Al límite – Capítulo 122: Emperador del cine

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Como la empresa tenía un asunto urgente y no podía permitirse el lujo de retrasarse, Wang Zhong Ding le encargó a la niñera que cuidara de Xixi y se apresuró a salir.

Han Dong se despertó cerca del mediodía.

Tenía la cabeza mareada, le dolía mucho la espalda y sentía que un simple estirón de su cintura podría matarlo.

Después de estar tumbado de espaldas durante otros diez minutos, no fue hasta que vio los enormes números en la sábana de la cama que se dio cuenta de que ese no era su dormitorio.

Mirando alrededor, el dormitorio principal era de casi cien metros cuadrados.

Las cuatro paredes estaban decoradas con magníficos relojes, y en la cabecera de la cama había un reloj en forma de torre con perlas y piedras preciosas pulidas. ¿Quién sino el presidente Wang podría dormir aquí? ¿Estará en el vestíbulo? Han Dong, tumbado en su cama, tuvo un momento de alegría.

El teléfono estaba colocado junto a su almohada, lo cogió y lo miró, descubriendo que todas eran llamadas perdidas de Yu Ming y del director Lu.

—¿Hola? Ming’er ah.

Yu Ming se apresuró a preguntar:

—¿Dónde estás ahora?

Han Dong esbozó una sonrisa perversamente lujuriosa que se parecía más a una sonrisa de suficiencia, estaba a punto de hablar cuando Yu Ming lo interrumpió.

—No hace falta que lo digas.

Han Dong preguntó con conocimiento de causa.

—¿Lo sabes?

El tono de Yu Ming era insípido:

—Sólo que estás bien.

Han Dong resopló.

Según el temperamento de Yu Ming, ya debería haber colgado, pero inesperadamente, hizo una pregunta más.

—Entonces, ¿todavía filmarás tu drama?

Han Dong escuchó el fuerte anhelo y el arrepentimiento de haberse perdido algo en el tono de Yu Ming, y de repente sintió pena por él, pero aun así tuvo que decir: —Supongo que mi lesión no se curará durante un tiempo, así que no podré seguir filmando.

Yu Ming se quedó en silencio durante mucho tiempo antes de contestar. —Bueno, lo sé.

Tras colgar el teléfono, Han Dong volvió a llamar rápidamente al director Lu.

La voz del director Lu sonaba ansiosa: —Dongzi, ¿cómo está la situación?

—Está bien, sólo un ligero moretón.

El director Lu dijo: —Ahora mismo, el señor Wang me ha llamado y me ha dicho que el resto de las tomas no se podrán rodar, así que podemos pasar directamente a la postproducción. De modo que cuando vuelvas al plató, podemos acabar con la producción.

—¡No! ¿Por qué dejamos de filmar después de la mitad? Entonces, ¿he sufrido por nada?

—No te preocupes, podemos quedarnos con las tomas que has hecho tal cual, sólo tienes que compensar los que no has hecho.

—No podemos bajar más el ritmo, si volvemos a grabar después de recuperarnos, ¿cuánto tendremos que esperar? —Han Dong tenía una cara de impaciencia: —No hace falta, tardará dos o tres días.

El director Lu se quedó en silencio durante un largo periodo de tiempo, y luego dijo con impotencia: —Es una orden del señor Wang, él es el presidente de la producción, sólo soy un empleado a tiempo parcial, no puedo tomar la decisión.

—¿Y si me ocupo de él? ¿Aún me dejara seguir filmando?

—Puedo considerarlo, si las condiciones lo permiten.

—De acuerdo entonces, espera mis noticias.

Han Dong acababa de colgar el teléfono cuando vio a un hombre en la puerta.

Pensó que era Wang Zhong Ding, pero el modelo no parecía correcto, así que se dio cuenta de que era el pequeño Wang Zhong Ding.

—Estás perturbando mi pintura. —Dijo Xixi.

Han Dong miró de cerca a Xixi y descubrió que el niño había vuelto a su actitud hostil inicial. Entonces, Han Dong se burló de Xixi: —¿Qué? Vas a acabar con el presidente de la clase, ¿no?

Pensó que Xixi cedería, pero su pequeño pecho seguía erguido y orgulloso.

—No hay necesidad de eso.

Han Dong preguntó: —¿Qué quieres decir?

—Ahora soy el presidente de la clase.

Han Dong se burló a propósito, —¿tu padre tenía una relación privada?

—De ninguna manera, el padre del ex presidente de la clase pertenece a la Administración General de Radio y Televisión, ¡mi padre todavía tiene que mirarlo a los ojos!

Han Dong quería levantarse y salir de la cama, pero la primera vez no pudo levantarse, la segunda tiró de la enorme aguja del reloj antes de subir con dificultad.

Como sus pies también estaban hinchados, sólo podía caminar lentamente agarrado a la pared.

Aun así, se las arregló para recorrer los tres pisos superiores e inferiores con tenacidad.

La última vez, vino con prisa y solo miró la habitación de Xixi, esta vez tenía que estimar adecuadamente las posesiones de la familia de Wang Zhong Ding.

Si la primera y la segunda planta todavía se consideraban sólo para incorporar la idea de los relojes y los números en el estilo de decoración, entonces la tercera planta integraba directamente la decoración en los relojes y números, ¡era simplemente un hermoso palacio del arte! Han Dong ya ha empezado a fantasear con su vida futura.

~~~~~~~

Observó un pastel cortado de Xinjiang y lo señaló: —¿Cuánto cuesta?

El vendedor frunció el ceño.

—Mira, esto varía el precio según la porción. Puede valer hasta cincuenta mil yuanes.

El cuchillo que tenía en la mano el vendedor se agitaba amenazadoramente.

Han Dong preguntó: —¿Está en venta por cincuenta mil?

—¿Qué?

—A diez dólares el gramo, contando diez libras, te daré cincuenta mil.

El cuchillo del vendedor cayó al suelo, llorando y pidiendo clemencia: —¿No puedes dejar que te enfrente así?

Han Dong sacó su arma directamente contra la cabeza del vendedor, con la misma mueca: —¡Tendrás que golpearme, aunque no lo hagas! Mi familia me ha obligado a gastar un millón de dólares al día, y si gasto un dólar menos, me castigarán una vez por noche, así que tú lo llevarás por mí…

~~~~~~~

Mientras pensaba de forma hermosa, una llamada de Xixi le devolvió por fin a la realidad.

—¡Han Dong!

Han Dong tenía la cara negra.

—¿Por qué me llamas por mi nombre directamente? Eres demasiado grosero, tienes que cambiar mi nombre por el de papá en el futuro, ¿sabes?

Las palabras de Han Dong pincharon al instante en el punto G de Xixi y se levantó inmediatamente de la mesa.

—¡Si sigues diciendo eso, no me culpes por ser poco amable contigo!

Han Dong se rió: —Entonces, si no eres cortés conmigo, veré de qué eres capaz.

Inesperadamente, Xixi sacó directamente la grabadora y pulsó “play”.

La voz de Wang Zhong Ding sonó: —“¡No importa lo que cambie, el hecho de que soy tu padre nunca cambiará!” ¿Lo oyes?

Han Dong resopló: —¿Qué prueba esto?

—¡Prueba que no hay manera de que mi padre me entregue a ti!

Han Dong se quedó helado: —¿Has malentendido algo? Me refería a que los dos seremos tus padres.

—Eso tampoco funcionará, mi padre es el único, ¡sólo tengo un padre!

Han Dong tragó saliva: —No tengo ningún problema en que llames a Wang Zhong Ding mamá, sólo temo que no seas capaz de cambiar tu nombre después de tantos años.

Inesperadamente, tan pronto como terminó de hablar, escuchó un ruido.

—He grabado tus palabras, tú y mi padre me explicaran esto.

Han Dong apretó los dientes en secreto. —Eres bastante siniestro.

El pequeño rostro estaba impregnado de una mirada desenvuelta.

Ya que estaban los dos, era bueno hacerlo, Han Dong respondió directamente a Xixi con una carcajada.

El segundo padre de Xixi se giró y soltó una risita mientras giraba.

Sus piernecitas pataleaban alegremente, sin renuebcia alguna.

Han Dong pensó que había derrotado a Xixi, pero después de que se detuviera, la boca respingona de Xixi se retrajo como un resorte, volviendo rápidamente a una postura seria.

Y de nuevo, robó la frase de Han Dong, —No es gran cosa. —Antes de salir de la habitación con sus pequeñas manos a la espalda.

Han Dong le siguió a escondidas, y Xixi soltó una risita nada más salir de la habitación, como si no hubiera tenido bastante antes con inventarse los hechos.

Más tarde, cuando se sentó en el pequeño escritorio para dibujar, se le vieron los pequeños dientes de pizarra, era un hombre exultante.

Han Dong no pudo evitar sentir: Wang Zhong Ding, ¿todavía está buscando a qué talento? ¡Su hijo es una estrella de cine viviente! 

♦ ♦ ♦

Una semana después del estreno de “Torn”, ya había recaudado más de 200 millones de yuanes, completando su objetivo antes de lo previsto.

Así que el equipo decidió organizar otra fiesta de celebración para subirse a la ola del éxito y hacer que la taquilla batiera otro récord.

Liang Jing también libró una batalla de cambio debido a esta película, y su tambaleante posición en la empresa finalmente se estabilizó.

Por supuesto, el mayor ganador fue Li Shang.

Tras una película de éxito, Li Shang tiene dos dramas más que se estrenarán en verano.

Con apariciones frecuentes en programas de variedades, desfiles de moda, etc., este verano se ha convertido simplemente en un acontecimiento especial para Li Shang.

Mientras se preparaban para la celebración, Liang Jing y Li Shang hablaban de sus planes para el futuro.

—Dentro de unos días, la empresa se reunirá para discutir el plan de planificación de la superproducción anual, ¡esta vez está oficialmente en la agenda! Tu popularidad está en auge ahora, y hay un festival de cine en septiembre, si ganamos un premio por esta película, tendrás un papel como número uno masculino.

—La película del director Lu aún no se ha estrenado —dijo en cambio Li Shang.

—La posibilidad de que dos películas del mismo género se vendan al mismo tiempo es demasiado pequeña, por no hablar de una película con el mismo argumento.

Xiao Wen intervino: —Están completamente aterrados allí, Han Dong fue herido mientras filmaba la escena.

Al oír esto, la cara de Li Shang cambió.

—¿Herido?

—Sí, se dice que fue por el exceso de trabajo.

Li Shang no dijo nada.

Liang Jing añadió: —Su fracaso está asegurado ahora, deberías poner los ojos más alto, no te centres siempre en Han Dong. Puedo decir que esta superproducción está financiada únicamente por la empresa, y el señor Wang tiene el control exclusivo. La posibilidad de ascender a la primera línea depende de la intención del señor Wang, así que tu principal tarea ahora es acaparar al señor Wang.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.