Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 96: Licor de ciruela

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Shi Jin no pudo evitar preocuparse.

—Si tan solo tardara más tiempo para que las cosas se desarrollaran en el inframundo, Lian Jun tendría más tiempo para su tratamiento. —Suspiró, desanimado.

Si la lucha realmente se desarrolla en seis meses, como Lian Jun había predicho, entonces, él definitivamente elegiría recibir el tratamiento más rápido para tener un cuerpo sano y lidiar con los conflictos importantes. Sin embargo, se desconocía tanto el tiempo que tardaría en curarse por completo como los efectos secundarios de la desintoxicación. Si se prolonga durante varios meses, ¿no se superpondría todavía con el conflicto?

Además, incluso después de deshacerse del veneno, el cuerpo de Lian Jun tendría que ser tratado cuidadosamente para recuperar fuerzas; incluso podría necesitar rehabilitación. Si Lian Jun eligiera el tratamiento más rápido, el período de recuperación, casi seguramente, coincidiría con el estallido del conflicto. El tratamiento de este veneno afectará la salud de Lian Jun por el resto de su vida; si incluso una sola parte no se realiza bien, es probable que queden peligros ocultos en su cuerpo.

¿Tienes alguna forma de ayudarme a persuadir a Lian Jun de que espere hasta que todo termine antes de recibir tratamiento? Su cuerpo definitivamente será mucho más fuerte para entonces, lo que haría que el tratamiento sea más seguro. —Le preguntó a Xiao Si mientras reflexionaba, frunciendo el ceño con tanta fuerza que sus cejas casi se unieron sobre el puente de la nariz.

Xiao Si dijo con vacilación: 【Pero JinJin, el tío Long dijo que cuanto más tiempo permanezca la toxina en el cuerpo, más difícil será deshacerse de ella por completo y la reacción será más grave una vez que comience el tratamiento. Es muy probable que esta lucha entre Annihilation y las otras organizaciones se convierta en una guerra de desgaste a largo plazo. Ya ha pasado mucho tiempo desde que Darling fue envenenado…】

Por lo tanto, el tratamiento no se podía retrasar indefinidamente; cuanto más tarde sucediera, peor sería para el cuerpo.

Shi Jin pensó en el estado actual del cuerpo de Lian Jun, el cual se estaba volviendo cada vez más fuerte desde que había comenzado a hacer ejercicio. Recordó la primera vez que conoció a Lian Jun, cuando su condición física era tan mala que sufriría mucho si comiera algunos bocados más de lo habitual. Frotándose el cabello con agitación, se dejó caer en el sofá.

El tratamiento rápido conllevaba riesgos, pero también el tratamiento lento, entonces, ¿cuál fue la mejor opción? ¿Deberían lograr un equilibrio entre ambos, sin ir demasiado rápido, pero tampoco demasiado lento?

【JinJin, ve y pregúntale a Darling,】 sugirió Xiao Si en voz baja. 【Aunque sea solo por ti, Darling hará todo lo posible por recuperarse. Habla con él; debería poder encontrar una manera de equilibrar el tratamiento con el conflicto.】

Shi Jin recordó la promesa de Lian Jun de sobrevivir y quedarse con él. Animado, se sentó y dijo: —Tienes razón, no tiene sentido que vaya en círculos solo. Iré a hablar con él.

Lian Jun estaba en su estudio en una videollamada con Gua Dos, quien permanecía en el hospital fingiendo ser un paciente. Colgó cuando vio entrar a Shi Jin, luego miró la cabeza de nido de pájaro del adolescente y sonrió. —¿Por qué tu cabello está tan desordenado?

—Seguí rascándome la cabeza —respondió Shi Jin honestamente. Se sentó frente a Lian Jun, puso una expresión seria y dijo: —Tengo una pregunta para ti. Tienes que contestarla con sinceridad y sin intentar engañarme.

El corazón de Lian Jun dio un vuelco; por un segundo, pensó que su plan de una cita había sido expuesto. Dio la vuelta a la tablet que había usado para hablar con Gua Dos para que la pantalla quedara hacia abajo, observando cuidadosamente la expresión de Shi Jin. —Está bien, continúa.

Al verlo tan cooperativo, Shi Jin se sintió un poco más a gusto. Mirándolo a los ojos, preguntó: —El tío Long dijo que hay dos opciones de tratamiento: una conservadora y otra rápida. Lo pensé un rato y, probablemente, te decidas por el más rápido, pero…

Explicó rápidamente su enredo, sin darse cuenta de que mientras hablaba, las manos de Lian Jun aflojaron lentamente el agarre de la tablet y su postura se relajó gradualmente.

—Entonces, ¿qué opción vas a elegir? —Shi Jin terminó su discurso con una pregunta y lo miró directamente con una expresión que decía: “Si mientes o eliges el equivocado, espera una pelea”.

Lian Jun lo miró a los ojos. —Elijo la opción conservadora —respondió con una voz suave.

—Sabía que ibas a elegir el rápido… ¿Eh? ¿Qué dijiste? —A mitad de la oración, Shi Jin se dio cuenta de que la respuesta no era exactamente lo que esperaba y parpadeó un poco hacia Lian Jun.

Lian Jun sonrió ante su expresión. Sacó la silla de ruedas de detrás del escritorio y tomó la mano de Shi Jin, apretándola. —Dije que elijo el tratamiento conservador. Ya que quiero quedarme contigo para siempre, ¿cómo puedo evitar mantener mi cuerpo en las mejores condiciones posibles? Cuando se trata de un tratamiento, escucharé al tío Long. Puedes estar seguro de que no trataré mi cuerpo como una broma; ya no soy el único al que le pertenece, ahora también estás tú. En cuanto a la superposición entre los tiempos del tratamiento y el conflicto, lo discutiré con el tío Long nuevamente. No tienes que preocuparte.

¿Está siendo sensato?

Aturdido, Shi Jin se frotó las orejas con incredulidad.

Él y el tío Long sabían mejor que nadie lo poco cooperativo que era Lian Jun. Y ahora, esta persona a la que básicamente le habían tenido que torcer el brazo antes de tomar su medicamento y comer sano, ¿dijo que cedería al tío Long sobre el tratamiento?

De repente, sintió que podía comprender la gratitud y el alivio de un padre cuyo hijo problemático finalmente se había convertido en un adulto responsable.

¡Tan conmovedor!

—Bebé… —Shi Jin extendió la mano para abrazar a Lian Jun, luciendo como si fuera a abrazar a su hijo.

—Ven de viaje conmigo este fin de semana —dijo Lian Jun, agarrando sus manos a tiempo para evitar el abrazo.

¿Eh? ¿Un viaje?

Shi Jin se detuvo y preguntó, confundido: —¿Sucedió algo?

—La tía Lu me ha ayudado mucho esta vez. Me gustaría invitarla a cenar para agradecerle y también presentarlos formalmente —explicó Lian Jun.

Oh, así que es para agradecer a la tía Lu. Shi Jin asintió en comprensión, luego recordó la situación actual entre las dos organizaciones y frunció el ceño. —¿Pero está realmente bien que nos encontremos con ella? Ahora mismo, todos los ojos estarán puestos en Annihilation y Tarántula, ¿no será peligroso?

—No, la tía Lu se disfrazará de hombre y cubriremos nuestras huellas. Además, la ciudad B no es como otras ciudades, las organizaciones del inframundo no se atreven a actuar a voluntad aquí. No es difícil eludirlos.

Las preocupaciones de Shi Jin fueron puestas a descansar. —Está bien, iré contigo.

♦ ♦ ♦

El fin de semana llegó en un abrir y cerrar de ojos. Shi Jin se despertó temprano y se sorprendió gratamente al descubrir que la barra de progreso de Lian Jun había caído otro punto, ¡a 497!

Esta vez sólo tomó tres o cuatro días para que el listón bajara, mucho más rápido que antes. ¿Es esta una prueba de que la condición física de Lian Jun ha alcanzado el promedio y está mejorando constantemente? —Shi Jin preguntó con expectación, mirando la barra de progreso. Estaba tan eufórico que casi empezó a saltar en la cama.

Xiao Si, que también estaba tan feliz que quería gritar, respondió:【¡Definitivamente! ¡El cuerpo de Darling mejora cada día!】

Ninguno de los dos notó que Lian Jun no se había levantado temprano para trabajar en el estudio como de costumbre, pero todavía estaba en la habitación.

—¿De qué estás feliz? —Preguntó mientras venía de la dirección del armario, empujando sus habituales maletas hacia adelante.

La sonrisa de Shi Jin se congeló en su rostro. Estupefacto, miró a su novio. —¿Cómo es que sigues aquí? ¿Y qué pasa con las maletas?

—Hubo un cambio de planes: la tía Lu nos pidió que nos encontráramos con ella en un resort en los suburbios. Es uno de los negocios de Tarántula y, en general, es más seguro. Tenemos que escalonar nuestros tiempos de llegada, así que vamos a pasar la noche allí y esperar a que ella llegue —explicó Lian Jun. Soltó las maletas y rodó hacia la cama para pellizcar la mejilla de Shi Jin. —No me has respondido todavía, ¿por qué estabas tan feliz ahora? ¿Encontraste una bolsa de dinero en tu sueño?

El corazón de Shi Jin dio un vuelco. Como la charla dulce era siempre la mejor alternativa, respondió solemnemente: —¿Una bolsa de dinero? Como si eso me hiciera tan feliz. Encontré un tesoro en mi sueño, un tal Darling. —Mientras hablaba, miró a Lian Jun en una indirecta muy obvia.

Xiao Si dejó escapar una extraña risa.

Avergonzado por la ira, Shi Jin cerró el sistema en la pequeña habitación negra durante unos segundos. Haciendo caso omiso del aullido de agravio que siguió, saltó de la cama y dijo: —Lo haré, empaco más rápido. Ve a desayunar; para que tu cuerpo mejore, comer con regularidad es lo más importante.

Al ver su exuberancia, Lian Jun sonrió y extendió la mano para tocar la espalda de su amante, dejándole obedientemente la tarea de empacar su equipaje.

♦ ♦ ♦

Después de su habitual ejercicio matutino, un breve descanso y almuerzo, partieron hacia el resort.

Shi Jin estaba obsesionado con el horario de descanso de Lian Jun; hizo que Gua Uno, que los acompañaba, tomara un automóvil más largo y espacioso para que Lian Jun pudiera tomar una siesta durante el viaje. Después de más de dos horas, el automóvil llegó a un resort suburbano a la mitad de una montaña y se detuvo suavemente.

—¡Jun-shao! —Gua Dos, que no había aparecido en mucho tiempo, los esperaba en la puerta.

Shi Jin estaba encantado de verlo al principio, y luego preguntó confundido: —¿Por qué está Gua Dos aquí?

—Se quejó de que quedarse en el hospital era demasiado aburrido, así que le pedí que viniera y verificara los arreglos de seguridad —respondió Lian Jun.

Shi Jin asintió en comprensión, luego asomó la cabeza por la ventana y gritó: —Pequeño número dos, ¿las comidas del hospital fueron deliciosas?

Gua Dos puso los ojos en blanco y lo regañó con una sonrisa: —Veo que has olvidado exactamente por quién tenía que comer esas comidas del hospital, bastardo ingrato.

Ingrato hasta el final, Shi Jin fingió no escuchar sus palabras. Salió del auto y se estiró, respirando el aire fresco de la montaña, luego se volvió hacia Lian Jun, quien todavía estaba en el asiento trasero. —Es agradable y fresco aquí, mucho más fresco que en la ciudad. No tendremos que quedarnos en una habitación con aire acondicionado todo el día —dijo feliz.

Al ver que le gustaba estar aquí, Lian Jun quedó muy satisfecho. —Más tarde iremos a dar un paseo. Entremos primero.

El grupo entró y se adentró más en el resort. El complejo debería haber sido despejado con anticipación, ya que las únicas personas que habían visto a lo largo de la carretera eran miembros del personal, sin la sombra de ningún otro huésped. La vegetación era abundante y de aspecto natural, y todos los edificios del complejo estaban construidos en un estilo antiguo falso; se veía elegante y de buen gusto.

Era la primera vez en cualquiera de sus dos vidas que Shi Jin visitaba un complejo de este tipo, y encontró todo interesante. —¡Qué bonito lugar! Parece tan cómodo —no pudo evitar exclamar.

—Con un vocabulario tan pobre, realmente sospecho de cómo obtuviste tantos puntos en el examen de ingreso a la universidad. —Gua Dos negó con la cabeza, fingiendo estar disgustado.

Shi Jin le lanzó una mirada furiosa. —¿De verdad? Entonces, por supuesto, dame un ejemplo de lo que debería haber dicho.

Gua Dos frunció el ceño en contemplación, luego enunció claramente: —¡Es realmente bueno estar aquí!

Shi Jin se burló de él sin piedad.

Discutieron así mientras caminaban. Aproximadamente diez minutos después, pasaron por una pasarela de estilo antiguo sobre el lago y llegaron a la residencia que estaba preparada para Lian Jun.

Era un pequeño edificio de dos pisos, junto al lago, con un jardín en la parte trasera; era tranquilo y agradable a la vista. Shi Jin empujó a Lian Jun al patio, miró alrededor con una sensación de novedad, luego se dio la vuelta y corrió de regreso al lago para mirar el agua.

Lian Jun lo siguió. —¿Qué estás mirando? —Preguntó, deteniendo su silla de ruedas junto a él.

—Los peces. El diseñador de este complejo es realmente interesante: el lago no está repleto de atractivos koi, sino de prácticos peces comestibles. Es una idea bastante original —respondió el adolescente.

—El concepto de este complejo es: volviendo a la naturaleza, por lo que no hay demasiadas cosas elegantes —dijo Lian Jun, aparentemente bastante familiarizado con este lugar. —¿Quieres pescar? Puedes pescar cualquiera de los peces aquí. Además, los patos salvajes ocasionalmente vienen a jugar.

—¿Hay patos salvajes? —Los ojos de Shi Jin se iluminaron. Sintió que Lu Shan tenía muy buen ojo para los lugares. —El pescado aquí está tan gordo, solo espera, atraparé uno grande y te prepararé un poco de sopa de pescado —dijo, frotándose las manos con entusiasmo.

Lian Jun sonrió. —Entonces, le pediré al personal que traiga aparejos de pesca.

Gua Uno y Gua Dos se apoyaron contra la cerca de madera frente al edificio, sus rostros se relajaron mientras miraban a los dos junto al lago.

—Jun-shao eligió un buen lugar después de todo, como se esperaba, supongo. Pensé que a Shi Jin no le gustaría mucho, pero resulta que estaba equivocado. —Gua Dos negó con la cabeza. Se volvió para mirar a Gua Uno y preguntó: —¿Cuándo van a venir Gua Tres y los demás?

—Deberían estar a punto de llegar. Se quedan al otro lado de la montaña —respondió Gua Uno. Al ver que Lian Jun miraba hacia atrás, se levantó y dijo: —Voy a proteger a Jun-shao y Shi Jin. Puedes tomarte un descanso, has estado trabajando muy duro para configurar todo aquí.

Gua Dos hizo un gesto con la mano, rechazando las palabras de Gua Uno. —¿Qué tipo de trabajo duro fue ese? Cosas como esta son divertidas. Uno necesita relajarse así para tener suficiente energía para trabajar duro más tarde

Pescar, alimentar patos salvajes, arrancar hojas de loto, sacar un bote y fingir estar navegando en un gran lago: Shi Jin se lo pasó genial. Incluso le enseñó a Lian Jun a tejer saltamontes con brotes de cola de zorro verde y briznas de hierba.

—Entonces, pon este extremo aquí de nuevo… ¡y ta-ra, un saltamontes! —Shi Jin presentó un lindo saltamontes verde en su palma. Miró la forma misteriosa en la mano de Lian Jun y, reprimiendo una sonrisa, le entregó su propio saltamontes. —Intercambiemos, aquí, te daré el mío, tú me das el tuyo.

Lian Jun lo miró, luego cumplió con el intercambio. Después de admirar adecuadamente al saltamontes, preguntó: —¿Cómo aprendiste a hacer esto?

—Por supuesto, como un niño de campo… como todos los niños, lo aprendí de otros niños. —Shi Jin casi tiene un desliz, pero se detuvo a tiempo e inventó una excusa al azar para salir adelante. Echando un vistazo al pez en un cubo a sus pies, cambió de tema: —Vamos a matar el pez, se está haciendo tarde, es casi la hora de cenar. —Lian Jun siguió su mirada y asintió, sin ahondar más en el tema anterior.

La cena fue preparada según la lista de alimentos prohibidos que les había dado el tío Long. Shi Jin preparó, personalmente, carpa cruciana y sopa de tofu. Era un plato nutritivo elaborado con ingredientes relativamente suaves, por lo que se puso en la mesa junto a Lian Jun.

—Prueba mi oficio. —Shi Jin sirvió unas cucharadas de sopa de pescado blanco lechoso en el tazón, agregó el filete más tierno y varios trozos de tofu, y se lo entregó a Lian Jun, diciendo: —Come mientras esté caliente, olerá a pescado cuando se enfríe.

Bajo su mirada expectante, Lian Jun tomó un sorbo de la sopa, luego comió un trozo de pescado y probó el tofu.

—¿Qué tal está? —Shi Jin no pudo resistir inclinarse más cerca con anticipación.

Lian Jun lo miró, cogió hábilmente un trozo de pescado y se lo metió en la boca antes de responder: —Está delicioso.

El pescado estaba muy tierno y se derretía en la boca, estimulando las papilas gustativas de Shi Jin en un instante. Se tragó el pescado y dijo con satisfacción: —Realmente está bueno, los peces aquí se criaron bien.

—¿Te gusta el lugar? —Preguntó Lian Jun.

Shi Jin asintió. —Sí —dijo mientras comenzaba a servirle más comida a Lian Jun. —El ambiente aquí es bueno, es un gran lugar para recuperarse. ¿Por qué no le preguntas a la tía Lu si podemos quedarnos aquí cuando estemos libres?

Cuando escuchó esto, el corazón de Lian Jun dolió y se sintió cálido. Indefenso, extendió la mano y tocó el cabello de Shi Jin. Al final, todas las consideraciones de su amante fueron para él; no pensaba en sí mismo en absoluto.

Shi Jin, pensando que lo estaban consintiendo, frotó felizmente su cabeza contra la mano de Lian Jun y lo instó a beber más sopa. Él también bebió un cuenco.

Después de la cena, dieron un paseo por el complejo. Cuando el cielo comenzó a oscurecerse, regresaron a su residencia y salieron al baño al aire libre detrás del edificio.

—El agua del estanque es del manantial de la montaña. Hace calor en invierno y es fresco en verano. También hay un dispositivo de control de temperatura debajo del fondo para que podamos permanecer en la piscina todo el tiempo que queramos —explicó Lian Jun, y luego preguntó: —¿Quieres un poco de vino? Vino de frutas, de los de bajo contenido alcohólico.

Aunque fue la invitación de una belleza, Shi Jin resistió valientemente la tentación. —¡No, no puedes beber!

Lian Jun sonrió y dijo: —No beberé, pero tú sí puedes. Aunque no debes beber demasiado o tendrás dolor de cabeza por la mañana.

Al escuchar esto, Shi Jin se sintió aliviado e inmediatamente cambió su respuesta anterior, pidiéndole a Lian Jun que pidiera una pequeña botella de vino.

La bañera estaba al aire libre y las luces a su alrededor eran deliberadamente un poco tenues y ambiguas. Shi Jin se apoyó contra la pared de la piscina mirando a Lian Jun servirle el vino, y se sintió un poco borracho antes de siquiera tomar un sorbo.

¿Cómo podría haber una persona tan hermosa en el mundo? Apoyó su mejilla en su mano, entrecerrando los ojos en agradecimiento.

—¿Por qué estás aturdido? —Lian Jun, que se había acercado sin que él se diera cuenta, preguntó mientras tocaba la mejilla de Shi Jin. Le pasó una copa de vino. —Aquí. Pedí licor de ciruela, ve si te gusta.

La taza era de color verde jade y estaba hecha de porcelana, no era muy grande; sostenida en las yemas de los dedos de Lian Jun, tenía una especie de belleza frágil y pura. En lugar de tomar la taza, Shi Jin inclinó la cabeza y tomó un sorbo de la mano de Lian Jun. Después de probarlo con atención, dijo: —Sabe a jugo.

Efectivamente, no se podía esperar que esta persona dijera nada poético.

Lian Jun sonrió y se inclinó para besarlo, murmurando: —déjame probarlo también.

La luz de la luna se reflejaba suavemente en el agua ondulante. Rodeado por el aroma de Lian Jun y el aroma del vino de ciruela, Shi Jin, a pesar de no estar borracho, estaba aturdido como un borracho. Al ver caer los párpados de Lian Jun mientras su amante se concentraba en el beso, los latidos de su corazón estaban repentinamente fuera de control y su cerebro pareció sobrecalentarse. —Lian Jun, te amo —susurró.

Los ojos de Lian Jun se abrieron de golpe y su ardiente mirada se clavó en Shi Jin. Dejando caer la taza, agarró al joven y lo presionó contra la pared de la piscina, profundizando el beso.

La taza cayó al agua, hundiéndose hasta el fondo.

Shi Jin cerró los ojos y encerró a Xiao Si, que estaba gritando dentro de su cabeza, en la pequeña habitación negra, luego extendió la mano para abrazar a Lian Jun.

La luna estaba realmente hermosa esta noche.

Esa noche, casi llegaron hasta el final. Shi Jin descubrió, por primera vez, que Lian Jun, en realidad, tiene un lado fuerte y feroz en la cama; era una persona sana, pero, aun así, no pudo resistir por completo las acciones de Lian Jun.

Había estado a punto de deshacerse de su sentido de la vergüenza y subir por su cuenta, pero en el último momento, Lian Jun realmente se detuvo y lo atrajo a sus brazos. —No —dijo, besando su mejilla y acariciando suavemente su espalda. —No he preparado nada hoy, te lastimarás.

La mente de Shi Jin ya estaba confundida por el deseo. Frunciendo el ceño, protestó: —Si no estuviera preocupado por tu cuerpo, te habría instado a que lo hicieras hace mucho tiempo. Hazlo, estoy bien.

Lian Jun se rió entre dientes, le mordió el lóbulo de la oreja y le dijo al oído: —¿Olvidaste que te reportarás a la academia de policía en unos días? Durante el examen físico, el médico revisará este lugar. —Acarició el trasero del joven.

Shi Jin se congeló al recordar el examen físico de la academia en su vida anterior, y finalmente recuperó algo de su razón. —¡Maldita sea! —Gruñó, mordiéndolo enojado.

¿Quién fue la verdadera provocación aquí?

Lian Jun dejó escapar un suspiro de impotencia y acarició el muslo de su amante, tranquilizándolo con un beso.

Aunque se fueron a dormir tarde esa noche, al día siguiente se levantaron a su hora habitual.

♦ ♦ ♦

Racional hasta el punto de ser obstinado, Shi Jin dijo: —No puedes saltarte ni un día de ejercicio. Voy a llamar al tío Long y preguntarle qué se supone que debes hacer hoy.

Lian Jun extendió la mano apresuradamente para tirar de él hacia atrás. —Ya le pregunté, ya que estamos en una montaña, el tío Long dijo que mi ejercicio matutino puede ser reemplazado por una caminata.

—¿Excursionismo? —Shi Jin se sorprendió, pero no dudó de sus palabras. Reflexionó sobre la altura de la montaña y dijo: —Está bien, entonces iremos después del desayuno.

Después del desayuno, Lian Jun se puso ropa deportiva ligera, dejó su silla de ruedas por primera vez y dejó la villa con Shi Jin. Siguieron el camino del jardín en la parte trasera del edificio y salieron del complejo por la puerta lateral.

Lleno de ansiedad, Shi Jin revoloteó alrededor de Lian Jun como una gallina, por temor a que tropezara y se cayera o que sus piernas comenzaran a doler demasiado.

—Está bien, estoy acostumbrado a caminar distancias largas. También tomé mi medicamento antes y estoy usando equipo de protección. Realmente estaré bien —lo apaciguó Lian Jun. Se veía relajado, en absoluto como alguien que soporta el dolor. Tomó la mano de Shi Jin y lo condujo hacia el sendero que subía la montaña. —Por ahora, vamos a tomarlo con calma. Lo trataremos como un paseo para ayudar a la digestión.

Un poco aturdido, Shi Jin lo siguió pasivamente durante unos pasos antes de volver en sí. Echó un vistazo a la mano que sostenía la suya y a Lian Jun caminando suavemente frente a él como una persona normal y sana, y sintió como un repentino estremecimiento atravesaba su corazón.

Parecía que, por primera vez, él y Lian Jun caminaban afuera tomados de la mano como una pareja común. Ni en la sala de entrenamiento ni en su dormitorio.

Era grandioso.

Miró las piernas de Lian Jun dando un paso adelante de forma natural y quiso sonreír, pero, por alguna razón, su corazón se sentía un poco adolorido.

Caminando así, Lian Jun se veía realmente bien. Las imágenes de él luchando por dar unos pasos incómodos mientras se aferraba a la barandilla, luciendo como si pudiera caerse en cualquier momento, se desvanecieron abruptamente de la mente de Shi Jin. Lian Jun siempre debería ser cómo se veía ahora, saludable y libre…

—¿Por qué estás tan callado? —Lian Jun se detuvo sin previo aviso y lo miró.

Shi Jin escrutó su rostro. Después de confirmar que no había rastro de dolor reprimido en su expresión, volvió la cabeza y dejó escapar un suspiro superficial, luego se volvió y se encontró con la mirada de su amante. —No es nada, de repente sentí que… te has vuelto aún más guapo —dijo con una sonrisa, apretando su mano.

Lian Jun notó sus cambios emocionales y su corazón instantáneamente se llenó de angustia por él. Dio un paso adelante para jalar suavemente al joven entre sus brazos y besó su frente. Lo abrazó en silencio durante un rato, luego dio un paso atrás y tiró de su mano nuevamente, indicando que deberían comenzar a moverse nuevamente.

No se necesitaban palabras.

Shi Jin sonrió y dio un paso adelante para caminar junto a él, completamente satisfecho, parece que debe esperar ansiosamente el final de todos sus problemas, cuando siempre podrá caminar con Lian Jun así…

—Desde un poco más arriba, puedes ver la mayor parte de la ciudad B. En realidad, hubiera sido mejor venir aquí por la noche… Eso tendrá que esperar hasta la próxima. La próxima vez que vengamos aquí, mi cuerpo ya estará sano y te llevaré a ver la vista de la ciudad por la noche —dijo Lian Jun de la nada.

Aturdido, Shi Jin miró de reojo su hermoso perfil. Con el corazón hinchado de felicidad, asintió vigorosamente y respondió: —Bien, la próxima vez veamos la vista nocturna. ¡Aún mejor, acampemos aquí en la montaña y veamos el amanecer también!

♦ ♦ ♦

En el resort, Gua Dos se apoyó en la balaustra de la pasarela del lago y miró hacia la cima de la montaña. —¿Cuánto tiempo crees que durarán los analgésicos de Jun-shao? —Le preguntó a Gua Uno.

Gua Uno, que sostenía algunas briznas de hierba en la mano y fruncía el ceño mientras intentaba tejer un saltamontes, dijo: —No lo sé. Consulta las instrucciones del paquete o pregúntale al tío Long.

Gua Dos hizo una mueca, luego su mirada se posó en la maraña verde en las manos de Gua Uno y se burló: —Eres un hombre que no tuvo infancia.

—¿Y tú la tuviste? —Gua Uno preguntó de vuelta.

Gua Dos se atragantó y luego dejó escapar un bufido de desdén. Miró a su alrededor, fue a arrancar algunas briznas de hierba y se unió a los torpes intentos de Gua Uno de tejer saltamontes.

| Índice |

2 thoughts on “Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 96: Licor de ciruela

  1. Sarah Crossz says:

    Estoy dañada, todo está saliendo tan bien que no puedo evitar sentir que Lian Jun se distanciará de Shi Jin para protegerlo o morirá 😭😭😭😭

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *