Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo‌ ‌116:‌ ‌Lanzando dinero

Traducido‌ ‌por‌ ‌‌BeeMiracle‌ ‌

Editado‌ ‌por‌ ‌‌Ayanami‌


Shi Jin durmió hasta la tarde, cuando se despertó, descubrió que Lian Jun dormía a su lado. A juzgar por la luz, dedujo que debería ser hora del almuerzo. Abrió los ojos y estuvo acostado un rato, antes de levantarse. Primero miró las cortinas bien cerradas, luego el pequeño reloj despertador en la mesita de noche, finalmente su mirada regresó hacia Lian Jun, y apreció el rostro dormido de su amante durante un rato, extendió la mano y lo abrazó con satisfacción.

No hay nada más feliz que despertarse de un sueño agradable y descubrir que la persona que te gusta está a tu lado.

—‌¿Despierto? —‌Una voz familiar vino de la parte superior de su cabeza, y luego su cuerpo fue abrazado, su frente fue acariciada suavemente. —‌¿Tienes hambre? Levántate y come algo.

Shi Jin levantó la cabeza y miró a Lian Jun. Con los ojos abiertos, preguntó: —‌¿Te desperté?

Lian Jun extendió la mano, tocó su cabello desordenado, y respondió: —‌No, me desperté hace mucho tiempo. Solo estaba siendo perezoso.

—‌¿Quieres seguir siendo perezoso? —‌Shi Jin arqueó las cejas y le golpeó la frente ligeramente. Mirando su apariencia perezosa cuando se despertó, no pudo evitar deslizar su cuerpo ligeramente hacia él y besarle la clavícula. Continuó su camino hacia más abajo.

Lian Jun lo agarró por reflejo del cabello y lo llamó por su nombre: —‌Shi Jin.

Shi Jin se detuvo cuando escuchó su voz, lo miró, besó la posición de su corazón y se acostó obedientemente de nuevo. Lo volvió a abrazar con fuerza, sin jugar de nuevo.

La ropa de Lian Jun estaba desordenada. Sintió el amor y el apego en los movimientos de Shi Jin hacia él, y su corazón se ablandó. Tocó su espalda con amor y se dio la vuelta para presionarlo una vez más.

♦ ♦ ♦

Después de que Shi Jin se levantó para lavarse, fue al restaurante para almorzar. Lian Jun lo acompañó y le contó sobre Rong Zhouzhong, quien fue a verlo por la mañana.

—‌¿Te vió de pie? —‌Shi Jin dijo mientras comía, lo que causó que casi se ahogara. Al ver a Lian Jun asentir con la cabeza, se levantó apresuradamente, volvió a la habitación y prendió su teléfono móvil, pero se detuvo.

No sabía cuándo el teléfono se había quedado sin batería y se había apagado automáticamente. Lo enchufó a la corriente y encendió el teléfono. Luego, llegaron muchos mensajes de texto y llamadas perdidas de los cinco hermanos de la familia Shi. La vibración y los tonos de llamada se unieron. Sus manos estaban entumecidas.

—‌Sabía que sería así. —‌Shi Jin se presionó las sienes con dolor de cabeza, abrió los mensajes de texto uno por uno y los hojeó. Al ver que todos preguntaban sobre la situación de Lian Jun, no pudo evitar odiar a los hermanos de la familia Shi nuevamente y sus bocas sueltas.

Lian Jun deslizó su silla de ruedas para seguirlo y preguntó: —‌¿Te causé problemas?

—‌No, estos hermanos son demasiado molestos. —‌Shi Jin frunció el ceño y murmuró, al ver que Lian Jun se inclinaba hacia adelante para besarlo. Recordó que hace un momento estaba comiendo, y su boca estaba llena de aceite, así que lo abrazó y acarició su mejilla contra la de él. —‌No te preocupes, les diré que no hablen de tu verdadera condición física.

A Lian Jun le gustaban mucho sus pequeños gestos de intimidad. Volvió la cabeza y lo besó en la cara sin desdén, y dijo: —‌No estoy preocupado, sigamos comiendo.

Después de la cena, Shi Jin editó una nota y les dijo a los hermanos Shi que no hablaran de la condición de Lian Jun. Cuando fuera el momento, él mismo lo haría. Un minuto después, su teléfono móvil comenzó a vibrar salvajemente y los mensajes de texto entraban uno por uno.

Se siente como si tres mil patos estuvieran atacando su teléfono, pensó Shi Jin sin comprender.

Después de otros cinco minutos de que Rong Zhouzhong recibiera el mensaje de texto, llegó.

Tan pronto como los dos hermanos se sentaron y se pararon junto al sofá uno frente al otro, ninguno de los dos habló primero. Después de una pelea tan seria, estaban algo avergonzados en sus corazones.

—‌¿Quieres echarlo? —‌Gua Dos salió de la nada, sus ojos miraban peligrosamente a Rong Zhouzhong: fue este tipo quien convirtió a Shi Jin en esquizofrénico tan pronto como apareció, y la fuente de peligro debía ser eliminada lo antes posible.

La espalda de Rong Zhouzhong se puso fría cuando lo vio, y volvió la cabeza para mirarlo de mala gana.

Cuando Gua Dos vio esto, sus ojos estaban fríos y dio un paso adelante.

Viendo que una batalla estaba a punto de estallar, Shi Jin extendió su mano entre ellos. Primero le dio unas palmaditas con calma a Gua Dos y le dijo: —‌Ocúpate de tu trabajo, estoy bien aquí. —‌Después de hablar, miró a Rong Zhouzhong y señaló a la terraza: —‌¿Hablamos?

Rong Zhouzhong retiró su mirada de Gua Dos y se giró hacia Shi Jin, asintió y caminó hacia la terraza primero.

Cuando Gua Dos vio esto, dejó salir un suspiro tenso, miró a Shi Jin y preguntó: —‌¿Realmente no hay problema? No tienes que ver a nadie que no quieras. Aquí todos te protegeremos.

El corazón de Shi Jin se calentó y dijo: —‌No hay problema, no te preocupes, solo voy a hablar con él.

Gua Dos le echó un segundo vistazo a la salida de Rong Zhouzhong, todavía un poco preocupado, preguntó: —‌Si me necesitas solo llámame.

Shi Jin le respondió con un gesto de mano diciendo “OK”.

Los hermanos se sentaron junto a la mesa de ratán en la esquina de la terraza, Shi Jin pidió a la cocina que le trajeran dos tazas de té con leche caliente y dijo sin rodeos: —‌Las piernas de Lian Jun no están completamente discapacitadas. Puede recuperarse después de su tratamiento hasta el nivel de la gente común, pero esta noticia es relativamente secreta y no apta para divulgación pública. Espero que puedas ayudarme a mantenerla en secreto.

Rong Zhouzhong se calmó con la explicación, había digerido la información, consideró sus palabras y trató de suavizar su propio lenguaje. Dijo con una mueca: —‌No tienes que pedirlo, no soy alguien de lengua suelta… ¿Sus piernas ya han sido curadas?

Shi Jin negó con la cabeza y respondió: —‌No, sólo estoy cuidando su cuerpo antes del tratamiento.

—‌Eso… ¿Necesitas ayuda? —‌Preguntó Rong Zhouzhong.

Shi Jin lo miró sorprendido.

Rong Zhouzhong estaba un poco incómodo, mirando el té con leche que tenía en la mano y dijo: —‌Él ha capturado tu alma y estás decidido a estar con él. Además de apoyar tu compromiso y tratar de hacer tu futuro un poco más fácil, no hay muchas otras cosas que podamos hacer por ti en este punto.

Shi Jin revisó cuidadosamente su expresión, tomó un sorbo de té con leche y dijo con una sonrisa: —‌No esperaba que fueras tan franco y considerado.

Esta parecía ser la primera vez que Shi Jin sonreía tan sincera e indefensamente frente a él después de que la relación entre ellos se había deteriorado. Rong Zhouzhong estaba un poco aturdido, viendo la mirada de Shi Jin, obviamente cálida y más brillante que los días anteriores, su corazón se estrujó, las comisuras de su boca estaban ligeramente inclinadas hacia arriba y resopló deliberadamente, ocultando su sonrisa bebiendo té con leche. Emocionalmente, dijo: —‌Obviamente me malinterpretaste demasiado. Cuando me veas, te seguiré insultando, pequeño bastardo irracional. Y tú, más vale que hagas lo mismo, no me vengas con cursilerías.

—‌Te lo mereces. —‌Shi Jin se negó a darse por vencido y la vergüenza en su corazón se volvió superficial. Cambió de tema y preguntó: —‌El rodaje del equipo está casi terminado, ¿cuándo te irás de aquí?

—‌¿Ya quieres que me vaya? —‌Rong Zhouzhong frunció el ceño.

Shi Jin sonrió sin decir una palabra.

Rong Zhou creyó que sería aburrido cuando se fuera, e insatisfecho por la actitud de Shi Jin preguntó: —‌¿Qué hay de ti, cuánto tiempo te vas a quedar aquí?

Shi Jin tenía que quedarse hasta que Tarántula y Snake Fang tengan un resultado claro. El asunto en la provincia G es minucioso. Solo cuando el polvo se asiente podremos irnos. Shi Jin respondió en su corazón, pero dijo vagamente: —‌No estoy seguro, tengo que esperar hasta que los asuntos de JunJun terminen antes de poder irme.

Rong Zhouzhong escuchó esta respuesta, pero no dijo nada, por lo que removió el té con leche. Shi Jin parecía relajado y casual, Rong Zhouzhong levantó y bebió su té con leche de un sorbo, se puso de pie y dijo: —‌¿Puedo venir a cenar contigo todos los días antes de irme?

Horrible, pensó Shi Jin y lo miró. Mirando su figura alta con la luz del sol en su espalda y su expresión complicada con una ceja ligeramente fruncida, de repente, sintió que era un poco extraño, e inexplicablemente sintió que era un poco amable. Sonrió y dijo: —‌Sí.

Rong Zhouzhong estaba satisfecho. Estaba a punto de marcharse. Levantó la pierna y luego la retrajo de repente. Se dio la vuelta y palmeó la frente de Shi Jin en un movimiento inesperado, luego se dio la vuelta y se alejó, rápido, como si temiera las represalias.

Shi Jin estaba atónito, se tocó la frente, que no estaba dolorida, miró la espalda de Rong Zhouzhong y se burló: —‌Mocoso. —‌Después de reír, le dio la vuelta a la taza de té con leche y se estiró con satisfacción.

Después del experimento de hace un momento, estaba bastante seguro de que ya no se vería afectado por los recuerdos y emociones del propietario original sobre Rong Zhouzhong, como si se hubiera vuelto “inmune” a Rong Zhouzhong.

Oh, eso es genial. Suspiró con satisfacción.

En la villa, Lian Jun vio esta escena en sus ojos, finalmente aliviado, y deslizó su silla de ruedas de regreso al estudio.

♦ ♦ ♦

Bajo el arduo trabajo de Zhang Zhuo Yang, Tarántula y Snake Fang comenzaron oficialmente una conversación, y la conversación fue tan mala como esperaba Lian Jun. Lu Shan no estaba dispuesto a dejar ir a Xi Fan e insistió en que Snake Fang pagara el precio. Snake Fang sufrió grandes pérdidas y no se podía permitir que las autoridades lo volvieran a atacar. Se negó resueltamente a admitir las acusaciones de competencia maliciosa. Los dos líderes se negaron a entregarse el uno al otro y se vieron obligados a permanecer allí. Zhang Zhuo Yang estaba al borde del colapso todos los días.

—‌Tienes que pensar en una manera de suavizar a uno de ellos. Si continúas peleando, la conversación nunca producirá un resultado. —‌Zhang Zhuo Yang dijo por teléfono, su tono era ansioso y enojado: —‌Ya me han culpado mis superiores por lo sucedido, la provincia G ha seguido sin estabilizarse por demasiado tiempo, y ahora Tarántula está tratando de pelear con Snake Fang todo el tiempo, e incluso los asuntos comerciales se están volviendo poco importantes. Sé que quedamos en aplazarlo lo más posible, pero la presión de mi lado es demasiada.

Lian Jun, siendo tan estable como el monte Tai, dijo: —‌No te preocupes.

—‌¿Cómo puedo no estar ansioso? —‌Al ver que todavía decía esto, Zhang Zhuo Yang sintió que su cabeza estaba calva y dijo: —‌Ha pasado una semana, y su pelea se está volviendo cada vez más intensa, cada vez que hablo, tengo que mirar a un lado, de lo contrario ellos ¡Definitivamente harán un escándalo! Tengo otras cosas en mis manos, y no puedo mantenerlas así. Lian Jun, ¿qué esperas? ¿Quieres que los cuatro formen una alianza? En esta situación, Snake Fang y Tarántula son enemigos, ¿cómo pueden formar una alianza?

—‌No puedes crear enemigos. Tanto Lu Shan como Yuan Peng no son sólo líderes arrogantes que saben acerca de peleas. Están luchando en una guerra psicológica. Por cierto, están jugando contigo también. Como máximo una semana después, un acuerdo saldrá a la luz, mantente ahí. —‌Lian Jun lo tranquilizó, y cuando vio que Shi Jin cambió de una postura de estar inmerso en su tarea a una postura de desplomarse en el sofá, adivinando que había terminado su tarea, la comisura de su boca se movió y le dijo al teléfono: —‌Todo estará bien, solo continúa viendo el show. Esta charla definitivamente terminará sin problemas. Después de eso, la alianza de las cuatro organizaciones comenzará oficialmente. Prepárate para una dura batalla. —‌Después de colgar el teléfono, deslizó la silla de ruedas para acercarse a Shi Jin.

Cuando Shi Jin escuchó el sonido, volvió la cabeza y lo vio venir. Cuando se levantó, se abalanzó sobre el borde del sofá y tomó la mano que acababa de tomar.

—‌¿Fin de la charla? —‌Avanzó y se posó sobre la pierna de Lian Jun.

Lian Jun asintió y miró su tarea.

Shi Jin volvió a su posición anterior, recogió la tarea, regresó y se la pasó.

Lian Jun lo tomó, lo hojeó con cuidado, asintió con satisfacción y dijo: —‌Puedo intentar dejar que revises los documentos más simples… ¿Vas a comer?

Shi Jin sonrió, se levantó vacilante y se inclinó para besarlo. Con un beso casto, dijo alegremente: —‌¡Vamos, hoy le pedí a la cocina que hiciera sopa de mariscos!

En la mesa, Shi Jin y Lian Jun estaban comiendo, mientras que Rong Zhouzhong se sentaba a un lado y no podía comer.

Cuando decidió ir a comer todos los días, las intenciones de Rong Zhouzhong era, en realidad, aprovechar el buen ambiente de la comida para relajar su relación con Shi Jin, pero estúpidamente ignoró una cosa: del lado de Shi Jin también está Lian Jun.

Este alimento no se llama arroz en absoluto, se llama “comida para perros”.

Si tienes un amante, te olvidarás del pequeño bastardo de tu hermano.

Rong Zhouzhong murmuró en su corazón, pero no se atrevió a mostrarlo en su rostro, porque entendió que dentro de su hermano descarriado, su posición dentro del corazón de Shi Jin, era mucho más baja que la del jefe de la organización del submundo.

Pero no se iba a quedar así, sin hacer nada.

Shi Jin, que había terminado de servir sopa para Lian Jun, de repente volvió la cabeza y miró a Rong Zhouzhong, y preguntó: —‌¿Por qué no comes? ¿No te apetece? Y este pescado, ¿por qué no lo tocas en absoluto? Recuerdo que te gustó la última vez, ¿lo recordé mal?

Rong Zhouzhong se sorprendió al ver el pez mandarín ardilla frente a él, la depresión en su corazón disminuyó un poco torpemente, extendió sus palillos y dijo: —‌Nada. Solo comí demasiados bocadillos por la tarde, así que no tenía demasiada hambre.

Shi Jin lo miró con disgustó con su rostro: —‌¿Eres un estudiante de primaria? No puedes comer bocadillos, es mejor que comas menos comida chatarra, creo que recientemente estás un poco gordo.

Gordo.

Los palillos en la mano de Rong Zhouzhong se insertaron en los ojos del pez, y cuando miró de reojo, dijo sin una sonrisa: —‌Entonces, debes estar equivocado. Me peso todos los días y no estoy absolutamente gordo.

—‌¿Quizás tu báscula está rota? —‌Shi Jin frunció el ceño, severamente molesto. —‌La gente es fácil de ser “bendecida” en la mediana edad. Las personas como tú, que dependen de la cara para comer deben prestar especial atención a esto. No quieres que en el futuro te llame “gordito” ¿o sí?

Las personas de mediana edad… dependen de su cara para comer… Gordito… 

Después de ser apuñalado tres veces seguidas, la vieja sangre de Rong Zhouzhong se vertió en su garganta, y la tragó abruptamente, mirando a Shi Jin tan estúpido. Con un rostro cariñoso, dijo agraviado: —‌Nunca tendrás la oportunidad de llamarme gordito, eso te lo aseguro.

—‌Bueno, no, absolutamente no, te creo. —‌Shi Jin ignoraba su conciencia, “bondad”.

Consolando su apariencia, Rong Zhouzhong cerró los ojos con fuerza, respiró hondo, decidió no sentirse culpable, comió un gran plato de arroz, como si estuviera enojado y se comió el pescado hasta limpiarlo, luego empujó su silla y se levantó, agarrándose el corazón herido. Saliendo con el estómago demasiado lleno, en secreto decidió no volver a comer aquí.

Shi Jin se rió entre dientes.

Lian Jun extendió su mano y lo golpeó, dijo impotente: —‌¿Por qué siempre lo enojas?

—‌¿Quién le dijo que me golpeara en la cabeza la última vez? —‌Shi Jin hizo una excusa para su mal gusto, tomó un sorbo de sopa de mariscos y dijo cómodamente: —‌¡Es un buen momento, solos los dos!

Lian Jun lo frotó de nuevo. La comisura de su boca estaba ligeramente levantada.

♦ ♦ ♦

Al día siguiente, Rong Zhouzhong rechazó su indecisión y apareció en la mesa del comedor de la villa a tiempo. Después de verlo, Shi Jin, naturalmente, extendió su mano y lo palmeó, y dijo: —‌Ve, saca la vajilla, ponla sobre la mesa, y trae la sopa.

Rong Zhouzhong se sorprendió, lo miró y se puso de pie obedientemente. Fue a la cocina a buscar los cubiertos, los sacó y dispuso algunas porciones desconocidas, luego volvió a la cocina, se puso los guantes aislantes del calor que le había entregado la tía de la cocina y recogió la sopa.

Cuando estaba fuera de la cocina, escuchó a Shi Jin hablar sobre la experiencia culinaria con la tía de la cocina, dejó de caminar, escuchó en secreto la reunión, luego salió de la cocina, se acercó a la mesa, sus ojos estaban en dos platos que ya habían sido servidos. Su expresión se calentó.

Resulta que Xiao Jin puede cocinar… realmente increíble.

♦ ♦ ♦

No mucho después del almuerzo, el director del equipo encontró a Shi Jin y le dijo que la filmación había terminado y que todos se iban al siguiente lugar de filmación. Le dió las gracias Shi Jin por tomar prestado su lugar y le pidió que disfrutara de su cara y comieran juntos cuando esté libre. Shi Jin estaba atónito, miró a la tripulación en la playa que ya había comenzado a empacar el equipo y ordenar el lugar, y preguntó: —‌¿Dónde está Rong Zhouzhong? ¿También se va?

El director no sabía lo que había hecho y lo miró con simpatía. Lo detuvo y dijo: —‌No está con la tripulación, pero debería irse de aquí también. Lo vi empacando… Bueno, Señor Shi, la persecución de estrellas debe ser moderada. Se quedó aquí por tanto tiempo, solo porque no tiene cuidado de golpearle las comisuras de la boca, por miedo a que los paparazzi lo pillen cuando salga. No es por otras cosas. Usted, no piense demasiado… Mire un poco, seguirá creciendo durante toda la vida.

¿Qué tipo de lío es todo esto?

Shi Jin no encajaba con las ondas cerebrales del director. Después de unas pocas palabras de saludo con él, lo despidió cortésmente.

La tripulación salió de la playa esa noche. Rong Zhouzhong no vino a cenar. Shi Jin recordó las palabras del director y lo clasificó automáticamente como una “población difunta” y le dijo a la cocina que no necesitaría cocinar al vapor la comida de Rongzhou de nuevo mañana.

Como resultado, inesperadamente vió a Rong Zhouzhong en el almuerzo al día siguiente.

—‌¿No te fuiste? ¿Decidiste confiar en mí? —‌Este es el instinto de Shi Jin.

Rong Zhouzhong lo miró mal, le arrojó una bolsa y le dijo: —‌Qué feo, aquí tienes, un regalo de cumpleaños. Tengo un nuevo trabajo y me voy del país. Supongo que no podré venir en tu cumpleaños. Adiós. —‌Después de hablar, se levantó y caminó hacia la puerta, recogió una maleta colocada en el pasillo, abrió la puerta y se fue.

Shi Jin quedó atónito por su rápida diatriba. Al ver que la puerta estaba a punto de cerrarse automáticamente, salió apresuradamente, llamó a Rong Zhouzhong y le preguntó: —‌¿No vas a comer? Vámonos después de comer.

Rong Zhouzhong escuchó su voz, volvió la cabeza y le hizo un gesto señalando hacia un automóvil estacionado en la calle no muy lejos, donde su asistente estaba vigilando afuera del automóvil, y dijo: —‌Es demasiado tarde, tengo que ir a la provincia G para tomar un avión. —‌Después de despedirse de nuevo, se volvió y caminó rápidamente. Al ir al coche, abrió la puerta y se sentó.

Shi Jin lo vio irse, luego miró la bolsa en sus brazos, sacó una caja del interior y la abrió. Al ver que había un reloj muy caro en él, frunció el ceño y murmuró: —‌Este tipo, ¿cómo no puede solucionar el problema de tirar dinero?

Tan pronto como la voz cayó, el teléfono móvil en su bolsillo vibró de repente. Lo sacó y vio que era un mensaje de transferencia. La persona de transferencia fue Rong Zhouzhong. Los comentarios decían “tarifa de alquiler” y el monto de la transferencia era de muchos ceros. Era mucho más que el precio de mercado, se quedó sin habla durante unos segundos y se echó a reír de repente.

Qué idiota, solo sabe gastar dinero.

♦ ♦ ♦

En el quinto día después de que la tripulación se fue, la conversación entre Tarántula y Snake Fang finalmente progresó. Tarántula lo soltó primero, diciendo que la definición de competencia maliciosa se puede cambiar, pero Snake Fang debe mostrar sinceridad. Snake Fang aceptó esta afirmación después de considerarla. Las dos empresas simplemente dejaron de lado al funcionario y negociaron en privado.

Zhang Zhuo Yang suspiró aliviado, pero también estaba deprimido. Ha sido intermediario aquí durante más de diez días y, al final, solo lo tiraron cuando lo agotó todo. Simplemente, no fue visto por tarántulas y dientes de serpiente.

Pero en este punto, el caos en la provincia G finalmente se ha resuelto por completo, y Lian Jun y Shi Jin podían irse a casa.

—‌¿Por qué no vamos directamente a la isla? Ahora que la temperatura en la Ciudad B ha bajado, tendrás frío. —‌Shi Jin dijo preocupado, mientras empacaba su equipaje.

Lian Jun se negó cruelmente: —‌No, no podemos ir a la isla hasta que termines el examen final. Después de regresar a la Ciudad B, recuerda ir a clase y revisar. El examen no puede fallar.

Shi Jin fue alcanzado por un rayo, y luego recordó que todavía tenía la identidad del estudiante que colapsó en el primer piso e inmediatamente fue llevado a la cama sin ser amado.

♦ ♦ ♦

Dos días después, el avión especial que todos tomaron aterrizó en el aeropuerto de la Ciudad B.

Cuando salió del avión, el viento frío de la Ciudad B le hizó estornudar. Sintió, profundamente, la diferencia de temperatura entre el norte y el sur. Dió un paso atrás y se subió el abrigo abierto, luego se dio la vuelta y cubrió con cuidado las piernas de Lian Jun con una manta.

—‌¿Hace frío? —‌Preguntó Lian Jun.

—‌Afortunadamente, ya me acostumbré por un tiempo. —‌Shi Jin respondió, pero había otro pensamiento en su corazón. Solo tardó poco más de un mes fuera, pero el clima en la Ciudad B ha cambiado de un viento cálido a uno amargo. El aire frío es realmente aterrador.

Después de regresar al club para establecerse, Shi Jin se comunicó con cierta persona a cargo del departamento militar bajo el acuerdo de Lian Jun y obtuvo una copia de su propio archivo de la otra parte.

En este archivo, como estudiante de primer año de la academia de policía con experiencia en misiones, recibió la asignación anterior después del entrenamiento militar de los estudiantes de primer año y fue a una pequeña isla en la provincia G para participar en una misión a largo plazo para interferir en el inframundo.

Después de leer este archivo, Shi Jin adquirió una nueva comprensión de la minuciosidad de Lian Jun.

—‌Recuerda memorizarlo bien. Si alguien en la escuela te pregunta, no lo olvides. —‌Dijo Lian Jun.

Shi Jin respondió obedientemente. Al ver a Lian Jun fruncir el ceño, su corazón se enterneció. Con solo verlo pudo saber que no quería que fuera a la escuela, lo abrazó con fuerza y le dijo: —‌Volveré todos los fines de semana y llamaré todos los días. No te preocupes.

Lian Jun le sostuvo la cara y lo besó sin hablar.

—‌Deberías llevarme a la escuela esta vez. —‌Preguntó Shi Jin.

Lian Jun ni siquiera lo pensó y dijo: —‌Bueno, ahora no es el momento de informar, puedo llevarte a la puerta de la escuela, pero no puedo acompañarte más adentro.

—‌Es suficiente el llegar a la puerta, así que ¿por qué no pasas por un chequeo después? Han pasado varios meses desde la última inspección. Quiero saber tu condición física actual. —‌Shi Jin continuó preguntando con cuidado.

Lian Jun le tocó la cara, besó sus labios con los ojos hacia abajo y dijo en voz baja: —‌Está bien.

| Índice |

One thought on “Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo‌ ‌116:‌ ‌Lanzando dinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.