Al límite – Capítulo 89: Renuncié a mi vida

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


—¿Cuál es el resultado? —Preguntó Wang Zhong Ding.

Er Lei respiró profundamente y dijo:

—Ustedes dos son un par.

La mirada de Wang Zhong Ding en ese momento fue como escuchar a alguien decir que la mierda sabía realmente bien.

—¿Un par? ¿Como una pareja?

Er Lei percibió la peligrosa atmósfera de la sala y aun así se preparó para hablar.

—Es que tú y Han Dong están destinados a ser una pareja.

Wang Zhong Ding se quedó helado durante mucho tiempo antes de preguntar:

—¿A quién se lo has enseñado?

—A un místico.

Er Lei parecía un poco abrumado, pero siguió hablando.

—Es un gran investigador de la estructura facial humana, y dijo que en realidad el aspecto de las personas no es irregular. Dos personas que se han cruzado también mostrarán una cierta conexión en sus rostros. Así que llegó a la conclusión de que Han Dong es su… cónyuge predestinado después de cálculos precisos.

Wang Zhong Ding estaba realmente furioso.

—¿Qué místico? ¡Dime su nombre!

Er Lei no dijo nada.

—¡Es un adivino! ¿De qué metafísica me hablas? Te pedí que revisaras las fotos para interpretar la mente de Han Dong a partir de los símbolos, ¡no para comprobar la relación entre nosotros dos!

—¿No es ese el estado de ánimo de Han Dong? —Susurró Er Lei.

Wang Zhong Ding se detuvo de repente, volvió a coger las dos fotos y las miró, comprendiendo algo en trance.

Parecía que desde que Han Dong colgó sus fotos en blanco y negro, hasta que lo provocaba deliberadamente para enfadarlo una y otra vez, pasando por decir inexplicablemente que le gustaba… todas las dudas se resolvían en este momento.

—¿Quieres decir que Han Dong lo vio desde el principio? —Preguntó Wang Zhong Ding a Er Lei.

Er Lei asintió.

—Creo que sí, estaba convencido de ese aspecto.

Wang Zhong Ding tenía una mirada pensativa.

Er Lei se apresuró a aprovechar la oportunidad para limpiar el nombre de Han Dong al margen:

—La razón por la que se puso así fue sólo para atraer tu antipatía.

—¡Ya es molesto! ¿Sigue siendo necesario ser así? Aunque no lo reclutara, ¡no sería capaz de mirarlo!

Wang Zhong Ding no sabía de dónde salía su enfado hosco.

Er Lei no sabía qué decir.

Wang Zhong Ding frenó sus emociones y le ordenó a Er Lei:

—¡Encuentra la manera de deshacerte de los restos de la ideología de Han Dong! No me importa si cree en dioses y fantasmas, pero este asunto, ¡no se le puede permitir en absoluto creer en él!

Er Lei salió y llamó a Han Dong.

—El señor Wang ya sabe que ustedes dos son compatibles por matrimonio, ¡así que puede ver por sí mismo lo que debe hacer…!

♦️ ♦️ ♦️

El drama que protagonizaba Zhang Xinghu celebró su estreno, Han Dong y Yu Ming acudieron a la escena para darle ánimos.

Zhang Xinghu esperaba que Han Dong viniera, pero se sorprendió cuando Yu Ming hizo su aparición.

No es fácil forzarlo, por no hablar de las cartas grandes y pequeñas, sino de los atributos de nerd de Yu Ming.

—Los dos preparamos un “dúo” para ti, ¿está bien si no viene? —Se burló Han Dong.

Zhang Xinghu se sorprendió aún más:

—¿Vas a actuar en el escenario?

—¿Por qué no puedo actuar en el escenario?

El tono de Yu Ming era ligero.

—No, no, no, no, me siento halagado.

Zhang Xinghu sonrió y se rió de Yu Ming, tras darse la vuelta y golpear con un puño el pecho de Han Dong.

—¡No me extraña que vayas tan bien vestido, así que intentas robar la cámara!

—Por supuesto, ¡también es la primera producción de nuestra residencia, definitivamente tenemos que afinar el ambiente, ah! No te preocupes, ¡seguro que luego te doy un buen grito!

Mientras charlábamos, no sé quién dijo en la puerta:

—Me acaban de informar que el señor Wang también vendrá hoy.

Al oír esto, todo el vestuario bullía, no por la importancia que la empresa le concedía al drama, sino por Wang Zhong Ding.

No es exagerado decir que en el momento en que las palabras cayeron al suelo, todas las mujeres empezaron a maquillarse.

Al principio, Han Dong le echó un vistazo a los demás, pero ahora, al verlos maquillarse, empezó a reírse: ¿Qué sentido tiene hacerlo? Incluso si viene, ¿qué pasa? Mirad todos vosotros que nunca habéis visto el mundo… y luego dio una palmadita en el hombro de Zhang Xinghu y dijo:

—Iré al vestuario a cambiarme de ropa, ustedes hablen primero.

Después de decir eso, se apresuró a entrar en el vestuario.

Zhang Xinghu preguntó:

—¿No está suficientemente bien vestido?

Yu Ming le devolvió una mirada especialmente visceral.

Es cierto que Han Dong fue al vestuario a acicalarse, pero no en la dirección de los guapos, sino en la contraria.

Se quitó la ropa de hipster y se puso un mono de trabajo, que estaba manchado y sudado por la muda de otra persona.

A continuación, se trasladó de los bastidores a la sala principal y trabajó con el equipo para preparar el lugar.

Han Dong acababa de levantar una pata de la mesa cuando llegaron Wang Zhong Ding y Er Lei.

Wang Zhong Ding dijo de repente:

—Recuerdo que el número dos masculino en este drama es el de Han Dong ¿verdad?

—Sí, sí, hoy Han Dong también está aquí.

Er Lei estaba ocupado recordando.

Wang Zhong Ding gruñó.

—También vino a ciegas a poner de se parte, no puede hacer… oh qué trabajo práctico.

Er Lei dirigió de repente su mirada a la esquina sureste y dijo con entusiasmo:

—Mire, señor Wang.

Wang Zhong Ding miró en dirección a la guía de Er Lei, Han Dong estaba allí haciendo trabajo febrilmente.

Al contrario del aspecto de alto nivel que Wang Zhong Ding había imaginado, Han Dong iba vestido de forma bastante sencilla.

No le importó el polvo que cayó sobre la estantería, y estaba ayudando a levantarla, toda su solapa estaba ya mojada de sudor.

—Parece que ha estado ocupado durante mucho tiempo —añadió Er Lei.

El rostro de Wang Zhong Ding cambió:

—Dile que busque un lugar para descansar.

Er Lei se acercó y repitió las palabras de Wang Zhong Ding.

Han Dong jadeó exageradamente varias veces:

—Ahora nos falta mano de obra, esperen a que terminemos con este periodo tan ocupado.

Después de eso, señaló al tipo que colgaba las luces de colores a su lado y le dijo:

—¿Puedes ser más eficiente? ¿Cuánto tiempo lleva trabajando con unas pocas bombillas? Vamos, vamos, vamos.

Señaló a la barredora y dijo:

—¿Qué tan rudo es tu barrido? Hay una caspa de 0,7 mm de diámetro a 2,4 cm de tus pies, ¿y ni siquiera la ves? ¿Qué estás haciendo?

Al darse la vuelta y ver al chico del micrófono burlándose de una niña, no pudo aguantar más:

—¿Puedes comportarte? ¿Qué clase de lugar es éste? ¿Es este un lugar para ser un gamberro?

Más tarde, un manitas no pudo soportarlo y le preguntó a su compañero de al lado:

—¿Quién es ese tipo?

—¿Quién sabe? No está haciendo nada y está haciendo un desastre. Habríamos terminado el trabajo sin él.

—El lanzamiento está oficialmente en marcha…

Los creadores subieron al escenario uno por uno para hacer sus presentaciones, seguidas de un periodo de preguntas y respuestas de los medios de comunicación, y luego hubo un intercambio interactivo.

Había miembros del reparto que se daban noticias entre sí, regalos de los fans invitados, y varios pequeños espectáculos a su vez, el ambiente fue subiendo de tono.

Han Dong y Yu Ming hicieron una actuación conjunta, con Han Dong tocando la flauta y Yu Ming bailando.

En lugar de prepararse de antemano, fue más bien una actuación pro forma.

Como Han Dong soplaba una sección y olvidaba otra, el ritmo de la música cambiaba constantemente.

Lo bueno es que Yu Ming es un buen bailarín y puede manejar casi cualquier tipo de música con facilidad.

Entonces, de repente, Han Dong hizo sonar la canción de cumpleaños, y Yu Ming no tuvo más remedio que aplaudir en el escenario avergonzado y con ganas.

Se oyeron risas desde abajo, pero con la introducción del pastel, todo el ambiente se volvió muy cálido.

Hoy era el cumpleaños de Zhang Xinghu, y el propio Zhang Xinghu estaba tan ocupado que se olvidó de ello, y casi lloró en el momento en que vio el pastel.

Wang Zhong Ding también suspiró inexplicablemente fuera del escenario

—Cuando este oso de Han Dong no está siendo un idiota, es bastante agradable de mirar.

Er Lei hizo eco

—Sí, entusiasta y cariñoso, recuerda el cumpleaños de todo el mundo.

Wang Zhong Ding recordó el peine, sólo para entender el motivo de por qué Han Dong lo envió por la noche y se lo quitó por el día.

—¿Qué día nació? —Preguntó Wang Zhong Ding con indiferencia.

—Su cumpleaños es inventado, porque fue tirado a su tío segundo cuando nació, y más tarde cambió a varios parientes antes de perder la cuenta, olvidando, desde hace tiempo, qué día nació.

Wang Zhong Ding volvió a mirar a Han Dong en el escenario y no dijo nada más.

El tiempo de actuación del espectáculo había terminado, y lo único que quedaba era la interacción entre los actores y el público.

Han Dong cortó un trozo de pastel y se lo acercó a Wang Zhong Ding, con una mirada pensativa y ambigua.

—Come.

Wang Zhong Ding lo tomó, cogió el tenedor y se lo comió.

—Oye, he dicho que aunque no me des las gracias, al menos me sonrías.

Han Dong estaba insatisfecho.

Wang Zhong Ding le lanzó una mirada.

—¿Por qué debería sonreírte?

—¡Si esto te lo hubiera dado otra persona, te habrías reído hace tiempo!

Wang Zhong Ding gruñó:

—Si lo sabes en tu corazón, ¿por qué necesitas que lo haga?

Han Dong se erizó y no dijo nada.

Pero Er Lei se alegró bastante, porque a Wang Zhong Ding no le gustaba mucho el pastel, y puede que ni siquiera comiera unos pocos bocados en su propio cumpleaños.

Han Dong le dijo a Er Lei que se fuera a algún lugar y se sentó junto a Wang Zhong Ding.

Después de mirarlo un rato, volvió a teñir las comisuras de sus ojos de un color maligno y habló con un tono ambiguo:

—Oye, ¿he oído decir a Er Lei que sabes de ese asunto?

—¿Qué?

Wang Zhong Ding estaba desconcertado.

Han Dong se rió acaloradamente:

—¡Sólo el asunto de que nuestros astros coinciden!

Al oír esto, la cara de Wang Zhong Ding se descompuso inmediatamente.

—¿Cómo puedes decir tonterías sobre esto? ¿Tienes algo de decencia en tu cabeza?

Han Dong se acercó al oído de Wang Zhong Ding y le dijo en tono concluyente:

—No te estoy mintiendo, realmente seremos una pareja en el futuro.

Wang Zhong Ding quería romper el pastel que tenía en la mano en la cara de Han Dong para tapar su descaro.

—Si lo vuelves a decir te arrancaré la boca.

Como resultado, Han Dong estaba aún más furioso que Wang Zhong Ding,

—Realmente no estoy mintiendo, nosotros dos seremos una pareja en el futuro.

Wang Zhong Ding había vivido mucho, había visto de todo, pero nunca había visto este tipo de declaraciones.

Han Dong también pinchó a Wang Zhong Ding en la parte baja de la espalda sin miedo a la muerte y le susurró sugestivamente:

—Me he resignado a mi destino, así que un día lo admitirás.

Wang Zhong Ding estaba furioso y giró la cabeza violentamente, rápidamente Han Dong presionó su cara hacia el pastel, justo a tiempo para “bloquear” la boca de Wang Zhong Ding para maldecir, cooperando bastante tácitamente.

La cara de Wang Zhong Ding se puso verde en ese momento.

Han Dong también parecía no tener piedad, señalando el anillo de crema en su cara:

—Wang Zhong Ding, ¿cómo puedes explicar esto? Yo estaba mirando hacia usted mirándome, así que le puse cara, pero resultó que, en realidad… no puede, usted tiene que darme una compensación.

Wang Zhong Ding lo fulminó con la mirada.

—¿Sólo quieres que te toque la cara?

En su corazón, Han Dong estaba bailando de la felicidad

—¿Qué dices? Es frotar, no tocar.

Wang Zhong Ding puso una mano en la parte posterior de la cabeza de Han Dong, mientras que la otra mano se dirigía a la crema de su cara.

Cuando Han Dong se dio cuenta era demasiado tarde. Este odioso descarado finalmente había sido castigado. Un éxtasis y un nuevo odio se informaron juntos.

—Ahh… me duele maestro… no hace falta que lo frote… ahh… Lo haré yo mismo… yo mismo…

Yu Ming volvió por la noche y vio a Han Dong acurrucado en el sofá, sosteniendo un pequeño espejo, mirando bellamente su cara asimétrica a izquierda y derecha, narcisista incorregible.

—Te digo que sólo está interesado en mí, le gusta pellizcar la cara de quién…

Yu Ming gruñó.

—¿También estás hinchado?

Han Dong dejó el espejo con una mirada molesta:

—¿Por qué eres tan poco atractivo? Esto es un problema de fuerza de la mano, no de actitud, ¿vale? Y mi piel es muy preciosa, por no decir que fue pellizcada, incluso un golpe casual y se hincha.

Las palabras acababan de caer, Yu Ming se acercó, le agarró una mano ferozmente y luego bajó la otra…. por no hablar de la hinchazón, su rostro estaba rojo.

—¿Está hinchado? —Preguntó Yu Ming.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *