Al límite – Capítulo 31: Ponerlo en práctica

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


— ¡Detente!

Nadie sabía lo que Liang Jing estaba pensando, cuando gritó de repente. Xiao Wen detuvo el auto de inmediato, estacionando a un lado del camino.

—Aunque ella no sea un hombre, ¡puede compartir pantalla con Li Shang! Si la dejamos actuar las escenas travestidas, podrá compensar las fallas de Li Shang. ¿Por qué no lo pensé antes? —Dijo emocionado Liang Jing—. ¡Rápido, regresa!

El auto aceleró, a lo largo del camino, de regreso al establecimiento de masajes.

Liang Jiang salió del vehículo rápidamente. Al llegar a la puerta, no se encontró con Han Dong, sino con la propietaria discutiendo con un hombre.

— ¡Ese mocoso puso mi dinero en su bolsillo y huyó! ¡Perdí 7,000 yan, tienes que pagarme!

— ¿Por qué debería? ¡No tomé tu dinero!

—El dinero fue gastado en tu salón. ¡Si no me pagas, te acusaré de fraude!

— ¡Puedes demandarme! ¿Quién puede probar que es un hombre? ¿Quién puede probar que tomó tu dinero?

—Tú…

—Discúlpenme —les interrumpió Liang Jiang—. ¿Puedo preguntar dónde fue la chica que estaba en la puerta antes?

La propietaria no respondió, pero el hombre habló rápidamente y con furia.

—Hermano, ese no es una chica, es un hombre. ¡Es un travesti! Todos fuimos engañados.

¡¿Un hombre?! Podría ser… Liang Jiang sintió que su corazón estaba por estallar. La verdad podría ser una tragedia para esos dos, pero, para él, era una sorpresa inesperada.

— ¿Dónde está? ¿Dónde está ahora? —Preguntó con urgencia.

—Lo vi correr en esa dirección —le respondió el hombre, señalando hacia el este.

Liang Jiang no dijo nada más. Se subió al auto y se preparó para perseguirlo.

♦ ♦ ♦

El resultado fue igual de triste que la última vez. Liang Jiang falló en capturar a Han Dong.

Tan pronto como Han Dong dejó el salón, fue todo el camino hasta el centro comercial, con la velocidad de un huracán, tomó dos piezas de ropa de hombre y se cambió. Luego, buscó un auto y, cuando llegó a su casa, caminó dentro con arrogancia.

Por la noche, Han Dong contó el dinero. Tenía un poco más de 20.000 yuan. Pretendía regresarle 15.000 a Ye Chengling, y los restantes 5.000 en un sobre rojo; dejándole así menos de 1.000 yuan para él.

Finalmente, el problema del dinero estaba resuelto. Han Dong suspiró de alivio.

De hecho, desde el día anterior, sabía que se encontraría con un villano, por lo que, usó un método para esconderse. Por eso pudo escapar de su destino. Han Dong miró el ritual que colocó ayer y, repentinamente, se dio cuenta de que había algo mal. Cuando hizo los cálculos, la apariencia del villano señalaba, claramente, en la dirección del negocio del entretenimiento, ¿cómo cambió a un jefe de carbón?

¿Será posible que el hombre invirtió en una película? Mientras pensaba esto, comenzó a asustarse. Quemó rápidamente todo lo que el jefe de carbón había visto, desde los lentes de sol hasta el bolso de cuero, al igual que los objetos femeninos.

Como mañana debe asistir al banquete de Ye Chenglin, no se olvidó de calcular su fortuna.

¡Otra vez salió “Te encontrarás con un villano al dejar la casa”! Y, esta vez, el villano aludía a su destino de una boda predestinada.

En otras palabras, ¿mañana se encontrará con Wang Zhong Ding?

El corazón de Han Dong se llenó de irritación. Si no deja la casa, no podría asistir al banquete antes de la boda, y le sería imposible volver a vestirse de forma tan asquerosa como la última vez. Ya que no podía ocultarse, sólo le queda encontrar una manera de deshacerse del desastre.

¡Wang Zhong Ding, ya que siempre estás persiguiéndome, haré un gran ritual para deshacerme de ti por completo!

Por ello, Han Dong fue al estudio de fotos esa noche, y combinó una imagen suya a color con una de Wang Zhong Ding en blanco y negro. Esta diferencia simbolizaba la separación del Yin y el yang.

Cuando regresó a casa, usó un par de tijeras para cortar la foto de las dos personas, implicando la división de los dos segmentos con un solo corte. Entonces, enmarcó ambas fotos por separado, una la colgó en la pared sur y la otra en la pared norte, el significado es que, incluso si mueren, nunca estarán en contacto. Finalmente, escribió la fecha de los cumpleaños de ambos en un papel amarillo con tinta, luego, lo cortó con tijeras de nuevo, pegando un pedazo en la foto de Wang Zhong Ding y otro en la suya.

Después de terminar el ritual, se paró en el centro del cuarto y comenzó a cantar en silencio.

—La posición del cielo y la tierra junto con el yin y el yang han sido rotos. Por lo que, no tienen motivos para colisionar.

Después, giró su cuerpo para darle la espalda a la foto en blanco y negro de Wang Zhong Ding, y se inclinó.

— ¡Villano Wang, ten un buen viaje!

De hecho, Han Dong no sabía si esto funcionaría, sólo era bueno calculando, no disipando. Ofreció manzanas a su benefactor y, aun así, no supo si podría evitar el desastre o no.

Sin embargo, sabía una cosa con claridad. El alcohol era un gran tabú, así que, si toma algo mañana, el ritual perdería eficacia. Si quería volver a hacerlo, tendría que realizar un ritual más fuerte que el de ahora, y habría que ocultarlo. Una vez que alguien sepa del ritual, éste colapsaría.

Para protegerse contra lo inesperado, Han Dong decidió no tocar ni una sola de alcohol, sin importar quién le invitara a beber.

Después de revolverse de un lado al otro en su cama, finalmente, fue a golpear la puerta de Ye Chenglin. Su mente fue a explorar lentamente, cerró los ojos, mientras pretendía estar caminando dormido.

—Hoy quiero dormir contigo.

Han Dong alcanzó el nivel más alto de un canalla. Aunque utilizaba su ingenio por beneficio personal, uno sólo podía pensar que era verdaderamente estúpido.

Por más que supiera que Han Dong robaría su manta de nuevo esa noche, Ye Chenglin aceptó su destino y le dejó acostarse.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *