy capaz de esforzarme, eso no hará que su actitud cambie. Además, lo único que debo hacer es apoyarlos.

—Bien, entonces, voy a preparar un delicioso aperitivo para el té. Así que da lo mejor de ti, Jill

— ¡YAY ~!

— ¿Qué hay de mí?

—Fufu, naturalmente, también prepararé algo para ti, Leonard-sama

—Mm.

¡Oh! Incluso Leonard-sama se ve encantado. Él realmente debe amar los dulces. Voy a hacer todo lo posible para hacerles un delicioso refrigerio.


Ayanami
Son taaaaaan~ lindooooos~❤(っ^▿^)nos vemos la próxima ≧◠‿◠≦✌

| Índice |

2 thoughts on “Sirviente a Madre – Capítulo 2: Me convertí en madre (8)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *