Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 48: El mayordomo que conocía el juego

Traducido por Sharon

Editado por Sakuya


El nombre del mayordomo frente a ella, era Levi.

No lo conocía, por lo que era extraño que él la reconociera a pesar de su disfraz. Pero más que eso, él sabía de las Hadas y del anillo.

¿Quizás es un personaje principal en la secuela?

Si era cierto, eso explicaría por qué sabía tanto.

Aun así, había escuchado de los intereses amorosos de Akari antes, y no había ninguno llamado Levi.

Aunque no fuera un personaje principal, podría ser uno secundario, pensó Tiararose.

—En realidad, yo también estoy buscando el anillo de la Reina Hada. Conozco el camino, pero no tengo la bendición de la Reina por lo que no puedo entrar.

—… ¿Quién eres? ¿Mi enemigo?

—No, soy el mayordomo de la Señorita Olivia. —Dijo, como si quisiera decir que sus palabras no significaban nada más ni nada menos que eso.

No parecía que fuera a rendirse, y Tiararose tragó saliva. Lucía sospechoso, pero era claro que tenía información sobre el escenario oculto.

— ¿Qué es ese anillo del que hablas?

—Oh, ¿no confías en mí? El Anillo está hecho por la misma Reina. Cada uno de ellos tiene su propio poder, y cualquiera que los reciba, tendrá una bendición adicional… ¿No lo sabías?

—…

Realmente suena como el evento de un juego, pensó Tiararose.

Pero parecía inusual que el mayordomo de una dama estuviera moviéndose por su cuenta. Era un personaje que no tenía ningún vínculo con ella, era increíblemente extraño.

—Por ahora, ¿por qué no vamos al lugar donde se encuentra el escenario oculto?

Levi le dijo que no necesitaban entrar, sino verlo. Tiararose pensó sobre ello y asintió. Esta podría ser información invaluable, por lo que decidió arriesgarse.

Necesito descubrir por qué sabe todo esto.

Era probable que también viniera de Japón.

—El escenario oculto de la Reina Hada debe estar cerca de esta cueva…

—…

¿Así que nunca fue?

Sonaba como si lo hubiera escuchado de alguien más. Tiararose sintió sus sospechas aumentar de nuevo.

Mientras caminaban por la blanca playa, pudieron ver la cueva a una corta distancia. Los sonidos tranquilos de las olas aumentaron, y el hermoso coral comenzó a aparecer.

Tiararose no pudo evitar maravillarse por la hermosa playa que Aishira cuidaba. Deseaba poder quedarse para mirar por más tiempo, pero tenía que reprimir esa necesidad para seguir buscando.

—Es por aquí —dijo Levi mientras entraba a la cueva.

Los peces que nadaban por aquí eran mucho más pequeños que los de la playa. El agua también lucía más colorida por los corales.

—Debería estar en la parte de atrás. Se supone que podrás entrar al escenario oculto entre los dos corales… ¿No lo sabías? Tú, que eres la villana y la esposa del Príncipe Aquasteed, Princesa Tiararose.

—…P-Pareces saber mucho sobre mí.

—No hay nadie en este Reino que no conozca a la esposa del Príncipe Heredero.

Como debían escalar por unas rocas, Levi le ofreció una mano. Pretendía escoltarla para que no cayera, pero como Tiararose todavía no sabía si era amigo o enemigo, declinó su oferta.

Él no mostró señales de preocuparse, y continuaron hasta la entrada cerca del coral. Tiararose no respondió a su pregunta sobre lo que sabía, pero era claro que había tomado su silencio como confirmación.

Bueno, realmente no sé nada.

Sentía que lo mejor era mantenerse en silencio en lugar de decir algo estúpido, así que suspiró.

—Está pasando estos corales.

—…Parecen bastante normales.

—Desafortunadamente, no sé cómo entrar. Pero quizás tú, Tiararose, podrías entrar.

El hermoso coral rosado lucía normal a primera vista. Sin embargo, si realmente era la entrada, entonces debía haber algo más.

Ella extendió su mano y lo tocó.

—Ah…

Era del mar, por lo que debería estar frío, pero la parte que Tiararose tocó se sentía cálida. Se retiró sin pensarlo, y Levi la miró preguntándole qué estaba mal.

Dijo que no podía entrar porque no tenía la bendición, así que no sintió ningún calor cuando tocó el coral.

Tiararose intentó tocarlo de nuevo, y sintió como si se estuviera hundiendo. Entonces, su mano cayó dentro del coral. Supo en ese momento que, sin lugar a dudas, el escenario oculto estaba aquí y que podía entrar por la bendición de la Reina Hada.

Le dijo esto a Levi, y entonces escucharon una voz gentil como una campana.

— ¿Princesa Tiararose?

—Aishira…

Ella estaba cuidando de la playa cuando vio a alguien… O eso es lo que dijo mientras se acercaba.

Tiararose estaba algo decepcionada de que hayan visto de inmediato a través de su disfraz nuevamente. ¿Por qué las personas la reconocían…? Se rascó la cabeza con incredulidad.

— ¿Qué está haciendo aquí…? ¿El mayordomo de la Señorita Olivia?

— ¿Lo conoces, Aishira?

—Sí, me encontré varias veces con Olivia.

Aishira estaba confundida con la extraña pareja, pero decidió no hacer ninguna pregunta. No obstante, se preguntaba si estaba sola con un hombre, sin Aquasteed…

—Regresaré ahora que pude confirmarlo. Princesa Tiararose, espero que podamos hablar de nuevo.

Levi tocó el coral con una expresión satisfecha antes de darse la vuelta. Tiararose tampoco tenía ganas de seguir haciendo preguntas, así que se mantuvo en silencio mientras él se retiraba.

Aun así… Quizás por esa atmósfera, Aishira abrió la boca.

—Tú, esa es una forma muy grosera de hablarle a la esposa del Príncipe Aquasteed.

— ¡¿Aishira?!

Usualmente ella era muy tímida, pero al parecer no podía soportar la forma casual en que trató a Tiararose. Y sonaba enojada.

¿Cómo podía tratar de esa forma a alguien de mayor posición e irse a casa?

Levi la miró y suspiró.

—Qué patético que eleves tu voz de esa forma. Difícilmente puedo creer que también seas la hija de un Duque, como mi Señorita Olivia.

— ¡¿Qu-?!

—Una Heroína que no pudo obtener la bendición de la Reina Hada no es importante para Olivia —dijo Levi como si escupiera las palabras, y dejó la cueva.

Aishira se quedó de pie con la boca abierta y parpadeando varias veces. Tiararose volvió a pensar quién podría ser ese hombre.

♦ ♦ ♦

Aishira le ofreció un vehículo de regreso, así que ahora estaba sentada en un carruaje con ella. Miró a la Heroína que estaba sentada frente a ella con una expresión oscura. Quizás seguía sorprendida por lo que acababa de ocurrir.

—Aishira… Um, esta Señorita Olivia para la que Levi trabaja, ¿qué clase de persona es?

— ¿No la conoces?

—Sí. Sólo estaba caminando… Y me encontré con él de casualidad.

Le explicó que no se habían conocido antes, y Aishira se mostró aliviada.

—Ya veo. —Entonces le explicó lentamente sobre esas dos personas. —Podrías decir que la Casa Ariadale de Olivia y la mía… Están en malos términos. Pero seguramente ya sabías eso.

—Sí, lo sé.

—Pero en realidad, sólo nuestras familias son así. No es como si Olivia y yo fuéramos enemigas. —Añadió Aishira, explicando que solían jugar juntas de niñas.

Sin embargo, al parecer Olivia era algo extraña. Y ella llevaba a Levi, su mayordomo, a todos lados.

No sería un problema si sólo fueran a edificios históricos o escenarios hermosos… Pero los lugares a los que Olivia viajaba, eran extraños. Iba a ríos ordinarios y pequeños, panaderías en la ciudad, la biblioteca, e incluso al Reino de Lapis Lazuli. Aishira le contó que sólo iban a lugares que no eran atracciones turísticas.

—…Aunque, quizás esto no es algo que debería contarte.

—Oh, no te preocupes por mí, Aishira.

—Esto sucedió cuando ni siquiera teníamos diez años. Hubo conversaciones… sobre el compromiso de Olivia y el Príncipe Aquasteed.

— ¡!

¿E-Eso significa…?

—Se decía que el Rey y el Duque Ariadale, habían hecho una promesa una vez. Sin decirle a Olivia.

—Sin decirle…

Tiararose no pudo evitar sentir lástima por ella. Aunque fuera un compromiso político que no podía evitarse, lo mejor siempre era decirle a la persona.

Pero entonces inclinó su cabeza.

—N-No sabía que el Príncipe Aqua estuvo comprometido.

Si recordaba bien, él no lo estaba cuando llegó a la Academia en Lapis Lazuli. No tenía sentido que ella no lo supiera si ese era el caso.

—No, Princesa Tiararose. Ambos estaban comprometidos por sus padres, pero Olivia se opuso con firmeza cuando se enteró. Y, uh… Lo rompió en una semana.

—Oh… Eso es una sorpresa.

Tiararose no podía imaginarse cómo alguien tendría alguna queja de Aquasteed. Por supuesto, no habría podido casarse con él si su compromiso no se hubiera roto.

—Sí. Sin embargo, no sé la razón… Quizás había otra persona que le importaba. Si ese fue el caso, sus extraños viajes turísticos podrían haber sido citas.

Tiararose asintió en comprensión. Pero no pudo evitar preguntarse si se trataba de Levi… Él era un mayordomo, pero la llamaba por su primer nombre…

Pero más importante.

— ¡¿No es Olivia la villana de la secuela?!

— ¿Princesa Tiararose? ¿Secuela?

—Ah, oh, no importa… No sabía que el Príncipe Aquasteed estuvo comprometido. Estoy algo sorprendida…

—Por supuesto. —dijo Aishira, compasiva.

Pero Tiararose no podía dejar de pensar en la nueva villana. Este era un juego otome, así que era muy extraño que Aquasteed, el Príncipe Heredero, estuviera soltero.

—Pero…

— ¿Aishira?

Ella lucía preocupada, y Tiararose se preguntó qué estaba por decir. La urgió a continuar, pero las cejas de la hija del Duque se bajaron y no continuó.

Algo que la Heroína de la secuela no quería decir sobre la Villana de la secuela… Sólo se le ocurría algo. El abuso.

Quizás fueron amigas de niñas, pero ahora intentaba lastimarla.

— ¿Olivia te hizo algo? ¿Aishira?

— ¡! Sí, um… Olivia estuvo extendiendo rumores dolorosos sobre mí…

—Oh, rumores…

—No son malos. Cosas como que el mar está sucio, o que el agua marina daña su cabello, o que engordé por comer tantos dulces… Oh, pero, sí. Recientemente estuve comiendo mucho, porque tus dulces son deliciosos.

Tiararose estaba algo exasperada por los estúpidos rumores, pero si era verdad que los estaba extendiendo… No dejaba dudas.

Olivia era la villana de la secuela.

No sabía qué planeaba con Levi, pero era posible que supiera del juego. Tiararose decidió que iría a su mansión para darle una visita.


Sharon
¿Alguien más se había olvidado por completo del a villana de la secuela? ¿Nadie? ¿Sólo yo?

Sakuya
Sinceramente, en este capítulo, Tiara se me hizo muy tonta… (no me maten x_x)

| Índice |

7 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 48: El mayordomo que conocía el juego

  1. Naya.ewe says:

    Gracias x el cap!! ♡
    Aunque me surgio una duda… al final el Rey hada del mar no se murió no? Yo habia pensado lo peor y ioran3 x el rey hada del cielo , pero cassi.

  2. Mari says:

    Se me había hecho curioso que la villana no hubiera aparecido antes. Pero debido a que apareció la reina del mar veo que lo pasé por alto.

    Me gustaría que Apareciera esa otra chica… La heroína del primer juego.

    Ah~ no recuerdo su nombre.

    En fin.

  3. Lirio says:

    Se veía a leguas que la villana de la escuela tenía que saber algo :v lo que tal vez no me esperaba era que aparentemente el mayordomo también.

  4. Tuturu says:

    Solo mala espina me da que se involucre con el mayordomo ese y la dueña.
    Tambien pienso que fue muy estupido como actuo, en vez de sacar informacion del otro le dio informacion u.u

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *