Guerras Primordiales – Capítulo 26: Llama incompleta

Traducido por Rencov

Editado por Tanuki


Al día siguiente, uno por uno, los pequeños guerreros se despertaron tras su inmersión en la práctica del poder totémico.

Después de una noche de ejercicios, la mayoría de ellos podían usar hábilmente el poder en sus cuerpos.

Durante esa noche, Shao Xuan también había ganado mucho. Una vez que se familiarizó con la forma de usar el poder totémico, intentó usar el mismo método para tratar con ese “huevo” que envolvía su tótem. Y para su sorpresa resultó que el método ¡funcionó!

Cuando usó el poder totémico, la luz brillante de ese “huevo” se desvanecería ligeramente, mientras que cuando utilizó el poder del “huevo”, el tótem quedaría totalmente cubierto por una luz deslumbrante. Sin embargo, no importaba qué tipo de poder usara, el tótem siempre estaba envuelto por el huevo, y eso era algo que no se podía cambiar.

Aunque no podía intercambiar los poderes en un instante, al menos con tiempo suficiente, podría usar esos dos poderes libremente. Como resultado, cuando volvió a abrir los ojos, ya no vio más esqueletos.

Al poder ver al mundo nuevamente de forma normal hizo que se sintiera más que emocionado. Hubiera sido bastante aterrador si solo pudiera ver esqueletos de ahora en adelante. Por suerte, todavía podía ver el variado ambiente colorido lleno de vida y vitalidad.

Shao Xuan se sintió bastante aliviado tras resolver ese gran problema. Luego, vio algunas caras conocidas, los niños de la cueva huérfana, Mo-Er, Sai y algunos otros niños que había conocido antes.

Fue bueno ver sus expresiones faciales, porque una visión llena de esqueletos era tan monótona y aburrida.

Esta vez, Shao Xuan finalmente pudo ver la expresión de Mao. Sin embargo, aunque podía verla ahora, la ignoró después de una sola mirada.

Mao se sintió muy enojado por ser ignorado por Shao Xuan de esa forma. Él quería tener una “charla agradable” con él, pero entonces el Chamán entró, por lo que solo pudo mantener su odio para sí, ya que nadie se atrevía a ser insolente frente al Chamán.

El Chamán les preguntó cómo se sentían, y después de asegurarse de que no había nada anormal en ellos, les dijo que tenían permiso para irse. En cuanto a lo demás, los niños solo podrían intentar adaptarse durante las misiones de caza futuras. El maestro iniciaba a los aprendices, pero solo los aprendices podían mejorar sus habilidades a través de sus propios esfuerzos. Aun si tuvieran el mismo punto de partida, los guerreros del mismo año del despertar podrían estar en niveles totalmente diferentes a medida que pasaba el tiempo. Nadie podría convertirse en un gran guerrero con sólo alardear.

A decir verdad, Shao Xuan respetaba y admiraba mucho al viejo chamán. Incluso los niños que vivían en la cueva huérfana, que habían experimentado hambre y frialdad, y se volvieron feroces, nunca se quejaron contra el cielo ni culparon a otros. Tampoco tenían mentes o pensamientos retorcidos. Después de que despertaban sus poderes totémicos, ellos eran grandes guerreros con actitudes positivas y esperanzas de un futuro mejor. El Chamán tenía el crédito por la mayor parte de eso.

Si decimos que el Jefe administraba la vida material en la tribu, entonces el Chamán estaría a cargo de la vida espiritual en la tribu. El deber del Chamán era pesado e importante.

No lejos de la habitación de piedra, algunas personas esperaban allí a esos guerreros recién despertados. Entre los cuales Shao Xuan notó una figura familiar. En realidad, era difícil no notarlo, porque se destacaba mucho con esa cabeza de jabalí gigante. ¡Era ese orgulloso mocoso con la cabeza exagerada de jabalí como decoración!

Mao también lo notó, y la ira en su rostro se desvaneció de inmediato, mientras caminaba hacia su dirección con una sonrisa.

—¿Te has convertido en un guerrero totémico, hermano mayor? —preguntó el niño con esa cabeza de jabalí.

—¡Pues claro! ¿Quién crees que soy? —Mao parecía aún más orgulloso.

Resulta que eran hermanos, no era de extrañar que Shao Xuan le pareciera familiar cuando vio a Mao antes.

Aquellos pequeños guerreros se fueron uno por uno. Shao Xuan también tenía la intención de irse, pero inesperadamente, el Chamán lo detuvo.

—Espera un segundo, Ah-Xuan —el Chamán se acercó a él y le pasó una placa con dibujos—. Hiciste un buen trabajo en cuidar a César. En el futuro, puedes venir a mí si tienes algún problema.

Temprano en la mañana, el Chamán ya había preguntado sobre la situación reciente de César y los acontecimientos y actividades generales de Shao Xuan durante el año pasado. De hecho, el asunto de los peces no llamó mucho la atención en la cima de la montaña, y dado que el Chamán había estado trabajando en la planta y la hierba, tampoco le prestó mucha atención. Solo esta mañana, sabía una cosa o dos sobre la gente del pie de la montaña. Sin embargo, estaba mucho más interesado en César que en el pescado. El Chamán sabía que fue negligente, y quería enmendarlo ya que el niño había hecho un buen trabajo en cuidar al lobo.

Shao Xuan había atado la placa estampada anterior que le había dado alrededor del cuello de César, por lo que esta vez el Chamán le dio otra.

Asimismo, el Chamán le prometió entregarle algo de comida, una vez que construyera su propia casa. Shao Xuan no rechazó su amabilidad, y se fue después de expresar su agradecimiento.

Después de que Shao Xuan se fue, el Jefe Ao se acercó al Chamán y le mostró la quemadura de su palma, mientras le compartía la historia de la noche anterior.

El Chamán lo pensó por un tiempo. De repente dándose cuenta de algo, le pidió a Ao que entrara a la habitación para que pudieran estar solos.

—Tu historia me recordó algo. Se dice que la Llama original causaría tales circunstancias —dijo el Chamán lentamente.

—Está diciendo que… —Ao se asombró mucho.

En el momento en el que el Chamán mencionó la Llama “original”, al ser el Jefe de la tribu, Ao entendió el significado detrás de esa frase.

Aparte de los primeros colonos que vinieron aquí, solo las generaciones de jefes y chamanes sabían que la Llama de la tribu estaba incompleta.

La teoría conocida como “La llama no daña a nadie”, solo significaba que cuando las llamas voladoras se fundieran en el cuerpo de uno, no lo dañarían. Sin embargo, para los demás, era diferente. Al final, la fuente de poder en el cuerpo de todos era la misma, pero el poder en sí variaba de persona a persona. Una vez que ocurría el despertar, naturalmente el poder se protegería y excluiría al resto.

El fuego de la Llama no dañaría a los muertos, pero dañaría mucho a los vivos. Alguien que no fuera de la tribu se quemaría gravemente por el fuego. Ao era alguien de la tribu, por lo que normalmente hablando, la Llama que despertaba la fuente de Poder era la misma. Y como era la Llama de la tribu, el rechazo no fue severo. Lo que es más, Ao tenía un cuerpo duro en primer lugar, por lo que tuvo la suerte de recibir una marca roja en lugar de una herida.

Además, esa noche, las golondrinas nocturnas que volaban alrededor, no se atrevieron a entrar en el área residencial de la tribu.

Si lo hicieran, serían gravemente heridas, o incluso quemadas hasta la muerte si fueran tocadas por la Llama que se extendía.

Esa fue la razón por la cual Ge le sugirió a Shao Xuan que dejara a César en la cueva, en vez de llevarlo a la cima de la montaña.

Sin embargo, este fuego, que protegía a los suyos pero excluía al resto, no era tan obvio dado a que estaba incompleto.

—Entonces… cuando la Llama esté completa, ¿el proceso de despertar será como el caso de Ah-Xuan y todo el cuerpo quedará cubierto de fuego? —Ao se sorprendió.

—Muy probable… Mantendremos esto en secreto por ahora, y nadie más debe saber de esto. Discutamoslo después de que encuentre algunas respuestas en los antiguos rollos —dijo el Chamán con seriedad.

Ao asintió ante sus palabras, porque sabía que no podía resolverse en un corto período de tiempo. Y no importaba siempre que no fuera algo malo. En cuanto a las personas que comenzarían a preguntar sobre eso, él planeó decirles que era solo porque Shao Xuan estaba despertando su poder totémico.

Shao Xuan, que bajaba la montaña, no sabía que su forma de despertar de la Llama tenía algo que ver con la Llama completa. Y dado que el Jefe y el Chamán no preguntaron los detalles sobre la última noche, él definitivamente no diría el secreto. Más bien, continuaría desempeñando su papel de niño recién despertado.

Cuando estiró su cuerpo, pudo escuchar el crujir de sus huesos. No era el sonido rígido hecho después de mucho tiempo sentado. Por el contrario, sintió la alegría de que su cuerpo estuviera lleno de fuerza y energía.

La depresión que había existido por mucho tiempo en su corazón por estar en otro mundo, también se desvaneció, y sintió que sus pasos se aligeraron al caminar. De pie en la cima de la montaña y mirando a lo lejos, a las vastas montañas en el horizonte, un sentido de orgullo se alzó en su pecho.

Puesto que no podía regresar a su mundo, decidió vivir bien en este mundo.

Shao Xuan balanceó sus brazos y aceleró sus pasos. Con un ligero salto recorrió una larga distancia. En la comodidad de correr, experimentó la felicidad y la alegría que diferían completamente de ayer.

Todos decían que después de despertar el poder totémico, uno correría a la velocidad de un pájaro y atacaría con la fuerza de una bestia. No era pura fanfarronería. Aun cuando Shao Xuan no pudiera hacer lo mismo ahora, no era imposible de lograrlo en el futuro.

| Índice |

Un comentario en “Guerras Primordiales – Capítulo 26: Llama incompleta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *