El celo de dos omegas – Capítulo 14

Traducido por Shisai

Editado por Hime


El movimiento que ocurría afuera estaba en pleno apogeo, y Xie Lin se tomó el tiempo para mirarlo. Sin embargo, debido a la identidad sensible de Ning Yan, finalmente no habló. Debía calmarse y ocultar sus méritos y fama.

Encontró una película relativamente buena. Aunque era sobre una pareja alfa-omega, el alfa no era muy agresivo y el pequeño omega era muy suave. Hoy habían bebido demasiado café. Hasta ese momento, ambos estaban muy animados, así que pusieron un proyector en el dormitorio para ver a la gente hacer el amor juntos.

—Este alfa es bastante grande —Xie Lin entrecerró los ojos y dijo que realmente no apreciaba el cuerpo del alfa. Prefería los omegas fragantes y delicados, como Ning Yan.

—Tal vez puedas probar juguetes más grandes —Ning Yan se lo tomó muy en serio. Quería aprender lo que usaban otras personas. Quería hacer un gran avance.

—No permitiré que nada más grande que tú entre en mi cuerpo —Xie Lin puso su brazo alrededor del cuello de Ning Yan, inexplicablemente lo mordió y le dio un beso en la cara. Ning Yan no pudo evitar reír. Vieron la película y, unque miraban pornografía, el ambiente era extremadamente feliz.

Sin embargo, no había nada nuevo en la película y Ning Yan no aprendió de ella. Xie Lin también vio los rastros de empalme. Al ver a los personajes de la película, Xie Lin siempre quiso practicar con Ning Yan. Una vez que esta terminó, sacó el juguete más grande que había comprado.

Este juguete tenía aproximadamente el mismo tamaño que ellos dos. Era largo y podía insertarse en el cuerpo de dos personas al mismo tiempo, conectándolos.

La cara de Ning Yan se puso roja al verlo. Cuando Xie Lin lo notó tímido, no sintió lo mismo. Solo quería tener un buen momento con Ning Yan. Lo cubrió con cuidado con el lubricante y lo insertó lentamente en el cuerpo de su compañero.

El estrecho agujero se tragó lentamente el enorme objeto. No importaba lo que sintiese su cuerpo, ahora estaba extremadamente emocionado al verlo. Antes, Ning Yan también se había tragado el pene de esta manera y lo envolvía con fuerza.

El mayor suspiró levemente. Xie Lin lo sostuvo y lentamente insertó el otro extremo en su propio cuerpo. Tan pronto como ejerció fuerza, el otro extremo empujó el cuerpo de Ning Yan, lo que hizo que este no puediera evitar gemir ligeramente. Tuvo que extender la mano y sostener la parte del medio, y Xie Lin se calmó.

Dos personas se sentaron frente a frente, ambos penetrados por el gran juguete al mismo tiempo, y se abrazaron. Usando sus cinturas para empujar, se juntaban y luego se sentaban más juntos, tragándose la cosa hasta el final, y los cuerpos de ambos apretaban fuertemente unidos.

Después de acostumbrarse por un tiempo, Xie Lin encendió el interruptor. La intensa y delicada vibración los puso a ambos tensos. Luego entraban y salían lentamente. La vibración del bastón de masaje calmaba cada centímetro de carne, brindando un placer diferente al del sexo puro. Cuando estuvieron agotados, simplemente se abrazaron y dejaron que la barra de masaje se frotara en sus cuerpos para llevarlos al clímax.

Xie Lin sacó el juguete sexual de su cuerpo. Todavía le temblaban las piernas. Cuando lo extrajo del cuerpo de Ning Yan, este suspiró y limpiaron juntos sus cuerpos.

No importaba lo interesante que fuera el juguete, todavía no se lograba comparar con el cuerpo del otro.

Xie Lin siempre había pensado en las marcas, pero eso significaba que los cuerpos de las dos personas debían estar en estrecho contacto sin ninguna barrera, y que los fluidos corporales debían fusionarse en el hueso y la sangre del otro. Sin embargo, un omega solo tenía una cierta probabilidad de quedar embarazado, especialmente si su pareja también era omega.

Aunque Xie Lin dijo que quería quedar embarazado y dar a luz al hijo de Ning Yan, todavía estaba lleno de miedo por estas cosas. El parto no era una cosa sencilla. A algunas personas les gustaba el proceso de criar hijos, mientras que otras solo querían tener un mundo de dos personas.

A algunas personas les gustaba la vida familiar, por lo que, naturalmente, a otros les gustaba poner más energía en el trabajo. Aunque Xie Lin aún no se había graduado, debido a la influencia de su familia, todavía le daba más importancia a laburar, y sabía que Ning Yan era un adicto al trabajo. No eran adecuados para criar niños juntos.

Para obtener una marca, Ning Yan solicitó el nuevo anticonceptivo que tuvo poco efecto en el cuerpo y funcionó bien, pero no fue hasta el cuarto día de su estro que les llegó el medicamento.

| Índice |

One thought on “El celo de dos omegas – Capítulo 14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *