Al límite – Capítulo 42: ¡¿Puedes ser tan desalmado?!

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Wang Zhong Ding no hizo ningún comentario y solamente se quedó mirando a Hàn Dŏng. La expresión en su rostro era indescriptible.

Hàn Dŏng se sentía avergonzado de sí mismo, levantó sus cejas, dejando salir una risa malvada y pervertida.

—Ja, ja, ja… maravilloso, ¿no es así?

Para ser honesto, si Hàn Dŏng estuviera despierto, Wang Zhong Ding se hubiera exasperado por su actitud desvergonzada. Pero ahora, los ojos de Hàn Dŏng estaban cerrados. Wang deducía que esta clase de espíritu malvado y arrogante era la esencia de Hàn Dŏng. Si no se preocupaba, se convertiría en un desalmado hombre ciego.

Wang Zhong Ding no sabía si reírse era una respuesta apropiada, e incluso él mismo estaba desconcertado.

Más tarde, también pensó: Desde que puedes usar esta clase de métodos para hablar con él, ¿por qué no preguntarle la verdadera razón por la que está robando comida? Es posible que diga la verdad. 

Así que volvió a intentarlo.

—¿Por qué comes a la mitad de la noche?

—No puedo comer carne durante el día —respondió Hàn Dŏng.

Wang Zhong Ding asintió, comprensivo.

—¿Es más fácil comer carne por las noches?

—Eres tan divertido, pero esa no es la razón. ¿Cómo podría perder peso si no? —Hàn Dŏng dejó salir otra risa.

Wang Zhong Ding escuchó las razones, sí Hàn Dŏng estaba dispuesto a perder peso, escondería cosas para forzarse a cumplir su dieta. Entonces, preguntó:

—¿Por qué quieres perder peso?

Hàn Dŏng no levantó su cabeza antes de contestar.

—¡Tengo que hacerme delgado e indecente para hacer que ese hombre Wang se rinda!

“Ese hombre Wang” no respondió nada y fue directamente a la cocina. Cuando regresó, tenía algo más en su mano, lo movió frente el rostro de Hàn Dŏng.

—¿Qué es esto?

—¡Panqueques!

Después de que Hàn Dŏng comiera la misma cantidad de alimento, comparado con su peso corporal, limpió su boca con satisfacción antes de levantarse de la silla.

Wang Zhong Ding, originalmente, pretendía esperar a que él terminara de comer antes de continuar. Quería preguntarle por qué no quería firmar el contrato. Como resultado, cuando fue al baño, nadie volvió. Solo una mesa llena de latas de carne quedó ahí.

Wang Zhong Ding recordaba que, como había dicho antes, caminar dormido era un deseo simbólico por compensación. Cuando los sonámbulos están satisfechos, vuelven a su propia cama. Este proceso no dura más de una hora. De acuerdo al cálculo estándar, Hàn Dŏng ya no debería estar caminando por los alrededores.

Si es así, entonces, habrá otra oportunidad de preguntarle nuevamente… pensó Wang Zhong Ding.

Después de terminar de limpiar la basura de la mesa y trabajar por un rato, Wang Zhong Ding volvió a su habitación para descansar.

Debido a que había luces decorativas en el balcón, y estaban prendidas toda la noche, era suficiente para mantener la habitación con una visibilidad básica. Por lo tanto, habitualmente, no encendía la luz para sacarse la ropa e ir a la cama.

Como resultado, el hombre estaba consciente de que la depresión de la cama no era la correcta.

Cuando estaba a punto de levantarse, un cuerpo caliente se envolvió a su alrededor.

Hàn Dŏng es una persona de principios, sabiendo qué errores puede cometer y cuáles no. Por ejemplo, errores en la cama equivocada, ocasionalmente, pueden ser cometidos, pero es absolutamente necesario evitar el error de dormir desnudo.

…Si piensas que el contacto con el cuerpo desnudo de Wang Zhong Ding es malo… piensa en que la boca llena de carne de Hàn Dŏng es suficiente para que Wang lo considere insufrible. Pero Hàn Dŏng está muy cansado y las personas aman sostener una estufa para dormir, él es bueno, especialmente con ese tipo de “físico especial”. 

—¡Esto está muy caliente! —Susurró Hàn Dŏng.

A las 03:30 de la mañana, y solo para poder obtener un poco de descanso, Wang Zhong Ding tuvo que volver a despertarse, levantar a Hàn, ¡y enviar lejos al asesino que había entrado dentro de su cama! Si Hàn Dŏng se despertara, se encontraría nuevamente en ese estado narcisista que le impide reconocer a las personas. En ese caso, las dos o tres horas que le quedaban a Wang Zhong Ding seguramente se acortarían.

En el proceso de “tomarlo”, los ojos de Wang Zhong Ding se quedaron embelesados por las largas piernas de Hàn Dŏng.

Wang Zhong Ding es ateo. Nunca creyó en los espíritus o el demonio en toda su vida. Pero hoy, apretando los dientes, dejó salir un comentario.

—¡Dios! ¿Por qué le diste una figura tan increíble a está cosa? ¡¿Puedes ser tan desalmado?!

| Índice |

One thought on “Al límite – Capítulo 42: ¡¿Puedes ser tan desalmado?!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *