Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 38: El Mar de Pearl

Traducido por Sharon

Editado por Sakuya


A Grail le gustaba Pearl.

A Pearl le gustaba Grail.

Esto era, sin lugar a dudas, una verdad concreta, pero… Este romance no parecía estar yendo bien.

Tiararose estaba relajándose en su cuarto mientras bebía té, pensando en una forma de ayudarlos.

Pero quizás no sea bueno que interfiera en los asuntos de los Reyes Hada, ¿verdad?

Recordó lo que le dijeron durante la fiesta de té del día anterior.

— ¿Qué sucede? Luces preocupada.

—Philliane… Hay dos personas que claramente tienen sentimientos por la otra, y desearía hacer algo por ellas.

—Oh… Bueno, bueno —respondió Philiane. — ¿No piensas que eso es parte de la diversión?

—Hmm…

En efecto, esto podría ser un recuerdo agridulce un día, pero actualmente estaban en una mala situación.

Para ellos no parecía muy divertido.

Creo que el Rey Grail debería ser más activo al cortejarla.

Philliane observó mientras Tiararose meditaba varias cosas, y se rio suavemente.

—Hasta ahora tuvo que preocuparse mucho por sus asuntos, es bueno ver que ya no es el caso.

—Eso es verdad… Hasta ahora, todo lo que pude hacer fue preocuparme por mis propios problemas.

Su matrimonio con Aquasteed era oficial, así que podía relajarse. Recordó cuánto se preocupó Philliane en el primer evento de condena.

—Hablando de eso, irá de compras pronto, ¿verdad? Debería ajustar su horario-

—Oh, decidí no ir.

— ¿No irá…?

Tiararose sacudió la cabeza suavemente antes de que Philliane pudiera terminar.

Había estado planeando salir con Grail y Aquasteed para comprarle a Pearl un regalo… Pero se dio cuenta que no era una buena decisión, por lo que Pearl le dijo en la bañera.

En efecto, uno no querría que la persona por la que siente algo vaya de compras con otro.

Es verdad que Aquasteed también iría, pero parecía que a Pearl eso no le importaba.

—Le diré al Rey Grail sobre esto rápidamente…

—Oh, ¿me llamaste?

— ¡¿Qué-?! ¡Rey Grail!

— ¡Vine a hablar de las compras!

Qué impresionante momento para aparecer, pensó Tiararose con un suspiró. Estuvo pensando en enviarle un mensaje a través de Aquasteed, que apareciera el día siguiente fue bastante inesperado.

Estaba acostumbrada a las acciones abruptas de Keith, pero no sabía que Grail también era del tipo que apresuraba las cosas tanto como pudiera.

¿Será porque considera a Pearl muy especial?

Pensándolo de ese modo, el Rey Grail era absolutamente adorable.

Las chicas enamoradas son hermosas, pensó Tiara.

Bueno, aunque Grail era un hombre en realidad…

Envió a Philiane para que llamara a Aquasteed, y luego preparó algunos dulces y té en la cocina que estaba conectada a su cuarto.

Pretendía rechazar su invitación, pero no iba a ser grosera con el Rey Hada que llegó a visitarla. Los Reyes Hadas siempre tendrían una mejor posición que los humanos.

—Hehe, pobre Aquasteed. No le gusta cuando las dos estamos solas. Su deseo de mantenerte para él es muy fuerte, ¿no crees?

—Oh, umm…

Tiararose sólo pudo reír incómodamente.

Nunca lo había encontrado desagradable. Por el contrario, en ocasiones quería que él fuera más posesivo… Era muy malo.

Grail vio que Tiararose quedó en silencio mientras enrojecía y se rio suavemente.

—Oh, cielos. Mi preocupación estuvo fuera de lugar, por lo que veo. Ustedes dos están felices, estoy aliviada por ello.

—…Gracias.

— ¡Debo esforzarme y elegir un presente para Pearl! Aunque no sé qué elegir para una chica.

Grail parecía estar esperando ansiosa la salida. Era muy difícil decirle que no podía ir con él.

Pero por otro lado, no podía ser honesta y decirle que Pearl estaba celosa.

Justo cuando estaba preguntándose qué decir, Aquasteed apareció.

—No esperaba que volvieras pronto… Tiara podría cansarse. Me gustaría que fueras más prudente.

—Oh, cielos. Escapó completamente de mi mente. Lo lamento mucho, Tiararose.

Escuchando las palabras de Aquasteed, Grail se disculpó sinceramente.

Como un Rey Hada, él no se cansaba a menos que estuvieran bajo circunstancias extraordinarias. Su poder y vitalidad eran muchos más fuertes que los de un humano.

—No, estoy bien… Pero, la cosa es…

— ¿Tiara?

— ¿Tiararose?

Tenía que decirle de alguna forma que no podría ir con él. Tiararose apretó los puños y miró a Grail de frente.

—En el viaje para comprarle un regalo a Pearl yo… no podré ir contigo.

—…Pero, ¿por qué? ¿No te gustó?

Después de escuchar las palabras de Tiararose, la atmósfera del cuarto se volvió tensa.

Como el Rey Hada del Cielo, él tenía poder sobre el aire y el cielo.

Tiararose tembló, y Aquasteed rápidamente la acercó a él, a la vez que se giraba hacia Grail.

— ¿Por qué no la escuchas hasta el final? La estás asustando.

—…Sí, lo lamento, Tiararose.

— ¡N-No! Debería haberlo dicho de forma diferente. Lamento haber causado un malentendido —se disculpó, antes de continuar. —Siento que otra mujer no debería ir contigo cuando estás comprando un regalo para la mujer que amas. Ella estará mucho más feliz si es algo que hayas escogido.

—Es así… pero, Pearl me odia.

—Aun así, esto es algo que no le gusta a las mujeres.

Parte de ello era lo que pensaba personalmente, pero por suerte sólo Aquasteed y Grail estaban presentes, así que no tenía problemas en explicar sus pensamientos como representante de las mujeres.

Y como su ama de compañía, Philiane, no podía entrar a la conversación.

— ¿Eso es lo que piensan las mujeres, huh…?

Grail lucía sorprendido, como si nunca hubiera considerado algo como eso.

Y después de pensarlo por un tiempo, asintió.

— ¡En ese caso, iré de compras por mi cuenta! Gracias, Tiararose.

—No, lamento haber aumentado tus esperanzas.

—Pero estoy muy feliz. Espero que podamos seguir siendo amigos.

— ¡Por supuesto!

Aquasteed suspiró mientras veía a los dos conversando emocionadamente.

Aunque lucía como una mujer ahora, Grail era, en realidad, un hombre. Tendrá que quejarse con él si se volvía demasiado amistoso con Tiararose…

♦ ♦ ♦

—Comprar por mi cuenta es una nueva experiencia.

Grail se separó de Tiararose y ahora estaba en el distrito comercial de la ciudad.

Aquasteed le había dicho de una tienda que la Familia Real usaba a menudo, así que decidió buscar algo para Pearl ahí.

El techo del edificio estaba pintado de color sepia, y hermosos accesorios estaban en exhibición detrás de una ventana de vidrio.

Todo lucía sofisticado y luciría genial en una Reina como Pearl. Grail no pudo evitar sonreír.

Caminó dentro y vio que dentro tenían muchos más accesorios. Y entre ellos, los que estaban hechos de coral atraparon su mirada.

Los corales se verán bien en Pearl.

Sus ropas eran orientales, y algo colorido y vibrante le quedaría genial.

El corazón de Grail se sintió muy cálido sólo de imaginarla con uno de esos accesorios.

—Hehe, espero que le guste este.

—Bienvenido a nuestra tienda. ¿Está buscando un regalo?

—Sí, eso es correcto. Estaba pensando en algo hecho de coral.

Un vendedor vestido de negro le habló educadamente.

Él sacó los accesorios del estante y los alineó frente a Grail.

— ¿Qué color debería elegir…? El rojo es hermoso, pero este con azul mar y cielo también es lindo.

¿Debería ser blanco o azul?

Uno completamente blanco quedaría adorable.

Aunque Pearl luce hermosa con cualquier color, pensó Grail.

—En ese caso, también tenemos ese de otro color.

—Oh, qué lindo…

El vendedor tomó un accesorio para el cabello de azul coral y que se combinaba con otros corales de color más claro.

Estaba hecho de tal forma que el coral sonaba cuando se usaba. La parte del fondo era blanco puro, así que luciría genial con ropas oscuras.

— ¡Este es genial! Voy a comprarlo.

—Muchas gracias.

Grail eligió en un instante. Y entonces mirando entre la mercadería, un adorable broche atrapó su mirada.

— ¡Oh, cielos! Este broche de flores es muy lindo. ¡Creo que le quedará maravilloso a Tiararose! Por favor envuelva este para mí también.

—Sí, por supuesto.

—Es cierto. Somos amigos ahora. Quizás debería conseguir uno a juego.

Había muchas variaciones de colores del broche de flores. El que eligió para Tiararose era rosa ya que combinaría bien con su cabello.

¿Pero Aquasteed se sentirá celoso si le doy un regalo a Tiararose?

Consideró esto cuando el regalo ya estaba envuelto, así que decidió comprarlo de todas formas.

Fue cuando Grail estaba intentando encontrar uno para sí que sintió una perturbación.

— ¿Qué…? Este sentimiento, ¿el mar enloqueció…?

Algo debe haberle pasado a Pearl.

Grail salió de la tienda inmediatamente y miró en dirección al océano.

Las personas de la ciudad no parecieron notarlo aún por la distancia que existía hasta el mar.

Pero, ¿por qué?

Grail se mordió el labio.

Le había comprado un regalo a Pearl.

Aun ahora, no tenía idea de que ella asumió que pretendía dárselo a Tiararose, y había entrado en una ira ciega.

| Índice |

6 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 38: El Mar de Pearl

  1. Marllen says:

    Grail é um lindo e fofo despistado, já quero um melhor amigo como ele, ele é muito puro😆 obrigada pelo seu trabalho duro SS do Reino de Kovel 😘😘😘😘

  2. Lirio Alicia says:

    Ohhhhhhh cielos será q ya se enteró q visitó a Tiara o q tenían planeado ir de compras 😱😱😱😱😱 Grail ve rápido y dale tú regalo y no te atrevas a mencionar q compraste algo para Tiara 😵😵😵
    Gracias por la droga 😆😆😆

    • martin says:

      ajajajajajaja nada como el caos del amor, yo lo solucionaria muy facil solo alguien digale a la reina del Mar que le pregunte a grial y se soluciona todo este problema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *