Al límite – Capítulo 75: Aprovecha la oportunidad

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Después de escuchar a Wang Zhong Ding explicar su papel, todo el cuerpo de Han Dong se inquietó.

—¿Por qué las demás personas actúan como jóvenes elegantes cuando debutan, pero yo debo actuar como un fantasma?

—El valor de un actor no depende del papel —respondió con seriedad Wang Zhong Ding.

Han Dong sabía que Wang Zhong Ding era un hombre que era blando o duro, así que se ocupó de enviar una sonrisa halagadora y se explicó:

—No me refería a lo bajo que era interpretar a un fantasma, lo que quería decir es que este papel podría no ser adecuado para mí.

—¿Cómo es que no te conviene? ¿No pretendes ser un fantasma todo el día? —Gruñó Wang Zhong Ding.

En su corazón, Han Dong no estaba contento con la actitud altanera de Wang Zhong Ding, pero en la superficie, asintió con la cabeza.

—Señor Wang, me ha malinterpretado, no estoy fingiendo ser un fantasma, sólo he tenido un calambre en la cara. Como vez, en caso de que un día nos encontremos con este tipo de cosas en el set, sería malo retrasar el proceso de rodaje, ¿no?

Inesperadamente, Wang Zhong Ding respondió:

—La forma en que te acalambraste fue particularmente infecciosa y explosiva, si realmente puedes interpretarlo, estoy dispuesto a tener a todo el equipo médico en el set para escoltarte.

—¿No piensas seguir dándome un papel en la película masculina más taquillera del año? Piénsalo, ¿y si interpreto a este fantasma demasiado profundamente y el público ve al nuevo personaje en un segundo?

Wang Zhong Ding abrió la puerta de la oficina mientras regresaba.

—No te preocupes, he leído el guión, este papel de fantasma es un maquillaje de efectos especiales, si la persona real no aparece, el público no podrá ver su aspecto original, y no tendrá ningún efecto en la siguiente escena.

—¿Haré a un personaje sin rostro?

Han Dong quería llorar.

—No te dejo interpretar este papel para darte más publicidad o para hacerte popular, sino para entrenarte —respondió él.

La mirada de Han Dong, sin embargo, fue tras el cubo de basura de la señora de la limpieza, donde vio una docena de latas vacías, de repente, se dio cuenta de algo, y había un rastro de incertidumbre en su tono

—Ayer esas latas… ¿Fueron abiertas por ti, para mí?

Wang Zhong Ding evadió completamente la pregunta y siguió hablando sin terminar la frase.

—Aunque soy tu agente, respeto tus deseos. Tómalo o déjalo si quieres.

Han Dong seguía inmerso en su mundo, ¿por qué iba a ir sonámbulo hasta él para abrir una lata? ¿Podría ser que haya hecho acciones similares antes? Han Dong recordó la primera vez que Wang Zhong Ding le dijo y por lo que sacó una lata, y ayer soltó de repente “no puedes abrir la lata”

—¿Estás pensando en ello? —Preguntó Wang Zhong Ding.

Han Dong finalmente asintió con la cabeza.

—Actuaré.

Quizás, cuando una persona tiene demasiados defectos, la gente se acostumbra a magnificar sus ventajas.

Al igual que Han Dong, que era inútil a los ojos de Wang Zhong Ding, esos puntos malos suyos lo habían adormecido, mientras que, los detalles insignificantes y puntos buenos eran los que estaban realmente impresos en su corazón.

Por ejemplo, ayudar al viejo mendigo, consolar a la niña; o conociendo el “viejo trasero” de Li Shang, pero sin hurgar en él; incluso un simple asentimiento sumiso ahora, hará que el corazón de Wang Zhong Ding se ablande inexplicablemente.

Era la primera vez que Wang Zhong Ding sólo levantó unos buenos sentimientos para Han Dong. Han Dong se mentía a sí mismo: se juraba que este papel no había llegado a sus manos de la nada, porque no quería estar en deuda con los demás.

—No cojas el autobús en el futuro, la empresa te dará un coche.

—¿Por qué no lo dijiste antes? —Han Dong tenía una mirada de remordimiento: —Si lo hubiera sabido antes, no habría comprado la pintura por internet, el tendero aún no la ha enviado.

Wang Zhong Ding sospechó al instante:

—¿Para qué has comprado la pintura?

—Emm… es para colorear la artesanía.

Originalmente, Han Dong estaba preocupado de que esta excusa fuera difícil para persuadir a Wang Zhong Ding, pero resultó que él realmente accedió.

—Vi esa flauta en tu habitación, está bien hecha.

¿Cómo la has visto? Se preguntó Han Dong. ¿Cuándo has estado en mi habitación?

Wang Zhong Ding golpeó con los dedos su escritorio y dijo tras un momento de reflexión:

—Deberías ir al set primero y traer el guión para estudiarlo bien, por cierto…

—Iré, pero también deberías decírselo a… Aquí está la tarjeta de visita del director.

Wang Zhong Ding lo lanzó directamente a Han Dong.

Han Dong quería preguntar de nuevo, pero, por desgracia, la diferencia de fuerza y su velocidad del discurso, no pudo ni siquiera ponerse al día con los pies de Wang Zhong Ding. Su frase no había terminado y la otra persona ya se encontraba en el ascensor.

De un asunto tan pequeño, Han Dong se dio cuenta de otra verdad.

¿Ves? Somos completamente dos extremos, e incluso si nos juntas en el futuro, habrá todo tipo de conflictos.

Cuando yo acabo de recoger los palillos, él ya ha terminado de comer; yo recién me bajó los pantalones, y él ya está saliendo del baño; yo quiero ser cariñoso e íntimo y él se está quedando dormido… Pensando en esto, Han Dong siente que el cielo se cae, diciéndose a sí mismo desesperadamente: Para ser felices en el futuro, debemos matar a este malvado destino, y no podemos tener al rey y a su pequeña lengua bajo el control de un hombre.

♦ ♦ ♦

Después de regresar al dormitorio, Han Dong ordenó rápidamente los listones de madera que no habían sido utilizados y los llevó a la habitación de Yu Ming.

—Los guardaré contigo unos días, me temo que Wang Zhong Ding hará otra incursión.

—¿Wang Zhong Ding vendrá aquí?

Yu Ming era muy escéptico.

—¡Tonterías, ya ha estado aquí!

Han Dong puso otro montón de corteza en el balcón de Yu Ming para que se secara, y le amonestó:

—Si una noche llamo a la puerta de tu habitación y te pido que me entregues la madera, no debes hacerlo. Aunque insista todo lo que pueda, ¡debes insistir en que no lo tienes aquí!

Yu Ming tiró de la comisura de la boca:

—¿No eres esquizofrénico?

—¡No importa, escúchame de todos modos, por favor!

—¿Y tu cama y tu barril? ¿No los seguirá viendo?

—La cama y los barriles estarán listos pronto, y cuando vea el producto terminado, no podrá hacerme nada, aunque tenga algún problema. Es que me costó mucho pulir la madera. Sería una pena si fuera confiscada.

Yu Ming no podía creerlo.

—¿Por qué lo confiscaría? ¿No le ahorraste dinero a la empresa fabricando tus propios muebles?

—El problema es…

Han Dong se sintió bastante avergonzado al hablar.

—Ya me envió un conjunto de muebles inflables.

—¿Y luego qué?

—Y entonces… los vendí.

Yu Ming no sabía qué decir.

Han Dong se justificó con otro tono dominante:

—¡No quiero dormir en inflables, quiero usar muebles de madera maciza!

—Puedes hacer una solicitud a la empresa, de todos modos, puedes seguir usando estos muebles después de que te vayas, la empresa no debería rechazar tu solicitud…

—¿No lo rechazará? No sé cuántas veces ha sido rechazado ya.

Al pensar en esto, a Han Dong le picaron los dientes:

—¿Crees que el cerebro de Wang Zhong Ding se ha ido a la mierda? ¿Por qué tiene que dejarme usar un inflables? Si era para ahorrar dinero, los que compró no eran baratos, y los que cambiaron de manos ni siquiera lo admitieron, y acabaron vendiéndolos por unos cuantos clavos.

Yu Ming no sabía si era el cerebro de Wang Zhong Ding el que se había ido a la mierda o el propio Han Dong.

—Olvídalo, no hablemos de eso, di algo alegre.

—Puede que esté en un programa.

—¿En serio?

Yu Ming se sorprendió mucho.

Han Dong asintió:

—Y es un gran e importante papel.

—Muy bien.

Yu Ming recordó de repente algo:

—Vi a tu amigo en la portada de una revista.

—¿Mi amigo? —Preguntó Han Dong.

—Li Shang.

Li Shang… Han Dong cobró vida al instante.

—¿Dónde está? Déjame ver.

Yu Ming le entregó el nuevo número de la revista de moda “Guide”, una revista de gran impresión en China, sobre todo en la categoría de moda, casi a la cabeza de la lista, que básicamente sólo acepta actores de cine y televisión de primera línea.

Sólo había un puñado de estrellas como Li Shang, que había debutado hacía menos de dos meses, que podían tener este tipo de trato.

La portada de la revista muestra a Li Shang con un aura completa, especialmente sus largas piernas, que ya son muy llamativas, y con los efectos especiales y el fino retoque, simplemente crea el nivel de piernas de grado diamante.

No sólo la cubierta, sino también la página interior tiene un conjunto de imágenes de gran tamaño, con una variedad de eslóganes promocionales de alto perfil “gran nombre natural” “el hombre de piernas largas, la puerta de dios a arrodillarse” “el nuevo noble favorito de la industria del entretenimiento…” y así sucesivamente, una serie de “piernas” para promover el título del centro.

En ese momento Zhang Xinghu regresó por casualidad, y vio a Yu Ming y a Han Dong leyendo la revista, también cotilleando por casualidad.

—Esta portada es un reemplazo temporal, originalmente estaba previsto que fuera Yilu, no sé por qué razón se retiró y se sustituyó por la banda de Li Tian. Y el grupo de Li Tian como un éxito de taquilla se apresuró ayer, nunca antes ha habido tanta prisa para cambiar la cubierta dentro de las 12 horas antes de su publicación, se dice que en este momento están en la planta de impresión, y hay gente de alto precio para comprar de nuevo la reimpresión.

En cuanto a por qué Li Shang tenía tanta prisa, Han Dong no podía tenerlo más claro.

—Y se encargó de otro drama, en el que le acompañan un montón de modelos masculinos, todos con una talla de piernas largas, presumiblemente, están interpretando de nuevo a los hijos ricos de la clase alta. Se dice que, al principio, el costo de la inversión para esta película no era alto, pero como resultado, Li Shang aportó capital al grupo y, al instante, se convirtió en una gran producción.

Yu Ming parecía no estar interesado en este tema, y volvió a decir hacia Han Dong:

—Por cierto, no has dicho en qué vas a actuar.

—¿También vas a actuar? ¿Qué papel?

Zhang Xing Hu también se acercó.

Los dos hombres se quedaron mirando a Han Dong con los ojos entornados, los ojos parecían decir: “Si alguien más está interpretando a una celebridad, entonces ¿qué estás interpretando tú?

—Actuaré como un fantasma —respondió Han Dong.

Zhang Xinghu se rió, Yu Ming parecía haber pensado en la razón por la que Han Dong fue elegido para hacer de fantasma, y también se rió junto a él

—¿Por qué se ríen? ¿Qué hay de malo en hacer de fantasma? La gente común no puede ni siquiera actuar.

Han Dong tenía una mirada de perrito.

Zhang Xinghu estaba ocupado riendo:

—No, no, no, no… Sólo creo que es adecuado para ti.

Más tarde, cuando hablaron de la remuneración, Zhang Xinghu le preguntó a Han Dong:

—¿Cuál es tu precio?

El propio Han Dong no estaba seguro, así que volvió a llamar a Wang Zhong Ding.

—¿A cuánto asciende mi remuneración por la película?

—Eso sólo se sabrá después de hablar con la parte de la producción.

—Entonces, dame un presupuesto.

—Diez mil como máximo.

Han Dong se contentó con darse la vuelta y decirle a Zhang Xinghu:

—Diez mil.

—¿Sólo 10.000? Tengo tres más para jugar como un tercer hombre.

Han Dong se engañó a sí mismo y dijo:

—Tú juegas el tercer macho 30.000, yo el primero 10.000, ¿esto no está bien?

Zhang Xinghu ya no apretó a Han Dong y accedió alegremente:

—Pero acabas de aceptar el papel, este precio no es bajo. No deberías preguntar a las personas de producción, ellos definitivamente te presionarán hasta lo más bajo. Debes preguntar al agente, que normalmente dirá una cifra ideal. Por ejemplo, la hermana Jiao me dijo inicialmente que eran 50.000, pero resultaron ser 30.000 después de ir a hablar de ello.

Han Dong miró al cielo.

Todo lo que preguntó fue a su agente…”

| Índice |

One thought on “Al límite – Capítulo 75: Aprovecha la oportunidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *