Al límite – Capítulo 110: No te olvides de cavar el pozo

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Xia Hongwei encendió un cigarrillo, y sus frías cejas se relajaron.

—Ayer lo regañé dos veces, aunque fue por su bien, pero mi tono fue un poco impulsivo y temí que me guardara rencor.

Han Dong pensó en decir cosas buenas para Yu Ming.

—No te guarda rencor, te está muy agradecido en su corazón.

Xia Hongwei no puso en duda la veracidad de esta afirmación y asintió directamente:

—En efecto, no es una persona cuidadosa.

Han Dong se dio cuenta de repente de que en esas pocas frases que él y Xia Hongwei habían hablado, Xia Hongwei parecía haber estado alabando a Yu Ming.

Primero lo elogió por tener la longitud justa de piernas, luego lo elogió por ser medido, y luego dijo que tenía buen temperamento.

—Esto… quiero hacerte una pregunta, ¿crees que Yu Ming es particularmente bueno?

Han Dong tenía curiosidad.

—Creo que cualquier persona que aparezca delante de la cámara con él es un insulto para él personalmente.

El tono chulesco y a la vez apagado de Xia Hongwei impactó profundamente a Han Dong.

Han Dong se dio cuenta de repente de que había otro tipo de amor propio que no era un amor por uno mismo, sino un amor por la propia visión.

De hecho, quiso decir especialmente: lo único que los hizo coincidir fue su visión.

Uno ve al otro como inútil, y el otro lo ve como alguien impecable, y la visión es tan inexacta.

—Así que la razón por la que te he pedido que vengas hoy aquí es simple, necesito que alguien sea mis ojos sobre él, que lo vigile y lo controle por mí, y que reaccione a tiempo si ocurre algo —dijo Xia Hongwei.

Han Dong se quedó atónito.

—Yo… para vigilarlo… ¿Está seguro?

—¿Qué? ¿Hay algún problema? —Preguntó Xia Hongwei.

Han Dong lo pensó, esto sería el equivalente a ir de incógnito, si Yu Ming lo supiera, definitivamente sería una guerra fría.

Pero si no estaba de acuerdo, no habría margen de maniobra en absoluto si Xia Hongwei se enteraba de que había saltado al pozo más tarde.

Después de pensarlo, Han Dong dio una respuesta de compromiso.

—Lo pensaré.

Xia Hongwei aún tuvo la amabilidad de asentir con la cabeza y estar de acuerdo.

Han Dong dejó escapar un suspiro de alivio, alargándolo así por ahora, quizás, en un par de días, entendería lo que quería decir y encontraría a otra persona.

Como resultado, se levantó y estaba a punto de marcharse cuando fue arrastrado por Xia Hongwei de nuevo.

—Piénsalo antes de irte —dijo Xia Hongwei.

El cuerpo de Han Dong se puso rígido y, rápidamente se volvió hacia Xia Hongwei con una sonrisa simple y genuina, tratando de ganar la mayor confianza posible.

—Me gustaría tomarme más tiempo para pensarlo.

Xia Hongwei no se trago esas palabras, cogió la muñeca de Han Dong directamente y le dijo:

—Cuánto más tiempo lo pienses, más tiempo tardaremos en comenzar.

—Lo siento mucho.

Han Dong se rió mientras sudaba frío.

Xia Hongwei siguió esa actitud, no buscaba una discusión, sólo que le dijeran que sí.

Con el ambiente tenso, el teléfono móvil de Xia Hongwei sonó de repente, dando a Han Dong la oportunidad de respirar con alivio.

—¿Quieres venir, eh? Bien, no tengo nada que hacer aquí, hmm… ¿tengo que enviar a alguien a buscarte? Bien, entonces, conduce con cuidado.

Han Dong escuchó el tono de Xia Hongwei, como si la otra parte y él estuvieran muy cerca, se apresuró a aprovechar la oportunidad para decir:

—Ya que viene un invitado, entonces no voy a molestar, hablaremos otro día.

Xia Hongwei respondió ligeramente:

—No es un invitado, es mi primo, así que puedo presentarlos.

Han Dong habló con voz temblorosa.

—¿Tu primo?

—Sí, Xia Yao.

Han Dong se transformó en una expresión de dolor de inmediato.

—Lo he considerado.

—¿Tan pronto?

Xia Hongwei no pudo evitar el escepticismo.

Han Dong estaba muy seguro:

—Te ayudaré.

Xia Hongwei examinó a Han Dong por un momento y vio que no parecía estar mintiendo antes de revelar una sonrisa de satisfacción.

—Me gusta la gente complaciente.

Han Dong se limpió el sudor, ¿no hay manera de darme prisa? Si me retraso un poco más, tu primo tocará la puerta.

—Entonces, si está bien, me iré primero.

Han Dong se dio la vuelta con cara de apuro.

—Tengo que apresurarme a rodar una escena.

—Tengo algo para que le entregue a Yu Ming.

Con esto, Xia Hongwei llevó a Han Dong al almacén del segundo piso, donde había varias estanterías decoradas con todo tipo de productos alimenticios.

No es de extrañar que Yu Ming pudiera permanecer fuera de la casa durante unos días, resulta que había un suministro constante cada día.

—Carga todo esto en el coche.

Han Dong estaba congelado, cargándolos todos en el coche… ¿Cuánto tiempo llevaría eso?

—Eso, escogeré algunos artículos, no podrá terminar de comerlos si los llevo todos —respondió Han Dong.

Xia Hongwei asintió.

—Como quieras.

Han Dong eligió rápidamente las cosas que le gustaba comer, las embolsó y las metió rápidamente en el coche, en menos de tres minutos antes y después.

Una vez que el coche arrancó, Han Dong finalmente respiró aliviado.

El coche circuló suavemente por la carretera y Han Dong se recostó en el asiento trasero para descansar con los ojos cerrados.

De repente, el coche se detuvo a mitad de camino y el corazón de Han Dong volvió a levantarse.

—¿Qué haces aquí?

Han Dong escuchó al conductor preguntar y sus nervios tensos se relajaron, —nada, sólo se encontró con alguien conocido.

—Voy a casa de mi primo.

Al oír esto, el corazón de Han Dong se disparó de nuevo.

—¿Mi primo no salió?

—No, está en casa.

—Entonces, ¿a quién llevas aquí?

—Estoy llevando a un amigo suyo.

Los ojos de Han Dong se abrieron de golpe, en el coche de al lado estaba su benefactor, y el que conducía era el esposo de las fuerzas especiales de su benefactor.

Y, en ese mismo momento, los ojos del benefactor se dirigieron hacia él.

Han Dong se apresuró a acostarse.

—Entonces, me iré.

El conductor dijo mientras arrancaba el coche:

—Está bien, ve tranquilo.

Los dos coches se alejaron tambaleándose y Han Dong finalmente se sentó.

Tan cerca… 

♦ ♦ ♦

Por la noche, Wang Zhong Ding llegó a casa. Xixi todavía estaba despierto y estaba sentado en su cama jugando.

—¿Por qué sigues despierto tan tarde?

Wang Zhong Ding lo sostuvo en su regazo.

—Papá, ¿por qué no puedo ir a tu empresa a jugar?

Wang Zhong Ding se mostró un poco impotente:

—Papá no quiere que tu vida se vea perturbada.

—Pero no tiene sentido que esté solo en casa.

Xixi hizo un mohín con su boquita.

Wang Zhong Ding pensó una y otra vez antes de decir:

—Entonces, invitaré a algunos niños a venir a casa a jugar contigo.

—No quiero jugar con ellos.

—¿Por qué?

Xixi parecía arrogante:

—Sólo tienen cinco dedos.

—No desprecies a la gente —dijo inmediatamente Wang Zhong Ding.

—Sólo estoy siendo realista.

Wang Zhong Ding no continuó con el tema, sino que pasó su mano por el cabello de Xixi y dijo:

—Es hora de cortarte el cabello.

—No me lo voy a cortar, voy a esperar a que esté lo suficientemente largo para hacerme una coleta, como el hombre que me curó.

Wang Zhong Ding estaba desconcertado, Xixi sólo había conocido a Han Dong una vez, y en un sueño, así que ¿cómo es que seguía pensando en él?

—¿Por qué todavía lo recuerdas?

Xixi dijo con seriedad:

—Siempre debemos recordar ser agradecidos, así como no olvidamos al cavador del pozo cuando tomamos.

Las palabras eran reconfortantes para Wang Zhong Ding, pero era este cavador de pozos el que le molestaba un poco.

—La persona que te curó de tu enfermedad es el médico, no él.

Wang Zhong Ding trató de cambiar la mentalidad de Xixi.

Inesperadamente, Xixi cubrió la boca de Wang Zhong Ding con su pequeña mano y dijo misteriosamente:

—No fue el médico, fue él.

De repente, Wang Zhong Ding tuvo una sensación de Han Dong, y sintió que el niño que tenía delante era una versión más pequeña de Han Dong.

Cabello corto y rizado, ojos profundos, sonámbulo… Una vez que pensó en el aspecto de imbécil actual de Han Dong, Wang Zhong Ding se preocupó intensamente por el futuro de Xixi.

—Te diré algo, no más palabras sin pruebas, o te daré una paliza.

Xixi se marchitó, tendido en los brazos de Wang Zhong Ding sin decir una palabra.

El corazón de Wang Zhong Ding se ablandó de nuevo, su mano acarició su cabello y dijo:

—Llegaré a casa antes y pasaré más tiempo contigo.

♦ ♦ ♦

Los problemas a los que se enfrentó la producción de Han Dong al principio se trasladaron a la tripulación de Li Shang.

El progreso del equipo de Li Shang era mucho más rápido que el del equipo de Han Dong, y si cambiaban temporalmente el decorado, muchas de las escenas rodadas anteriormente ya no podrían utilizarse, y se producirían más daños.

Además, hay un gran desacuerdo dentro del equipo, algunos actores se han puesto en huelga y han renunciado.

Entre ellos está el otro actor fantasma, que ha sido reprimido por Li Shang durante mucho tiempo y ya estaba descontento, por lo que abandonó al equipo sin siquiera pensarlo.

Liang Jing había estado preocupado durante los últimos dos días.

Li Shang le aconsejó:

—Quizás sea una oportunidad para nosotros.

—¿Oportunidad? —Gruñó Liang Jing—. ¿Dónde ves esto como una oportunidad?

Li Shang respondió despreocupadamente:

—El día en que los dos equipos discutieron, adiviné vagamente sus temas e ideas de la parte superior de su maquillaje, y pensé que podría aprender de ello.

—¿Qué quieres decir?

Liang Jing entrecerró ligeramente los ojos.

—Piensa que cuando fuimos al set, el decorado que construyeron tenía camas en su interior, y las tres posiciones de la cámara apuntaban a las camas, se emitía un efecto de sonido de “cassette de máquina”, aparentemente para que los actores se metieran en el ambiente más rápido.

Por estos detalles, deberían haber actuado en la secuencia de la cama prensada por el fantasma.

Liang Jing no pensó lo mismo,

—¿Y qué? La secuencia de prensar la cama ha aparecido en muchas películas, no es nada inusual.

—Pero me enteré por los empleados de la empresa de que Han Dong les había contado muchas artes espirituales y malignas mientras el jefe Wang estaba fuera, incluido el tema de los fantasmas que presionan la cama. Así que creo que el guión de la película debería tener la participación de Han Dong.

—¿Y qué si está involucrado? Ni siquiera se graduó en la escuela secundaria y está lleno de charlatanería, ¿qué ideas valiosas puede aportar?

—Pero dijeron que Han Dong habló con especial profundidad.

Al oír esto, la cara de Liang Jing cambió.

Li Shang le lanzó otro comentario a Liang Jing:

—Conseguí que alguien transfiriera todos los vídeos de las conferencias de Han Dong de entonces, ¿por qué no les echamos un vistazo?

—¿Todavía tenemos que aprender de sus formas torcidas? Tienes un concepto demasiado elevado de él.

—¿Cómo podemos saberlo si no lo vemos?

Li Shang es bastante vanidoso.

Así pues, Liang Jing acompañó pacientemente a Li Shang a mirar durante un rato, al principio se burló, pero luego se involucró más y más, y cuando terminó, realmente tuvo la sensación de no poder terminar.

—¿No hay nada más? —Preguntó Liang Jing.

Li Shang extendió la cabeza:

—Entonces, el señor Wang volvió.

Al ver esto, Liang Jing tuvo que admitir que Han Dong tenía dos trucos bajo la manga.

Cosas que evidentemente eran difíciles de entender se volvían muy vívidas e interesantes cuando eran explicadas por su boca.

Además, era muy organizado en su discurso y su pensamiento lógico era bastante fuerte, todas estas ventajas podrían ser utilizadas dentro de la escritura del guión.

Li Shang añadió:

—Cuando observamos los grandes temas de los que ha hablado, suelen ser de suspenso, ejemplos apetitosos, inversiones de la trama y, finalmente, una vuelta a la realidad, así que creo que este modo de pensar suyo podría utilizarse en la película.

Liang Jing también se puso a pensar profundamente en ello:

—Y muchas de las historias que contaba tenían que ver con “bucles muertos”, así que creo que debe estar interesado en el efecto Drost.

—Es decir, la película que hizo es probable que sea un tema de fantasmas, luego haya un razonamiento de suspenso a lo largo de ella, y finalmente desarrolle una inversión de la trama, terminando con un ciclo mortal.

Li Shang llegó a una conclusión definitiva.

Liang Jing consideró que este guión era ligeramente mejor que el que estaban haciendo, tanto en la intención como en el montaje.

Sobre todo, era mucho menos difícil de rodar y consumía mucho menos dinero.

—¿Quieres llevar este montaje al guionista y que reescriba la historia según este marco?

Li Shang asintió:

—Sí. En lugar de suplicarles en voz baja que nos devuelvan el estudio, deberíamos pedirles prestada esta solución económica y atractiva y tomar la delantera al final.

El rostro de Liang Jing, que había estado nublado durante muchos días finalmente se aclaró.

Pellizcando la cara de Li Shang, dijo:

—Esto también cambiará el primer autor del guión a ti, en caso de que el guión sea un gran éxito, puedes ser el verdadero talento de Li.

| Índice |

One thought on “Al límite – Capítulo 110: No te olvides de cavar el pozo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.