Guerras Primordiales – Prólogo


Shao Xuan se sentó en el bus remodelado y miró las numerosas montañas al otro lado de la ventana. Apenas había pasado el solsticio de verano y las montañas cubiertas de verde rebosaban de vida. Ver tal escena después de vivir tanto tiempo en la ciudad, hizo que su estado de ánimo – el cual estaba abatido debido a los fracasos- fuera mucho más alegre.

Inicialmente, Shao Xuan planeaba llamar a unos amigos para hacer un viaje muy lejos para relajar su corazón, pero no esperaba encontrarse con su vecino y compañero de clases, Shi Qi, quien lo arrastraría a un viaje arqueológico.

Ahora, ellos se dirigían hacia una pequeña villa relativamente alejada en las montañas. Se dice que algunas cosas de la Edad de Piedra han sido descubiertas allí. Un montón de personas ya se habían puesto en marcha hacia esta locación y, actualmente, estaban en el segundo grupo de personas.

Shao Xuan escuchó a su compañero de clases iniciar por el cráneo del humano primitivo, las herramientas de piedra que usaban, y los murales sobre las rocas. Incluso sacó algunas fotografías y las explicó en detalle.

Los investigadores hicieron esto e hicieron aquello… después de preguntar, era difícil echarse atrás… Si bien Shao Xuan no entendía nada, puso cara de estar escuchando atentamente.

En los documentos habían murales que los arqueólogos habían descubierto. Shao Xuan los vislumbró y sintió que no eran mejores que sus sobrinos y sobrinas que aún no entraban al jardín de infantes.

Las líneas de los dibujos eran bastante sencillas – La mayoría de ellos se podría decir que eran personas con herramientas de caza, así como algunos dibujos de varias especies de animales. El resto, sin embargo, no tenía idea de qué eran.

— ¿Este es el dibujo de una cabra? Pero es demasiado grande.— dijo Shao Xuan mientras señalaba la fotografía.

En la fotografía, el dibujo era una cabra con un cuerno muy largo y curvado. A su lado, se encontraba una persona que sostenía un arco y flechas. Sin embargo, las proporciones no parecían normales. La cabeza de la persona solo llegaba a la espalda de la cabra. Algunas otras fotografías eran lo mismo: Las proporciones del cuerpo de un conejo eran semejantes a las de un león, y a la izquierda había incluso la fotografía de un caballo, aunque su cola parecía haber sido dibujada demasiado corta.

Por supuesto, no todas las proporciones de los dibujos eran así. Los murales de distintas eras, descubiertos en distintas provincias, eran todos diferentes. En la parte de atrás de la hoja, las proporciones fueron dibujadas un poco más realistas.

En los dibujos, incluso se podía ver a un grupo de personas llevando perros de caza.

Continuó retrocediendo y encontró algunos dibujos a color, dándole una visión aún más clara.

— Hoh, este es aún más ridículo. ¡La cornamenta es demasiado grande! Y esta persona… la persona en el dibujo anterior solo llegaba a la espalda de la cabra, pero en este, ¡Solo llega a la altura de la pierna del ciervo! ¿Qué es esto en la esquina inferior derecha…? ¡¿Un cocodrilo de ocho piernas?! —  Shao Xuan no podía apreciar el estilo de dibujo de los humanos primitivos.

— Es posible que no pusieran mucho énfasis en cosas como estas. — Explicó Shi Qi.

— ¿Te refieres a que sus dibujos no son para nada realistas en términos de proporciones y que usan métodos exagerados? — Preguntó Shao Xuan.

— Así debería ser. — Dijo Shi Qi mientras se rascaba la cabeza. — Después de todo, en este periodo de tiempo, los humanos no eran muy educados sobre la belleza. Los dibujos solo pueden representar un sentido simbólico. Había un investigador que, al estudiar los murales, hipotetizó que la razón de que los humanos dibujaran estos murales relacionados con la cacería en las paredes de las cuevas o rocas, era para que los cazadores de la tribu o guerreros tuvieran una idea en sus cabezas antes de salir. O quizás hubo una ceremonia de la que no sabemo, especialmente para los murales dibujados por estos ‘chamanes’.

— Chamanes huh…— En la mente de Shao Xuan apareció la imagen de un extraño y viejo estafador.

— Ahh, ¿Por qué pones esa cara? Déjame decirte esto; los ‘chamanes’ en aquel entonces no necesariamente tenían una posición baja en las tribus humanas. Muy por el contrario, es muy posible que hubieran tenido una alta posición.

— Lo sé. Estafadores ¿verdad? — Shao Xuan asintió.

Shi Qi movió su dedo de izquierda a derecha y luego sacó una carpeta. En ella había algunas copias de dibujos escaneados. Cuando señaló algunos de los dibujos y personajes, Shi Qi le dijo a Shao Xuan — Si la aparición de tótem es la personificación de la naturaleza por parte de los humanos y su propia unidad colectiva, significa que la idea de los chamanes es la naturalización de los humanos. El oficio de ‘chamán’ ya había aparecido en la Edad de Piedra.

[Nota: tótem es un objeto de la naturaleza (animal, planta, etc.) que actúa como símbolo o emblema al que una tribu o un individuo venera y otorga un valor protector o considera como antepasado]

Shi Qi empezó a hablar acerca del desarrollo del oficio de “chaman” desde los tiempos antiguos hasta el presente sin preocuparse por Shao Xuan. El uso de la jerga específica e incluso la cita de clásicos y obras, ocasionaron que Shao Xuan, quien estaba escuchando, tuviera dolor de cabeza.

Shao Xuan no tenía un gran entendimiento en ese campo y tampoco se sentía interesado. Si no tuviera un compañero de su pueblo y clase que estudiara arqueología, Shao Xuan simplemente no se habría molestado en saber nada sobre esas cosas. Antes, cuando escuchaba a la gente hablar sobre arqueología, inmediatamente pensaba en esas antigüedades preciosas. Sin embargo, ¡la dirección de los estudios de Shi Qi era simplemente más antiguo que las antigüedades! Era tan antiguo que no mucha gente se sentía interesada por el tema. Hace algunos días, Shao Xuan estaba escuchando en una transmisión la discusión sobre si la teoría de la evolución de Charles Darwin era correcta o si la hipótesis de las formas de vida creadas por los extraterrestres lo era. Como no tenía nada mejor que hacer, Shao Xuan se quedó escuchando. Después de hacerlo, dejó el asunto a un lado y no volvió a estudiarlo.

Por el contrario, Shao Xuan sabía que tenía interés en las antiguas especies de los humanos desde una edad temprana. En aquel entonces, durante la escuela media, a menudo tenían discusiones con otros compañeros de clases respecto a varias especies humanas excavadas pero desaparecidas que permanecen en la historia moderna reciente.

— No vas a entender si te hablo profesionalmente, ¡Así que lo haré más simple! ¡Mira! — Shi Qi usó su dedo para señalar cierta locación en el mapa. — El ‘chamán’ es mencionado en inscripciones antiguas en cosas como huesos de vaca, caparazones de tortugas y bronce. Pero, es así…

Shao Xuan miró al lugar al que Shi Qi apuntaba. Era un símbolo, parecido a la combinación de dos caracteres de “trabajo” (工)

— En algunas cerámicas y estatuas antiguas, este símbolo de ‘doble-trabajo’ ha aparecido. Sobre este punto, los chamanes también influenciaron en áreas como la caza y la religión. Mirándolo desde cierta perspectiva, el chamán podría ser considerado como el científico de ese tiempo. No obstante, todas estas son especulaciones. Incluso si son registros de tiempos antiguas, podrían no ser ciertos. Después de todo, les encantaba exagerar. ¿No hay un dicho que dice “Nunca hay verdad en la historia”? La arqueología es simplemente desenterrar algunos rincones y bordes. En cuanto a la verdad, quien sabe.

—…

—El descubrimiento de esta cueva también está relacionada con los ‘chamanes’. Las fotografías que viste al final de los murales, fueron enviadas por el primer grupo de personas que regresó. En la cueva, el símbolo de ‘doble-trabajo’ también fue descubierto. Por lo tanto, especulamos que quizás podría ser la zona de residencia de un chamán. El mes pasado ocurrió un terremoto en la región de esta aldea. Lo más probable es que, debido a esto, la cueva terminara expuesta. Antes del sismo ni una sola persona había oído sobre ella.

Cuando habló y llegó a ese punto, Shi Qi cerró la carpeta y miró a su alrededor cuidadosamente. Al ver que el instructor y los otros estudiantes no le prestaban atención, bajo la voz y secretamente dijo a Shao Xuan, — He escuchado que la primera persona que descubrió la cueva fue un niño. Además, por las noticias de otros estudiantes, el niño que descubrió la cueva vio un extraño insecto del tamaño de una sandía saliendo de la pared de su patio. Los niños tienen buenos nervios, así que el pequeño siguió al insecto. Al final, desapareció en la cueva; El niño regresó, notificando a los adultos y solo entonces la cueva fue descubierta.

— ¿Un insecto del tamaño de una sandía? — Shao Xuan sentía que era ridículo. Independiente de quien fuera, al escucharlo por primera vez, pensarían que era demasiado falso. — ¿El niño mintió?

Shi Qi sacudió la cabeza. — Lo extraño es que, según el primer grupo de personas que fueron ahí, hay fósiles de antiguas formas de vida en las rocas usadas para construir las paredes del patio. — Shi Qi hizo una pausa, frotó la piel de gallina en su brazo y continuó, — Hay fósiles de antiguos organismos con la forma de un insecto y el tamaño de una sandía, como lo indicó el niño que descubrió la cueva. Sin embargo, no estaba completo. Era solo una parte de los restos. Pero, aun así, según las teorías de los investigadores, si este organismo aún estuviera vivo, podría ser tan grande como una sandía. Además, su apariencia era también bastante cercana a la descripción del niño.

— … Suena increíble; Sin embargo, ¿el niño fue el único que lo vio y los demás no vieron insectos saliendo de sus paredes? — Shao Xuan estaba dudando.

Shi Qi sacudió su cabeza. — No lo sé. Vamos a preguntar en un rato cuando lleguemos ahí. De todas maneras, casi llegamos.

Cuando el grupo de personas llegó al destino, ya era mediodía, las once en punto. Shao Xuan siguió a Shi Qi y a los demás y comió un almuerzo simple para luego regresar al bus.

Shi Qi y los demás ya estaban impacientes. Después de comer, ellos no descansaron e inmediatamente planeaban empezar a trabajar.

Shi Qi le había dicho a Shao Xuan las cosas a las que necesitaba prestar atención; qué cosas no debían ser tocadas, a qué lugares no podía ir, a quien buscar si necesitara a alguien, etc. Shao Xuan tenía un plan en su cabeza.

— Hablaré contigo después del trabajo. ¡Ve a dar una vuelta por ti mismo por ahora! El paisaje en el lugar es bastante agradable; Montañas verdes, cielos azules y agua… ¡Limpia tus pulmones después de permanecer en la ciudad contaminada!

Después de hablar, Shi Qi tomó sus herramientas y siguió a su instructor. Shao Xuan no estaba autorizado en ese lugar, pero no tenía mucho interés en ir allí de todos modos.

Solo Shao Xuan quedaba en el autobús. Después de cerrar las ventanas y las puertas del bus, era bastante tranquilo. En los últimos días, Shao Xuan no había dormido bien y en el camino había escuchado las historias de Shi Qi. Ahora que estaba silencioso tenía sueño.

♦ ♦ ♦

Cuando se levantó eran casi las dos de la tarde. Shao Xuan planeaba salir a dar un paseo. Justo cuando planeaba hacerlo, vio a Shi Qi en sus ropas de trabajo acercándose. Subió al bus y tomó un documento. Después, continuó corriendo y trabajando.

Sin embargo, antes de dejar el autobús, Shi Qi sacó una piedra del tamaño de un huevo de gallina y se lo arrojó a Shao Xuan. — Tomé esto de la cueva, como no estaban prestando atención, lo cogí. No debería ser nada importante. No puedo darte ‘antigüedades’, pero independientemente, esta piedra seguía estando en la cueva. ¡Incluso se ve bastante lisa! Alguien probablemente la arrojó ahí, pero te lo daré como un recuerdo.

La roca fue encontrada cerca de la entrada de la cueva y a cierta distancia del corazón de la misma. La calidad de la roca era claramente diferente de los otros objetos excavados y no tenía ninguna marca en ella. Por lo tanto, los miembros del primer grupo se enfocaron en los murales y las ‘antigüedades’ de la edad de piedra. Nadie prestaba atención al pedazo de piedra cerca de la entrada de la cueva y por el bien de la diversión, Shi Qi suavemente la obtuvo.

[Nota: Se refiere a que a que tomó la piedra del lugar donde fue encontrada suavemente para que esta no se quebrara.]

Después de atrapar la roca lanzada, Shao Xuan la observó con cuidado en su mano. Tenía la sensación de que era diferente de otras rocas – Verde oscura, la forma de un huevo de gallina, una superficie más lustrosa, como si alguien la hubiera pulido cuidadosamente. No había nada extraño a primera vista, y si bien no era una “antigüedad”, era decente como un pequeño juguete o un adorno.

A Shao Xuan no le importaba. Después de jugar con ella en su mano por un rato, se dio cuenta de que la roca no se calentaba. Después de una docena de minutos más en su mano, seguía sintiéndose fría. Pensando en eso, Shao Xuan sacó un encendedor y usó el fuego para quemar la roca. Pensando lógicamente, el lugar que entrara en contacto con la flama debería estar un poco caliente, pero la realidad fue que después de quemarla, seguía estando tan fría como antes.

Barriendo su mirada alrededor, Shao Xuan tomó un cuchillo de fruta de la mesa y colocó una hoja de papel. Planeaba usar el cuchillo para raspar algunos trozos y llevarlos al bus de arqueología para pedirle a alguien que le ayudará examinándolos. Sin embargo, después de raspar la roca con el cuchillo, no quedaron ni las más tenues marcas. No tenía ni siquiera un rasguño que picar con la punta del cuchillo.

No podía ser calentada por el fuego, no podía ser marcada con un cuchillo… era una roca realmente extraña.

Shao Xuan se bajó del bus con la roca, planeando dejar que Shi Qi la revisara cuidadosamente más tarde.

El bus se había detenido a una distancia bastante corta del pueblo. Era solo que el camino no era adecuado para caminar.

Algunos de los aldeanos habían ido a trabajar, y otros un poco más ociosos habían ido a la recién descubierta cueva por el interés. De este modo, cuando Shao Xuan entró en el pueblo, sólo vio a unas pocas personas caminando alrededor.

Alrededor del pueblo había una pared de dos metros de alto hecha con rocas y tierra. Se decía que fue construida hace docena de años para protegerse de las bestias salvajes. Las rocas venían de la montaña; sin embargo, no había grandes bestias recientemente, así nadie le prestó más atención a la pared de piedra.

Mirándolo, él pudo ver las grandes piedras de la pared. Tenían una larga historia, provocando un sentimiento de desolación.

Shao Xuan jugó con la roca en su mano, sus ojos estaban fijos en ella. Al oír sobre el descubrimiento de fósiles de organismos antiguos en la pared de rocas, Shao Xuan recordó el “insecto del tamaño de una sandía” que Shi Qi había mencionado.

Planeaba apartar la mirada cuando, de repente, Shao Xuan vio aparecer una serpiente en la pared. Incluso se retorcía. Era tan gruesa como un pequeño estanque de agua, y sus patrones con forma de escala provocaban una sensación fría. Estaba a varios metros de distancia, pero Shao Xuan sintió un escalofrío bajar su columna y todos sus pelos poniéndose de punta. Se asustó tanto que casi había saltado en el aire. Pero, cuando Shao Xuan parpadeó y volvió a mirar, no encontró absolutamente nada. La pared de piedra seguía siendo la pared de piedra rota que soportó varios años de los golpes del clima.

¿Ilusión?

Shao Xuan miró los otros lugares de la pared. Después, su mirada cayó sobre un agujero en ella. Había una gran roca dejada ahí después de que la pared colapsara. Las partes más pequeñas habían sido llevadas a casa por los aldeanos para construir sus propias paredes, las más grandes no fueron tocadas. Y en ese momento Shao Xuan vio un brote de color verde surgir desde la roca. El retoño rápidamente brotó y creció alto. Al mismo tiempo varias enredaderas se extendían hacia afuera en todas direcciones. El agujero de inicialmente tres metros fue rápidamente cubierto por las enredaderas y hojas. La fragancia perteneciente a las plantas impregnaba el aire.

Shao Xuan dio varios pasos atrás y respiró profundo. Enfocó sus ojos y volvió a mirar, descubriendo que las enredaderas y ramas habían desaparecido. La pared era la misma de siempre, pero el suelo estaba cubierto por grandes rocas lisas.

Sintiendo un movimiento extraño en su mano, Shao Xuan miró abajo, hacia la piedra.

La roca que no podía calentarse ni arañarse se había convertido en arena en un breve instante y se deslizó a través de los espacios entre los dedos de Shao Xuan.

Cuando el último grano de arena cayó, la visión de Shao Xuan se tornó negra.

| Índice |

Un comentario en “Guerras Primordiales – Prólogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.