Al límite – Capítulo 109: Beber té

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


¿Cómo es posible que no haya respuesta? Han Dong comenzó a murmurar de nuevo:

—Dijiste que podías irte, ¿por qué dejaste una cuerda para torturarme?

El restaurante estaba lleno de gente y la música sonaba, así que nadie podía oír lo que Han Dong decía.

Sin embargo, Wang Zhong Ding fue capaz de seleccionar las palabras de Han Dong entre el desorden de voces y asimilarlas palabra por palabra.

El director Ma también escuchó el sonido extraño, no pudo evitar mirar hacia un lado, vio la cuerda atada a su cintura, recitando las palabras de Han Dong, tentativamente hacia Wang Zhong Ding preguntó:

—Esta persona… ¿También pertenece a nuestra empresa?

Wang Zhong Ding no quería admitir que lo había encontrado él mismo y que había gastado decenas de millones en él.

Han Dong volvió a burlarse astutamente:

—Eh ~ no tengo miedo de que los ladrones la roben, sino de que los ladrones piensen en ah…

De repente, el director Ma escuchó un ruido extraño procedente del otro lado de la habitación, y cuando levantó la cabeza, Wang Zhong Ding seguía comiendo con el rostro inexpresivo.

El plato de la cena que tenía delante estaba muy ordenado, como si no hubiera pasado nada.

Pero Han Dong era diferente, estaba comiendo y un objeto volador no identificado apareció frente a él de repente.

Resulta que le dio justo en la cabeza y lo aplastó.

No se trataba de cualquier semilla de cacahuete o albóndigas, sino de una pequeña copa de vino.

Aunque el calibre era pequeño, todavía dejó una marca roja en la parte delantera de la cabeza de Han Dong.

Era evidente que el lanzador estaba furioso. Han Dong no tuvo la más mínima sensación de molestia por el ataque furtivo, en cambio, jugó con la taza en su mano mientras le robaba una mirada a Wang Zhong Ding con los ojos, con una sonrisa en el entrecejo, parece que adiviné bien.

—Tú come primero, yo voy al baño —dijo Wang Zhong Ding

El gerente Ma asintió:

—De acuerdo.

Han Dong había terminado todos sus dumplings y no vio regresar a Wang Zhong Ding, así que lo siguió hasta el baño.

Como resultado, cuando entró, se encontró con que no había nadie.

Han Dong miró a su alrededor y vio la fría figura de Wang Zhong Ding de pie, poderosa, frente a la ventana de un respiradero no muy lejano.

Por los movimientos de Wang Zhong Ding, se podía ver que estaba fumando, con ese comportamiento extremadamente sensual y a la vez varonil hizo que a Han Dong le picara el corazón con un fuerte deseo de verlo eyacular con una lascivia incontrolable.

No sabe cuánto tiempo pasó, pero el ánimo de Wang Zhong Ding se calmó finalmente y se dirigió al baño.

Como resultado, cuando llegó a la puerta, se topó con la cara cínica de Han Dong.

Los pasos de Wang Zhong Ding se tambalearon al instante, como si le hubieran pillado in fraganti, y un destello de despreocupación se asomó a la esquina de sus ojos.

Aunque se recompuso rápidamente y continuó avanzando con un rostro hosco, seguía siendo difícil vencer las dos sagaces miradas de Han Dong.

—Jefe Wang, ¿está celoso? —Preguntó Han Dong con una sonrisa irónica.

Los ojos de Wang Zhong Ding se fijaron, y sus músculos pectorales, repentinamente tensos, sostuvieron su traje en un arco sexy, haciendo que Han Dong volviera a sentir un poco de excitación en su corazón.

—¿Por qué debería estar celoso? —Preguntó Wang Zhong Ding.

Han Dong agitó la cuerda en su mano, la sonrisa en su rostro estaba llena de maldad.

Wang Zhong Ding habló con frialdad:

—Me preguntaba por qué alguien te había dado una cuerda. ¿Será porque piensa que el collar no hace juego con tu cuello y que sólo la cuerda puede sujetarte?

—¿Qué sabes tú? Me dejó una cuerda porque tenía miedo de que fuera sonámbulo.

Wang Zhong Ding volvió a burlarse:

—¿Y la realidad? ¿Dejaste de vagar por ahí?

—Ese es mi problema personal, no tiene nada que ver con su mente, su punto de partida es…

Wang Zhong Ding interrumpió a Han Dong de repente.

—Si realmente tuviera miedo, no se iría.

Han Dong miró por encima de su hombro.

—¡Si realmente tuviera corazón, debería haber permanecido al lado de tu almohada durante el resto de su vida, presionándote en el primer momento en que te levantaras, hasta que un día quedaras completamente paralizado!

Esas palabras se habrían sentido pretenciosas e hipócritas si se hubiesen dicho en boca de otro hombre, pero Wang Zhong Ding pudo decirlo con tanta fuerza que Han Dong casi rompió a llorar en ese instante.

Ya que lo entiendes, ¿por qué no te das prisa? ¡Mi hermano Ye se fue sólo para hacer espacio para ti! Wang Zhong Ding vio esa mirada en el rostro de Han Dong y pensó que estaba frustrado por sus palabras.

Inmediatamente, empujó bruscamente a Han Dong a un lado y se fue después de lavarse las manos.

♦ ♦ ♦

Han Dong acababa de regresar al dormitorio cuando recibió una llamada de Xia Hongwei, amenazando con invitarlo a su casa a tomar el té.

—¡Ming’er, ayúdame!

Como resultado, en lugar de apaciguar a Han Dong, Yu Ming le dirigió unas duras palabras.

—Si lo ayudas, este amigo nuestro no podrá hacer nada.

Han Dong dijo en secreto:

—Sería bueno que me pidiera ayuda, me temo que no, ah…

Casi una hora antes de llegar a la lujosísima residencia privada de Xia Hongwei, la piscina, la pista de tenis y el brillante helipuerto, iluminaron instantáneamente los ojos de Han Dong.

Xia Hongwei estaba tumbado de espaldas en las mecedoras de la azotea tomando el sol, oyó pasos, con los ojos entrecerrados y rasgados hacia un lado, un tono de voz sombrío.

—¿Vienes?

Han Dong sonrió tímidamente:

—Ya voy.

Xia Hongwei tarareó:

—Siéntate.

Al escuchar esto, Han Dong se calmó un poco, mirando su actitud, no debe ser muy grave…

—¿Eres el hombre piadoso que cortó el gran abeto rojo del rey para hacer una cama para sí mismo? —Preguntó de repente Xia Hongwei.

Han Dong asintió torpemente.

—Uh… sí.

Xia Hongwei se rió a carcajadas y finalmente se sentó, midiendo a Han Dong de pies a cabeza antes de, finalmente, fijar sus ojos en sus piernas.

—Son realmente lo suficientemente largas.

Al ser halagado por un hombre guapo de primera categoría como Xia Hongwei, al instante Han Dong tuvo una sensación de deriva.

—¿De qué sirven ser tan largas? Veo que Yu Ming es justo así.

 Xia Hongwei añadió otra frase.

—¿Tú y Yu Ming son muy cercanos?

—Lo suficiente —respondió Han Dong.

—¿Te lo cuenta todo?

Han Dong se quejó:

—Si me hubiera contado todo, no me habría metido en este lío con Wang Zhong Ding. De vez en cuando, habla.

Han Dong respondió de forma relativamente conservadora.

Xia Hongwei asintió:

—Todavía sabe ser discreto.

Han Dong pensó en un principio que Xia Hongwei se pondría furioso por el carácter excéntrico de Yu Ming, pero no esperaba que fuera tan comprensivo, así que parece que no es tan irracional como dice Yu Ming.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *