Al límite – Capítulo 90: Robar un beso

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Al día siguiente, el lanzamiento del programa de televisión fue noticia en las páginas de entretenimiento.

No fue porque Zhong Ding utilizara sus conexiones o porque el lanzamiento estuviera muy promocionado, sino simplemente por la rutina de baile de Yu Ming.

El propio Yu Ming era un tema de conversación, y cada uno de sus movimientos recibía la atención de los medios de comunicación.

Además, siempre había mantenido un perfil bajo y rara vez aparecía, por lo que su repentina aparición pública, naturalmente, atrajo la atención de todos los medios de comunicación.

Feng Jun sonrió y suspiró.

—El viaje de Yu Ming no fue en vano, nos ahorró mucho dinero en publicidad.

Wang Zhong Ding no mostró ninguna alegría, sino que estaba un poco preocupado.

Como resultado, por la tarde, la noticia del baile de lanzamiento de Yu Ming desapareció de las páginas y fue sustituida por otros titulares.

Además, los reportajes publicitarios sobre el lanzamiento de la serie de televisión eran todos sobre los creadores hablando de la serie de televisión, faltaba cualquier información relacionada con el nombre del dominio.

Por la noche, cuando Wang Zhong Ding volvió a casa, el niño ya estaba dormido.

Se duchó y fue a la habitación del niño para mirarlo de nuevo, sólo para que el pequeño volviera a despertarse de alguna manera y estirara sus bracitos para rodear el cuello de Wang Zhong Ding.

—Soñé.

—Xixi.

Wang Zhong Ding se sentó en la cama con Xixi en brazos y preguntó:

—¿De qué era el sueño?

—Soñé con la persona que papá ha estado buscando.

Wang Zhong Ding le miró con interés:

—¿Con quién?

—Tío Piernas Largas.

Wang Zhong Ding había hablado con Xixi a primera hora de la mañana sobre su deseo de encontrar a ese protagonista, pero no esperaba que el niño se acordara.

Xixi había heredado por completo el talento de Wang Zhong Ding para los números y había memorizado cada una de estas cifras.

—Encaja perfectamente —dijo Xixi en tono serio.

Wang Zhong Ding sólo preguntó en tono de broma:

—Entonces, ¿recuerdas cómo es?

Xixi pensó detenidamente y dijo:

—Sólo recuerdo que llevaba una coleta que parecía la cola de un conejo.

Al escuchar al niño decir eso, los nervios de Wang Zhong Ding se tensaron al instante.

—¿Qué más has soñado?

Xixi dijo uno por uno:

—Soñé que tenía fiebre de nuevo, y él me presionaba y presionaba en la cabeza, y después de un rato ya no estaba incómodo.

Después de que Wang Zhong Ding durmiera a Xixi, fue a buscar a la niñera.

—¿Has sacado a Xixi durante este tiempo?

La niñera negó con la cabeza:

—No me atreví a dejarlo salir por miedo a que volviera a tener fiebre.

—¿Ha entrado alguien en la casa?

—No, todo el que viene aquí le ha saludado de antemano.

Wang Zhong Ding seguía inquieto, volvió a sacar las imágenes del circuito cerrado de televisión de la villa, y encontró los días en que Xixi tuvo fiebre.

Poco a poco, arrastrándose a través de él, finalmente vió una figura, la mano que agarraba el ratón se detuvo violentamente.

Han Dong entró en la habitación de Xixi con los ojos cerrados, moviéndose furtivamente, el corazón de Wang Zhong Ding se levantó de repente.

Entonces, lo vio acercarse a la cabecera de la cama de Xixi, y su mano varias veces sacó nada del bolsillo interior de su ropa.

Al final, dudando un momento, masajeó repentina e inexplicablemente el cuerpo del niño.

La cámara no mentía, Wang Zhong Ding vio con sus propios ojos que la cara de Xixi mejoraba cada vez más durante el masaje, y el malestar que emanaba de él era cada vez más leve.

En pocos minutos, el estado del niño mejoró rápidamente.

Wang Zhong Ding descubrió de repente que cierta creencia que había mantenido durante años se tambaleaba.

Entonces, vio a Han Dong agarrando la pequeña mano de Xixi y sin soltarla, sin saber lo que estaba pensando… De repente, los ojos de Han Dong se abrieron.

El corazón de Wang Zhong Ding se apretó.

Han Dong miró a su alrededor, y cuando volvió la cara a la pantalla, ya estaba llorando… Lo que pasó después, Wang Zhong Ding no pudo recordarlo, y lo único que le quedó en la mente fue la imagen de Han Dong llorando de dolor y en cuclillas en la puerta de la habitación del niño.

En medio de la noche, el guardia de la puerta observó cómo el coche de Wang Zhong Ding entraba y salía de la zona de la villa.

Han Dong llevaba mucho tiempo durmiendo como un cerdo muerto, Wang Zhong Ding miró hacia su cara, los lados izquierdo y derecho seguían siendo asimétricos, y las marcas rojas de los dedos permanecían en el lado hinchado.

Wang Zhong Ding inclinó la parte superior de su cuerpo, sus brazos apoyados a cada lado de la cabeza de Han Dong, lo miró fijamente durante un rato y, de repente, besó hacia arriba, hacia sus mejillas hinchadas, besó exactamente donde lo había pellizcado ayer.

Efectivamente, Han Dong enseñó los dientes con alegría.

Wang Zhong Ding se congeló por un momento, y rápidamente se calmó de nuevo.

Han Dong no se despertó, la sonrisa de ahora fue sólo un reflejo.

Entonces, Wang Zhong Ding volvió a bajar la cabeza.

Como resultado, Han Dong se cubrió rápidamente la cara con una expresión de gran agravio.

No había manera, Han Dong tenía miedo de que Wang Zhong Ding lo jodiera.

—Idiota… —se burló Wang Zhong Ding.

Sólo cuando salió de la cama de Han Dong, Wang Zhong Ding vio a Yu Ming aturdido en la puerta, mirándolo con una expresión de asombro.

Wang Zhong Ding no explicó nada y, sin expresión alguna, rodeó a Yu Ming y salió por la puerta.

A la mañana siguiente, Han Dong se despertó y se alegró:

—Anoche soñé que Wang Zhong Ding venía aquí a besarme, gran hombre, igual que el de verdad, ja, ja, ja…

Al no oír respuesta, Han Dong asomó la cabeza hacia la puerta de al lado y comprobó que Yu Ming no estaba en la habitación.

—¿Eh? ¿Dónde están todos?

♦️ ♦️ ♦️

En la suite presidencial del hotel, Yu Ming estaba inmovilizado en una esquina y no podía moverse.

—Si no me pongo en contacto contigo, no te pondrás en contacto conmigo, ¿mmm?

Yu Ming dijo débilmente:

—Xia Hongwei, suéltame.

Xia Hongwei empujó su entrepierna entre las piernas de Yu Ming con fiereza, su tono era dominante y arrogante, sin intención de cumplir.

—¿Cuántas veces has dicho esto? ¿No puedes decir algo nuevo?

Yu Ming lo miró fríamente:

—¿Cuántas veces has utilizado este truco? ¿Puedes cambiarlo por algo nuevo?

La presión del aire en la sala bajó al instante.

Xia Hongwei lanzó a Yu Ming sobre la cama.

Luego, se colocó en la cabecera de la cama y se desabrochó la camisa uno a uno frente a la cara de Yu Ming.

El pecho esbelto, los músculos sensuales y el rostro impecablemente apuesto eran sencillamente atractivos hasta la muerte.

Cualquiera que viera a un hombre así desnudándose delante de él tendría la sensación de no arrepentirse en esta vida.

Pero Yu Ming tenía una cara de resistencia, prefiriendo no comprar su cuenta, ni siquiera se molestó en mirarlo.

Xia Hongwei se forzó sobre el cuerpo de Yu Ming, y sus finos labios besaron su mejilla.

Yu Ming esquivó inconscientemente.

Xia Hongwei persiguió dominantemente y no cedió.

Yu Ming finalmente no pudo aguantar más:

—Si quieres hacer algo, entonces date prisa.

Xia Hongwei lo miró fijamente por un momento, de repente, sus ojos fueron severos, su gran mano agarró ferozmente el cabello de Yu Ming y lo obligó a mirarlo.

—¿Quién te dijo que bailaras en el lanzamiento? —Preguntó Xia Hongwei.

Yu Ming mantuvo su rostro frío y silencioso.

Xia Hongwei bramó enfadado:

—Te pregunto, ¿quién demonios te ha permitido bailar delante de tanta gente?

—¿Qué hay de malo en que baile? ¿Aprendí a bailar sólo para aburrirme en la casa?

Xia Hongwei mordió ferozmente la mejilla, el cuello y el lóbulo de la oreja de Yu Ming.

Yu Ming no dijo una palabra mientras soportaba el dolor.

Xia Hongwei le arrancó la ropa en cuanto pudo, frotando con odio los dos pezones de su pecho, luego rasgando y mordiendo con los dientes al no ver respuesta.

La dureza que tenía debajo de él atravesaba sus pantalones, sus movimientos eran impetuosos y rudos.

Los labios de Yu Ming estuvieron cerrados con fuerza durante todo el tiempo, dejando escapar, de vez en cuando, un zumbido de otro mundo, pero nunca del tipo confortable, sino un gemido reprimido y doloroso.

—¿Por qué finges conmigo?

Xia Hongwei dio de repente un brusco tirón hacia él, manteniendo la boca en línea con sus movimientos:

—¿Dónde hay una persona buena en tu círculo? Si realmente no quieres nada, ¿por qué estás conmigo? ¿No es por joder?

Hasta la tarde, Yu Ming no volvió.

Han Dong se apresuró a ir tras él y le preguntó:

—¿Qué has estado haciendo? Es sólo ahora que has vuelto.

La expresión de Yu Ming parecía haber vuelto a la frialdad que tenía cuando Han Dong lo conoció, sólo que mezclada con algo de fatiga.

—Nada, salí para encontrarme con un amigo.

—¿Aún tienes amigos? —preguntó Han Dong con curiosidad—. ¿Hombre o mujer? ¿Dónde están? ¿Qué hiciste? ¿Qué está buscando…?

Yu Ming no le devolvió una palabra, lo empujó lejos, caminó directamente a su habitación y se dejó caer en la cama perezosamente.

La primera vez que Yu Ming “se acostó”, Han Dong comenzó a tener un corazón de ladrón.

No preguntó directamente, sino que tomó su propio librito para tantear las palabras.

—Voy a escribir una canción para Chong Chong, ahora la letra está medio escrita, te la leeré…

—No me molestes —sentenció rápidamente Yu Ming.

A Han Dong no le importó lo que dijera.

Yu Ming no pudo soportarlo:

—¿Has terminado? No me lo explico, ¿cómo dices que hay que cambiar?

—¿Cambiar la primera? ¿Qué quieres decir?

Han Dong no lo entendió.

Yu Ming dudó un momento, pero siguió preguntando la duda que tenía en el fondo de su mente:

—¿Cómo puedes cambiar tu actitud hacia Wang Zhong Ding de un momento a otro? ¿Cómo lo has hecho? ¿Puedes enseñarme? He tardado tres años en enamorarme de alguien.

—¿Es difícil? Es del que más tardé en enamorarme, las primeras docenas fueron cuestión de minutos —respondió Han Dong.

Las primeras docenas… Yu Ming realmente le preguntó a la persona equivocada.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *