El celo de dos omegas – Capítulo 13

Traducido por Shisai

Editado por Hime


Cuando el sol entró a raudales en la habitación, la pierna de Xie Lin aún estaba encima del cuerpo de Ning Yan, su postura para dormir era torcida. Tiró de la colcha y se acercó a Ning Yan. Este último lo tomó inconscientemente en sus brazos y lo besó en la frente.

Todavía estaban tratando de volver a dormir cuando el teléfono celular de Ning Yan sonó de repente. Cogió el aparato y su voz despertó inmediatamente a Xie Lin que quería acercarse para escuchar. Oyó a la madre de Ning Yan preguntándole si su celo había terminado y si todavía estaba con el pequeño Xie.

—Mn, acaba de empezar ayer —Ning Yan dijo con una sonrisa. Cuando su madre añadió algo más, puso su teléfono móvil en el oído de Xie Lin.

—Ven con YanYan por un tiempo. Los ancianos quieren verte —La voz de la madre de Ning Yan era muy suave, también escuchaba la voz de un hombre cercano y supuso que era el padre de Ning Yan.

Ning Yan vivió en Ciudad X después de graduarse. Sus padres vivían en la ciudad vecina. Las madres de ambos estaban ocupadas con sus trabajos, por lo que no tenían mucho tiempo para reunirse.

—Mn, cuando terminen las vacaciones arrastraré al hermano Ning Yan, o se quedará en el laboratorio de nuevo —Xie Lin vería por primera vez a su suegra y ya le tenía mucho cariño—. Iremos a tu casa por un tiempo, y luego tú y yo iremos a mi casa. Mi madre siente mucha curiosidad por ti —Después de colgar, Xie Lin habló sin rechazar conocer a sus suegros. Pronto se casarían, por lo que este encuentro era algo seguro.

—Mmm —Ning Yan asintió. Ya despiertos, no pudieron seguir acostados y se levantaron para hacer el desayuno.

Xie Lin sacó la carne del refrigerador y la cortó en tiras finas. Ning Yan cocinó luego el arroz. Cocinaron papilla con huevos en conserva y carne magra, calentaron los huevos xiao-bao hechos por la tía Qin, llenaron un plato de pepino encurtido y se fueron a comer.

Después del desayuno, Ning Yan fue al estudio para ocuparse de su trabajo, y Xie Lin regresó a su habitación para estudiar y hacer la tarea. La mañana pasó así. Al mediodía comieron y vieron televisión. Miraron las noticias sobre la organización de igualdad de derechos de seis géneros. Habían colocado la medicina desarrollada en los principales hospitales y se podía utilizar de forma gratuita.

Además de calmar la tormenta, el gobierno ordenó el arresto del líder de la organización. Sin embargo, una hora después, se revocó la orden de captura.

Las siguientes protestas y manifestaciones se realizaron una tras otra, e incluso la Ciudad X se vio afectada. Sin embargo, no tuvo nada que ver con ellos. Cuando estaban haciendo café juntos, Ning Yan olió la feromona de Xie Lin. En una palabra, hierba verde mezclada con café, un aroma especial.

Ning Yan descubrió que estaba comenzando a desarrollar síntomas de celo e inconscientemente quiso llevar a Xie Lin de regreso a su habitación, ya que prefería estar en el dormitorio más que en cualquier otro lugar. Pero Xie Lin quería acostarse en el mismo lugar donde estaba en celo, así que después de una batalla de vaivén entre los dos, finalmente decidieron que era mejor quedarse en el sofá.

Xie Lin estaba acostado en el sofá, ligeramente apoyado, mientras Ning Yan reposaba sobre su cuerpo pero en la dirección opuesta. Xie Lin frotó el pene de Ning Yan para ponerlo rígido. Acarició el glande con la mejilla, luego se lo llevó a la boca, lo chupó suavemente y se chasqueó los labios intencionalmente, como si fuera delicioso.

Ning Yan tomaba aire y estiraba la pierna de Xie Lin. Besó la carne suave en el interior de su muslo, haciendo círculos en su agujero con los dedos y tocando su pantorrilla con la otra mano, todo mientras observaba cómo el cuerpo de Xie Lin se volvía carmesí.

Se consolaron el uno al otro. Xie Lin se tragó la mitad del tallo en la boca e imitó la acción de las relaciones sexuales. Se movía de un lado a otro felizmente y lo estaba pasando bien. De repente, sintió que su agujero enfriaba. ¿Qué había ahí dentro? No era el dedo de Ning Yan.

Inconscientemente encogió sus piernas, pero Ning Yan las estiró de nuevo. La cosa fresca y suave fue empujada hacia su cuerpo por los dedos de Ning Yan. El pene de Xie Lin se endureció. Pensó en estas canicas que había comprado y que estaban hechas de vidrio, ordenadas de pequeñas a grandes. La distancia entre las dos primeras y la parte posterior era un poco más larga.

Rápidamente sintió que Ning Yan empujaba la canica más pequeña por la entrada de su cavidad genital debido al fuerte rechazo. También puso el pene de Xie Lin en su boca y lo consoló con su lengua para relajarlo. Xie Lin respiraba profundamente, se relajó, soltó el pene de Ning Yan y empujó el agujero donde ya estaba completamente mojado.

Ning Yan empujó la primera canica en la cavidad genital, luego la segunda, y presionó la entrada del ano para asegurarse de que contenía los juguetes por completo. Xie Lin enterró la cabeza y lamió el agujero de Ning Yan. Se retorcía de un lado a otro. Después de un rato, metió la lengua y lamió su pared interior.

Aunque Ning Yan no emitía ningún sonido, Xie Lin sentía la contracción dentro de su cuerpo, las paredes se cerraban, pareciendo querer excluirlo. Sin embargo, cuanto más repelía Ning Yan, más quería Xie Lin entrar y probarlo. Aunque, para poder jugar un poco más, todavía se lo tomaba con calma.

Sintió a Ning Yan insertando las canicas de vidrio en su agujero una por una. Al principio, las bolitas eran pequeñas y sin obstáculos, pero en la parte posterior empezaban a agrandarse cada vez más. También encontraron cierta resistencia al entrar. Se hundían en el agujero trasero una a una. Xie Lin también separaba las nalgas de Ning Yan con ambas manos y presionaba su boca en la entrada de la cueva, lamiendo más profundamente para explorar su cavidad reproductiva.

Ning Yan casi se tragaba el pene de Xie Lin en su boca. Cada vez que empujaba una bolita, devoraba a la otra persona hasta el lugar más profundo. Su garganta envolvía el glande del Xie Lin. Cuando entraba la canica, lo soltaba de nuevo. Empujaba el juguete hacia adentro con su dedo y se producía sonido nítido cuando las bolitas chocan entre sí, haciendo que todas se movieran en el interior de Xie Lin.

Xie Lin estiró la pared interior de Ning Yan con dos dedos índices, lamiendo su cavidad genital y agitándola vigorosamente. Con sus otros dedos, se frotaba las nalgas para hacer que el culo de Ning Yan se contrajera, y casi llegase al clímax.

Ning Yan finalmente empujó la última y más grande canica en el orificio trasero y tiró suavemente del hilo de seda, haciendo que Xie Lin temblara. Este torció su cintura y tomó la iniciativa de empujar dentro y fuera de la boca de Ning Yan. Cuando alcanzó su clímax, Ning Yan sacó la cadena de bolitas directamente. Una cadena de canicas de grandes a pequeñas salieron del agujero trasero. De repente, se sintió extremadamente vacío. Xie Lin enderezó las piernas y balanceó el pene de Ning Yan para disparar su semen en su cara, mientras este último tragaba todo el semen que eyaculaba.

Después del clímax, se lamieron y tocaron. Xie Lin se levantó, se sirvió un poco de café y se lo llevó a Ning Yan para que hiciera gárgaras. El semen de Ning Yan todavía estaba en su rostro. Ning Yan lo limpió con una toalla húmeda mientras sonreía. Xie Lin se sentó en el regazo de Ning Yan y se abrazaron y besaron. Sentían que no era tan divertido.

Xie Lin se levantó del regazo de Ning Yan, alzando su pierna para exponer su culo y colocó los clips de pecho en Ning Yan mientras hacía que el otro entrara en él. Colocó su pezón cerca de la boca de Ning Yan y le pidió que lo lamiera. Cuando este se erectó, puso otro clip en forma de fresa en el pecho de Ning Yan.

La fuerza del clip de pecho era enorme. Dolía un poco ponérselo, pero hacía que las cosas fueran más emocionantes. La campana colgaba debajo y cada vez que sonaba, un escalofrío recorría su columna vertebral. Xie Lin puso su mano sobre el hombro de Ning Yan con satisfacción y balanceó suavemente su cintura. Cada vez que se movía, el sonido claro se amplificaba y su placer aumentaba.

Ning Yan metía su dedo en el culo de Xie Lin. Con su ritmo le estimulaba el ano. Xie Lin sentía que el agujero trasero estaba vacío y necesitaba que Ning Yan entrara. Sin embargo, el cuerpo de Ning Yan era reacio a darse por vencido. Solo quería confiar en su cuerpo.

—¿Podemos unirnos? —Xie Lin le preguntó a Ning Yan. Este último lo miró con sospecha e inmediatamente se dio cuenta de que estaban separados temporalmente. Ning Yan se acostó de espaldas en el sofá. Xie Lin se enfrentó al sofá e insertó su pene en el agujero trasero de Ning Yan. Cuando se hundió, Ning Yan sostuvo su propio pene y se insertó en Xie Lin.

Esta postura era extremadamente incómoda y la inserción poco profunda, pero podían reconfortarse mutuamente, y la sensación de empujar hacia adelante y hacia atrás era particularmente estimulante. Las piernas de las dos personas se colocaron de manera que podían agarrarse mutuamente, lo que era conveniente para ejercer fuerza. Al mismo tiempo, se insertaban y extraían, pero no del todo. De lo contrario, no era seguro que pudieran introducirse nuevamente.

Xie Lin sentía el pene de Ning Yan cuando entró en la cueva del otro, se retorcía y presionaba. Envolvió su propio pene y se enganchó para ir más profundo. Ambos se movían cada vez más rápido, penetrando profundamente en el cuerpo del otro al mismo tiempo, estrechamente combinados.

La campana en su pecho sonaba con sus movimientos como si fueran acompañamiento, con gran ritmo. Xie Lin no podía evitar moverse cada vez más rápido, y su rango de movimientos era cada vez más intenso. Quería profundizar aún más en él.

Sin embargo, tal consecuencia era que el ritmo de las dos personas se desordenara de repente y terminaran abandonando el cuerpo del otro. Cuando intentaban meterse de nuevo, no podían entrar y solo actuaban en desorden afuera. Xie Lin no reía sin control. Al escuchar a Ning Yan reír con él, intentaron volver a insertar sus penes entre sí, mientras sostenían las piernas del otro y se movían rápidamente.

Originalmente era una postura muy extraña, pero también muy cálida. Bajo el ataque, ambos no se apegaron a él por mucho tiempo, por lo que entraron juntos en el clímax. Después de relajarse, dejaron el cuerpo del otro.

Al cabo de un rato, se levantaron, se vistieron y se fueron a remojar.

Después del evento de hoy, Xie Lin tuvo una nueva experiencia. El sofá era demasiado estrecho. Además de algunas posturas, era mejor hacerlo en la cama.

| Índice |

2 thoughts on “El celo de dos omegas – Capítulo 13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *