El caos de la Belleza – Capítulo 8: Entre la vida y la muerte (1)

Traducido por Ichigo

Editado por Yusuke


—Wa~… Una mujer tan bonita, es la primera que he visto…

Un soldado que se encontraba en la entrada de las Puertas del Norte se maravilló en voz baja, sólo había querido echar un vistazo más de cerca, pero con una mirada vio los ojos fríos del general Lin, y por un momento, no se atrevió a hablar de nuevo.

Los soldados que estaban al lado se reían de manera disimulada, para estar distraído durante el tiempo de trabajo organizado por el general Lin, e incluso hablar en un susurro silencioso, debía ser demasiado atrevido, ese mocoso nunca debió haber visto una belleza antes, además, en esa zona remota de las Puertas del Norte, ¿qué belleza podría aparecer? Varios soldados miraron en la dirección a la que miraba el soldado acusado, emitiendo juntos en el instante un jadeo impresionante.

Lin Rui En estaba bastante disgustado, los soldados que acaban de salir del campo de batalla se distraían con especial facilidad, y los soldados dentro de la capital eran aún más descuidados, la expresión de su rostro se endureció, y estaba a punto de regañarles, cuando vio que el soldado que estaba susurrando justo antes, señaló desesperado en la dirección detrás de él, Lin Rui En no entendió, al volverse, una figura de porte elegante entró en su visión, y su corazón palpitó con ligereza a verla.

Llevaba una especie de sonrisa tranquilizadora, se acercaba algo ansiosa, pensando que había visto mal, Lin Rui En miró hacia otro lado, y luego volvió a mirar, en verdad era ella.

¿Qué estaba haciendo aquí? En su momento de confusión, se dio cuenta de que la sonrisa de ella no llegaba a sus ojos, sus ojos, llenos de pérdida…

Gui Wan se acercó a Lin Rui En, se inclinó de manera elegante en señal de saludo, reveló con debilidad una sonrisa amarga, diciendo:

—General, ¿podría ayudarme?

Su tono estaba lleno de sinceridad y debido a la ansiedad, parecía ser demasiado frágil.

Lin Rui En se quedó helado en el sitio, el significado de sus palabras aún no había podido ser asimilado del todo, dijo con asombro:

—Señora Lou…

Al oírla llevar tanta impotencia en su tono, empezó a sentir que los asuntos no eran tan sencillos, pensando por un momento, volvió a ver que el rostro de Gui Wan revelaba un rastro de desesperanza y dificultad, Lin Rui En despidió a todos los soldados de alrededor, dejando sólo a dos personas en la esquina de las puertas de la ciudad.

Debajo de las torres de vigilancia de la ciudad, hacía frío y viento, Gui Wan sentía como si hasta sus oídos le picaran por el frío, de repente notó que Lin Rui En giró su cuerpo, colocándose de forma que bloqueaba la mayor parte del viento cuando otra ráfaga soplaba, se sobresaltó un poco.

¿Podría ser que lo hiciera a propósito? Un poco de calor se apoderó de ella, al ver que ya no había gente merodeando a su alrededor, Gui Wan escogió los puntos importantes para explicar la situación.

Habiendo terminado de escuchar la narración de Gui Wan, Lin Rui En se sintió bastante sorprendido, al mismo tiempo, notó que Gui Wan omitió de manera deliberada muchas cosas en su relato, ni entró en detalles, consciente de que las cosas habían llegado a un estado crítico, Lin Rui En convocó a un soldado, ordenando:

—Traigan mi caballo.

Al oírle decir esto, Gui Wan se tranquilizó un poco, mientras Lin Rui En se apresure, la situación debería ser diferente, pero en su interior, seguía muy nerviosa, sólo tenía la sensación de que algo grande iba a pasar.

Lin Rui En ordenó de manera tranquila al soldado que hiciera algo, luego se volvió hacia Gui Wan, diciendo:

—En la distancia entre aquí y el templo Hu Guo, está la ladera Feng Qi, una barrera natural de la tierra, si van a actuar, es muy posible que elijan hacerlo allí. Ya he transmitido una orden, enviando a los guardias imperiales. Me apresuraré de inmediato, puedes estar segura.

Su voz era suave pero poderosa, con la capacidad de calmar los corazones de la gente.

Gui Wan asintió con la cabeza, porque su seguridad la había hecho sentirse más tranquila, asintiendo, dijo con ligereza:

—¿La ladera Feng Qi?

Su corazón dio un repentino salto con un sentimiento siniestro, al ver que el soldado había tirado del caballo y Lin Rui En montó en él, se adelantó con rapidez, Gui Wan estiró la mano y tiró de la silla del caballo, mirando a los ojos sorprendidos de Lin Rui En, dijo:

—General, ¿puede llevarme?

Esta mujer siempre era capaz de dejarlo aturdido, al ver la inquietud en su rostro florido, sus cejas fruncidas mostraban su inquebrantable determinación, Lin Rui En permaneció en silencio por un momento antes de que un inaudible suspiro escapara con ligereza de sus labios, bajó la mitad de su cuerpo, y miró a los ojos de Gui Wan, diciendo con suavidad:

—Señora Lou, por favor, discúlpeme.

Al oír esto, Gui Wan levantó un poco la cabeza, mirando de manera directa a sus hermosos ojos, descubrió que bajo su indiferente comportamiento, se escondían implicaciones de mareas de sentimientos ilegibles, aún no había digerido del todo el significado de sus palabras, cuando su cuerpo se sintió de repente ligero, su cintura se tensó, y todo su cuerpo había sido ya levantado sobre el caballo por Lin Rui En, en un momento de sobresalto, Gui Wan fue incapaz de mostrar ninguna reacción.

Una mano asentó a Gui Wan en el frente, una mano tiró de las riendas, con un firme esfuerzo de fuerza, el caballo de inmediato salió corriendo como una flecha disparada.

Sin la posibilidad de pronunciar una sola palabra, el caballo ya había volado hacia delante, el caballo de Lin Rui En era en principio el mejor caballo de guerra, comparado con los caballos típicos, era mucho más alto, mucho más rápido, un breve momento en este caballo al galope, y la cabeza de Gui Wan se sentía mareada, comparado con el viaje lleno de baches del coche de caballos de antes, el caballo de guerra era más estable, pero la velocidad era mucho mayor, al no haber montado nunca en un caballo de guerra, la mente de Gui Wan se quedó en blanco, cerró los ojos, todo lo que se oía era el silbido del viento junto a su oído, era sólo el comienzo de la primavera, y por eso el viento frío se filtraba en los cuellos de las ropas de Gui Wan, el frío la hacía temblar.

Al notar la incomodidad de Gui Wan, Lin Rui En dudó por un momento, y al final disminuyó la velocidad del caballo, de repente oyó a Gui Wan decir algo, pero el sonido del viento era demasiado fuerte, tapando su voz. Lin Rui En se inclinó para escuchar, una voz débil decía:

—No desaceleres…

¿Cómo puede un cuerpo tan débil sostener una voluntad tan fuerte? Lin Rui En estaba desconcertado, un agarre de las riendas, la sujetó más fuerte a su pecho, sabiendo con claridad que esto era inapropiado, continuó manteniendo la velocidad más lenta por un momento, quitándose su propia capa, cubrió el cuerpo de Gui Wan con ella, envolviendo todo su cuerpo, al mismo tiempo, también cubría su inquieto corazón.

El caballo de guerra avanzó desesperado como una estrella fugaz, el corazón de Gui Wan encontró una paz temporal dentro del silbido del viento, comenzando a relajarse con lentitud de su anterior estado de alerta, sólo la ansiedad en el fondo de su corazón no había disminuido, su mano se aferró de manera inconsciente a las ropas de Lin Rui En, enterrando su cara en la capa, mientras su conciencia se difuminaba de a poco…

♦ ♦ ♦

Un fuerte sonido entró en sus oídos, despertándola de la neblina, la mente se aclaró de inmediato y sus ojos se abrieron de repente, mirando la escena ante ella con incredulidad. Esta era la ladera de la montaña que se encontraba contra el valle de la montaña, la pendiente era un poco empinada, en este momento, la mitad de la ladera de la montaña se estaba hundiendo en un mar de llamas. A lo lejos, había de verdad aire corriendo corriendo hacia adelante, en la ladera, los soldados y los bandidos estaban luchando entre la masa, observando desde lo alto, parecía que los bandidos todavía tenían la ventaja. En su interior, llegó a comprender, esos bandidos debían ser los soldados fantasmas del estado mayor disfrazados, si no, no serían tan hábiles en las artes marciales y también tan organizados.

Emperatriz, ah, ¿he llegado todavía un paso demasiado tarde? Gui Wan se sintió abrumada por la pena, con sentimientos de decepción.

Lin Rui En también observaba esta escena, por completo sorprendido, dos horas de prisa urgente, y todavía llegaban demasiado tarde, nunca hubiera pensado, que la situación resultaría así, pensar que la gentil emperatriz había provocado de verdad un asunto tan feroz, nadie podría haber imaginado esto, ¿podría ser que la apariencia de las mujeres sea así de engañosa?[1] Al igual que la mujer en sus brazos, que con claridad tenía una postura de frágil sauce, pero en realidad tenía una voluntad excepcionalmente fuerte.

Su agarre se hizo más fuerte, sus piernas se apretaron, diciendo a la ya despierta Gui Wan:

—Ten cuidado.

Se oyó un grito, los cascos de un caballo se levantaron, un caballo tomó la delantera y se precipitó hacia delante, en un abrir y cerrar de ojos ya había cargado hacia el anillo de fuego. Sin prisa por entrar en combate con los soldados fantasmas, Lin Rui En miró a su alrededor en busca de la emperatriz y la consorte Ying dentro de esta caótica batalla.

El sonido de las espadas, el sonido de las voces, el sonido de los gritos, todos eran como conjuros que taladraban los oídos de Gui Wan, tan fuertes que le causaban un dolor de cabeza interminable, con claridad había hecho todos los preparativos mentales, pero ante tal brutalidad, todavía había una sensación de no aceptación. Gui Wan se recompuso, prestando total atención a su entorno, dentro del mar de fuego, no vio señales de la figura de la consorte Ying y la emperatriz. El aire caliente le llegaba a la cara, su pecho se sentía congestionado, Gui Wan estaba en una posición demasiado incómoda.

El método de lucha de los soldados fantasma era en extremo aterrador, luchando de manera desesperada sin importar su propia seguridad, mostrando una imponente manera de vida por vida. Los soldados imperiales, por otro lado, estaban en un caos, incapaces de mostrar un enfoque metódico, nadie se preocupaba por los demás, la sangre fresca seguía derramándose, una escena de muerte y heridas.

Sin poder tener ya una visión clara de la situación circundante, Lin Rui En tiró de las riendas del caballo, dispuesto a dar la vuelta, de verdad era imposible distinguir la situación en la que se encontraban, tampoco había señales de la emperatriz y la consorte Ying, no podía seguir arriesgándose a aventurarse por ahí, no importaba si era sólo él, pero la persona que llevaba en brazos era demasiado frágil.

Justo cuando el caballo se daba la vuelta, alejándose al galope, un soldado fantasma se fijó en el rostro de Gui Wan que se reveló desde el interior de la capa, aturdido por un momento, gritó en voz alta:

—¡Consorte Ying, es la consorte Ying, allí!

La voz era rígida sin fluctuaciones en el tono, pero se extendió a lo largo y ancho, en apenas un momento, un grupo de soldados fantasmas de los alrededores ya se habían reunido.

Gui Wan nunca se había asustado tanto, su corazón saltó hasta su garganta, al escuchar el fuerte grito de la persona, se quedó congelada durante un largo rato.

¿Cómo podrían haberla confundido con la consorte Ying?

Sus pensamientos dieron un giro, estos soldados fantasmas nunca habían visto a la consorte Ying antes, ahora la habían reconocido de manera errónea como la ella, pero en un momento como este, no podía solo abrir la boca para refutar sus afirmaciones, nadie la escucharía siquiera, su corazón se encogió con fuerza, el dolor de su cuerpo y el dolor de su corazón golpearon juntos, de manera inconsciente su mano se aferró, resultó que se aferraron a las ropas que llevaban calor, levantó la cabeza para echar un vistazo, una mirada de indiferencia, las líneas distintivas de su perfil lateral se encontraron con sus ojos, aliviando con ligereza su corazón, se aferró con fuerza a sus ropas, esperando que al hacerlo, le dé valor y fuerza.

Percibiendo la tensión y el pánico de Gui Wan, Lin Rui En frunció un poco el ceño, no trajo su espada ancha cuando venía hacia aquí, ahora era demasiado tarde para arrepentirse, su mano derecha llega hasta su cintura, una luz plateada parpadea, y su mano ya ha encontrado la empuñadura de una espada de filo suave, con el giro de su muñeca, se podía ver una luz plateada, la multitud aún no había reaccionado, cuando cuatro soldados fantasmas habían caído de inmediato delante del caballo. Gui Wan miró con atención, las heridas causadas por la espalda blanda eran demasiado finas, incluso la sangre no podía fluir sin problemas, sólo revelando una única línea de color rojo. En el fondo, estaba sumida en un shock absoluto.

Era muy difícil describir la situación que acababa de suceder, una mirada de indiferencia permaneció instalada en el rostro del apuesto joven general, luces plateadas parpadeaban desde sus manos, la luz golpeaba hacia donde él la dirigía, abriendo un camino, algunas personas ni siquiera podían vislumbrar con claridad el arma en su mano, y ya habían caído, con la imprevisibilidad de los cambios, desplegó movimientos de estilo poderosos y desenfrenado[2], una apariencia como la de la escarcha, unida a la ferocidad de la espada sin paragón, parecía ser muy demasiado engañosa, entre todos los presentes, no hubo uno que no se alarmara.

Los soldados fantasmas estaban empezando a entrar en pánico, uno de ellos que parecía el líder, se dio cuenta de que Lin Rui En sólo estaba usando una mano, estaba muy claro que estaba protegiendo a la mujer del caballo, tragándose en voz alta el pánico, hizo unos gestos con la mano, para flanquearlos por la izquierda, su objetivo: Gui Wan.

Lin Rui En de repente se sintió un poco tenso, su lado izquierdo se estaba volviendo insoportable, más y más soldados fantasmas les estaban rodeando, teniendo en cuenta a Gui Wan, no había manera de salir de esto, sus cejas estaban en profundidad unidas, y su mano aumentó su fuerza, de su mano, una luz parpadeó ante ellos, creando de repente la sensación de una pantalla que se abría, Gui Wan quedó cegada por un momento, y aprovechando esta oportunidad, Lin Rui En dio una patada al estribo del caballo, cargando.

Justo cuando casi habían escapado, fue sólo una fracción de momento, cuando el caballo fue golpeado de repente por sorpresa, adelantándose en una loca carrera, Lin Rui En tiró con fuerza de las riendas, sólo bajando la cabeza, descubrió que la pierna del caballo había sido alcanzada por una flecha, era demasiado tarde para cuidar del caballo, apretó las riendas y la espada en la mano se detuvieron de repente. Los soldados fantasma aprovecharon para acercarse, todas las espadas dirigidas hacia el cuerpo de Gui Wan, Lin Rui En sujetó con fuerza a Gui Wan en su abrazo, se movió hacia un lado, y su espada cayó sobre el cuerpo del caballo, golpeado por el dolor, el caballo saltó de manera salvaje en el caos, por completo fuera de control, corría como un loco.

Gui Wan contuvo la respiración, agarrándose con fuerza a Lin Rui En, en su cerebro ya no podía seguir el ritmo, sólo podía dejar que el choque de espadas se agitara ante sus ojos, sufría una falta de aliento, su vida pendía de un hilo.

En un abrir y cerrar de ojos, el caballo salió disparado hacia el valle sin fondo de la ladera de la montaña, galopando hasta ese punto, incluso Lin Rui En no pudo evitar mostrar un cambio de expresión, quería dar la vuelta, pero los soldados fantasmas se acercaban de cerca, no había forma en que pudieran retroceder más, el caballo era mucho más que incontrolable. Lin Rui En respiró, dando la vuelta ahora, Gui Wan sería herida, suspirando en voz alta, esquivó la cuchilla fatal, los cascos del caballo se levantaron, pisando el vacío del acantilado.

Lin Rui En sostuvo a Gui Wan en un fuerte abrazo, dos personas, un caballo, no tuvieron ni tiempo de gritar, cuando ya habían caído en el profundo valle…

♦ ♦ ♦

Al anochecer, en un pabellón a diez li[3] de la ladera Feng Qi, un grupo de guardias imperiales había montado su campamento, una figura parecida a la del jade estaba de pie, alta y recta en el pabellón, hojeando sin preocupación el folleto que llevaba en la mano, parecía despreocupado y libre, con una sonrisa como la de la brisa primaveral en marzo colgando de su rostro.

Una sombra entró de manera apresurada en el pabellón, arrodillándose con una rodilla en el suelo, y se puso a informar.

—Primer ministro, la situación en la ladera de Feng Qi está llegando a su fin. Las flechas de fuego han sido preparadas, la descarga será lanzada a la orden.

Lou Che sonrió con suavidad.

—Las dueñas del palacio trasero no se han asustado, ¿verdad?

Su voz sonaba perezosa, como si de verdad no le importara.

El soldado ni siquiera levantó la cabeza, respondiendo con sumo respeto:

—No se han asustado, y están descansando a dos li de este lugar.

—¿Y la emperatriz? —preguntó Lou Che en voz baja.

El soldado hizo una pausa momentánea, sin saber con exactitud qué debía responder, abrió la boca con una expresión de gran dificultad.

—La emperatriz ya ha sido puesta bajo la vigilancia del general Lei.

Lou Che sonrió, sus ojos miraron en dirección a la ladera de Feng Qi, incluso observando desde lejos, todavía podía ver con debilidad el brillo de las llamas de fuego.

Al ver su sonrisa, el soldado se quedó desconcertado, el hombre que tenía delante, que hacía que la gente se sintiera como si estuviera sentada en la cálida brisa de primavera.

¿Qué clase de persona es con exactitud? Dirigiendose de repente a los guardias imperiales para interceptar a la emperatriz y a la consorte Ying esta mañana temprano, poniendo a la emperatriz bajo una ligera detención, consciente de los soldados fantasmas que le esperaban, y aún así dejar que un grupo de doncellas de palacio y eunucos actuarán como señuelos, enviandolos a la muerte, no era de extrañar que no haya nadie que se atreviera a enemistarse con él entre toda la corte imperial.

—Si no se ha producido ningún error, sigue adelante con el plan. Después de que haya pasado algún tiempo, suelten las flechas y aniquilen por completo al grupo rebelde.

Una voz y un tono tan refinados interrumpieron los pensamientos desordenados del soldado[4].

El soldado asintió con la cabeza y estaba a punto de aceptar las órdenes y retirarse, cuando de repente pensó en cierto asunto, pero no sabía si hablar de ello. Al ver esto, Lou Che preguntó:

—¿Qué pasa? ¿Hay otros asuntos?

El rostro del soldado se puso rígido, contestando:

—Hace un momento, en la ladera del Feng Qi, ha ocurrido un extraño asunto.

—¿Un asunto extraño?

Al escuchar esto, Lou Che dejó escapar una pequeña y silenciosa risa, pareciendo bastante curioso:

—¿Qué asunto extraño?

—Hace un momento, un hombre y una mujer irrumpieron en la ladera Feng Qi, y fueron asediados por los rebeldes.

Lou Che continuó sonriendo, preguntando:

—¿Qué clase de personas eran, por qué fueron asediados?

—El partido rebelde confundió a la mujer con la consorte Ying.

El soldado respondió con la máxima sinceridad.

Con las cejas un poco fruncidas, Lou Che murmuró:

—¿Confundida con la consorte Ying?

¿Quién era con exactitud esta persona?

El soldado escuchó las palabras en voz baja de Lou Che, y parecía entender sus pensamientos, siguiendo:

—Los presentes dicen que, la belleza de esa mujer es como la de las deidades celestiales, es nada menos que la de la consorte Ying.

Al principio el soldado había pensado que se trataba de otra maquinación del primer ministro Lou, pero luego se dio cuenta de que no parecía ser así. El soldado levantó un poco la cabeza, y vio que el rostro del primer ministro Lou, como el de la suave brisa primaveral, cambió de repente.

—¿Qué aspecto tiene esa mujer? ¿Hay alguna característica específica?

El pánico rodeó su voz, un sentimiento ominoso se disparó de repente en su corazón.

Pensando en secreto, la belleza como la de las deidades celestiales es una característica específica, ¿no es así? Pero tales palabras no podían ser anunciadas de su boca, de repente, pensando en algo, el soldado respondió:

—Esa mujer lleva una cinta de plata en la cabeza.

Lou Che de inmediato se congeló en el lugar, su corazón palpitaba de dolor, hablando, preguntó:

—¿Cómo está? ¿Está herida?

Su voz perdió su habitual calma y nivelación.

El soldado estaba más que asombrado, nunca antes había visto al primer ministro Lou así, sin saber cómo debía hablar, sólo pudo hablar de los hechos:

—Ese hombre y esa mujer ya han caído por el valle.

Si están muertos o vivos es desconocido, esas palabras se sentaron en la punta de su lengua, a fondo retenido y tragado hacia abajo, después de haber sido un soldado durante tantos años, que había sabido mucho tiempo cómo sentir el estado de ánimo, el estado de ánimo que rodeaba al primer ministro Lou delante de él era cada vez peor en la cara de tales cambios drásticos, más palabras, y tenía miedo de que las palabras “Si están muertos o vivos es desconocido” convirtieran su propia situación.

Su corazón se volvió cada vez más doloroso, como una inexplicable sensación de pánico que lo enjaula. Durante un rato, Lou Che no sabía cómo reaccionar. De repente, se levantó de su asiento y alzó la voz:

—A la ladera de Feng Qi, todos a la ladera de Feng Qi. Deben encontrar a la mujer que cayó por el acantilado. Tráiganla de vuelta a mí ilesa.

Dicho esto, se marchó a grandes zancadas, con el rostro por completo invadido por la melancolía. Una fuerte voz ordenó:

—Prepara de inmediato el caballo.

El soldado, estupefacto, se apresuró a seguirle, preguntando:

—¿Qué pasa con el asunto del grupo rebelde?

Girando la cabeza para mirar con frialdad al soldado, su voz sonó como si se hubiera congelado en hielo:

—¡Encuentran primero a Gui Wan!

Los pasos salieron sin cesar. Pensó en Gui Wan siendo asediada por el grupo rebelde, cayendo por el valle de la montaña, hacía que su corazón sintiera como si llamas de furia surgieran de su pecho. Con seguridad no perdonará a esa gente.

La frialdad en su voz no se redujo cuando se enfrentó de nuevo al soldado y añadió:

—Maten hasta el último de los rebeldes.

♦ ♦ ♦

La cabeza le dolía de verdad, como si un millón de agujas se pincharan en su cuerpo y se extendieran a la mente desde sus cuatro extremidades. Sus párpados se levantaron con lentitud, y la escena de la vibrante primavera entró en sus ojos, un tenue toque de verde, una fina capa de primavera en el aire, creando la sensación de que la naturaleza se filtró de manera natural en el corazón y los pulmones de uno.

¿Es este lugar el valle de la montaña? Se preguntó Gui Wan, sus ojos miraron por todo el lugar, buscando cualquier rastro de Lin Rui En.

Habiendo mirado alrededor un buen puñado de veces, todavía no había señales de la figura de Lin Rui En a la vista, Gui Wan empezó a entrar en pánico un poco, apuntalando su cuerpo con una mano, fue invadida por una ola de mareos, sus manos y pies cedieron, y no podía ni siquiera ponerse de pie, sin fuerzas en ningún sitio, sólo podía descansar contra una rosa, poco a poco ajustó su respiración, cerró sus ojos, calmando su corazón agitado.

—¿Has despertado?

Esa voz tan fría llevaba un rastro de preocupación no con facilidad detectable, viajando a los oídos de Gui Wan.

Girando su cabeza, vio a Lin Rui En caminando hacia ella, una vez que echó un buen vistazo a la otra persona, Gui Wan no pudo contener la risa, sus ropas, tal vez debido a cuando se cayeron de la ladera de la montaña, estaban por completo hechas jirones, el habitual frío general llevando tales ropas, sólo mostraba una indescriptible extrañeza y degradación.

Al notar que la cara de Lin Rui En mostraba un cambio de color, Gui Wan recogió su sonrisa, mirándole con frialdad.

Su rostro reveló una expresión de gran dificultad, Lin Rui En colocó sin ayuda la carne de caballo encima de una roca, y se sentó, de cada a Gui Wan, dijo indiferente:

—Has dormido durante un día, he rodeado este lugar para mirar alrededor…

De repente se detuvo, sus cejas se fruncieron, parecía que no sabía cómo decirlo.

—Según la situación actual, no podemos volver a subir…

Al escuchar esto, Gui Wan mostró un rostro abatido, pensando en cómo no pudo ponerse en pie hace un momento, su corazón se sacudió, preguntó:

—¿Por qué no pude levantarme hace un momento, será que cuando caímos por el valle, me lesioné?

Pensando hasta ahí, por muy despreocupada que pueda estar, ya no podía reírse a carcajadas.

Entendiendo sus pensamientos, Lin Rui En reveló una sonrisa reconfortante, sacando las líneas superficiales al lado de sus labios, su cara algo gélida de repente se suavizó bastante.

—No hay necesidad de preocuparse, sólo te has magullado un poco por la caída, con la adición de estar tumbada aquí durante un día, tu circulación sanguínea no es tan suave, pero después de un tiempo, te sentirás mejor.

Su voz tenía el tipo de habilidad que convencía a los demás, Gui Wan se frotó los brazos, sentándose con lentitud, en efecto, se sentía mucho mejor que antes, muchas de sus fuerzas ya habían sido restauradas, su corazón por fin se calmó, y levantó la cabeza para mirar a Lin Rui En, que estaba reuniendo la leña, aplilándola, parecía que estaba planeando asar la carne de caballo, de repente, la cara de Gui Wan hizo un cambio, levantando un poco la voz, preguntó sorprendida:

—¿Por qué no usas el brazo izquierdo?

Lin Rui En utilizó su mano derecha para apilar la leña, al escuchar las palabras de Gui Wan, sus movimientos no flanquearon, solo dijo con calma:

—Al caerme, recibí una ligera herida.

Su tono era siempre muy tranquilo y no se vio afectado.

Como si se dejara engañar por él con facilidad, Gui Wan pensó en secreto, si no hubiera visto el tenue rastro de la mancha roja oscura en su manga izquierda, ella también habría creído que era sólo una herida leve, pensando en cuando se estaban cayendo, fue él quien la cubrió con fuerza, un sentimiento de culpa llenó su corazón. Ahora mismo, por fin entendió la razón por la que no podían volver a subir al valle de la montaña.

Al notar que Gui Wan ya no hablaba, Lin Rui En se concentró en apilar la leña, planeando asar la carne de caballo para comer, este era en principio el caballo de guerra que le había acompañado a lo largo de los campos de batalla, ahora estaba siendo utilizado para alimentarlos… Solo pensando en ello, giró su cabeza, haciendo contacto directo con los ojos de Gui Wan que llevaban sentimientos de preocupación. Lin Rui En se sobresaltó un poco, estaba pensando demasiado profundo, como para no ser capaz de notar que ella se acercaba, en su momento de desconcierto, un par de las manos más hermosas que había visto, tocan de manera superficial su mano izquierda, en principio queriendo evitarlo, pero sin saber por qué, al final, no se movió lo más mínimo se quedó parado, permitiendo que ella tire de su manga izquierda.

Tirando de la manga de Lin Rui En, las cejas de Gui Wan se arrugaron, su brazo izquierdo tenía un corte que abría, de manera aproximada, medio pie del brazo, en la zona más profunda de la herida, se podía ver incluso el hueso, una capa de ungüento se podía ver en la parte superior de la misma, la sangre también se había detenido, pero la horrible apariencia de la herida todavía era capaz de sobresaltarla, en el fondo, sentía que esta herida, ella también podría tener que soportar la mitad de la responsabilidad.

Levantando la cabeza para mostrar una sonrisa, Gui Wan preguntó en voz baja:

—Esta herida, ¿se curará?

Al escuchar la sinceridad de sus preocupaciones y el remordimiento en su voz, Lin Rui En se bajó la manga, cubriendo esa horrible herida, hablando con alegría:

—Los huesos ya han sido conectados, nada serio, estará bien después de dos días de recuperación una vez que regrese.

Abriendo de manera brusca los ojos de par en par, Gui Wan le miró como si no se atreviera a creerlo, un hueso roto, y de hecho era capaz de hablar de ello con tanta facilidad. Pensando por un momento, se acercó a la leña y sacó dos maderas planas de la pila. Ante la mirada atónita de Lin Rui En, le colocó el brazo entre los trozos de madera. Lin Rui En se dio cuenta de que estaba intentando hacer un retenedor para su brazo izquierdo, para evitar que el hueso se desajuste. Su corazón fue golpeado con un ligero latido, como si el calor fluyera con lentitud, extendiéndose por todo su cuerpo.

Al notar que no había tiras de tela para unir los dos trozos de madera, Gui Wan se inquietó un poco, las ropas del general Lin ya estaban hechas jirones, no podía rasgar las suyas, ni tampoco podía rasgar sus propias ropas. Sus pensamientos dieron un giro, y estiró la mano para desatar la cinta de plata que había llevado todo este tiempo.

Una tenue luz parpadeó desde la plata, y su cabeza de sedoso pelo negro cayó al instante. Lin Rui En sintió como si su propio corazón se deslizara hacia abajo junto con ella, como si estuviera cautivado, su mano derecha móvil se extendió, rozando con ligereza algunos mechones que descendían hacia el frente, de repente, porque su brazo izquierdo sentía la fuerza de sujeción de la leña, un dolor débil pero persistente se podía sentir, en su sorpresa, su mano derecha se retiró de inmediato, su corazón latía de manera incontrolable.

Incapaz de detectar nada inusual, Gui Wan terminó de atarse, su cara mostró una sonrisa de satisfacción, y su mano se levantó de manera casual para recoger su pelo suelo, por el rabillo del ojo, vislumbró el valle de la montaña, que en realidad tenía un pequeño estanque, al ver esto, su corazón saltó de alegría, y con velocidad se apresuró hacia él. Lin Rui En vio esto, y estaba bastante desconcertado, pensando en el débil estado en que se encontraba su cuerpo, estaba a punto de llamarla, cuando vio que estaba arrodillada junto al estanque, mirando el agua que parecía un espejo, se peinó entre sus largos mechones, arreglando su aspecto, Lin Rui En se quedó sin palabras por un momento, incapaz de contenerse, dejó escapar una leve risa.

Volviéndose para seguir apilando la leña, colocó la carne de caballo encima de la pila, abrió un mechero y encendió el fuego. Recordando que Gui Wan había dormido un día entero sin comer nada, se dio la vuelta, queriendo llamarla, pero en ese momento, fue incapaz de pronunciar una palabra.

Debido a que el valle de la montaña era de un terreno especial, la temperatura era capaz de preservar mejor una fuerte sensación de primavera, el paisaje era tan hermoso como los poemas y las pinturas, sin embargo, tan hermoso paisaje, de pie junto a ella, sólo podía convertirse en una sombra en contraste. La Rosa Chinesis (rosa china) crecía desde el agua clara, un ornamento grabado por la naturaleza, su colorete y polvo no se pegaban a su cara, revelando aún más su elegancia sin igual.

Cayendo en profundos pensamientos, de manera involuntaria pensó en cuando la había visto por primera vez, porque estaba cazando al príncipe de Nu, tuvo que ocultarse en el restaurante Lai Fu, justo cuando estaba comiendo, un joven se unión de repente a su mesa, era la primera vez que había visto a un joven tan bonito, sus acciones gráciles y despreocupadas, sólo un movimiento casual de “su” cuerpo parecía llevar un encanto único.

Esto por sí solo no era suficiente para confundirlo tanto, pero durante ese corto encuentro, esa sonrisa si había logrado conmoverlo, habiendo estado en campos de batalla por incontables años, nunca había visto una sonrisa tan clara y despreocupada, así que al verlo a “él” con una cara de vergüenza y angustia por no tener dinero para pagar, su corazón se ablandó, ayudando así a “él” a resolver el problema. En un principio pensó que se trataba de un solo asunto, pero tres días más tarde, se encontró de nuevo con “él” por casualidad, al abrir la puerta, aquel joven de belleza inigualable apareció con una amplia sonrisa, el que estaba de pie junto a la puerta estaba de verdad confundido. Al descubrir que “él” era en realidad una mujer, se sintió de manera involuntaria algo feliz.

La tercera vez que la vio, volvió a recibir otra sorpresa, ella era en realidad la esposa del primer ministro Lou. Al verla salir del coche de caballos con un porte tan elegante, sus sentimientos en ese momento eran tan complejos que incluso él no sabía cómo descifrarlos…

—¿En qué estás pensando?

Una voz como el canto de un pájaro entró en sus oídos, despertándole de sus profundos pensamientos, miró hacia Gui Wan, que ya había trenzado su pelo en una larga trenza, elegante y natural, pareciendo una ninfa salida de entre las montañas.

Notando que parecía estar muy animada desde que cayeron por el valle de la montaña, de tal manera que si se compara con el pánico y la impotencia de antes, cuando se precipitaban a la ladera del Feng Qi, había una enorme diferencia de mundos, parecía que ya no le preocupaban los grandes acontecimientos que estaban sucediendo en el mundo exterior. En secreto sorprendido, ya no podía contener la pregunta:

—¿No estás preocupada?

Dicho esto, se arrepintió de inmediato, ahora que ella estaba por fin de buen humor, cómo podría haberle recordado los asuntos desgraciados, y ahora que quiere compensar esto, no sabía ni qué decir.

Con un aspecto un poco abatido, dio un giro y sonrió con ganas:

—Ya no hay nada de lo que preocuparse. El asunto ya había llegado a una conclusión inevitable, ¿no es así?

Su sonrisa, aunque brillante, reveló una sensación de pérdida.

Lin Rui En asintió con la cabeza, sin saber qué decir en ese momento, de repente olió el aroma de la carne de caballo, y cambia de tema:

—Parece que la carne de caballo está casi hecha.

Poco después, la carne de caballo se había asado muy bien.

La carne de caballo era áspera, difícil de comer, esta puede ser la peor comida que Gui Wan había comido en su vida, pero en su estado de hambre, no podía negarse a probarla, e insistió en tragarla. Lin Rui En vio su incomodidad al comer, y su corazón no pudo soportarlo, hablando:

—Espera dos días más, y podremos volver.

—Un día.

Sin importarle las dudas en los ojos de Lin Rui En, Gui Wan afirmó con confianza:

—En un día, la gente de arriba vendrá a buscarnos.

En ese momento de contacto visual, esa sonrisa de confianza brilló de manera espléndida en la persona.

Lin Rui En no dijo nada, sus ojos barrieron de manera inadvertida los alrededores, este fondo de valle que hacía olvidar las costumbres sociales, en realidad permitía que brotarán en su interior sentimientos de añoranza.

Gui Wan comía la carne de caballo, comiendo sin saborear, su rostro resplandecía, una sonrisa la adornaba, con los ojos abatidos, encubrió la sensación subyacente de pérdida y melancolía, y desde su visión periférica, echó un vistazo al valle, sintiéndose algo frustrada, un paisaje tan refinado y natural, incluso ella había hecho brotar sentimientos de apego a este lugar.

Por desgracia, en el mundo de arriba, había demasiados acontecimientos que la esperaban.


[1] La frase real utilizada para una apariencia engañosa es biǎo lǐ bù yī que literalmente significa, la apariencia exterior y el carácter interior no coinciden, también puede traducirse como dos caras pero eso suena un poco demasiado duro en este contexto.

[2] Un estilo poderoso y sin restricciones la frase real utilizada aquí fue tiān mǎ xíng kōng que literalmente se traduce como un corcel celestial surcando los cielos.

[3] Lǐ es una unidad de medida de la distancia, es aproximadamente medio kilómetro.

[4] Pensamientos desordenados es una traducción muy simplificada de hú sī luàn xiǎng que se traduce literalmente como [hacer] pensamientos precipitados, pensar por todas partes.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.