Al límite – Capítulo 43: Ultimátum

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Temprano en la mañana, después de que Hàn Dŏng se levantara, se pesó como siempre.

Como resultado, en los primeros días, en los que había logrado adelgazar medio kilo, parecía que no más que unas horas después, ese peso había regresado.

¿Qué ha pasado? Estaba asombrado.

¿Se debe a sus pobres movimientos intestinales de estos últimos dos días? ¿O el excesivo esfuerzo lleva a un edema[1]? Se lavó los dientes mientras buscaba por una razón.

De repente, ¡un horrible pedazo de carne masticada apareció en su cepillo de dientes!

Hàn Dŏng se apresuró de nuevo a la habitación y abrió el cajón para observar. La docena de latas que había escondido habían desaparecido. Estaba tan molesto que estiró su cabello. ¡Sabía que debía haberse encargado de esto antes, y se culpaba a sí mismo por esperar tanto tiempo!

Se encorvó y fue a vaciar la bolsa de basura, se encontró con que ninguno de los dos guardias de seguridad de la puerta estaban ahí…

La posibilidad de que lleguen tarde no era posible. Deberían estar ocupados con una tarea temporal… en secreto, pensaba que Er Lei los mandaba a comer a las 10 en punto. Ahora que eran pasadas las diez, había mucho tiempo para eso.

Así que, Hàn Dŏng se apresuró al hall para llamar al mensajero.

Generalmente, sabía que el mensajero siempre abría la caja para confirmar el contenido antes de recibirlo.

Sin embargo, en orden de salvar un poco de tiempo, selló la caja antes, así que le suplicó al mensajero:

—Los he comprobado todos, nada de lo que está aquí está prohibido así que no tienes que molestarte en revisar.

Hàn Dŏng lo hizo fácil para que el mensajero estuviera de acuerdo cuando dijo que “Todos los ítems están marcados”.

—No hay problema.

¡Observó como el mensajero se alejaba y se sintió relajado!

Después fue al baño para arreglar su cabello.

El cabello de Hàn Dŏng era muy largo y estaba teñido de amarillo, con sus profundos ojos, tenía la compostura de cuerpo de las personas del occidente… largo y recto. La primera vez que lo miras, parecía un joven apuesto de Europa o los Estados Unidos. Hasta que te das cuenta del cartel de su hombro “Adivinador del futuro, vista, medir, feng shui”.

Levantó su flequillo y encontró una cara extraña observándolo.

—El gerente Feng lo ha llamado para una visita.

Había escuchado que muchas estrellas femeninas en el círculo habían cambiado su carrera para ascender a jefas, así que se apresuró a preguntar:

—¿Hombre o mujer?

—Hombre.

Olvídalo… No hay necesidad de arreglarse, salió con un peinado alborotado…

Caminando hacia la oficina de Feng Jun, miró las cajas que estaban acomodadas en la pared, y no pudo evitar vislumbrarlo.

Ellos están lo suficientemente seguros para quedarse.

Feng Jun le dio a Hàn Dŏng las primeras dos órdenes de mensajería en su mano. En el primer ítem se leía “Cerveza y bebida: Agua Mineral”, y en la segunda “Melones de maní y papilla de ocho-bao”.

—¿Quieres enviar esto al Ministerio de Ferrocarriles? —Preguntó Feng Jun.

—Oye —Hàn Dŏng se acababa de dar cuenta—, no jueges conmigo, mi risa es particularmente molesta.

—No noté lo molesto que era cuando te ríes, pero puedo ver lo dañado que estás.

Cuando Hàn Dŏng fue a la compañía para encontrarse con Li Shang, conoció a Feng Jun. En ese momento, él ni siquiera lo reconoció. Incluso si era capturado, no podría echarle la culpa. Sentándose calmadamente junto a Feng Jun, Hàn Dŏng tenía una expresión rebelde.

Feng Jun miró a Hàn Dŏng.

—Explícate.

—¿Qué hay que explicar? No puedo comer y no quiero desperdiciarlo. Por lo que se lo envié a un amigo.

—¿Por qué enviarlo lejos cuando todavía puedes comerlo?

Hàn Dŏng abrazó su mano y dijo:

—¡No quería hacerlo! Son ellos los que siguen poniendo comida en mi refrigerador sin siquiera preguntarme…

—Tratas la admiración de Wang hacia ti como una libertad de capital, así que déjame hablarte francamente. ¡Incluso si alguien trae a un perro, nuestra compañía todavía puede retenerlo! No he encontrado a nadie que haya estado aquí por muchos años sin ser echado… No, tú eres como una rueda de repuesto, y pronto serás reemplazado.

Las palabras de Feng Jun no solamente indujeron a Hàn Dŏng a un estado de crisis, sino que también la hicieron más tangible.

—Si tienes una rueda de respuesto, ¿por qué no me dejas ir?

Feng Jun reveló el póster de Li Shang.

—El reemplazo no es tan bueno como el original.

Hàn Dŏng guardó silencio por un momento, antes de agregar alegremente:

—Oye… Este es mi amigo. Si el reemplazo es él, entonces, estaré más que dispuesto a darle mi espacio… Por eso, estás utilizando el método incorrecto para seleccionarme.

—No tenemos ningún uso para la persona equivocada, tienes que entender esto en tu corazón —Feng Jun golpeó sus dedos en la mesa—. Li Shang aprovechó la oportunidad y se ha convertido en un nuevo artista para la compañía este año. Tú no tienes su posición, eres simplemente un pequeño pedazo de tierra. Si te haces a un lado, él ocupará todo tu territorio.

Hàn Dŏng no había cambiado de opinión, ¡era mejor para él perder esta tierra en el territorio de Wang Zhong Ding!

Feng Jun no dio más vueltas alrededor del asunto y dijo directamente:

—Te daré tres días de libertad para que pienses en esto. Si continuas fuera después de estos tres días, ¡nosotros, definitivamente, no te recibiremos de vuelta!

—No tienes que esperar tres días —la actitud de Hàn Dŏng era clara—. Te puedo dar una respuesta ahora.

—No necesito saber lo que digas. Solamente soy el responsable de darte este mensaje…

Ichigo
La verdad es que ya me estaba cansando de que estuviera todo el tiempo encerrado, necesito que pase algoo T-T


[1] Edema: hinchazón causada por la acumulación de líquido en los tejidos del cuerpo, causando un aumento del tamaño.

| Índice |

One thought on “Al límite – Capítulo 43: Ultimátum

  1. CecilianoBueno says:

    De acuerdo, esto tiene que avanzar a cómo de lugar, el problema es que por su propia naturaleza es posible que despierto o dormido regrese al mismo lugar 🤦🏻‍♂️ Mejor sigo leyendo porque no sé para dónde vamos a llegar a donde queremos 🤗
    Gracias por su esfuerzo ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *