Al límite – Capítulo 71: Detrás de las puertas cerradas

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Han Dong estaba pensando cuando llegó la llamada de Er Lei.

—Tu ropa nueva está lista, ven a recogerla cuando tengas tiempo.

—Bien.

Colgando el teléfono, Han Dong se giró hacia Yu Ming.

—Hay una ceremonia de firma pasado mañana, ¿vas a asistir? —Preguntó. 

—Tengo algo que hacer ese día —respondió Yu Ming.

Han Dong no podía entenderlo. 

—¿Qué tienes que hacer? ¿Qué sentido tiene quedarse en tu habitación todo el día? Ya que estás en este negocio, debes tener el valor de venderte. No tienes mucho que ofrecer, así que, si no aprovechas este evento público para dar la cara, ¿cómo esperas que la gente te note?

Yu Ming se mantuvo impasible y continuó comiendo sus panecillos.

—¿No recibirás una invitación? Si no recibiste una invitación, iré a hablar con Wang Zhong Ding y le pediré que apruebe una para ti.

—No es necesario —dijo Yu Ming.

Han Dong, sorprendentemente, se vio obligado por otros.

—¿Se lo firmaste a la Hermana Jiao o no? 

Yu Ming asintió con la cabeza.

—Entonces, ¿cómo es que no se preocupa por ti?

—Probablemente, esté ocupada —resopló Yu Ming.

—¿Ocupada? ¿Ocupada con quién? ¿Ocupada con Zhang Xinghu? Míralo, y luego mírate a ti. 

¿Cómo es Zhang Xinghu mejor que tú? Es un hablador dulce y bueno en lo que hace. Si tuvieras la mitad de su inteligencia emocional, ¿por qué estarías aquí ahora?

—Incluso si tengo un bajo coeficiente intelectual, todavía tengo una cama lista.

Han Dong fue pinchado en la columna vertebral e instantáneamente se disparó. 

—¡Lo creas o no, me comeré toda tu comida enlatada! 

Después de un desayuno ruidoso, Han Dong fue a su encuentro con Er Lei.

—Sólo éste, pruébatelo.

Han Dong esperaba que Wang Zhong Ding le preparara un traje formal, del tipo varonil.

Lo que recibió en mano resultó ser un traje de moda, ya sea el estilo original vintage o el nuevo diseño subversivo, le gustó mucho a Han Dong.

En particular, el ajuste preciso fue realmente irresistible.

—Increíble… La visión de Wang Zhong Ding es realmente buena.

Han Dong tuvo que admitirlo.

Er Lei, un fanático con el cerebro lavado, inmediatamente habló. 

—Eso es cierto, el señor Wang tiene buen gusto.

Cuando Han Dong se miró en el espejo, fue casual y espontáneo, inglés, abierto sin perder su forma, de alto perfil sin perder su sentido de la proporción.

Inmediatamente se miró al espejo y preguntó a Er Lei. 

—¿Ha sido, alguna vez, tan guapo que te ha irritado? ¿Algún impulso de golpearlo? 

—No quiero darle una paliza, quiero darte una paliza a ti —dijo Er Lei. 

Han Dong se rió descaradamente y volvió su mirada al espejo de nuevo, viendo el logo de la ropa en su pecho, se sintió fresco. 

—¿Desde cuándo McDonald’s hace ropa también? 

—Eso es EV&SU.

De acuerdo…

Después de un rato, Er Lei se volvió hacia Han Dong de nuevo y preguntó: 

—¿El corte de cabello sigue siendo satisfactorio? 

—¿Estilo de cabello? 

Han Dong se tocó el cabello con incertidumbre, ¿hubo alguna diferencia con respecto a antes? 

—Fue cortado para usted por el propio señor Wang —dijo Er Lei.

En cuanto a cuándo se cortó, ¿es necesario preguntar? Debe haber sido anoche…  Han Dong estaba ardiendo de rabia, ¡maldita sea! ¡Cómo te atreves a acercarte sigilosamente a mí mientras duermo! Era demasiado tarde para empacar la ropa puesta, Han Dong corrió hacia la oficina de Wang Zhong Ding con un gran paso lleno de indignación.

Como resultado, Wang Zhong Ding ni siquiera le abrió la puerta.

Cada vez que pensaba en Han Dong, incontables cabellos cortos cruzados y mal colocados aparecían en la cabeza de Wang Zhong Ding. Anoche, usó una esponja para limpiar el rastrojo de cabello en el cuello de Han Dong y encontró que aún quedaba algo en él.

Al principio, no quería preocuparse por ello, pero su trastorno obsesivo-compulsivo estaba actuando y tuvo que lidiar con ello para que su corazón pudiera estar tranquilo.

Los rastrojos estaban mezclados con las “cerdas” de su cuello, así que no sólo tenía que distinguirlos con precisión, sino que también tenía que usar pinzas para seleccionarlos uno por uno.

Al final del día, cuando miras esos pequeños cabellos sudados, ya no se sienten peludos, ¡así que sólo quieres afeitarlos! Han Dong tocó el timbre cinco veces seguidas, antes de oír el sonido de la cerradura de la puerta abriéndose.

Debido a que había guardaespaldas en la puerta, Han Dong no se atrevió a ser demasiado imprudente, queriendo no mostrar una actitud arrogante.

Como resultado, cuando entró agresivamente, vio la tez oscura y los ojos oscuros de Wang Zhong Ding, que le parecían inexplicablemente marchitos.

En ese momento, incluso la postura se estableció, dos manos en el bolsillo, un pie hacia atrás, la barbilla levantada con la boca torcida, no se puede retractar.

Así que en esta postura con un fuerte agarre, reunió fuerza para decir su comentario.

—Que… Me cambié de ropa.

Wang Zhong Ding no levantó la cabeza.

¡Esta es la ropa que elegiste, échale un vistazo! Pero Han Dong abrió la boca de nuevo con una sonrisa halagadora.

—Crees que es bueno, ¿eso es todo?

Wang Zhong Ding todavía no levantó la vista.

Han Dong maldijo de nuevo en su corazón, 

¿Tienes miedo de mirarme? ¿Temes que, si me miras, no seas capaz de controlarte y abalanzarte sobre mí? Si ese es el caso, ¡te perdonaré! 

—¿Me cortaste el cabello?

Han Dong finalmente mostró un aire un poco cuestionador.

El tono de Wang Zhong Ding seguía siendo indiferente: 

—Lo corté, ¿y?

¿Escuchaste eso, Han Dong? Ya te está gritando así, ¿por qué no le muestras un poco de respeto? Si todavía quieres ser así, ¡no eres un hombre! Has estado viviendo en vano… Han Dong se provocó a sí mismo y se molestó al final. ¿Qué tiene de malo un corte de cabello? 

—Está bien, está bien, te encontraré para cortarlo la próxima vez.

Después de decir eso con una expresión estreñida pensó, ¿qué le pasa a mi boca hoy? 

—¿Hay algo más? —Preguntó Wang Zhong Ding con un tono chocante.

Han Dong se devanó los sesos durante medio día y finalmente sacó quinientos yuanes del bolsillo de su abrigo. 

—¿Me diste este dinero?

—Es lo que pediste —respondió directamente Wang Zhong Ding.

Han Dong preguntó tímidamente de nuevo.

—Me lo darás si lo quiero, ¿eh?

La paciencia de Wang Zhong Ding estaba llegando a su límite.

—¿Me escuchaste llamar a mi segundo tío? No creí que te gustara tanto aprovecharte también, ¿eh? Ja, ja ja. En ese caso, entonces, no te devolveré este dinero, sólo lo tomaré como una cuota de cambio de boca.

Finalmente, Wang Zhong Ding lanzó un rugido intimidatorio. 

—¡Fuera!

Han Dong estaba entumecido desde su cuero cabelludo hasta el corazón de sus pies y, sin decir una palabra, giró la cabeza y se fue, dejando todas sus palabras cruzadas en el camino de regreso: ¡maldita sea! ¡Cómo te atreves a jugar a ser así conmigo! ¿Te di la cara? ¡Ya lo verás! ¡Un día te dejaré solo, y entonces te dolerá! 

♦ ♦ ♦

Cuando regresó al dormitorio, la ira de Han Dong casi incendia la madera de la habitación.

Yu Ming estaba a punto de ir a almorzar cuando, de repente, escuchó un ruido metálico de la puerta de al lado, que parecía el sonido de algo que se estaba cortando.

Se acercó y vio que alguien, efectivamente, estaba cortando leña, y era diferente del estado del trabajo, obviamente estaba ventilando.

—¿Qué ocurrió? —Preguntó Yu Ming.

Han Dong se sentía molesto.

—¡Siento molestia en mi corazón!

—¿Por qué estás cortando leña si no eres feliz en tu corazón?

—No sé lo que sucede, en cuanto mi corazón se altera, quiero cortar este montón de leña.

Yu Ming no dijo nada y se dio la vuelta para salir.

—¡Alto! —Gritó Han Dong severamente.

Yu Ming giró la cabeza, su mirada aún era fría e indiferente. 

—¿Qué sucede?

—¿Por qué no me preguntas por qué estoy molesto?

—¿Por qué debería preguntar?

El fuego en el corazón de Han Dong comenzaba a elevarse. 

—¡Simplemente, eres igual que ese Wang Zhong Ding!

—¿Wang Zhong Ding? ¿Señor Wang? ¿Qué le pasó?

Yu Ming no pudo entenderlo.

Han Dong escupió en el suelo con odio y dijo, en un tono puramente vengativo:

—¿Qué le pasa? Está enamorado de mí, ¿sabes? ¡Quiere perseguirme! ¡Es un desvergonzado! Como mi ropa, ¿vez? Cuanto más digo que no, más quiere dármelo. Le di dos patadas, pero no me soltó. Dime lo tacaño que es.

Yu Ming solo respondió una frase.

—No creo que eso sea tan fácil.

—¿Entonces? ¿Es un capricho? ¿Es devoción? ¡Mentira!

—No. Es un desafío intelectual —dijo Yu Ming.

Han Dong se veía desconcertado, sus cejas se levantaron rápidamente.

—¿Quieres decir que todos los que son como yo tienen problemas de coeficiente intelectual?

Yu Ming lo desvió una vez más.

—No, quiero decir que tienes un problema de coeficiente intelectual.

Antes de que ambos empezaran a discutir, hubo un sonido de pasos en la puerta, seguido de una voz familiar.

—Dongzi, ¿Dongzi es así…?

Han Dong dejó las herramientas en sus manos y salió, viendo a Li Shang sondeando la puerta de la habitación de Yu Ming, tosió ligeramente. 

—¡Hey, aquí estoy! 

Li Shang giró la cabeza para ver a Han Dong y le dio un cálido abrazo, antes de fingir su ira y darle dos puñetazos en el pecho de Han Dong.

—¡Ni siquiera me saludaste cuando llegaste aquí! —Han Dong se rió acaloradamente. —No vi que estuvieras ocupado.

—¡Tranquilo! No me digas palabras tan educadas, ¿cuánto tiempo ha pasado desde que llegaste aquí?

Li Shang le dio a Han Dong otro cigarrillo.

Han Dong reflexionó mientras fumaba. 

—No puedo recordar exactamente cuánto, ha pasado un mes, más o menos.

—¡Sigues siendo tan despiadado! —Se burló Li Shang.

Han Dong sonrió con desinterés. 

—Sólo estaba bromeando, ¿por qué lo recuerdo tan claramente? 

—¿Cómo puede ser una tontería? Han sido, al menos, cinco años frente a la empresa Northern Film, ¡qué difícil es llegar a este punto! Esta vez, viniste, también me hiciste un nudo en el corazón, de lo contrario hubiera pensado en ti para todo —comentó Li Shang.

Han Dong se rió y no dijo nada.

—Por cierto, ¿ya te han firmado? —Preguntó finalmente Li Shang.

No importa cuánto tiempo se quede Han Dong, él todavía sabía cómo comportarse en los grandes momentos.

—No firmé, ¿qué sucede?

Li Shang tenía una cara entusiasta. 

—Sucede que conozco a un agente con una relación bastante buena, lleva dos en sus manos ahora mismo, si quieres hablar con él, puedo ayudarte a ponerte en contacto.

Si lo sigo, no dejaré que me mates a pedazos, ¿verdad? 

—No quiero firmar, es como una liquidación, ¿qué tiene de bueno? Ahora tengo un drama para firmar directamente con el equipo de dramas, por lo que soy un agente libre —replicó Han Dong.

Li Shang asintió.

—No está mal.

Mientras decía eso, Yu Ming salió de la habitación de Han Dong.

Apareció, una mirada de sorpresa en los ojos de Li Shang al ver a Yu Ming.

Después de que Yu Ming entró en la habitación, Li Shang seguía mirándolo fijamente.

—¿Qué sucede? —Preguntó Han Dong.

Sólo entonces, Li Shang volvió a sus cabales. 

—No mucho, tengo algo que hacer más tarde, así que no me quedaré contigo.

—Bien, hablemos en otro momento.

Han Dong agitó su mano.

Antes de salir por la puerta, Li Shang miró de nuevo en la habitación de Yu Ming y murmuró para sí mismo: 

—Extraño, ¿cómo es que Yu Ming vive aquí?

♦ ♦ ♦

De vuelta al auto, Li Shang le dijo a su asistente:

—Revisa por mí, además de Han Dong y Yu Ming, ¿quién más está viviendo aquí? ¿Quiénes son los agentes con los que firmaron?—Bien, no hay problema.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *