Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 75: La Bella Tierra de Marineforest

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


El sonido de la campana señaló el final del tiempo. Cada equipo puso su trabajo en la mesa en el centro de la plaza y, una vez que terminaron, el anunciador explicó a la multitud cómo serían juzgados.

— ¡Todos lucen deliciosos! Y ustedes serán quienes los evalúen. Deben probar cada uno, y le darán una flor a quien consideren el equipo ganador. ¡Aquél que tenga más flores será el ganador!

Las flores preparadas, eran pequeñas y rosas. Como había tantas personas, el equipo ganador terminaría con una montaña floral.

—En cuanto al premio, como ya fue anunciado, se les garantizará una orden real —anunció, y la multitud aplaudió.

Una autorización real no era un honor que se garantizara normalmente. Se obtenía con confianza y varios negocios. No sólo debías probar tu popularidad, sino además que el negocio es longevo.

—Pero, dejando de lado el premio principal, ¡también está el premio especial de los jueces! Éste, les será entregado al equipo que los reyes, el cocinero principal, el sous-chef y Liliarge elijan. ¡El equipo ganador servirá sus dulces en el banquete real.

El público volvió a aplaudir emocionado. Ambos eran un gran honor, y cualquier tienda que sirviera comida lo quería más que nada.

También había otros premios extra que incluían dinero y joyas.

Entonces, comenzó la prueba de sabor.

Los jueces se movieron por la mesa, probando la comida. Aunque al principio había un montón, los alimentos desaparecieron rápidamente. Varios exclamaron lo delicioso que era, y comenzaron a discutir sobre su preferido.

—Estoy feliz de que los dulces se hayan vuelto populares —dijo Tiararose con una sonrisa, mientras les observaba feliz. Sin embargo, había una parte de ella que estaba algo triste, por una simple razón. Como está participando, no tenía permitido probar los demás dulces, a diferencia de los jueces.

Tiara se llevó una mano a su mejilla y se preguntó si había tomado la decisión equivocada. Pero, nadie escuchó sus murmullos decepcionados.

♦ ♦ ♦

Entonces, dispusieron los dulces frente al rey Sotiris y los jueces especiales. Todos eran coloridos y lucían deliciosos, al punto en que tuvieron que contener su impulso de comerlos y juzgar la presentación.

—Todos lucen maravillosos, es difícil decidir. Pero, ¿cuál les atrae más? ¿El equipo de Tiararose? Miren esas esculturas de caramelo…

—Sí, estoy de acuerdo. Estoy sorprendida de que no sólo haya sido educada como princesa, sino que pueda crear dulces tan lindos. Es gracias a ella que los postres de este país han mejorado tanto.

—Eso es cierto.

En cuanto a los demás, los otros dos más populares eran un pastel cubierto de hojuelas de chocolate y unas magdalenas que formaban la flor nacional. Entonces, procedieron con la degustación.

—Oh, este es un pastelito de miel. La dulzura natural es perfecta, creo que a los hombres les gustará.

El postre que el cocinero en jefe elogió fue hecho por el maestro de Miel de Flor, uno de los cafés más populares de la ciudad. Como la miel es rara, usualmente es muy cara, pero las flores de Tiararose parecían atraer más abejas, así que últimamente pudieron cosechar más miel.

Esto significa que no sólo los nobles, sino los plebeyos podían permitirse comprarla.

Después de elogiarlo, el cocinero en jefe se encontró con uno quemado. Inclinó su cabeza a un costado y lo examinó. El hecho de que tuvo que cocinar frente a una multitud en vivo, probablemente, puso nervioso al creador, y por eso cometió un error al ajustar el calor.

Incluso de lejos, era obvio que está quemado, y no algo crujiente. Nadie quiso comerlo.

—Aun así, como un juez tendré que… —decidió. Así que abrió su boca y…Liliarge le detuvo con un chillido.

—Uhh, Señorita Liliarge, amiga de la princesa Tiararose, ¿qué sucede? No creo que debas comerlo, no le caerá bien.

En su lugar, le ofreció uno de los postres de miel, sin embargo, Liliarge sacudió la cabeza. Quería el quemado.

El cocinero no estaba seguro, así que verificó los nombres del equipo que lo hizo. Era del grupo de Pheles, Keith y Grail.

—Ah, ya veo —dijo Sotiris, luego de escucharlo —Ese es Keith, el Rey Hada del Bosque. No sabía que había decidido participar.

— ¡¿Q-Qué?! ¡¿E-Es eso cierto?!

Sotiris había visto a Keith en la boda de Tiararose y Aquasteed, así que pronto se dio cuenta de que los pasteles fueron hechos por el Rey Hada.

El jefe de cocina vio la magdalena quemada. Sus manos estaban temblando.

¡Así que esto fue hecho por un Rey Hada!

—Quizás, Liliarge quiere comerlo porque lo hizo un Rey Hada.

Bajó el postre, frente a Liliarge, y ella lo mordió feliz…para fruncir el ceño de inmediato. Al parecer, estaba demasiado duro, no era rico.

—Ya veo…

Después de verla, él la imitó. Y una horrible amargura se extendió por su boca. Sí, en efecto, es muy malo. Quería escupirlo y nunca más volver a probarlo. Al mismo tiempo, sintió que su cuerpo se sentía más cálido.

— ¿Huh? Podría ser…

— ¿Qué sucede?

—Su Majestad…sí, creo que este pastel tiene magia dentro. Aunque es sólo un poco.

A pesar del sabor, parece muy efectivo. Como se espera de un Rey Hada. El cocinero estaba tan impresionado que terminó comiéndose todo el postre.

A continuación, eran los macarrones que Hartknight y Sirius hicieron. Liliarge parecía disfrutarlos de corazón, y los reyes terminaron sus porciones fácilmente.

Sin embargo, sólo eran macarrones comunes sin nada nuevo, así que no los puntuaron demasiado alto.

—El siguiente es el pastel de Tiararose. La rosa hecha de caramelo es hermosa —dijo la reina Lavina, mientras observaba. La escultura de caramelo brillaba junto a los lazos de crema y chocolate.

Era una pieza de arte.

—Casi es un desperdicio comerlo, pero se pudrirá si no lo hacemos. Nunca me sentí de esta manera sobre la comida.

Lavina vaciló en usar su tenedor para llevar un pedazo a su boca junto con algo de crema y chocolate.

—Oh…es delicioso.

—Sí, es muy bueno. Un sabor tan elegante y refinado —concordó su marido. Después de eso, decidieron quién ganaría el premio especial.

♦ ♦ ♦

Oh, desearía ser una de las jueces.

Tiararose les observaba, mientras comían los dulces y ponían flores en sus equipos favoritos. Juró, en su corazón, que el siguiente año juzgaría, y así comería tanto como quisiera.

Por supuesto, el equipo de Tiararose estaba recibiendo muchas flores. De hecho, estaba comenzando a creer que tenían oportunidad de ganar. Justo entonces, una voz emocionada la alcanzó.

—Hermana Tiararose.

—Príncipe Sirius. Buen trabajo con los dulces, ¿cómo estuvo?

—Mi hermano no estuvo muy bien y me dio muchos problemas —se rió.

—Oh, ¿quieres decir que el príncipe Hartknight es torpe? —Le imitó Akari. A un lado, Olivia estaba tomando notas sobre su nuevo descubrimiento.

Pero es cierto. Los dos hicieron macarrones, y Hartknight destruyó la mitad.

—Aun así, es bueno haber podido hacer algo que suelo comer sin pensar. En realidad, te traje algunos de los macarrones para que lo pruebes.

— ¿Macarrones, príncipe Sirius? Gracias, lucen deliciosos. Deben haber sido difíciles de hacer.

Tiararose sonrió viendo su hermosa envoltura. Siempre la hacía feliz cuando alguien se tomaba su tiempo para hacerle dulces.

Así que elogió a Sirius, ya que sabía lo difícil que era hacer algo a lo que no estas acostumbrada.

—Cometí errores al principio, pero ya estoy acostumbrado.

—El Príncipe Sirius, es muy talentoso.

Tiararose estaba impresionada. Justo entonces, la voz del anunciador atravesó la plaza. Al parecer, los votos ya habían sido entregados.

— ¡Ya se han repartido los votos, ahora, los contaremos, así que por favor esperen un minuto!

—Hmm, tengo el presentimiento de que podríamos ganar. ¿Qué piensas? —Dijo Akari, mientras comparaba su fila de flores con los otros equipos. El corazón de Tiararose comenzó a latir emocionado, al observar al personal contar las flores.

¿Les habrá gustado mi pastel?

Era algo que le preocupaba, pero el gran número de flores sugería que fue bastante apreciado. Aun así, su ansiedad no terminaría hasta no ver los resultados.

Olivia pareció contagiarse de su humor, y también se puso nerviosa.

—Los resultados se anunciarán pronto…príncipe Sirius, creo que debería regresar a su mesa. El príncipe Hartknight estará preocupado.

—Sí, supongo que debo. Aunque preferiría quedarme contigo, Tiararose.

Su rostro decepcionado lucía adorable. Tiararose deseaba haber tenido un hermano menor como él.

—Qué lindo —dijo Olivia, cuando Tiara lo despidió —Apenas aparece en el juego, pero es muy lindo, así que es algo desafortunado —suspiró, deseando poder haberlo visto en el juego. Entonces, recordó que era el cuñado de Akari, y suspiró de nuevo, esta vez con celos.

— ¡Oh, Olivia!

Tiararose rió por lo bajo. En ese momento volvió a sonar la voz del anunciador.

— ¡Sí, seguramente ganaremos! —Akari estaba parada con orgullo, ansiosa por los resultados.

— ¡Primero! En el quinto puesto, tenemos el pastel de miel de “Flor de Miel”, con 186 flores.

La multitud aplaudió y los felicitó. El propietario se inclinó y les agradeció.

—El “Flor de Miel”, es el café que Olivia y yo visitamos hace poco. Estoy feliz de que les haya ido bien.

—En efecto. Deberíamos visitarlos de nuevo con Akari.

— ¡Me encantaría!

Mientras las tres hablaban del tema emocionadas, el tercer y cuarto puesto también fueron anunciados, unos panqueques y un helado. Ahora, era el momento del segundo y primer puesto.

Todas juntaron sus manos, como si oraran, y escucharon.

— ¡La diferencia entre los dos primeros puestos es de siete flores! Esta fue una batalla dura, y contamos las flores con manos temblorosas.

Ese hombre enmascarado debe haber ganado.

Este país no tenía pasteles daneses, y Tiararose nunca los había hecho. Es un postre delicioso, por supuesto, pero también podía servirse como desayuno o almuerzo. A diferencia de su pastel. Eso las ponía en desventaja.

Aun así, trabajamos duro para esto.

Sí, su creación no era inferior al pastel danés de ninguna manera. Tiararose podía declarar esto con orgullo.

— ¡Ahora! En segundo lugar, con un total de 322 flores, ¡el equipo de Tiararose con su pastel de rosa! —Dijo el anunciador con fuerza. La multitud estalló en vítores.

— ¡¿Qué?! ¡¿No somos los primeros?!

—Qué mala suerte.

Akari calló en sus rodillas y golpeó el suelo con su puño. Estaba muy segura de que habían ganado. Tiararose también se sintió triste.

— ¡Y el ganador con los mayores honores! ¡El hombre enmascarado y su pastel danés! Su apariencia adorable fue popular entre las damas, y muchos hombres lo votaron por el pan. ¡En total, obtuvo 329 flores!

Un aplauso ensordecedor los inundó, y el enmascarado se inclinó y caminó al centro, a donde los premios estaban desplegados.

—Aun así, es difícil ganar incluso con recetas modernas…

— ¡Princesa Tiara, seguramente ganaremos el próximo año!

—Uh…

Akari ya estaba pensando en el futuro, sugiriendo que hicieran algo de investigación tan pronto como regresaran al castillo. En efecto, ya estaba planeando participar en la competencia del año siguiente, pero Tiararose quería probar…no, juzgar en lugar de participar.

— ¡Entonces deberíamos hacer un pastel de cinco capas!

— ¡Señorita Olivia, esa es una idea brillante!

Akari y Olivia comenzaron a hablar emocionadas, habiéndose olvidado por completo del ganador. No había premios para el segundo lugar, así que Tiararose no se preocupó. Pero, entonces, gritos comenzaron a elevarse en la plaza.

— ¿Huh? ¿Qué…?

— ¡No puede ser!

— ¡Ahh!

Tiararose miró en dirección de los gritos, y jadeó. Akari estaba sorprendida, y Olivia sostenía su rostro para detener el sangrado nasal.

Allí estaba, de pie, el hombre enmascarado mientras recibía su premio…sólo que no tenía la máscara. Y que era Aquasteed.

— ¡¿Príncipe Aqua…?! No, pero, ¿cómo…? Aunque, no pude encontrarlo antes de la competencia…

Nadie se lo había esperado.

Tiararose no sabía que Aquasteed podía cocinar dulces. Él la ayudaba algunas veces, pero eso era todo.

¿Desde cuándo puede hacer pasteles tan increíbles? 

Fue una linda sorpresa, pero tan repentino que sólo podía mirar sorprendida.

La persona que hizo un dulce tan maravilloso terminó siendo el príncipe heredero mismo…no era una sorpresa que las damas estuvieran haciendo tanto ruido.

Tiararose miró hacia Aquasteed, y sus ojos se encontraron. Él le sonrió de manera gentil, y su corazón se saltó un latido.

—Tiara.

—Oh, uh…sí.

Aquasteed caminó hacia ella lentamente y le ofreció uno de sus pasteles ganadores.

—Estuve practicando porque quería hacerte algunos.

— ¿Los hiciste para mí…?

¿Había alguna mujer en el mundo cuyo corazón no se conmoviera con esas palabras? No, por supuesto que no.

Aquasteed le extendió el lindo pastel cubierto de frutas y flores Tiararose, y barnizado con caramelo.

Ella vaciló. Era demasiado hermoso para comerlo, parecía algo malo terminar con la existencia de algo tan bello. Aun así, sería un desperdicio no comerlo.

Es tan lindo que quiero mirarlo para siempre.

Aquasteed se rió al ver a su esposa mirando embelesada la comida. Era claro que le gustaba, y un sentimiento de alegría lo inundó.

Entonces, notó que Tiararose estaba llevando una caja de macarrones. Considerando que ella no los había hecho, debían ser un regalo de alguien. No pudo evitar sentirse celoso.

—Tiara, ¿de dónde sacaste esos macarrones?

— ¿Huh?

Entonces, recordó que el príncipe Hartknight los había hecho. ¿Realmente le envió una caja de dulces a su antigua prometida, quien está casada con otro? Era difícil de creer.

Las suposiciones de Aquasteed estaban equivocadas.

—El príncipe Sirius me los dio.

—Oh, el hermano menor…aun así, me gustaría que comieras sólo el mío hoy.

— ¡Por supuesto!

Aunque Sirius sólo es un niño, no quería que comiera pasteles de otros hombres. Así que llevó el pastel danés a los labios de su esposa.

¡Oh, esto es vergonzoso!

Las personas habían estado mirándolos desde que Aquasteed se acercó. A pesar de estar casados, todavía se encontró sonrojándose.

Pero, Aquasteed no retrocedería, así que Tiararose no tenía otra opción más que comerlo.

Era rico y lleno de dulce miel. Las frutas eran jugosas también, y ella pensó que podría comer muchos más…

— ¿Está bueno?

—Mm, sí. Pero, esto es vergonzoso, no puedo…

Aquasteed le quitó las migas de sus labios y sonrió satisfecho. Entonces, levantó a Tiararose entre sus brazos y habló usando el poder del anillo del Rey Hada del Cielo.

—Estoy seguro de que todos saben que este evento se produjo gracias a Tiararose. Ella recibió la bendición del Rey Hada del Bosque y trajo las plantas de regreso a Marineforest. ¿Podrían, por favor, darle un aplauso a mi amada esposa?

Todos aplaudieron y festejaron, llamando su nombre y dando palabras de gratitud.

— ¡Princesa Tiararose!

— ¡El pastel estuvo delicioso!

— ¡Estamos esperando emocionados por el próximo año!

Tiararose los saludó en respuesta, al mismo tiempo que un sentimiento de felicidad la inundaba. Estaba feliz de haber podido proteger a este país.

Es lo que sentía desde el fondo de su corazón.

♦ ♦ ♦

—Príncipe Aqua, iré a tomar un baño con la reina Lilia.

—Sí, debes estar muy cansada. Toma tu tiempo y relájate.

—Gracias.

El Torneo de Dulces terminó con un aplauso ensordecedor.

Aquasteed fue el ganador, y el equipo que terminó en tercer puesto por el helado obtuvo el premio especial. Akari no estaba feliz con esto, pero era difícil darle ese premio a alguien de la realeza.

En cuanto al equipo de Pheles…bueno, no se podía decir nada al respecto.

—Tiara, tu pastel estuvo delicioso.

—Gracias, reina Lilia.

Ambas estaban en la bañera, hablando sobre el día. Liliarge parecía haberse divertido mucho, y sus ojos brillaban cuando hablaba.

—Vamos a hacerlo de nuevo el año que viene, y el siguiente a ese, ¿verdad? Estoy tan emocionada…pero, el postre de Pheles no estuvo muy bueno.

—Oh, ¿de verdad?

Ella se rió ante las palabras de Liliarge y sugirió que quizás necesitaba más práctica. Si Aquasteed pudo ganar, entonces, Pheles tenía la oportunidad si lo intentaba lo suficiente. Aunque, probablemente, se volvería más difícil ya que es probable que la competencia se vuelva mejor cada año.

—Oh, es cierto.

— ¿Hmm?

—Tiara, ha pasado un mes desde que tomaste algo de mi poder. ¿Sentiste algún cambio en tu cuerpo? Debes decirme aunque sea algo pequeño.

—Estoy bien —dijo, después de pensarlo. Se había sentido mareada al principio, pero ahora no había nada inusual.

—Ya veo. Eso es bueno. Siento que estaré bien los próximos cien años, gracias a ti. Te lo agradezco.

Junto a sus palabras de gratitud, Liliarge se subió al borde de la bañera y se inclinó.

—Por favor, no se incline ante mí, reina Lilia…sólo estoy feliz de haberle sido de utilidad.

Tiararose estaba muy feliz de ver a Liliarge nuevamente animada. Como las dos poseían el Anillo del Cielo Estrellado, quería que mantuvieran una buena relación.

¿Oh?

Mientras sonreía, algo que la reina dijo la sacudió.

—Siento que estaré bien por los próximos cien años.

Eso significa que Tiararose había absorbido el poder de ese tiempo. No se sentía diferente ahora, pero comenzó a preocuparse. ¿Realmente estará bien?

Quizás un día… yo también…

Podría llegar el día en que se convierta en un monstruo. Cuando el pensamiento entró en su mente, no sintió que fuera algo tan improbable como esperaba. Aunque, ella no viviría por cientos de años como Pheles y Liliarge, así que quizás no era algo de lo que preocuparse. Sin embargo, la ansiedad no se desvaneció.

— ¿Tiara? ¿Qué sucede?

—Oh, no es nada. Sólo me sentí mareada por el calor, creo.

—Trabajaste muy duro hoy. Escuché que Pheles nos preparó un festín, así que deberíamos ir a comer.

Tiararose asintió y tomó a Liliarge para salir del baño. Philliane las estaba esperando. Secó a la reina de inmediato, y le tendió sus ropas a Tiararose.

—Deben estar muy cansadas.

—Sí, Philiane. ¿Podrías darme un masaje más tarde?

—Sí, por supuesto.

Había hecho muchos pasteles apresuradamente, así que estaba más cansada de lo que pensaba. Aun así, todavía faltaba la cena con los demás.

— ¿Ya saliste, Tiara?

— ¿Príncipe Aqua? Sí, estoy afuera. ¿Sucede algo?

Tiararose escuchó la voz de su marido y se puso una bata para hablar con él.

—Hey, sigues mojada. Vas a resfriarte.

—Oh, uh…gracias.

Aquasteed rió, mientras usaba magia de viento para secarle el cabello. Entonces, acarició su cabeza con sus dedos, disfrutando de la suavidad.

—Quiero tocar tu cabello todo el tiempo. Es problemático —dijo gentilmente, mientras lo besaba. Tiararose cerró sus ojos y se bañó en el placer de ello —Estás bajando tu guardia demasiado.

—Príncipe Aqua, últimamente, estuve disfrutando de tocar tus mejillas.

—No lo sabía.

—Cuando estás dormido.

Aquasteed rió.

—Entonces, debo tomar venganza la próxima vez que duermas, Tiara.

—Ya me toca lo suficiente, mientras estoy despierta. Considere su petición denegada —dijo ella —Debería tocarme cuando no duermo.

Al escucharla, él envolvió sus brazos a su alrededor.

—Tenemos una cena a la que asistir, así que deberías evitar decir algo tan adorable. O podríamos tener que retrasar la comida.

—Oh…disculpe mi rudeza.

Estaban riéndose juntos, cuando notaron que Philliane y Liliarge ya no estaban. Su sirvienta siempre sabía cuándo era buena idea dejar el cuarto.

Tiara y Aquasteed se movieron hacia la ventana para observar el cielo nocturno.

—Marineforest realmente es hermoso.

—Sí. A partir de ahora, estaré contigo para proteger esta belleza.

—Sí.

Estarán juntos y felices por siempre.

Observaron el cielo por un tiempo, como si estuvieran rezando.

| Índice |

5 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 75: La Bella Tierra de Marineforest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *