Al límite – Capítulo 113: La presa fantasma

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Por la noche, Han Dong practicaba sus splits en una cama de dos metros de ancho llevando sólo un par de calzoncillos.

Antes de que pudiera presionar completamente el fondo, ambos pies ya sobresalían de la cama.

Yu Ming se acercó por casualidad a la puerta, vio la escena y no pudo evitar pararse en seco.

Wang Zhong Ding tenía razón.

La misma pose era ordinaria cuando otros lo hacían, pero Han Dong tenía un tipo de éxtasis diferente.

De repente, Yu Ming quiso ver la toma de Han Dong filmando la caída al agua. En esa toma, Han Dong caía rápidamente desde cien metros, con su cuerpo haciéndose pedazos en la superficie del agua.

Si otra persona hubiera tomado esta foto, habría sido excepcionalmente desagradable, pero si él es quien la toma, los miembros perdidos habrían sido bastante impresionantes.

Mientras pensaba en ello, de repente vio que una mano bajaba hasta el centro de sus piernas y tiraba muy indecentemente del borde de su ropa interior, y la escena primaveral interrumpió al instante sus hermosos pensamientos.

Justo cuando estaba a punto de darse la vuelta y volver a su habitación, escuchó a Han Dong llamar detrás de él.

—Ming’er, ven aquí.

Yu Ming volvió a su expresión fría e insulsa.

—¿Para qué?

—Para contarte algo divertido.

Han Dong sonrió.

—¿Qué es?

Han Dong tiró de la mano de Yu Ming hacia su ropa interior.

—Tira tú.

—¿Qué te pasa?

Yu Ming estaba a punto de retirar su mano cuando fue detenido por Han Dong.

—Sólo prueba la tensión para mí —dijo Han Dong.

Yu Ming tiró casualmente de él y lo devolvió, diciendo:

—Es bastante elástico.

—¿Verdad? Es obvio que está apretado, y tiene que buscar un fallo en mí… ¿Crees que Wang Zhong Ding quiere darme bragas?

Yu Ming ni siquiera conocía la causa y el efecto de lo ocurrido, así que cómo podía saber lo que pensaba Wang Zhong Ding.

—Debería ser.

—Una sentencia superficial.

Cuando Han Dong escuchó esto, sus ojos, instantáneamente, mostraron una luz maligna.

—Con ese temperamento que tiene, no debe ser derribado en persona. Supongo que lo hará a escondidas mientras duermo, lo creas o no.

Han Dong había hecho muchas conjeturas de este tipo antes y normalmente eran acertadas, así que Yu Ming tenía que creerlas.

Entonces, Han Dong se levantó y recogió las bragas que estaban desperdigadas por todas partes, incluida ésta que llevaba encima, y las tiró todas juntas a la basura.

Para no volver a tomarlos mientras es sonámbulo, incluso escupió en ellos.

—Si ve que estoy desnudo, tendrá que ponerme la ropa interior él mismo.

—La próxima vez que pasees el pájaro, ¿puedes saludarlo primero?

A Han Dong no le importó eso, simplemente se colgó en la cama, con una pierna estirada en plano, otra flexionada y ambas separadas en un amplio ángulo.

Sus nalgas desnudas se enroscaron en un perfil alto, exponiendo todo lo que podía, temiendo que la gente piense que llevaba ropa interior.

En este momento… la casa de Wang Zhong Ding estaba en medio de una campaña de lavado de cerebro para “desenmascarar al Tío Cola de Cerdo”.

La razón es que Xixi está en la cama de Wang Zhong Ding y se negaba a salir.

Salvo los primeros días en que se trasladó a Pekín, Xixi se pegaba a Wang Zhong Ding cuando quería.

Como resultado, después de pasar tanto tiempo con Han Dong hoy, regresó y se abrochó a Wang Zhong Ding como pegamento, negándose a volver a su habitación sin importar lo que dijera.

Naturalmente, Wang Zhong Ding le echó la culpa a Han Dong y volvió a iniciar el difícil proceso de educación.

—Te lo creíste, sólo lo hizo para besarte.

Pero Xixi siempre pensó que era él el que se aprovechaba de la situación.

—Yo era el que quería comer sus dulces y sólo me dejaba besar a propósito.

—Sólo se comió el caramelo porque sabía que lo dejarías besar a propósito.

—No, lo dejé besar a propósito para que compartiera el caramelo de su boca conmigo.

El pequeño truco que a Han Dong le costó unos minutos realizar, a Wang Zhong Ding le llevó horas explicárselo a Xixi.

Y en lugar de tener un efecto positivo después de explicarlo, también hizo que Xixi malinterpretara y cuestionara muchas de las palabras de Han Dong.

—Papá, ¿ya no me quieres?

Wang Zhong Ding replicó inmediatamente:

—¿Quién ha dicho eso?

—El Tío Cola de Cerdo, dijo que será mi padre a partir de ahora. ¿De verdad vas a entregarme a él?

Wang Zhong Ding se ocupó de explicar:

—No quiso decir eso.

—¿Entonces, qué quiere decir?

Wang Zhong Ding se quedó sin palabras por un momento, ¿podía decir que Han Dong quería estar con él? Xixi se derrumbó en cuanto vio que Wang Zhong Ding no podía responder, y lo abrazó para salvar su vida.

—Papi, no me entregues nunca al tío Cola de Cerdo. Al principio, pensaba que era bastante simpático, pero después de que me dijeras la verdad, ya no puedo aceptarlo.

—Wang Zhong Ding aconsejó pacientemente:

—No, ¿cómo podría enviarte a los malos?

Como resultado, Xixi, en lugar de retirarse, reveló una seria mirada de horror, como si de repente se diera cuenta de algo.

—Si papá sabía que era un hombre malo, ¿por qué dejó que me recogiera?

—Esto…

—¡Papá, no puedes esperar a dejarme!

Wang Zhong Ding se vio obligado a aceptar que Xixi durmiera en su habitación.

—Entonces, tienes que quitarte de encima ¿Cómo puedo dormir así?

—No, voy a dormir encima de ti.

Xixi se durmió enseguida, con su manita agarrando con fuerza el brazo de Wang Zhong Ding.

Se despertaba cada vez que había un ligero temblor, y dormía muy inquieto.

La mano de Wang Zhong Ding sostuvo su pequeño cabello rizado, acariciándolo, y el pequeño rizo se convirtió en uno grande.

Incluso la cabeza se hizo más grande, y de un pequeño tirón…

Wang Zhong Ding no pudo evitar quedarse helado.

Entonces, el cuerpo tumbado se incorporó lentamente.

Wang Zhong Ding vio la cara sonriente de Han Dong, y con el cuerpo desnudo escrito por todas partes, dos largas piernas se montaron en su cintura en posición dividida.

Wang Zhong Ding quería usar sus manos para empujar a Han Dong, pero simplemente no podía levantarlas.

Sabía que estaba “presionado por un fantasma en la cama”, o más exactamente, por una “parálisis del sueño”.

Su conciencia estaba despierta, pero su cuerpo seguía dormido.

Wang Zhong Ding luchó durante un rato y finalmente recobró el sentido.

El que estaba tumbado encima de él seguía siendo el mismo pequeño, y fue por la presión sobre su pecho que la ilusión salió ahora mismo.

Así que Wang Zhong Ding apartó a Xixi de él, pero en cuanto ejerció presión se despertó y gimió dos veces en señal de agresión.

Wang Zhong Ding no podía dejar que tuviera miedo, así que lo dejó seguir tumbado de espaldas.

No mucho después, la escena familiar volvió a aparecer.

Han Dong comenzó a mecerse encima de él, en una posición igual a la que vio.

Sólo se quitó la ropa que lo cubría, dejando sólo las caderas desnudas que se retorcían en ondas… Wang Zhong Ding se obligó a despertarse de nuevo, teniendo, esta vez, que despertar al niño y cambiar a un abrazo lateral.

Como resultado, después de quedarse dormido, el niño se tranformó en su segundo padre, sólo que en una posición diferente.

Esta vez, la postura estaba en armonía con la de Han Dong para dormir. Estaba tumbado de espaldas a Wang Zhong Ding a su lado, con las caderas elevadas y las piernas abiertas en un gran ángulo, dejando al descubierto sus partes íntimas.

—Tócame… tócame…

El horrible sonido como de casete de máquina en realidad se convirtió en una nota seductora que deslumbró y se extendió por los oídos de Wang Zhong Ding.

Sintió claramente que su palma se paseaba por el interior de los muslos de Han Dong, provocando violentos temblores y sacudidas, todo parecía así de real.

De repente, sintió una reticencia a despertar… su cuerpo no se movía, pero su conciencia ya se había alborotado.

Wang Zhong Ding dejó que sus nervios dominaran sus dedos para amasar la suave carne de las nalgas de Han Dong, el lugar que a menudo pateaba con el pie, tan familiar al tacto.

Luego metió los dedos en su trasero y lo acarició con deseo sobre los pliegues del centro, ni siquiera él sabía por qué le gustaba tocar aquí de forma tan perversa… Lo que ocurrió después rompió por completo la profunda atadura de la lujuria en el cerebro de Wang Zhong Ding.

Nunca se imaginó que le gustara ver una posición tan sucia, que le gustara escuchar palabras sucias vulgares, que le gustara follar de forma tan brusca hasta que la otra parte llorara pidiendo clemencia… Cuando Wang Zhong Ding se despertó de verdad, todavía no se movía, y el niño hacía tiempo que había rodado hasta la cabecera de la cama.

♦ ♦ ♦

Han Dong no tuvo sueños en toda la noche.

¿Cómo durmió anoche? ¿Cómo se levantó esta mañana?

El pobre Yu Ming, casi toda la noche, oyó un movimiento en la puerta de al lado y entró corriendo, señalando la nariz de Han Dong y rugiendo:

—¿No dijiste que vendría anoche? ¿Dónde está?

Han Dong lo miró confundido:

—¿Por qué estás más emocionado que yo?

—¡Tonterías, sólo porque dijiste que vendría anoche me hizo esperar el movimiento en la puerta toda la noche! ¡Eso es incómodo! ¿Por qué no puedo alarmarme? Incluso has tirado tu ropa interior, ¡voy a ver qué llevas puesto hoy!

Han Dong no pudo aguantar la cara y trató desesperadamente de encontrar algo para sí mismo.

—Aunque no me mande bragas, seguro que tiene otra forma.

Yu Ming asintió, siguiendo el pensamiento de Han Dong.

—Sí, le sacará los ojos a todos los que te vieron ir desnudo, ¿estás satisfecho?

Yu Ming volvió a su habitación después de maldecir bastante.

Han Dong volvió a tumbarse en su puerta y le rogó que le prestara un par de calzoncillos para ponérselos.

—No hay nuevos.

El tono de Yu Ming era frío y duro.

—Aunque estén desgastados, están bien.

Yu Ming lo ignoró y recogió sus cosas con hosquedad.

Han Dong gruñó y se rió.

—¿Todavía tienes miedo de que me quede embarazado?

—¡Vete a la mierda, no pidas prestado!

Así que Han Dong continuó con un enfoque pícaro.

—Si no me prestas, lo colgaré frente a ti.

Finalmente, Yu Ming no pudo aguantar más y acabó arrojando un nuevo par de bragas a la cara de Han Dong.

De camino al equipo, Han Dong se burló de Yu Ming:

—Tu ropa interior es demasiado apretada, están marchitando a mi gran pájaro.

—¿No es eso lo que quiere el señor Wang? —dijo Yu Ming con sarcasmo—. Puedes pensar que es un regalo de él, y te lo creerás igualmente.

Han Dong mostró sus dientes secretamente, ¡Yu Xiao Ming’er, solo espera, un día tendrás algún asunto y te diré después de que te engañes a ti mismo con el éxito! Cuando entraron, el director Lu estaba saludando a todos para recibir sus cosas.

—El verano está a punto de llegar, y Wang ha confeccionado un lote de ropa por el duro trabajo de todos en el rodaje. Me los he probado ahora mismo y son cómodos y lo suficientemente frescos como para llevarlos en los descansos.

A causa del ruidoso lugar, Han Dong no oyó lo que decía el director Lu, así que arrastró a una persona para preguntar.

—¿Qué es esto?

—Oh, el señor Wang nos envió un lote de ropa.

La espalda de Han Dong se enderezó al instante y pinchó deliberadamente a Yu Ming:

—¿Qué te he dicho? Seguro que se le ocurre otra cosa. Pero enviar bragas en masa… es una trampa demasiado grande.

Yu Ming lo miró.

—Ten la seguridad de que nadie va a pensar que es para usted.

Han Dong sacó la lengua con indiferencia, lo sabía de sobra.

Cuando los dos fueron a recogerlo, el director Lu sacó una copia de otro lugar y se la entregó a Han Dong.

—Esto es tuyo.

Han Dong se encogió de hombros de forma inusual:

—Me siento avergonzado por todos por disfrutar siempre de este trato especial.

Yu Ming ni siquiera le prestó atención y se fue al vestuario.

Después de desempaquetarlo, Yu Ming lo cogió para enseñárselo a Han Dong.

—Oye, no es ropa interior, son pantalones cortos.

Han Dong primero se congeló y luego chasqueó los muslos.

—¡Eso es muy inteligente!

Yu Ming no entendió.

—¿Cómo es eso inteligente?

Han Dong dijo alegremente:

—¿No es mucho más inteligente enviarles a ustedes unos pantalones en masa y enviarme unos calzoncillos?

Yu Ming quiso decir: Yo tampoco pensé que Wang enviaría bragas en masa.

Han Dong abrió su propia bolsa, y la sonrisa de su cara se congeló, ¿cómo es que también eran pantalones cortos? Pensaba que era para taparse, pero resultó que seguían siendo un pantalón corto cuando bajó más.

Sólo los otros estaban abiertos, los suyos se cerraban.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.