Al límite – Capítulo 74: Miedo a la medianoche

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Por la noche, cuando Han Dong fue a casa de Er Lei para buscar comida enlatada, le preguntó deliberadamente: 

—¿Dónde has comprado esto? ¿Por qué he corrido a varios supermercados y no he encontrado esta marca?

—Oferta especial, no se vende —respondió Er Lei directamente.

—¿Entonces, de dónde lo sacó Wang Zhong Ding? —Preguntó de nuevo Han Dong. 

—Su tío lo envió.

—Tío…

Han Dong recordó de repente, ¿no es el tío de Wang Zhong Ding, Wang Haizhi? ¡El presidente del Grupo Zhong Ding! Incluso se le ha visto en la ceremonia de la firma de hoy, ¿será que Yu Ming no aparece en público porque tiene una aventura con el presidente? ¿No estaría eso por encima de mi cabeza? 

♦ ♦ ♦

Después de volver, Han Dong concentró toda su energía interna en su dedo índice de nuevo, como lo hizo en el coche y, en silencio, cantó en su corazón: ¡debo tener éxito, debo tener éxito, debo tener éxito…! La anilla de la lata se rompió.

Han Dong cambió la lata de nuevo, y siguió obteniendo el mismo resultado. No creía que estuviera haciendo las cosas mal, pero fue derrotado y vencido rápidamente. Tiró de todos los anillos y finalmente perdió.

Sosteniendo una pila de latas desnudas en su mano, de repente, tuvo una sensación de déjà vu, recordando cuidadosamente, parece haber encontrado antes un lote de latas sin anillo de apertura fácil debajo de su cama, en ese momento, también pensó: ¿quién es tan tacaño para quitar el anillo de abre fácil? Todo fue obra suya. Pero Han Dong no se acuerda de cómo comió esas latas… olvídalo, no lo pienses, mañana las romperé y las comeré.

Han Dong estaba tumbado en el sofá, haciendo su ejercicio de calentamiento antes de dormir.

Contando mentalmente: 1, 2, 3, 4… cada número se convirtió rápidamente en una monstruosa cara de fantasma, cada expresión es muy escandalosa, y se articuló cada vez más rápido, al principio, tardó medio minuto en hacer las 10 expresiones, y luego, todas se pudieron completar en 10 segundos.

Finalmente, tras el intenso esfuerzo físico, Han Dong cayó en un profundo sueño.

♦ ♦ ♦

A la una de la mañana, Wang Zhong Ding volvió de su visita al exterior y regresó a su despacho para descansar como de costumbre.

Er Lei le preguntó con inquietud: 

—¿Necesitas que haga guardia? ¿Y si Han Dong camina dormido y te molesta de nuevo?

—¿No asignaste dos guardias de seguridad en el piso de mi oficina para el turno de noche?

—Me temo que en caso de que haya una situación especial, ya sabes que a ese chico le gusta hacer bromas.

—Por mucho que haga trucos, no hay forma de que se enfrente a dos personas con las manos vacías y los puños desnudos…

Er Lei estaba a punto de decir algo más, pero fue detenido por Wang Zhong Ding extendiendo su mano.

—De acuerdo, vuelve a descansar, te llamaré. 

Er Lei asintió con la cabeza.

Poco después de que Wang Zhong Ding regresara a su despacho, Han Dong volvió a entrar, pero esta vez no tomó el ascensor para llegar a esta planta.

En su lugar, bajó temprano al piso de abajo y luego fue a subir las escaleras de nuevo.

Las luces de la escalera se activaban con la voz, y los pasos de Han Dong eran tan ligeros que las luces no se encendieron, ni siquiera cuando llegó al último escalón.

Luego, se quedó parado sin moverse, como si esperara algo.

Poco después, el guardia de seguridad se acercó al lugar, al percibir que había alguien en la escalera, y en cuanto la luz de la linterna le dió, iluminó un rostro fantasmal distorsionado.

Y la cara del fantasma seguía cambiando, los patrones intrincados y los escandalosos efectos visuales, simplemente estaban fuera del alcance de los humanos.

—Ah…

El guardia de seguridad se deslizó por la pared hasta el suelo, con la cara blanca, incapaz de levantarse.

Se escuchó débilmente un grito, mientras otro guardia de seguridad se apresuraba hacia el lugar, temiendo molestar a Wang Zhong Ding, no se atrevió a ir demasiado rápido.

Así que cuando se dirigió a la escalera, la luz se volvió a apagar, y volvió a levantar la linterna hacia la cara de Han Dong, y entonces se repitió la tragedia de hace un momento.

Cuando la puerta se abrió de un empujón, Wang Zhong Ding tuvo que resignarse a su destino.

Algunas personas están hechas para molestar.

Han Dong volvió a abrir la bolsa de la comida y las latas que le había dado Er Lei, una detrás de otra, cayeron sobre la mesa.

Tal vez, ya estaba acostumbrado, porque esta vez Wang Zhong Ding abrió todas las latas de la bolsa sin siquiera hacer una pregunta a Han Dong.

Entonces, quédate en el escritorio y vete inmediatamente después de comer. Como resultado, Han Dong abrió la boca de repente y dijo: 

—No estoy aquí para pedirte que abras las latas.

Wang Zhong Ding miró a Han Dong.

—Sólo quiero decirte que lo de la lata de gachas al mediodía fue una coincidencia, de hecho, no pude abrir ninguna lata.

Han Dong realmente se ha traicionado a sí mismo.

—Está escrito en la caja de la lata que se puede consumir solo dentro de las primeras veinticuatro horas de abrir las latas. No puedo comer tantas latas en un día, así que, ¿puedes cerrarlas?

La expresión de Wang Zhong Ding no era mucho más fuerte que la de los dos guardias de seguridad de afuera: 

—¡Si no quieres que te despierte a patadas, ¡dame esas latas y vete!

—No me iré así, ni siquiera por estas latas.

Han Dong extendió repentinamente su brazo para proteger estas latas. 

—Llevarlas de vuelta de esta manera definitivamente las derramará, y no quiero derramar las latas que me diste.

—¡Escúchate, qué frase tan reconfortante! 

Lo que Wang Zhong Ding pensaba era: ¿estás escuchando las tonterías de este psicópata? Resultó ser lo contrario.

Se levantó y fue a la cocina a buscar una caja de conservas y vertió toda la carne y la salsa dentro de la lata.

Como resultado, Han Dong cogió otro tarro de conservas y metió la lengua dentro para lamer la salsa restante.

—No quiero desperdiciar ni una gota de la comida enlatada que me diste.

—Efectivamente… 

Wang Zhong Ding tuvo que raspar con fuerza la salsa de todos los tarros de conserva antes de entregar la caja a Han Dong, fue un proceso que duró otros diez minutos.

Como resultado, Han Dong no se fue todavía, y dijo alegremente hacia Wang Zhong Ding: 

—Te daré un regalo.

Con eso, Han Dong sacó a relucir sus habilidades domésticas: la actuación del rey de la cara podrida.

Cuando las emociones negativas de una persona eran tan extremas, que no podían interpretarse con ninguna expresión, quizás, sólo podía reírse.

Este fue el caso de Wang Zhong Ding.

Tenía muchas ganas de ir a la lápida de los padres de Han Dong para presentar sus respetos y preguntar sinceramente: “¿Cómo han creado un demonio así?” Después de que la “técnica de la cara” de Han Dong presentara una serie de expresiones como la narrativa, el flashback y la interpolación, Wang Zhong Ding, finalmente, se dio cuenta de cómo Han Dong escapó de los dos guardias de seguridad, e inmediatamente se levantó y salió.

Como resultado, Han Dong le abrazó por detrás.

—¡No te vayas, tengo miedo!

Wang Zhong Ding apretó los dientes y dijo: 

—¿Hay algo que dé más miedo que tú aquí?

Han Dong todavía tenía un agarre mortal sobre Wang Zhong Ding y no lo soltaba, Wang Zhong Ding se movió con fuerza para sacudirse a Han Dong, sólo para escuchar sus gritos miserables justo antes de salir por la puerta.

Este tipo de grito no era fingido a primera vista, Wang Zhong Ding había pensado que Han Dong se había vuelto realmente loco tras ser despertado por la caída, pero resultó que no era así.

Han Dong no se despertó en absoluto, ni se cayó, sino que tuvo un calambre.

Sí, finalmente, su cara se había acalambrado gloriosamente después del intenso esfuerzo físico.

Han Dong seguía manteniendo su boca torcida y sus ojos rasgados, como no podía volver a poner sus músculos en su sitio, esto generó que las lágrimas salieran de sus ojos, haciendo que la persona se viera excepcionalmente angustiada.

Wang Zhong Ding tenía que ayudar a Han Dong con su emergencia primero. En cuanto a cómo hacerlo, sólo podía adivinarlo.

La compresa caliente de la toalla no funcionó, el masaje con instrumentos no funcionó, Wang Zhong Ding trató de cubrir la mejilla de Han Dong con su gran mano y la frotó con ternura.

Sólo cuando el calor de la palma de su mano se transmitió a la profundidad de su mejilla, los músculos agarrotados se relajaron lentamente y sus cinco sentidos volvieron a su posición original.

Han Dong fue completamente honesto esta vez, sosteniendo la caja de conserva y saliendo, con Wang Zhong Ding siguiéndolo a su lado.

Los dos guardias de seguridad también habían reducido la velocidad y se estaban lavando la cara en el baño. Wang Zhong Ding echó un vistazo al interior al pasar y vio que no estaban gravemente heridos, así que no abrió la boca para saludarlos, sino que envió a Han Dong directamente a su despacho tras subir al ascensor.

Como resultado, después de dormir menos de media hora, el timbre volvió a sonar.

En el momento antes de que Wang Zhong Ding abriera la puerta, ya había pensado, si la persona que estaba en la puerta era Han Dong, lo tiraría al suelo de un puñetazo, y no sería suave.

Resultó que en la puerta estaban los dos guardias de seguridad de servicio, y el enrojecimiento de la zona de los ojos aún era visible después de lavarse la cara.

—Señor Wang, no queríamos perturbar su descanso, pero hay algunas cosas que tenemos que decir, nuestro edificio de oficinas está embrujado, realmente, tanto Da Qiang como yo lo vimos…

El rostro de Wang Zhong Ding era sombrío al extremo. 

—Hablaremos de esto mañana.

—Presidente Wang, sé que usted es ateo, pero hay algunas cosas en las que tiene que creer… 

—¡Fuera! 

Después de que estos dos pobres guardias de seguridad fueron asustados por Han Dong, fueron golpeados nuevamente por su “marido”. 

♦ ♦ ♦

A la mañana siguiente, Han Dong fue a la nevera para recoger las latas, pero no las vió, sino que, en su lugar, había una gran caja de conservas llena de carne enlatada.

Fue a la habitación de Yu Ming para recoger el pequeño martillo que había caído allí, y dijo con ojos llenos de ternura hacia Yu Ming: 

—Cada vez eres más considerado ah, no me extraña que el presidente se fije en ti.

Yu Ming lo miró con frialdad.

♦ ♦ ♦

Wang Zhong Ding y el director Lu subieron juntos al ascensor, el director Lu es bueno para rodar películas de suspenso y terror, y está considerado como un raro talento fantasma dentro de la nueva generación de directores de la península.

—¿Cómo va el rodaje? —Preguntó Wang Zhong Ding.

La expresión del director Lu no era optimista. 

—Hoy en día, el público se preocupa por los efectos visuales cuando ve películas de fantasmas.

Wang Zhong Ding pensó en algo de repente, pero no habló directamente.

—Señor Wang, si nuestra agencia tiene algún actor adecuado, manténgalo vigilado.

 Wang Zhong Ding asintió. 

—Sí, no hay problema.

♦ ♦ ♦

Después de una comida completa, Han Dong fue al edificio de oficinas. Al ver que Wang Zhong Ding lo saludaba con una sonrisa, no pudo esperar a dar el lado más dulce al director general. Como resultado, Han Dong se aprovechó del descuido de Wang Zhong Ding.

Al no obtener la reacción esperada, también intensificó sus esfuerzos para enviar algunos más.

Como resultado, Wang Zhong Ding no mostró ningún miedo o incomodidad, desde el principio hasta el final, sino que la sonrisa en sus ojos se hizo más fuerte a medida que la actuación de Han Dong se alargaba.

¡Joder! ¡He venido a asustarte, no a hacerte reír! Así que Han Dong volvió a intensificar su distorsión, y el resultado fue trágico.

¡Otro calambre! Gritaba de dolor y nada funcionaba, así que casi se golpea la cabeza contra la pared.

Como si Wang Zhong Ding hubiera sabido todo el tiempo que Han Dong sufriría esto, acercó su mano directamente para frotar la cara de Han Dong y, en unos pocos golpes, curó el calambre de Han Dong, pero su mano nunca se alejó.

Los dos hombres se miraron de repente.

En ese momento Han Dong se congeló pensando: ¿por qué esta escena es tan familiar? Parecía que ya había sucedido en alguna parte… Sin embargo, Wang Zhong Ding abrió la boca en ese momento y dijo hacia él: 

—Tengo un papel muy adecuado para ti aquí.

| Índice |

2 thoughts on “Al límite – Capítulo 74: Miedo a la medianoche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *