Consorte experta en venenos – Capítulo 154: Tácticas sucias

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Se acabó el tiempo.

El Señor del Sur ni siquiera había terminado su octava jarra, mientras que el Señor del Norte sólo había bebido la mitad de su novena jarra. Ahora ambos estaban borrachos en el suelo, mientras que Han Yunxi seguía en pie después de nueve jarras llenas.

¡Han Yunxi había ganado!

A todos los presentes les parecía inconcebible y les costaba creer lo que veían. Pero la verdad estaba ahí. Los que habían estado esperando que Han Yunxi perdiera, así como algunos varones que no tenían ningún interés en el asunto, la miraban con mayor respeto.

¡Demasiado feroz! 

Realmente estaban… ¡convencidos por esta mujer! 

La princesa Changping se estremeció mientras observaba a la noble Han Yunxi de mejillas sonrosadas. Por alguna razón inexplicable, se sentía inferior. Al mismo tiempo, Murong Wanru la golpeó por la espalda y dijo: —¡Princesa!

Sólo entonces, la princesa Changping se recuperó y se dio cuenta de que había llegado su oportunidad, de inmediato, puso una expresión alegre y se rió. —¡Sabía que nuestra Qin Wang fei no perdería ni avergonzaría al Tío Imperial! La Tía Imperial ha ganado este concurso de bebidas.

Toda la multitud asumió que la Princesa Changping también había sido convencida. Pero Han Yunxi no pudo evitar sentir que algo estaba mal. Pero ahora, incluso tenía problemas para mantenerse erguida, ya que también estaba borracha. Aun así, se obligó a mantenerse alerta. No sabía por qué la Princesa Changping había llamado a los Señores del Norte y del Sur, pero no podía evitar pensar que algo tenía que ir mal. A pesar de ello, no podía decir qué era. Al final, decidió que esos dos hombres borrachos no podían hacer mucho, de todos modos.

—¡Entonces, le pido a la Princesa Changping que inste a los Señores del Norte y del Sur a no olvidar nuestra apuesta! —Dijo Han Yunxi.

—¡Pero, por supuesto! ¡Es obligatorio! —La princesa Changping estaba muy contenta.

Cuando estuvo segura de que la contienda había terminado, Han Yunxi relajó la guardia. La verdad es que había bebido demasiado, más allá de sus propios límites. Se sentó lentamente, con una mano apoyada en la frente. En ese momento, sentía la cabeza pesada y mareada, mientras que el estómago se le revolvía como el océano. Tenía ganas de vomitar, pero no podía, mientras su cuerpo se sentía cada vez más apático. Le daba pereza moverse y preferiría derrumbarse y dormir aquí mismo. Han Yunxi estaba a punto de hacer que una sirvienta la llevara a la casa cercana para descansar cuando Murong Wanru se acercó.

—Cuñada, te ayudaré para que descanses. Has bebido demasiado.

—No hace falta, que me lleve una sirvienta en su lugar —dijo Han Yunxi con suavidad, obligándose a parecer alerta. No se sentía para nada tranquila de que Murong Wanru la ayudara ahora.

—Liangchen, Meijing[1], ustedes dos ayuden a llevar a la estimada Wang fei a las habitaciones laterales para que descanse. ¡Cuídenla bien! —En cuanto la princesa Changping habló, dos sirvientas se apresuraron a sostener a Han Yunxi por el brazo.

Murong Wanru no pudo evitar fingir preocupación. —Cuñada, ¿por qué no voy contigo?

—No es necesario. Todos deberían continuar, estaré bien después de descansar un poco. —Han Yunxi, en efecto, todavía parecía muy despierta, pero todos sabían que se emborracharía tarde o temprano después de beber tanto vino. Murong Wanru la siguió unos pasos más antes de retirarse, enviando una sonrisa hacia la princesa Changping mientras volvía a sentarse en su posición original.

La princesa Changping se había calmado lo suficiente como para echar una mirada a las formas desparramadas de los Señores del Norte y del Sur. Con pereza, dijo: —Eunuco Li, llévate a los Señores del Norte y del Sur para que se recuperen del vino. Que estos hombres pierdan ante una mujer es verdaderamente vergonzoso.

—Sí, su viejo servidor obedece —graznó el eunuco Li en respuesta.

♦ ♦ ♦

Muy pronto, el banquete continuó con la princesa Changping de excelente humor. Charlaba y hablaba con todos los demás, riendo y maldiciendo en una animada escena. En las salas laterales, Han Yunxi despidió a las dos damas de la corte antes de cerrar las puertas de su habitación tras ella. Sólo entonces, bajó completamente la guardia y cayó pesadamente al suelo sobre su trasero. Le era imposible mantenerse en pie.

¡Realmente había bebido demasiado! 

Tenía muchas ganas de dormir, pero sabía que no podía. La forma más rápida y saludable de aliviar su borrachera era vomitar el vino que había bebido. Después de descansar un poco, se obligó a abrir los ojos y utilizó el método más duro para provocarse el vómito. Para ello, utilizó su dedo para presionar su lengua antes de hurgar en su garganta. Este movimiento fue suficiente para hacerla vomitar.

Una vez que tuvo arcadas, lo vomitó todo. No había comido mucho, así que lo que vomitó fue puro vino. Poco a poco, después de innumerables arcadas y vómitos, su interior se sintió mucho mejor. También estaba mucho más alerta que antes, aunque su cuerpo aún se sentía débil y lánguido. Han Yunxi se enjuagó la boca varias veces antes de sacar un poco de glucosa de su sistema de desintoxicación y beberla para evitar el colapso. Aunque era doctora en venenos, su sistema de desintoxicación seguía almacenando una buena cantidad de medicamentos de emergencia. Cualquiera que se hubiera emborrachado antes entendía que la ingesta de glucosa era obligatoria después de vomitar. Luego había que dormir al menos unas horas antes de recuperar la energía.

Han Yunxi se subió a la cama con dificultad, cayendo sobre la superficie antes de perder toda la energía para moverse. Se quedó dormida en la misma posición en la que aterrizó. La habitación se quedó en silencio, sin embargo, poco después se oyó un ruido procedente de la puerta. El ruido de los chasquidos se hizo más y más fuerte. Era evidente que alguien intentaba entrar por la fuerza.

En la cama, Han Yunxi no tenía absolutamente ninguna energía mientras dormía completamente inconsciente, sin oír nada.

Muy pronto, la cerradura de la puerta cayó con un golpe. Entonces, alguien la abrió cuidadosamente desde afuera. Hubo un montón de susurros, aunque tanto el interlocutor como las palabras eran irreconocibles. Lo siguiente que se supo fue que una figura fue empujada al interior, donde cayó con un golpe al suelo, paralizado. Después, la puerta volvió a cerrarse lentamente.

El silencio volvió a la habitación, pero Han Yunxi seguía sin saber nada de lo que sucedió.

Dentro de la puerta, la persona que había sido empujada no era otra que el borracho Señor del Norte Zhangsun Che. Permaneció inmóvil en el suelo durante un rato antes de darse la vuelta para mirar al techo. Su rostro estaba completamente rojo, incluidas sus orejas. La tonalidad era aún más roja que la de alguien ebrio, como si estuviera ardiendo.

Ahora mismo, eso era exactamente lo que sentía Zhangsun Che. No tenía ni idea de que su cuerpo también se estaba calentando, pero a medida que el calor aumentaba, su fuerza parecía volver a él. No estaba claro de dónde provenía esta fuerza, pero las temperaturas sofocantes le estaban haciendo sentir lo suficientemente incómodo como para querer liberarse.

—¡Qué calor! —Murmuró para sí mismo, abriendo inconscientemente el cuello de su camisa y desabrochando el cinturón, mientras se arrastraba hasta ponerse en pie. Se tambaleó unos pasos antes de detenerse firmemente contra una mesa. Al mismo tiempo, vio a Han Yunxi dormida en la cama.

En un instante, un fuego seco y furioso surgió de su estómago. Zhangsun Che no pudo evitar tragar saliva mientras sonreía ebrio. —¡Una mujer, jeje! Aquí viene tu joven señor.

¿Cómo podría reconocerla como Qin Wang fei? Una sonrisa lasciva surgió en su rostro mientras se acercaba a ella, desnudándose por el camino.

—¡Pequeña mujer, este señor mayor viene hacia tí! —Ya estaba casi encima de ella, pero Han Yunxi aún no se había movido ni un milímetro. Parecía no darse cuenta de su precaria posición. Zhangsun Che empezó a arrancarse la ropa a toda prisa e incluso se estaba desabrochando los calzoncillos. Era obvio que había sido drogado.

Cielos, y Han Yunxi aún no era consciente.

¡Demasiado horrible!

Ahora mismo, Zhangsun Che estaba a sólo tres pasos de la cama. Se quedó quieto y miró a Han Yunxi como un cazador que marca a su presa, tragando saliva. Al mismo tiempo…

En los recovecos de la mente de Han Yunxi, ¡una alarma de emergencia comenzó a sonar en presencia del veneno!

Zhangsun Che observó detenidamente a la borracha y dormida Han Yunxi, que inmediatamente abrió los ojos al oír la alarma. Para ser una doctora, estaba entrenada para despertarse de un momento a otro, incluso en medio de la noche, y ponerse en alerta inmediatamente. Pero esta vez, se despertó en el mismo momento en que Zhangsun Che, con el torso desnudo, se abalanzó sobre ella.

—¡Ah! —Gritó Han Yunxi mientras esquivaba. Zhangsun Che aterrizó en el espacio que había junto a ella, cuando todavía estaba débil y sólo consiguió esquivar porque se sobresaltó. Se encaramó a un lado, mirando al hombre que estaba a su lado con incredulidad, con la cara asustada hasta el punto de volverse verde. ¿Qué hacía Zhangsun Che aquí? 

En su mente, el sistema de desintoxicación seguía dándole constantes avisos. ¡Han Yunxi se tranquilizó para ver mejor y, enseguida, se dio cuenta de que el tipo había sido envenenado con un afrodisíaco! Aunque era un tipo de medicina, ¡era esencialmente un veneno que dañaba el cuerpo! ¿No había cerrado la puerta con llave? ¿Cómo había entrado este tipo? Cuando Han Yunxi miró hacia la puerta, descubrió que alguien había forzado la cerradura. Aspiró con frialdad y se dio cuenta de que se trataba de una conspiración. Zhangsun Che debió ser arrojado a esta habitación después de ser drogado.

Romper la puerta debió causar una conmoción, pero ¿las sirvientas y los guardias estaban sordos? ¿Ninguno de ellos encontró nada malo? ¡La Princesa Changping debe haber orquestado esto! 

¡Detestable! 

No, fue absolutamente repugnante. ¡Realmente utilizaron tácticas tan bajas y sucias! 

Han Yunxi estaba en plena ira cuando Zhangsun Che se giró de repente y le tendió una mano. —Pequeña mujer, no esquives. Este joven señor se asegurará de que estés muy cómoda.

Han Yunxi esquivó su mano, pero Zhangsun Che la agarró inmediatamente con la otra mano hasta que le cogió la manga y la arrastró más cerca. Inspiró una bocanada de aire y levantó una pierna preparándose para montarla. Han Yunxi estaba muy asustada. Ahora no tenía fuerzas para luchar o evitarlo. Sin pensarlo, sacó una aguja de acupuntura de su sistema de desintoxicación y utilizó todas sus fuerzas para apuñalarlo en la pierna.

—¡Ah! —Zhangsun Che gimió de dolor mientras caía a un lado, un poco más sobrio que antes. Sin embargo, entre el afrodisíaco y el alcohol, hacía tiempo que había perdido la razón ante el fuego furioso de su interior. Pasara lo que pasara, tenía que tener a esa mujer.

—¡Mujer apestosa! —Rugió con rabia y se abalanzó de nuevo. Han Yunxi quiso escapar, pero estaba demasiado débil. Una sola voltereta la hizo caer de la cama. Pero Zhangsun Che la agarró por el brazo y se negó a soltarla mientras su otra mano empezaba a tantear el terreno.

—¡Largo! —Gritó Han Yunxi, clavándole de nuevo una aguja. Sin embargo, ella era realmente demasiado débil, por lo que este pinchazo no fue más que un indoloro rasguño en su piel. Zhangsun Che dio un fuerte tirón y le arrancó la manga, liberando a Han Yunxi en el proceso. Ella cayó a un lado, separándose por fin de él. Tras una larga exhalación, Han Yunxi se dio cuenta de repente de que era perfectamente capaz de curar su veneno o envenenarlo a su vez.

¡Maldita sea! ¿Se había asustado tanto?

Estaba dispuesta a envenenarlo hasta la muerte allí mismo, pero se contuvo. Ya que la Princesa Changping lo había envenenado, tenía que haber algo más en este complot. A Zhangsun Che no le podía pasar nada. Ahora mismo, se había arrastrado fuera de la cama y se acercaba a ella de nuevo. Su afrodisíaco era del tipo común y bastante fácil de curar para ella. Levantó su aguja y apuntó a un punto de acupuntura en su abdomen. Dos agujas serían suficientes para disipar completamente la droga.

Han Yunxi temblaba de miedo mientras Zhangsun Che se acercaba. Como carecía de fuerzas, sólo podía esperar a que él se acercara antes de actuar. Incluso le empezaban a sudar las palmas de las manos. Nunca había estado tan nerviosa en su vida. Después de todo, si fallaba, ¡todo había terminado!


Selena
¡Qué capítulos más emocionantes! Han Yunxi espero que seas una experta en puntería y que le aciertes, aunque estés con los ojos cerrados o débil como ahora… No puedo creer lo crueles que son, para peor aún no tiene completamente enamorado a su esposo para que la proteja y le crea todo…

[1]Liangchen, Meijing (良辰,美景) – estos dos nombres forman un modismo de 4 caracteres que significa “un buen momento” y “una bella escena”, respectivamente.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.