Al límite – Capítulo 121: Mordida

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Wang Zhong Ding podría haberle quitado el bañador a Han Dong y haberle limpiado la pintura del culo directamente, lo que estaría más en consonancia con su habitual estilo de actuación abierto.

Sin embargo, eligió hacerlo de la misma manera que Han Dong.

Unos dedos gruesos y duros se enroscaron en el borde del bañador de Han Dong, recogiendo lentamente la tela en la palma de la mano y metiéndola finalmente en la raja del culo, formando un tanga.

Hubo un largo momento de silencio mientras lo examinaba.

Una imagen pasó por su mente: las dos manos de Han Dong apretando y agarrando los extremos superior e inferior del bañador encajado en su raja del culo, estrangulando de un lado a otro y tirando de la costura en medio.

Además, la expresión de la cara de Han Dong era definitivamente menos desagradable que la que más le disgustaba a Wang Zhong Ding… En cuanto apareció esta imagen, la bestia entre sus piernas levantó la cabeza violentamente.

Sin embargo, en un momento como este, era imposible estar excitado.

Todavía conservaba el fondo básico, y no podía aprovecharse de la gente, aunque quisiera, y para Han Dong era extremadamente bien recibido.

Wang Zhong Ding siguió vertiendo el producto de limpieza en su mano y lo aplicó hacia los lados de las nalgas hinchadas de Han Dong.

Como resultado de la limpieza, el bañador de Han Dong se mojó, y aquellos conjuntos de fotos seductoras mojadas saltaron de nuevo a la mente de Wang Zhong Ding.

Para contenerse, le quitó el bañador a Han Dong.

Como resultado, Han Dong se dio la vuelta y se tumbó de lado, en la misma posición exacta que Wang Zhong Ding lo había visto el día que había fantaseado en la cama.

Por supuesto, ésta también era la posición habitual de Han Dong para dormir.

Una pierna estaba flexionada, otra estirada en plano y las dos separadas en un gran ángulo.

Las partes íntimas completamente expuestas, revelando la espontaneidad y el desenfreno que realmente fascinaban a Wang Zhong Ding en su interior.

Incapaz de soportarlo por más tiempo, fue como si un caballo se soltara de las riendas y galopara locamente por la pradera de la lujuria.

Wang Zhong Ding mordió el cuello de Han Dong. De hecho, era un hombre de sangre caliente, más que cualquier otro. La razón por la que había hibernado durante tantos años no era que no estuviera tentado, sino para pasar desapercibido.

Los dedos de Han Dong se enredaron en el pelo de Wang Zhong Ding, mientras dejaba escapar un áspero y excitante jadeo entre su medio sueño y despertar.

Después de eso, ¡todo estaba en su sitio! Wang Zhong Ding chupó, lamió y mordió el cuello y las orejas de Han Dong, con la urgencia y el fervor que delataban su corazón reprimido desde hacía tiempo.

¿Cuándo empezó? ¿Fue cuando Han Dong había jugado con su lengua y pronunciado esa frase sobre lamer todo lo que quisiera? ¿O fue cuando llegó sonámbulo a su cama y le tocó las manos y los pies? ¿O fue su hermosa y sexy sesión de fotos? Lo primero que tienes que hacer es conseguir una foto de él. O simplemente por su apariencia es un cuerpo hecho a medida para él… No importaba cuándo había empezado, Wang Zhong Ding se dio cuenta claramente: estaba encaprichado con este hombre.

Tal vez, lo sabía desde hace tiempo, pero no podía desprenderse de su orgullo y autoestima habitual. Incapaz de aceptar que le gustara una persona cuyo temperamento y naturaleza no eran compatibles, o incluso que le ofendiera por completo.

Han Dong estaba confundido y delirante, respondiendo con entusiasmo con instintos puramente físicos. Wang Zhong Ding fue aún más imprudente a la hora de desahogar sus verdaderas emociones, su lengua se deslizó desde el cuello hasta el pecho, recordando de repente las palabras de Han Dong: “Mis pezones son muy sensibles”.

En ese momento, tenía los ojos fríos, pero ahora estaba chupando y mordiendo, y sus ojos calientes y ardientes decían claramente: “Sólo quiero ver lo sensible que eres…”. Han Dong también estuvo a la altura de sus expectativas, y sus manos tiraron del cabello de Wang Zhong Ding obligándolo a empujar más fuerte, y su boca tarareó intermitentemente:

—Hace cosquillas… mmm… pica…

Antes, en el camerino, había reprendido a Han Dong por este tipo de comportamiento, pero ahora, la expresión en su rostro era distinta.

«Sólo me gusta hacerte cosquillas, cuanto más insoportables mejor, cuanto más te esfuerzas más me gusta…». De repente, sonaron unos golpes en la puerta que interrumpieron bruscamente el ambiente frenético.

—Papá. —La voz de Xixi.

Wang Zhong Ding no pudo evitar mirar fijamente, ¿no llevaron al niño a la escuela? ¿Cómo es que ha regresado de nuevo?

—Papá, ¿estás ahí? —Preguntó Xixi tímidamente de nuevo, con un tono aún más lastimero.

Entonces, Wang Zhong Ding se puso la chaqueta y se refrescó el calor de la cara.

Cuando salió de nuevo, seguía siendo el decente padre de Xixi.

—¿Por qué has vuelto?

El conductor explicó con una cara de disculpa a su lado:

—Lo llevé la mitad de camino y no quiso seguir, tuve que volver, y nadie respondió cuando llamé a su teléfono.

En realidad, el teléfono estaba afuera, el oído de Wang Zhong Ding ni siquiera lo escuchó hace un momento.

—Vale, lo entiendo.

Después de que el conductor se fuera, Wang Zhong Ding miró a Xixi y le preguntó:

—¿Por qué has tenido que volver?

—Temía que tú y el tío Cola de Cerdo discutieran el asunto de cambiarme. —Xixi se agravó.

En otros tiempos, ¿cómo iba a permitir que su hijo utilizara esa excusa para faltar a la escuela? Pero hoy lo ha mimado y consolado unas cuantas veces sin reprenderlo ni ser temperamental.

—No hay tal cosa, no importa lo que cambie, el hecho de que soy tu padre nunca va a cambiar.

Xixi pareció sentirse un poco aliviado y volvió a preguntar:

—Entonces, ¿el tío Cola de Cerdo es un buen hombre?

Si hubiera sido en el pasado, Wang Zhong Ding habría dicho sin siquiera pensarlo: ¡definitivamente no es una buena persona! Pero ahora sólo podía dar una respuesta vaga:

—Todo tiene dos caras, no podemos definir fácilmente si una persona es buena o mala.

Xixi pareció entender y volvió a preguntar: —¿Y cuándo lo vas a dejar ir?

—Hay que ayudar a alguien hasta el final, al menos hasta que se curen sus heridas.

—¡Tú puedes! —Xixi levantó su pequeño puño.

Wang Zhong Ding asintió: —Sí, perseveraré.

Xixi parecía haber dejado atrás por completo su negatividad y corrió de nuevo hacia su pequeña bolsa de libros.

Wang Zhong Ding preguntó: —¿Puedes volver a la escuela ahora?

Inesperadamente, Xixi se limitó a sacar los pinceles de su mochila y los puso sobre la mesa de escribir, diciendo: —No, quiero quedarme con papá.

—¿Qué harás conmigo? —Wang Zhong Ding frunció el ceño.

Xixi respondió: —No quiero que papá sufra solo, si me voy, tú y el tío Cola de Cerdo se quedarán en casa. Odias mucho al tío Cola de Cerdo, así que no dejaré que estén solos.

—No lo odio —dijo finalmente Wang Zhong Ding.

Inesperadamente, Xi Xi mostró la misma expresión que cuando Wang Zhong Ding le enseñaba, e incluso el tono de su voz era el mismo.

—Papá, no dejes que te engañe, es especialmente astuto.

Wang Zhong Ding sabía que no podía volver a explicarlo por el momento, así que tuvo miedo de dar una palmadita en la cabeza de Xixi y le dijo: —No me voy a quedar en casa, iré a la empresa, ¿así que por qué no vas a la escuela esta vez?

—Entonces, no puedo ir más, se quedará sólo en casa, ¿cómo puedo permitirlo? ¡Tengo que vigilarlo! Le gustan mucho los dulces, ¿y si roba a nuestra familia con todos los dulces?

Wang Zhong Ding respiró hondo y dijo: —Con un sólo trozo de nuestro muro se puede comprar una casa llena de caramelos, ¿tiene que robar eso?

Como resultado, Xixi volvió a robar la línea de Han Dong. —No tengo miedo de que los ladrones roben, pero sí de que lo piensen.


Ichigo
Okey, estaba esperando que algo pase entre los dos, pero no me siento cómoda por el hecho de que Han Dong estaba inconsciente cuando paso... ¿Ustedes que piensan?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.