Al límite – Capítulo 44: La armonía es irónica

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Sin importar cuánto tiempo haya pasado Hàn Dŏng dentro, o qué pasaría cuando salga, todavía tendrá una piel descuidada, su cola parecerá la cola de un conejo abrumado por el cielo, con el turbulento viento meciéndolo hacia un lado.

Esta podría considerarse una persona muy diferente a la de antes.

Era una coincidencia que Hàn Dŏng haya pasado una docena de días aquí y nunca se hubiera encontrado con Li Shang. El resultado era que él se marcha el día de hoy y se lo encontró en la puerta.

Hàn Dŏng se quedó de pie, Li Shang estaba sentado en el auto, era como una escena donde tendría que pedir dinero prestado para pagar algo… pero esta vez, la actitud de Li Shang había cambiado completamente.

—Hey, ¿por qué viniste hasta aquí?

Li Shang tomó la iniciativa de salir del auto y decir hola, cómo si no fuese la estrella y su entusiasmo por él todavía estuviera ahí.

Hàn Dŏng sonrió muy causal.

—Estoy bien. Solo paseaba.

—Beijing es muy grande. ¿Paseabas por ahí, y terminaste aquí?

Li Shang intentaba sonar inadvertido, hasta el tono de ridiculizarse a sí mismo, pero esto fue interpretado por el otro hombre como un sentido agudo de tensión, para revelar la verdad acerca de quién era el “auténtico” frente a Wang Zhong Ding.

—Solo te estaba buscando —dijo tranquilo Hàn Dŏng.

Li Shang sacó un cigarrillo y le ofreció uno, después lo encendió e hizo lo mismo con el suyo.

El humo se quedó entre los rostros de los dos hombres de la misma altura, la misma proporción, peso y delgadez. La armonía era irónica.

—¿Recibiste el dinero? —Preguntó Li Shang.

—Era inútil. Te lo devolví.

—¿Ah? —Murmuró Li Shang—. Nunca me di cuenta.

Hàn Dŏng sonrió maliciosamente.

—Sí, eres rico ahora, ¡y diez millones de dólares no es algo para tomarse en serio!

Cuando Li Shang se bajó del auto Hàn Dŏng vio que tenía, por lo menos, seis figuras en la línea. Aunque todavía le resultaba imposible notar a su compañero de vida… los ojos de Hàn Dŏng podían ver al hombre mortal, tan claro como el día, incluso si el cuerpo de Li Shang había cambiado completamente.

Li Shang estaba avergonzado.

—¡Me dices esto ahora! Mi cuenta siempre fue manejada por mi contador. Sólo tengo que gastar un poco de dinero por mí mismo. Por lo que no hay concepto de dinero para mí.

—Hey… ¡Todavía se nota! —Hàn Dŏng mostró una expresión desdeñosa.

—¿Quién se nota? ¿Qué tengo que mostrar?

Li Shang bromeó, golpeándolo con un puñetazo, y Hàn Dŏng lo golpeó con el suyo, rehusándose a admitirlo.

—¡Espera! —Hàn Dŏng paró rápidamente—. ¿Yo me estoy mostrando? ¿Solamente tomé 30.000 yuan al parecer?

Li Shang se acordó y preguntó.

—¿Por qué eres tan inútil?

Hàn Dŏng gritó fríamente.

—Vi que pretendías no conocerme… y, aun así, usé dinero para pintar mi rostro.

—Ese no es el caso, escúchame… te expliqué que, al principio, no te reconocí. No fue hasta que me gritaste que lo supe. Pero entonces el auto ya estaba en movimiento… y muchas personas estaban en el auto. ¡No pude hacer que el conductor parara de nuevo!

Hàn Dŏng asintió varias veces, en realidad, nada de lo que Li Shang dijera entraba en sus oídos.

Instantáneamente después de terminar de fumar el cigarrillo, Hàn Dŏng todavía no había mencionado su propósito para estar ahí. Li Shang observó a Hàn Dŏng de forma ambigua y con una mirada evasiva, e inevitablemente pensó en ello.

—¿Estás corto de dinero de nuevo?

Hàn Dŏng dijo con sorpresa:

—No, no.

—No vengas aquí a buscarme la próxima vez. Salgo fuera todo el día y la noche. Raramente me quedo en la compañía. Este es mi número de teléfono celular. Aunque es mi agente el que lo reparte. Cuando necesites dinero llámame.

—No lo necesito —respondió Hàn Dŏng—. Tengo dinero suficiente para gastar ahora.

—¿Por qué eres tan difícil de complacer? Sin ti, ¡todavía seguiría a la deriva! No hay dinero suficiente que pueda darte en el tiempo de una vida que equivalga a lo que has hecho por mí, y no puedo decir más. No hay problema con ello.

Mientras los dos hombres hablaban, un extranjero se acercó para darle algo a Li Shang.

Hàn Dŏng todavía recordaba que cuando lo conoció por primera vez, el nivel de inglés de los dos estaba casi al mismo nivel. Él estaba en la línea horizontal de poder comprender “come… significa ven, y no… significa no asentir”. Inesperadamente, en menos de dos meses, Li Shang podía comunicarse con extranjeros en inglés sin ningún obstáculo.

Solo por este hecho, no encontró motivos para mirarlo despectivamente.

Entonces, el extranjero se alejó, y Hàn Dŏng observó el auto, para decirle.

—Oh, lo que sea que estés haciendo parece que va bien. Te dieron un auto después de estar aquí por un par de días.

—¿Por qué tendría esta clase de tratamiento especial? Este es el auto de la compañía de mi sénior. El extranjero que viste es su asistente.

—¿Fang?

—¡Oh, así que tus ojos son así de buenos!

Hàn Dŏng rió.

—Ella ha sido mi diosa por más de una década, ¿cómo podría no reconocerla?

Estos días las compañías de entretenimiento entrenan a las personas por nada… en más de dos maneras, una es una larga área de televisión y castings, y la otra trata de enlazar estrellas formadas con nuevos artistas. Li Shang tenía el nombre de una superestrella, así que eso mostraba su valor.

—Te mostraré ahora mismo. ¡Te recomendaré con el director si tengo oportunidad! Pero también soy un novato y no tengo mucho poder para hablar. Mi personaje es un poco vergonzoso… pero al menos tiene un nombre y algunas buenas tomas.

Hàn Dŏng sonrió y sacudió su mano.

—No voy a animarme por eso.

—Dije que voy a ayudarte. ¿Piensas que tu amigo se está burlando de ti?

—Bueno, apresúrate a devolver el auto, no dejes que las grandes estrellas esperen a ti… ¡un recién llegado!

Li Shang asintió y, de manera deliberada, agregó:

—La compañía recientemente rectificó la entrada al lugar para personas que no pertenecen a ella. Unos días atrás, un fan fue golpeado por un guardia de seguridad. Después, me contactó por teléfono y me pidió que le hiciera una llamada; para decirle “¡Por favor, no vengas aquí!”

—Bueno, lo sé —Hàn Dŏng saludó.

Después de entrar en el auto, Li Shang volvió a su frío rostro de siempre.

Fang Yi no pudo evitar preguntar:

—¿Quién era?

—Un fan.

—¿Cómo puedes hablar con un fan por tanto tiempo?

—Habla demasiadas tonterías.

| Índice |

2 thoughts on “Al límite – Capítulo 44: La armonía es irónica

  1. CecilianoBueno says:

    Ah! Pero la vida da muchas vueltas, esto me irrita! La suerte del protagonista definitivamente es legendaria, aunque creo que no hemos llegado “al límite”

    Bueno, gracias por actualizar, les envío cariño en estos tiempos turbulentos ❤️

    • Ichigo says:

      Jajaj, gracias por tu entusiasmo, te prometo que los próximos capítulos siguen igual de entretenidos. ¡Te agradezco el apoyo que dejas con tus comentarios! Espero que te encuentres bien donde sea que estes<3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *