Guerras Primordiales – Capítulo 1: El sujeto de delante, se están cayendo tus pantalones


En la cueva, acostados en todos lados en desorden había veinte niños. Una piel delgada y andrajosa cubría a unos siete de ellos. Los otros que no estaban cubiertos por la piel tenían una propia, o estaban hechos un ovillo a un costado. Pero no importaba si estaban cubiertos o hechos un ovillo, dormían profundamente.

Ya que no se habían limpiado en un largo tiempo y había mucha gente durmiendo, había un  hedor muy fuerte y persistente en la cueva. En los alrededores, había ventilaciones perforadas, que apenas permitían entrar algo de luz en la oscura cueva.

Debajo de la rejilla de ventilación, a un lado de la cueva, dormía un niño vestido con una tela desgarrada. Sin embargo, era diferente de los otros. También había un gran perro durmiendo a su lado, casi de su mismo tamaño.

Shao Xuan abrió sus ojos. Al ver que la luz del sol brillaba en su cara se frotó los ojos, se arrastró y recogió la hierba seca extendida debajo de él. Al ver las acciones de Shao Xuan, el gran perro, que inicialmente tenía los ojos cerrados, se levantó rápidamente y obedientemente se arrodilló a su lado para dejar que Shao Xuan tomara la hierba seca que estaba en el lugar.

Después de juntar la hierba, Shao Xuan caminó fuera de la cueva, sosteniendo en una mano el montón de hierba seca y en la otra la correa del perro, la cual estaba hecha de cuerda.

♦ ♦ ♦

Llegando a una tribu tan primitiva, de una manera inexplicable, convirtiéndose en un pequeño mocoso de una tribu local en un desolada tierra salvaje . Este cuerpo era muy débil, ya que probablemente no se había podido curar de alguna enfermedad. Desde que Shao Xuan despertó en ese cuerpo había pasado más de medio año. Incluso si no podía acostumbrarse a ello, él solamente podía apretar los dientes y soportarlo. Sobrevivir era lo único importante.

Shao Xuan nunca hubiera esperado llegar a un lugar como ese. Habían grandes diferencias con las tribus primitivas de la Edad de Piedra de las que había aprendido antes si lo comparaba con esto. Sus apariencias no tenían nada de especial, pero su esencia era diferente.

¿Has visto a una persona común llevar una roca del tamaño de un pequeño tanque de agua con una sola mano, desplazándose sin rumbo por las calles? ¿ Has visto a una persona común saltar tres pisos de altura sin la ayuda de ninguna herramienta y permanecer de pie después de caer de una altura de diez metros?

Shao Xuan nunca había visto algo así en su vida pasada, pero en esta… ¡Lo veía todos los días!

En cuanto a la cueva de la que había salido, era originalmente nombrada como “Cueva de la vaca acostada”, porque la apariencia de la cueva como como la de una vaca acostada. Fue nombrada por el “chamán” de la tribu en ese entonces, sin embargo, han pasado unos mil años. Con el paso de los años y los meses, la tribu, al reproducirse, construyeron casas fuera de la cueva. Como resultado, la cueva fue usada como un lugar para los huérfanos que eran tomados por la tribu. A partir de entonces, fue nombrada como la “Cueva de los niños” por la gente de la tribu. Los niños que viven en el interior no tienen padres que cuiden de ellos, ni nadie en la tribu que estuviera dispuesto a tomarlos como suyos. Así que la “Cueva de los niños” era el orfanato de la tribu.

Después de que Shao Xuan llegara al lugar, no vio gente de otras tribus. Lo que quería decir que en los alrededores de la cadena montañosa solo había una tribu… su tribu “Cuerno flameante”.

En la aislada tribu, la vida era independiente.

En su tiempo libre, Shao Xuan caminaba tirando de la correa del perro.

Poco después vio una casa de tamaño incogruente. Algunas de sus partes eran de madera combinada con cosas parecidas a rocas, hierba y tierra. En comparación con las anteriores, está, hecha de madera y piedra, era un poco más grande y parecía más resistente. Esta casa podría considerarse como una mansión, ubicada cerca del pie de la montaña.

[Nota: Incongruente quiere decir que no parecía una casa]

Pero no importaba si eran las casas de madera o las “mansiones” de madera y roca, para los ojos de Shao Xuan estas construcciones eran horriblemente sencillas. Sin embargo, después de estar ahí por tanto tiempo, Shao Xuan anhelaba una casa de madera para sí mismo. Pero, este escenario no se podía realizar.

En ese momento había algunas persona empezando a moverse.Los hombres ya habían tomado sus herramientas de piedra para afilarlas, de esta manera serían más convenientes la próxima vez que fueran a cazar con cuchillos de piedra ya listos. Las mujeres también tenían sus propios trabajos; coser pieles, secar alimentos, etc.

Cuando Shao Xuan pasó, algunas personas se volvieron a mirar. No a Shao Xuan, si no a la criatura de la que él tiraba. En sus ojos se veía la codicia mientras babean y tragaban saliva. Desde su perspectiva, Shao Xuan estaba jalando un gran trozo de carne, suficiente como para obtener varias comidas. Los ojos de aquellos que se habían levantado temprano para trabajar y aún tenían el estómago vacío se volvieron verdes; Sin embargo, después de ver lo que llevaba alrededor de su cuello, de mala gana, soportaron sus ganas de llevarse al lobo. Esa era el azulejo con la marca  del chamán, lo que significaba que le pertenecía. No se atrevieron a tocarlo. A sus ojos, Shao Xuan estaba simplemente ayudando al chamán a cuidar al lobo.

[Nota: Se volvieron verdes; Modo metafórico de hacer referencia a la envidia.]

¡Si!, en realidad había un lobo junto a Shao Xuan. Nació en el interior de las cadenas montañosas, pero cuando era joven un guerrero cazando para la tribu lo encontró. Él lo trajo de regreso para que Shao Xuan pudiera comerlo, pero coincidentemente el chamán de la tribu pasó, dejó un azulejo con la marca del chamán y se fue. Shao Xuan nombró al lobo como “César”, el nombre con el que nombro a su perro en su vida anterior. El crió a César como si fuera un perro, todo el camino hasta el presente.

La manera de pensar de la gente del lugar era muy extraña. Claramente respetaban al chamán un poco, pero sus actitud frente a Shao Xuan no cambió mucho después de que vieran que el chamán le diera el azulejo con la marca. Lo único diferente fue que controlaron sus deseos de cortar a César y comerlo.

En cuanto al resto, no hicieron nada más que lo que solían hacer. Después de todo, el chamán no le dijo a nadie que ayudarán a Shao Xuan ¿Cuando un gran personaje como lo es el chamán tendría tiempo para prestarle atención a un niño? Con el tiempo, todo el mundo se acostumbró a un niño que tenía un lobo. Y desde que César era un cachorro de lobo que apenas tenía una corrida completa de dientes, el chamán no volvió a aparecer.

Pero, ¿lo que hizo que la gente cerca del pie de la montaña se sintiera desconcertada fue que Shao Xuan llamara César a un perro?

¡Y qué era un perro!

Sin embargo, esta pregunta no duró demasiado tiempo pues nadie le prestó atención. Ellos no se molestaron en prestar atención a eso, estaban ocupados enfocándose en otras cosas; la comida.

Shao Xuan ya estaba acostumbrado a las miradas de alrededor. Como si nada sucediera, continuó caminando y tirando de César. Incluso si la gente de la tribu era codiciosa, ellos no robarían las cosas del chamán. Como Shi Qi había dicho: La posición de los chamanes dentro de las tribus era muy alta. En cuanto al por qué una persona que residía en las montañas ,“en el área de la gente influyente”,  como el chamán que ocupaba una alta posición, o la segunda posición más alta en la tribu, le diera a Shao Xuan, quien dormía en la “Cueva de los niños”, una existencia tan importante como lo era la del azulejo con la marca del chamán, se debió a un término que Shao Xuan mencionó en aquel entonces “criar”. Originalmente, Shao Xuan dijo en ese entonces que criaría al pequeño lobo César antes de comerlo, coincidentemente el chamán escuchó esas palabras. Permitió que Shao Xuan lo criara y, para evitar que demás en la tribu se lo llevaran, el chamán dejó el azulejo con la marca para Shao Xuan, la que fue puesta sobre su cuello.

El chamán tenía gran interés criar, pero en más de medio año el anciano ni siquiera había aparecido una vez. Como resultado, la impresión que Shao Xuan tenía del anciano era la de un viejo estafador e irresponsable. ¿Era fácil criar un lobo? Todos los días era observado por las personas a su alrededor. Sin una fuerte resistencia mental, ya se hubiera vuelto loco. En resumen, criar a César fue completamente por coincidencia.

¡Qué difícil era la vida! Aunque la tribu se encargó de los alimentos en la “Cueva de los niños”, todavía tenía hambre.

Shao Xuan suspiró con impotencia. Miró hacia adelante, y luego las esquinas de sus ojos se crisparon.

[Nota:se refiere a que tuvo una fuerte impresión]

Delante de él, sobre su hombro, una persona sostenía un garrote de piedra, dos metros de largo y en forma de un bate de béisbol, pero mucho más grueso. Eso era realmente pesado, según los estándares de la vida pasada de Shao Xuan, incluso si pudiera levantarlo sería muy agotador. Sin embargo, la persona parecía sostenerlo tan fácilmente como si sostuviera un azadón ordinario. Con bostezos, caminó lánguidamente por la montaña, probablemente se dirigía al grupo de cazadores para discutir el tema de la caza.

Era una persona normal en este lugar. En cuanto  a Shao Xuan, pertenecía al débil grupo de personas que no tenían su poder del Tótem despierto. Cuando tuviera alrededor de diez años de edad, su poder del Tótem despertaría, y sólo entonces sería considerado como un guerrero común que tenía la capacidad de salir a cazar. El poder del Tótem era el único nivel de medida que determinaba si un guerrero era capaz de convertirse en un guerrero cazador o no en la tribu.

En cuanto a qué era exactamente el poder del Tótem, Shao Xuan no tenía idea. Tal vez lo entendería llegado el momento.

En ese instante, el sujeto que Shao Xuan vio antes, el que llevaba el garrote de piedra con apariencia somnolienta, simplemente no vio que la piel que llevaba como pantalones cortos se deslizaba casi hasta sus rodillas. A plena luz del día siguió moviéndose como si nada estuviera mal. No hubo reacciones de la gente a los alrededores cuando lo vieron.

Shao Xuan se contuvo, pero al finalmente lo dijo. —¡El tipo que lleva un garrote adelante, tus pantalones se están cayendo.!

Sólo después del tercer grito de Shao Xuan el sujeto al frente se dio la vuelta con un bostezo. Él miró a Shao Xuan, su línea de visión se detuvo en César alrededor de medio minuto, luego bajó la vista hacia sus pantalones que se deslizaban. Después, tranquilamente los subió, ajustó el cinturón y continuó caminando hacia la montaña con el garrote en su hombro.

Shao Xuan no dijo nada más. Desde el punto de vista de la gente de la tribu… ¿Etiqueta?¿Vergüenza?¿Qué es eso?¿Puedes comerlo? Si no puedes, ¿cuál demonios es el punto de hablar de ello?


Azadón: denominada también azada, es una herramienta de la agricultura.

Resultado de imagen para azadon

| Índice |

Un comentario en “Guerras Primordiales – Capítulo 1: El sujeto de delante, se están cayendo tus pantalones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.