Guerras Primordiales – Capítulo 25: Fuente de poder

Traducido por Lioi

Editado por Tanuki


—Mi nombre es Xuan.

Shao Xuan compartió su nombre en esta vida. Ahora solo podía ver esqueletos, por lo que ya no podía analizar la expresión facial del chamán. Sin embargo, al ver que el cráneo del Chamán titubeó ante su nombre, como si recordara algo, Shao Xuan supo que este viejo chamán probablemente no lo reconoció de todos modos.

Después de un tiempo, el chamán volvió a hablar, pero esta vez no preguntó nada más sobre Shao Xuan.

—Muy bien. Ahora párate con tus compañeros.

Shao Xuan no dijo nada más, y aunque no mostró insatisfacción en su rostro, ya estaba curvando sus labios en su mente. ¿Era verdad que este viejo chamán era demasiado viejo para recordar las cosas?

—Bien, ya que todos ustedes han despertado sus poderes totémicos y han ganado la fuerza que lo acompaña. Entonces, lo primero que deben dominar ahora es cómo usar tal fuerza —dijo el chamán sin prisa.

—Este es un momento crucial en su vida. A partir de hoy, serán considerados verdaderos guerreros totémicos. Sin embargo, este es también un nuevo comienzo para todos ustedes. Solo pueden confiar en ustedes mismos cuando se trata de cuán lejos pueden llegar en sus vidas. Nunca seas complaciente, ya que son los únicos que deciden si se quedan en la etapa primaria o si siguen creciendo y desarrollándose, al igual que los otros excelentes guerreros de nuestra tribu.

Mientras el Chamán decía esto, miró a la dirección del Jefe Ao, como si dijera eso, mira, tu Jefe es un buen ejemplo de eso.

Siendo el Jefe de la tribu, la habilidad de Ao era realmente sobresaliente, y podía vencer a la mayoría de los guerreros de la tribu. Debido a la adoración a la fuerza, muchos guerreros totémicos recién despertados considerarían a Ao como un ídolo. Y los guerreros totémicos recién despertados de este año no fueron la excepción.

—Como guerreros totémicos, primero deben saber cómo encontrar la fuente de poder dentro de sus cuerpos.

Esa fue también la razón principal por la que el Chamán mantuvo a esos pequeños guerreros esta noche.

—La fuente de poder existe en tu línea de sangre. Está dormido cuando eres joven, hasta que algún día, cuando sea el momento adecuado, se despierta gradualmente bajo la invocación de las llamas… Ahora, cierren los ojos y despejen sus mentes. Sigan el poder dentro de sus cuerpos, y naturalmente lo verán…

Nadie sabía cuándo, pero se hizo más cálido dentro de la habitación de piedra. Todos se sentaron en el suelo y cerraron los ojos bajo la orden del Chamán.

Shao Xuan hizo lo mismo.

Cuando su mente se aclaró, se dio cuenta de que en el mar de su conciencia gradualmente se formaba un patrón. Eran dos cuernos cubiertos de llamas, el tótem de la tribu. Aparte de eso, también había una cosa en forma de huevo, envolviendo el tótem dentro con una luz blanca deslumbrante.

En forma de huevo …

—¡Yo lo vi! —un niño no pudo reprimir su emoción y abrió los ojos.

—¡Es el tótem! —dijo otro niño.

—¡Yo también lo he visto!

—¡Yo también!”

—…

Casi todos los niños reclamaron uno tras otro, como si temieran ser tratados como un estúpido que no podía ver la fuente de poder del Chamán. Ninguno de ellos quería ser considerado como un estúpido guerrero totémico sin potencial.

El chamán miró a su alrededor y se dio cuenta de que la mayoría de los niños podían encontrar sus fuentes de poder, a excepción de …

—Ah-Xuan, ¿has encontrado el tuyo?

Mientras el chamán hablaba, todos los otros niños fijaron su atención en Shao Xuan.

Antes, cuando conversaban entre ellos, habían escuchado de Sai que este niño llamado Xuan venía de la cueva huérfana que bajaba la montaña, y que solo tendría diez años después del Festival de la Nieve. Normalmente, solo un pequeño número de niños en la tribu podía despertar sus poderes totémicos a una edad tan temprana, y la mayoría de ellos eran descendientes de poderosos guerreros totémicos que vivían cerca de la cima de la montaña. Había un dicho difundido entre la tribu, que cuanto antes despertara su poder totémico, más potencial tendría. Y, por lo tanto, tendría más oportunidades que otros para convertirse en un gran guerrero como el Jefe.

Antes, cuando el invierno aún no había terminado y fueron elegidos y mantenidos por el Chamán, el niño más joven entre ellos era el primer nieto del Jefe, “Mao”.

El arma de caza que el Jefe Ao solía usar era una lanza, que también se conocía como “Mao” en el idioma local. Numerosas bestias fueron asesinadas por la lanza de Ao, y la lanza representaba los innumerables hechos gloriosos de Ao, como era conocido por muchas personas en la tribu. Y según la tradición transmitida en la tribu, significó mucho ya que el Jefe Ao nombró a su primer nieto con el mismo nombre que el arma que usó. Obviamente tenía grandes esperanzas puestas en este nieto.

Sin embargo, aparentemente durante la ceremonia de sacrificio de este año, el centro de atención no fue Mao, a quien el público consideraba como el de mayor potencial. En cambio, fue Shao Xuan, quien llamo la atención durante la mitad de la ceremonia como un caballo negro.

Mao hacía una mueca amarga todo el tiempo, especialmente cuando miraba a Shao Xuan. En sus ojos había señales evidentes de provocación, y estaba ansioso por comenzar una pelea con él.

Desafortunadamente, Shao Xuan solo podía ver a las personas como esqueletos, por lo que no podía ver su expresión en absoluto. En cuanto a la mirada provocadora que Mao mantuvo durante tanto tiempo, se desperdició por completo como si fuera una mirada lanzada a una persona ciega.

Ante la pregunta del Chamán, Mao también miró a Shao Xuan, esperando que dijera que no, para que Shao Xuan definitivamente recibiera la burla de todos en la sala.

Lástima, pero Shao Xuan no cumplió sus deseos.

Shao Xuan asintió ante las palabras del Chamán: —Yo también lo he visto. Es lo mismo que el tótem que apareció sobre el pozo de fuego.

El chamán estaba satisfecho, ya que todos los niños encontraron su fuente de poder. Así que continuó inculcándoles el conocimiento sobre la fuente de la llama.

Mientras Shao Xuan cerró los ojos y continuó mirando el huevo en su mente.

Como nadie más mencionó algo aparte del tótem, significa que ese “huevo” blanco solo existía en la mente de Shao Xuan. Basado en esa forma, Shao Xuan no pudo evitar pensar en la extraña piedra que recogió de su última vida, la que no podía ser rascada con un cuchillo y no podía ser calentada por el fuego.

Cuanto más lo miraba, más se parecía a la piedra de su vida anterior.

Si es cierto, entonces encontró la razón por la que estaba experimentando un proceso diferente de despertar en comparación con los demás.

Hablando de usar el poder totémico, el Chamán le pidió a Mao que se manifestara por los niños.

—Da un golpe sin usar el poder totémico.

Otro guerrero sacó una pizarra preparada previamente bajo el mando del Chamán.

Mao se destacó con orgullo. Al ver a su propio abuelo Ao, el Jefe de la tribu mirándolo con ánimo, Mao respiró hondo, hizo un puño y se puso en la posición correcta. Rugió mientras golpeaba la pizarra frente a él con el puño cerrado.

¡Explosión!

Un ruido sordo.

La pizarra tembló ligeramente.

Mao frunció un poco el ceño y retiró el puño.

Shao Xuan casi podía sentir su dolor, pero al mirar el puño de Mao, Shao Xuan notó que no estaba herido, solo le quedaba una marca roja en la mano.

Esa fue exactamente la diferencia de la fuerza del cuerpo después de despertar el poder totémico. De la carne a los huesos, cada centímetro del cuerpo se fortaleció.

—Bien, ahora hazlo de nuevo, pero esta vez con el poder totémico —dijo el chamán.

Mao dejó de fruncir el ceño, parecía mucho más relajado.

En su cara, aparecieron patrones de tótems, mientras golpeaba de nuevo.

Con el mismo gesto y como parecía, la misma fuerza. Se sentía igual, pero se sentía completamente diferente de alguna manera al mismo tiempo.

¡Explosión!

La pizarra fue perforada y se rompió en pedazos.

Esos pequeños guerreros se emocionaron instantáneamente y querían intentarlo por sí mismos. Sin embargo, el chamán no tenía la intención de sacar más pizarras. En lugar de eso, les pidió que practicaran silenciosamente en sus mentes, con el fin de familiarizarse con la forma de cómo utilizar el poder totémico.

Después de dar la conferencia, el Chamán tomó a los hombres y se fue, porque ahora tenía que descansar un poco. Al ver al chamán exhausto, Ao echó otro vistazo a su palma roja. Pensándolo un poco, decidió discutirlo mañana.

El chamán fue asistido de vuelta a su cuarto de piedra. Con una manta de piel de animal en su cuerpo, abrió un rollo de piel de animal a la luz del fuego. Le dijo a alguien que hiciera un registro de la ceremonia ritual de hoy, en la que había toda la información detallada sobre cada niño. Tenía todas las cosas escritas, como quién se despertó primero y quién completó el despertar primero.

En el rollo de piel de animal, también había información sobre Shao Xuan, incluido su nacimiento y sus situaciones de vida actuales.

Al ver que Shao Xuan tenía un lobo, el Chamán buscó en su memoria con fuerza.

¡Por supuesto! No es de extrañar que sintió una sensación de familiaridad cuando escuchó el nombre “Xuan”.

En aquel entonces, cuando caminaba por el distrito de los pies de la montaña para ver cómo era la vida de la gente, no esperaba escuchar nada sobre “mantener y criar”. Así que, cuando se encontró con Shao Xuan con el pequeño lobo, dejó una placa estampada para que nadie en la tribu le hiciera daño al pequeño lobo. Originalmente planeaba proporcionar una porción extra de comida a Xuan. Sin embargo, después de regresar al distrito de la cima de la montaña, le dijeron que se encontró un cierto tipo de planta que había estado buscando durante mucho tiempo, y un equipo de caza trajo una planta viva. Así que dedicó todos sus pensamientos y energía a la investigación, y había estado trabajando en esa planta durante casi un año. Finalmente, descubrió una forma de molerlo en una hierba. Cuando se finalizó la receta, se olvidó por completo del pequeño lobo que le pidió a Shao Xuan que se lo quedara.

Se preguntó cómo estaría el pequeño lobo ahora…

Mientras que, en ese momento, César, quien finalmente fue recordado por el Chamán, estaba en cuclillas fuera de la cueva huérfana patéticamente. Con vientos helados por la noche, miró la cima de la montaña y aulló.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *