Al límite – Capítulo 123: El Pequeño Wang Ba y la Gran Mantis

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Por la noche, la sala VIP de la empresa Zhong Ding recibió a un invitado de lejos, el señor Kahn, un popular director de Hollywood.

Kahn es el más joven de los directores de Hollywood, ya que sólo tiene 36 años. Debido a su juventud, ha desarrollado un carácter salvaje y desenfrenado.

En la superficie, tiene la calidez y la locuacidad comunes a los occidentales, pero en el fondo, es difícil crear confianza con la gente.

La empresa se ha esforzado mucho por trabajar con Kahn esta vez. En la primera reunión, Wang Zhong Ding presentó un reloj invisible. Después de ponérselo, parecía que la aguja del reloj se había dibujado en su brazo, lo que le gustó mucho a Kahn.

Pero Kahn siguió diciendo que no aceptaría dirigir sin el actor adecuado.

—Ya tengo un candidato preliminar para el papel principal, puedes mirarlo primero.

Después de que Wang Zhong Ding terminara de hablar, Feng Jun entregó el retrato de Han Dong a las manos de Kahn.

Kahn era un occidental, y su estética naturalmente difería de la de Oriente, los actores masculinos asiáticos eran algo que generalmente no esperaba, así que no esperaba mucho cuando se puso manos a la obra.

Por eso, tras escudriñarlo, los ojos de Kahn se iluminaron al instante con fuerza.

—¿Es un artista masculino chino?

Wang Zhong Ding dijo con bastante orgullo:

—Un chino nativo.

—¿Habéis cometido un error? Creo que debe ser mestizo, debe haber dos tipos de sangre en él.

Wang Zhong Ding no siguió discutiendo este tema con él y le preguntó directamente: —¿Qué piensas de este actor?

—Es completamente inesperado, estoy muy satisfecho. —Kahn miraba con fascinación el retrato de Han Dong.

Wang Zhong Ding le hizo un gesto a Feng Jun para que se acercara.

La mano de Kahn rozó la foto, sin ocultar su admiración: —Es el cuerpo más sexy que he visto nunca…

La expresión de Wang Zhong Ding cambió un poco.

Feng Jun le entregó el contrato a Kahn, quien no lo cogió y siguió dándole vueltas a la foto.

—Aunque soy un hombre, sigo teniendo ganas de follarlo cuando veo unas piernas así.

Wang Zhong Ding originalmente estaba mirando el contrato, al escuchar esto levantó instantáneamente sus ojos y su mirada fría y severa pasó de largo.

Feng Jun tosió ligeramente a su lado, implorando a Wang Zhong Ding que se calmara.

Diferencias culturales, sólo diferencias culturales.

Kahn ni siquiera se dio cuenta de la anormalidad de Wang Zhong Ding y continuó siguiéndole la corriente: —¿No te parece?

Wang Zhong Ding se sonrojó como el hierro.

Feng Jun se apresuró a empujar el contrato delante de Kahn: —Director Kahn, debería mirar nuestro contrato primero.

Sólo entonces, Kahn volvió su atención a los negocios, y la cara de Wang Zhong Ding finalmente se alivió un poco.

Todo el proceso de negociación fue muy fluido, Kahn se mostró dispuesto a cooperar, y este contrato que había tardado seis meses en firmarse, finalmente terminó.

Antes de separarse, Kahn le preguntó a Wang Zhong Ding: —¿Tiene alguna otra foto del señor Dongdong?

—¿Dongdong? —Wang Zhong Ding parecía tener una debilidad por este término de cariño.

Kahn asintió: —Sí, ¿acaso no les gusta a los chinos utilizar apodos para expresar intimidad? Es sólo dong dong.

—No. —Fue una respuesta particularmente fría.

Kahn tenía una mirada arrepentida: —Bueno, entonces tendré que esperar al rodaje para profundizar.

Después de que Kahn se marchara, Feng Jun se dio cuenta de que Wang Zhong Ding no estaba tan alegre como se esperaba, sino que se quedó mirando el lugar donde Kahn había estado sentado durante un rato.

—¿Qué sucede? —Preguntó Feng Jun.

—¿Dónde está la foto que le diste antes?

Feng Jun lo hojeó despreocupadamente y dijo con ligereza: —Creo que el director Kahn la tomó.

Originalmente, no había ninguna excusa para que el director se quedara con la información del actor, pero Wang Zhong Ding se sintió infeliz cuando lo pensó.

Feng Jun se dio cuenta del estado de ánimo inusual de Wang Zhong Ding y pensó que las palabras de Kahn iban en serio, así que dijo algo en broma para aligerar el ambiente.

—¡Este director Kahn es realmente algo! No es demasiado normal. Querer realmente follar a ese chico Han Dong, ¡su corazón es demasiado retorcido para desear a Han Dong!

Wang Zhong Ding se volvió de espaldas a Feng Jun para beber agua, tragando cada bocado con gran dificultad.

♦ ♦ ♦

En la fiesta de celebración casi todos estaban presentes, sólo Wang Zhong Ding no vino.

Liang Jing miró su reloj y le dijo a Li Shang: —Llama al señor Wang y pregúntale por qué no ha llegado todavía.

Li Shang marcó el número de Wang Zhong Ding. —Señor Wang, ¿dónde está ahora? Iré a buscarlo.

El tono de Wang Zhong Ding era indiferente: —No iré, tengo algunos asuntos familiares. Felicite al equipo en mi nombre y les desea que sigan vendiendo en taquilla.

—Bien, gracias, señor Wang.

Entonces, Li Shang subió al escenario y pasó el comentario oral de Wang Zhong Ding.

—Hoy, el señor Wang ha tenido un asunto familiar, por lo que no ha podido acudir al lugar, así que felicitaré a todos en su nombre. Dentro de la empresa, la relación entre actores y ejecutivos siempre ha sido un tema delicado.

Li Shang pasó de coquetear abiertamente con Wang Zhong Ding a hablar en su favor, sin temer a los chismes en lo más mínimo, dando claramente a los presentes una pista sobre las perspectivas de desarrollo.

Efectivamente, justo después del discurso vinieron unos cuantos lame botas.

Después de la fiesta de celebración, Li Shang estaba borracho.

Liang Jing ya había reservado una habitación para él en el hotel, pero resultó que Li Shang tomó un taxi en secreto hasta la empresa por su cuenta.

Yu Ming estaba a punto de cerrar la puerta y salir cuando vio a Li Shang saliendo del ascensor con una gran bolsa de cosas.

—¿Dónde está Dongzi?

Yu Ming respondió fríamente:

—No está.

Como resultado, Li Shang todavía entró con sus cosas.

Yu Ming no quería que entrara en la habitación de Han Dong y le dijo sin rodeos: —Puedes dejar tus cosas aquí.

Li Shang siguió caminando hacia el interior, preguntando hacia Yu Ming mientras lo hacía: —¿Cómo se ha herido Dongzi?

—No es gran cosa  —dijo Yu Ming.

Li Shang trató de empujar la puerta de la habitación de Han Dong, y realmente la abrió.

Las dos primeras veces que vino, ni siquiera miró dentro, pero esta vez de repente quiso entrar y echar un vistazo.

Al ver la disposición de la habitación, Li Shang se congeló, sintiéndose como si estuviera de nuevo en la casa alquilada de Han Dong.

Aunque sólo había pasado medio año, se sentía como un mundo de distancia.

—¿Por qué sigue comprando este tipo de muebles rotos? —El tono de Li Shang era de embriaguez: —¿Cómo es que… no puede subir al escenario?

Si estas palabras estuvieran dirigidas a Yu Ming, éste habría hecho oídos sordos, pero cuando se trataba de Han Dong no podía calmarse.

—Teníamos una buena relación, fui a la reelección, incluso me regaló unos pantalones, ese par de pantalones los conservo hasta hoy. Tiene talento, pero no sabe manejar a la gente. A veces quiero ayudarlo, pero cuando lo menciono a la gente, sacuden la cabeza y dicen que Wang siempre limita su exposición.

»¿Sabes qué estuvo en cuclillas frente al Estudio Cinematográfico del Norte durante cinco años? ¡Qué paciencia! Pero también se arruinó con esa paciencia, vive demasiado fácil, demasiado acostumbrado a sí mismo.

Li Shang se quejó durante mucho tiempo, Yu Ming sólo le devolvió una frase.

—No importa lo malo que sea Han Dong, aunque tiene más confianza que tú. —Después de decir esto, Yu Ming subió al ascensor, dejando a Li Shang solo y congelado en la puerta.

♦ ♦ ♦

Cuando Wang Zhong Ding llegó a su casa, Han Dong estaba tumbado en su cama con su camiseta, realizando la más cursi seducción de traje prestado.

Aunque Wang Zhong Ding era unos centímetros más alto que Han Dong, las proporciones de la parte superior e inferior de su cuerpo no eran tan increíbles.

Así que llevaba la ropa adecuada, pero cuando la usóHan Dong era un poco larga, sólo cubría sus nalgas, dejando sólo dos largas piernas desnudas.

Han Dong parecía no darse cuenta, pero en realidad el resplandor seguía avanzando hacia la puerta, sin poder detenerse… Efectivamente, Wang Zhong Ding no pudo soportar hablar: —¿Te has cambiado la ropa?

Han Dong sonrió tímidamente: —No, es porque la mitad superior de mi cuerpo ya era corta.

—Quiero decir, ¿has invertido lo gordo y lo flaco?

Wang Zhong Ding usaba ropas holgadas, ¿cómo es que en cambio le aprietan a Han Dong? Han Dong se rió secamente dos veces: —Sólo apretó un poco la cintura, no debería ser muy obvio…

La prenda era una de las dos camisetas favoritas de Wang Zhong Ding, y aunque no tenía muchas prendas, cada una de ellas era un excelente producto.

La había planchado con cuidado y le había dado todos los cuidados necesarios. Después de haberla llevado dos años, no había cambiado ni un milímetro de su forma, y ahora… Estaba enojado, y barrió no muy lejos a un “pequeño taoísta”.

Xixi también lleva una camiseta de Wang Zhong Ding, y es otra de las que le gustan.

La llevaba hasta la planta de los pies, como una túnica taoísta.

—¿Por qué llevas la ropa de papá? —Preguntó Wang Zhong Ding a Xixi.

Xixi tarareó: —No puedo dejar que me robe el protagonismo.

El corazón de Wang Zhong Ding se retorcía en ese momento, y Han Dong seguía riendo en la habitación.

A veces realmente quería mostrar su corazón cuando Han Dong estaba sobrio, ¡¡¡pero no podía hacerlo!!! Entonces, Han Dong dejó que Wang Zhong Ding saliera disparado de la cama.

Wang Zhong Ding fijó la orientación según los nombres de los dos hombres, uno en el lado este de su habitación y otro en el oeste.

La habitación en la que se alojaba temporalmente Han Dong era una de repuesto para Xixi, por lo que también era hinchable.

A última hora de la noche, Wang Zhong Ding se acostó en la cama sin intención de dormir.

Su mente recordaba lo que no había hecho por la mañana, recordaba la forma en que Kahn miraba la foto, recordaba la frase de Feng Jun sobre su corazón retorcido, recordaba sus ropas… pensaba en un montón de cosas desordenadas, pareciendo despistado, pero se reducía a una simple cosa: Han Dong.

Wang Zhong Ding sintió que sus emociones se habían desarrollado en una dirección incontrolable.

De repente, sonó la puerta.

Wang Zhong Ding giró la cabeza para mirar la puerta, mientras Han Dong entraba lentamente con los ojos cerrados.

La respiración de Wang Zhong Ding aumentó gradualmente hasta que el cuerpo de Han Dong aterrizó en la cama y se elevó instantáneamente a su máximo valor.

Han Dong se desplomó sobre el cuerpo de Wang Zhong Ding y, de repente, abrió mucho los ojos, pillando a Wang Zhong Ding desprevenido.

Era la primera vez que los dos estaban cerca cuando estaban despiertos.

Wang Zhong Ding aún se sentía un poco incómodo al principio, pero cuando la mejilla de Han Dong le presionó el cuello, sus defensas mentales se derrumbaron inmediatamente.

Al principio, el que yacía sobre su cuerpo era “el Pequeño Wang Ba Gai Zi”, pero el que estaba en su sueño era “la Gran Mantis”.

Ahora era “la Gran Mantis” lo que finalmente estaba en mi mente, y era “la Gran Mantis” lo que estaba en mi cuerpo.

—¿Qué haces en mi habitación si no estás durmiendo bien?

Las palabras seguían siendo las mismas, pero el tono de voz había cambiado por completo.

Han Dong todavía parecía perezoso. —Tengo una lesión en la espalda, así que no puedo acostarme.

Wang Zhong Ding dijo: —¿Entonces por qué tienes que acostarte sobre mí cuando puedes acostarte en tu propia cama?

—La tabla de la cama no es tan suave como tú. —Han Dong se rió perezosamente.

Wang Zhong Ding lo miró durante un rato, y sus ojos fueron perdiendo su dureza.

El brazo que había estado congelado en la cama también se levantó lentamente, y su palma se posó en el pequeño agarre de Han Dong.

De repente, la puerta se abrió de nuevo.

Xixi arrugó su carita y se apresuró a subirse a la cama con un resoplido.

Finalmente, se dejó caer directamente sobre el cuerpo de Han Dong, “el Pequeño Wang Ba Gai Zi” y la Gran Mantis apilados en la parte superior de cada uno, hay una división de bendición para disfrutar.

♦ ♦ ♦

Al tercer día, Han Dong gritó que quería volver al set de filmación.

Wang Zhong Ding tenía la cara negra: —¿Ir a dónde? Espera un poco a que te recuperes.

Han Dong se apresuró a irse cuando vio que estaba bien, así que ¿cómo iba a seguir aquí si no se hacía el desgraciado?

—Tengo que ir, si no mi corazón no estará en calma.

Wang Zhong Ding sabía que siempre se comprometía con su trabajo, porque él también era así.

Una vez que empezaba algo, tenía que completarlo.

Han Dong preguntó sombríamente: —¿Vienes conmigo?

El rostro de Wang Zhong Ding era sombrío y no dijo nada.

De hecho, había acompañado a Han Dong durante toda una semana.

Dejando de lado el trabajo y renunciando a su tiempo de descanso simplemente para ver a Han Dong subir y bajar repetidamente una y otra vez: para igualar el proceso de pintar y descolorar a Han Dong con unas cuantas acciones de frotar y masajear… Si el metraje se cortara, al menos valdría la pena que Han Dong recordara el proceso.

Con el paso de la última toma, el equipo de Han Dong finalmente perdió su favor.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.