Al límite – Capítulo 108: Tentativa

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


A su regreso, el equipo organizó una fiesta especial de celebración.

Todos los asistentes a la fiesta estaban eufóricos y gritaban de alivio, excepto Yu Ming.

A pesar de que no dejaba de insistir en que él no tenía nada que ver, seguía habiendo un flujo constante de gente que se acercaba a brindar y darle las gracias, lo que lo hacía sentirse bastante incómodo.

En medio de la recepción, Yu Ming se retiró tranquilamente de la mesa.

En una caravana no muy lejos del hotel, había un hombre que mantenía una mirada fría sobre él.

Finalmente, Yu Ming se dirigió lentamente hacia el lugar.

Cuando todavía estaba a dos metros de la puerta del coche, Xia Hongwei bajó de la parte delantera, tiró del cuello de Yu Ming y lo metió en el coche, la puerta del coche estaba bien cerrada, estaba completamente aislado del mundo exterior.

Como Yu Ming esperaba, recibió algunos gritos de enfado después de subir al coche.

—¿Sirve tu teléfono? Ya has dejado que alguien te intimide así, ¿y no sabes ni contestar?

Con un chasquido, lanzó el periódico a la cara de Yu Ming:

—¿Dejas que te graben así?

Yu Ming no habló como de costumbre, esperando a que Xia Hongwei se apresurara a calmarse después de desahogarse.

Xia Hongwei volvió a apretarlo en el asiento del coche

Yu Ming se resistió desesperadamente, mirando a Xia Hongwei con ojos llenos de odio.

—¿Dejas que los demás te pisoteen? ¿Has venido a mí para fingir que eres reservado? Todo el mundo te intimidó y no dijiste ni una palabra, te traté bien y no dijiste ni una palabra de agradecimiento, ¿piensas que estás diciendo lo que deberías decir?

El tono de Yu Ming era despiadado:

—¡Sí, entonces jódete!

Han Dong estaba bebiendo y se dio cuenta de que Yu Ming había desaparecido, así que salió a buscarlo, sólo para ver a Yu Ming saliendo de una esquina oscura con algo de mala cara justo después de salir de la entrada del hotel.

—¿Qué sucedió? —preguntó Han Dong.

Yu Ming negó con la cabeza.

—Voy a volver a la residencia primero.

—No te molestes, el director Lu incluso dijo que quería tomar un par de copas contigo.

—Realmente no puedo beber más, ustedes beban. —Respondió Yu Ming y detuvo un coche.

Han Dong vio que la cara de Yu Ming estaba un poco desencajada, le pidió al conductor que esperara un rato, entró y sacó su bolsa, luego subió al coche con Yu Ming.

Cuando regresó al dormitorio, Han Dong se enteró de lo de Yu Ming lo consoló inmediatamente:

—Confórmate, la persona al menos está dispuesta a ayudarte, yo llevo medio día rogando, pero Wang Zhong Ding ni siquiera se preocupa por mí.

—¿Cómo sabes que el Sr. Wang no está involucrado en este asunto? —Preguntó Yu Ming.

Han Dong gruñó:

—Es obvio, con su temperamento, si supiera que Xia Hongwei iba a hacer esto, lo habría detenido en lugar de ayudarlo.

Sin embargo, Yu Ming habló en nombre de Wang Zhong Ding:

—Creo que el presidente Wang pertenece al tipo silencioso, aunque se haya involucrado, es posible que no lo deje ver.

Xia Hongwei es muy exagerado en todo lo que hace y no tiene en cuenta para nada los sentimientos de los demás.

—¿Los hemos cambiado verdad?

Yu Ming dijo fríamente:

—No estoy con él, quieres que le guste para perseguirlo tú mismo.

—Nosotros no estamos destinados a estar juntos —se apresuró a decir Han Dong.

—¿Por qué?

Hablas como si tú y Xia Hongwei tuvieran algo entre manos.

Han Dong dejó el asunto como estaba, temiendo que un día cuando Yu Ming y Xia Hongwei estén entrelazados, un climax saque a relucir su propio asunto.

—¿Qué podemos tener los dos? No estoy haciendo esto para mostrar mi determinación de estar con Wang Zhong Ding —dijo Han Dong.

Yu Ming recordó algo de repente:

—¿Por qué el señor Wang ha tomado distancia contigo?

—Es por esa cuerda.

—¿Cuerda?

Yu Ming no lo entendió.

Han Dong explicó:

—¿No perdí mi cuerda antes? Pensé que la había cogido en secreto, así que fui a pedírsela. Ese día, tuve un poco de mala actitud y se enfadó conmigo. Más tarde volví a encontrar la cuerda y fui a explicarle de nuevo, y me ignoró.

—¿Sólo por una cosa tan pequeña?

Yu Ming se mostró incrédulo.

Han Dong asintió.

—Sí, ¡¿qué tan arrogante crees que es ese tipo?!

—Estoy seguro de que no es por eso, debe haber otra razón.

—¿Por qué?

Yu Ming dijo:

—Piénsalo, hiciste muchas cosas excesivas antes, y él no mostró este tipo de actitud hacia ti, así que debe ser otra razón, eres tú quien no lo notó.

Han Dong tenía una expresión obsesiva en su rostro

—Fue después de esta cuerda que su actitud cambió drásticamente, si no es por esta cuerda, ¿por qué?

—¿Esta cuerda no tiene ningún otro significado simbólico? —Preguntó Yu Ming.

Han Dong dijo en un tono vago:

—¡Tiene un sentimiento para mí, no para él!

—Es porque es por ti que se preocupa, tal vez, dijiste algo accidentalmente cuando estabas sonámbulo y se puso celoso después de escucharlo, por eso tiene esta actitud ahora.

Han Dong aún no entendía del todo.

—Esta cuerda es un regalo de mi amigo, ¡no debería estar celoso!

—Tú dices que es un amigo, él podría no sentir lo mismo.

—Al igual que Wan Li Qing también es una amiga ordinaria del señor Wang, ¡pero tú también pensaste lo contrario!

Yu Ming habló de más sin querer.

—¿Wan Li Qing es la amiga de Wang Zhong Ding? ¿Cómo lo sabes?

Yu Ming dijo ligeramente:

—Xia Hongwei lo mencionó.

Han Dong estaba feliz y dolido, y su mayor sentimiento era que quería estrangular a Yu Ming.

—¿Por qué diablos no lo dijiste antes?

—¡Tampoco me has preguntado!

Han Dong se recogió el cabello:

—Bien, regresemos a la cuerda.

Yu Ming seguía teniendo la misma opinión.

—Creo que sólo está celoso.

Han Dong descubrió que la opinión de Yu Ming sobre la relación de Wang Zhong Ding consigo mismo había cambiado bastante, al principio, cuando Han Dong mencionó que a Wang Zhong Ding le gustaba él, Yu Ming se burló, sin saber cuándo lo había aprobado de alguna manera.

Por el contrario, era Han Dong quien ahora estaba un poco indeciso.

—¿Qué te hace estar tan seguro de que está interesado en mí?

Yu Ming volvió a explotar accidentalmente:

—Lo vi besarte.

Al oír esto, los ojos de Han Dong casi estallan en una mirada.

—¿Me besó? ¿Cuándo ocurrió eso?

—Creo que hace más de un mes, una noche oí un ruido y fui a tu habitación a echar un vistazo, sólo para verlo tumbado en la cama besándote.

Han Dong parecía que había intercambiado almas con Yu Ming y se congeló en su lugar al instante.

—¿Qué te pasa? —Preguntó Yu Ming.

Han Dong se quedó helado durante diez segundos antes de estallar:

—Esa boca tuya es demasiado silenciosa… ¡¡¡Ha pasado más de un mes!!! ¡¡¡Ha pasado más de un mes!!! Eres demasiado inteligente para no ser más avispado con estas cosas.

—Tampoco me has preguntado.

Yu Ming seguía teniendo una expresión de desgana.

Los ojos de Han Dong casi estallan en lágrimas:

—Si un día ves que alguien me viola, ¿esperarás a que esté en mi lecho de muerte para estirar mi mano y preguntarte si hay algo que quieras decirme antes de decírmelo?

Yu Ming lo pensó seriamente y le respondió:

—Tal vez.

Yu Ming añadió:

—¿Tampoco te lo dijo el señor Wang?

—Uno de ustedes dos lo hizo y no lo contó, y otro lo vio y no lo dijo.

Por suerte no están juntos, si lo estuvieran, no podrían decir ni diez palabras hasta el día de su muerte.

Yu Ming todavía parecía estar en paz tumbado en el edredón.

Después de que Han Dong recuperara sus emociones y volviera a pensar en ello, en realidad estaba bastante contento en su corazón, al menos confirmaba que Wang Zhong Ding estaba interesado en él.

¿Estaba realmente celoso? ¿De verdad? Han Dong jugueteó con la cuerda maravillosamente y frunció el ceño hacia Yu Ming.

—¿Qué tal si… lo intento?

—¿No dijiste que no tomarías la iniciativa? —Recordó Yu Ming.

Han Dong resopló fríamente:

—No estoy tomando la iniciativa, sólo lo estoy obligando a ceder.

—Ten cuidado.

♦ ♦ ♦

Así que, a la mañana siguiente, quien no tenía que rodar ninguna escena, Han Dong fue a pasar el rato en el edificio de oficinas de nuevo.

No fue hasta el mediodía cuando el coche de Wang Zhong Ding llegó desde afuera.

En el coche, además de Er Lei y Feng Jun, también estaban el director Ma, que había venido de la sucursal, y Wang Zhong Ding, quienes hablaban y reían mientras se dirigían al restaurante, y Han Dong los seguía sin moverse.

Después de la comida, Wang Zhong Ding estaba a punto de mover sus palillos cuando vio una figura familiar.

Han Dong entró por la puerta, sin siquiera mirarlo, y se dirigió directamente a la ventanilla de comida rápida para pedir un dumpling.

Luego se sentó en un asiento no muy lejos de él y comió como si nadie lo estuviera viendo.

Sin embargo, Wang Zhong Ding vio claramente que Han Dong agarraba una cuerda con la mano que no sostenía los palillos.

—Señor Wang, ¿por qué no está comiendo? —Preguntó el director Ma.

Cuando Wang Zhong Ding volvió la mirada, el director Ma vio claramente una mirada severa en sus ojos.

Después de un rato, de alguna manera, alguien preguntó hacia Han Dong:

—¿Por qué sigues sosteniendo un trozo de cuerda cuando comes?

Han Dong respondió:

—Oh, he perdido esta cuerda antes, y tengo que llevarla conmigo para sentirme tranquilo.

Y volvió a atar la cuerda a su cintura, sólo entonces cogió el cuenco y le dio un gran bocado.

A mitad de la comida, miraba su cuerda, como si temiera que alguien se la quitara.

—Jefe Wang, ¿qué le sucede?

El director Ma le preguntó una vez más.

Wang Zhong Ding se demoró un buen rato antes de responder con frialdad y rigidez:

—Nada.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.