El celo de dos omegas – Capítulo 12

Traducido por Shisai

Editado por Hime


—De hecho, he comprado muchos tipos de estos. También los tengo en mi habitación. Hermano, si quieres usarlos, puedes llevarlos —Xie Lin se cubrió la cara. Sentía que había ido demasiado lejos. Sin embargo, al recordar la vista de los pechos de Ning Yan sujetos con esos hermosos clips de pecho y su cola de conejo, fue invadido por una explosión de calor en todo su cuerpo.

—No te enfades. Si no te gusta, no lo haremos otra vez —Xie Lin miró a Ning Yan a la cara, y alcanzó su pecho.

—No, a mí también me gusta —Ning Yan sintió que esas cosas eran extrañas al principio. Sin embargo, aunque era muy vergonzoso usarlos, uno realmente podía obtener un placer sin precedentes. Además, solo Xie Lin pudo hacerlo notar su error, y no era realmente irritante pensar en eso último.

—Te amo hermano. No puedo evitar intimidarte —Xie Lin y Ning Yan habían estado juntos durante algún tiempo. Cuanto más se conocían entre sí, más se gustaban. A Xie Lin le agradaba la actitud tranquila y autosuficiente de Ning Yan, y la forma en que lucía en la cama. Era guapo y sexy.

—Entonces te volveré a intimidar —Ning Yan se acercó para sostener a Xie Lin y continuar lo de hace un rato. Presionó a Xie Lin bajo de su cuerpo. Este último se relajó y lo miró con los ojos muy abiertos. Ning Yan sentía que su corazón también estaba rugiendo, e inclinó la cabeza para besarlo. Xie Lin colgó los brazos sobre su cuello, soportando las olas de placer debajo de su cuerpo y enredando sus labios y lengua.

—Entonces intimídame un poco más, intimídame hasta que llore —Xie Lin susurraba durante el beso. Estaba tan emocionado ante la idea de ser intimidado y llorar que solo quería que Ning Yan lograra ese objetivo rápidamente.

Después de abrazarse por un tiempo, Ning Yan fue a la habitación de Xie Lin para sacar los juguetes que había comprado. Xie Lin preparó especialmente dos juegos de estas cosas: uno en el garaje, destinado a prepararse para el sexo en el coche en el que estaba pensando; y el otro estaba en su habitación. Debido a la particularidad de la constitución de un omega, solo podían hacerlo en estos dos lugares.

Al ver a Ning Yan fregar y desinfectar los juguetes pequeños y ponerlos en la caja, Xie Lin pensó en cómo usarlos más tarde. En ese momento, compró muchos de ellos, destinados a un uso prolongado.

Después de que Ning Yan terminara de limpiar, puso todo en el cajón junto a su cama. Ahora, Xie Lin generalmente dormía con él en la habitación de Ning Yan, pero a veces usaba la propia para hacer sus cosas. Su ropa ocupaba el armario de Ning Yan, y todo en la habitación olía a él. Era el segundo dueño del cuarto.

Xie Lin se quedó en silencio mientras esperaba a que Ning Yan se acercara a la cama. Ning Yan no pudo evitar tocarse los labios y besar su rostro. Se deslizó hacia abajo, sujetándole el lóbulo de la oreja y mordiéndolo con los dientes. Al mismo tiempo, sus manos no se detuvieron. Desató los botones del pijama de Xie Lin, dejando al descubierto su cuerpo desnudo. Sostuvo un disco transparente y lo colocó sobre el pecho de Xie Lin.

El disco estaba hecho de silicona. Era suave y cabía en el pecho del muchacho. También había púas del mismo material debajo, que cubrían completamente el pezón y la areola. Ning Yan los había arreglado en ambos lados, pero Xie Lin no se sentía incómodo, solo tocaba su pecho todo el tiempo y no podía dejar que Ning Yan le besara los pezones. Sentía que faltaba algo.

Ning Yan se sentó de rodillas con las piernas separadas. Agarró un juguete pequeño pero no se apresuró a usarlo, en cambio, bajó todo el camino desde el cuello de Xie Lin, dejando besos por todo el cuerpo de su amante, chupando y besando continuamente. Sus labios y lengua trabajaban para succionar la parte descubierta del pecho de Xie Lin. Viajó lentamente por su abdomen, tiró de su muslo y dejó una marca de beso en el interior de la pierna.

Xie Lin estaba en celo y todo su cuerpo temblaba. Incluso sus genitales estaban erectos y temblorosos.

—Dame una lamida, ¿quieres? —Xie Lin quería que Ning Yan lo lamiera, ya fuera por delante o por detrás, pero su amante no lo hizo. En lugar de eso, seguía besando otros sitios. La nalga de Xie Lin también estaba impresa con una marca de beso. Ning Yan observó un chorro de líquido que salía del pequeño agujero de Xie Lin, pero solo tocaba la piel del área circundante.

Xie Lin entendió cómo Ning Yan lo iba a intimidar. Bromeó con todo su cuerpo y eso lo hizo sentir que su cuerpo estuvo en llamas mucho tiempo, pero la otra parte no parecía interesada en apagar el fuego en absoluto, y probó lentamente su cuerpo. Xie Lin estaba pensando esto cuando Ning Yan le agarró el tobillo y lo besó suavemente en la curva de su pierna.

—Hermano, dámelo —Xie Lin gemía y suplicaba pero Ning Yan lo besaba metódicamente. Bajaba su pierna, se inclinaba y cubría los ojos de Xie Lin con un paño.

Xie Lin tenía los ojos vendados y no veía nada. Solo podía sentir lo que Ning Yan estaba haciendo a través de su toque y movimientos, por lo que su cuerpo estaba más sensible. Sentía a Ning Yan frotándose los labios con los dedos. Abrió la boca. Quería morderle los dedos, pero algo lo detuvo. Ning Yan abrochó la correa en la parte posterior de su cabeza.

Ahora Xie Lin no podía hablar. Solo era capaz de sollozar, morder la pelota y jadear. Parecía que Ning Yan pensaba que hablaba demasiado, por lo que quería acallarlo.

Pensó que Ning Yan lo ataría, pero después de que este bloqueara su boca, no hubo más movimiento ni sonido. Si no fuera por los pasos, Xie Lin incluso pensaría que Ning Yan lo había dejado abandonado.

Después de un tiempo, sintió que le habían metido algo en el agujero trasero. No era lo suficientemente grande, por lo que se hundió profundamente, sin esfuerzo. Sintió que su culo parecía estar tragando el juguete y su garganta se balanceaba, pero no podía realmente abducir el juguete.

Después de que Ning Yan puso el objeto, levantó una de las piernas de Xie Lin, se inclinó y la presionó contra su pecho. Luego, metió su pene en el agujero trasero de su amante, estiró un poco la pared interior y empujó el juguete más profundo.

Si hubiera algo en el cuerpo además del pene, el placer sería más intenso. Cuando Ning Yan se retiró, el pequeño juguete salía un poco con su acción. Cuando entraba, volvía a empujarlo. Xie Lin podía sentir que Ning Yan estaba usando su nuevo condón, el que tenía grandes protuberancias, que se frotaba contra su pared interior de manera desigual e incrementaba placer.

Ning Yan se movía por un tiempo y de repente se ralentizaba. No sabía lo que hace Ning Yan, pero su propio cuerpo casi rebotaba. El juguete de silicona en su pecho vibraba, impulsando los picos para estimular sus pezones y areola, mientras que la capa exterior succionaba todo el pecho como para succionar algo de él.

La vibración era sostenida y estable, y estimulaba sus pezones. El movimiento de Ning Yan se volvía más rápido, saliendo de él casi por completo cada vez, junto con el pequeño juguete, pero volvía a empujarlo hacia adentro repetidamente.

Xie Lin sentía que Ning Yan estaba apuñalando la entrada de su cavidad genital, la cual no había sido usada en un largo tiempo, por lo que volvía a ser estrecha. Sin embargo, ya había tenido sexo varias veces antes y no era muy difícil ingresar. Ning Yan insertó lentamente su pene desde ahí, y la cosita quedó en el agujero trasero.

Ning Yan se movía hacia adelante y hacia atrás docenas de veces, pero no entraba por completo en el culo de XIe Lin. No sentía que fuera muy eficaz. Xie Lin sentía que su cuerpo era jalado y girado por su amante. Oía nuevamente los pasos de Ning Yan. Sin embargo, este último se quedó quieto por un momento o dos. Luego Xie Lin fue jalado por sus caderas y momentáneamente suspendido en el aire. Sus piernas se sujetaban alrededor de Ning Yan porque tenía miedo de caerse.

Después de ajustar su postura, los movimientos de Ning Yan se aceleraron. Al mismo tiempo, también encendió el interruptor del juguete, de modo que el aparato que acababa de meter en el cuerpo de Xie Lin vibró. Ning Yan penetraba en la cavidad reproductiva de Xie Lin, y el juguete vibrante con forma de huevo seguía pulsando en la profundidad de la cueva trasera de Xie Lin. Cada pocos minutos, Ning Yan ajustaba el vibrador y también cambiaba el modo de vibración de los juguetes de silicona en el pecho de Xie Lin.

Xie Lin sentía que todo su cuerpo estaba lleno. Su lengua estaba entumecida por la bola en su boca y gimió, sintiendo que su culo estaba completamente lleno. Le temblaban las piernas cuando alcanzaba los juguetes en su pecho para estimular sus pezones con más fuerza.

Ning Yan se movía cada vez más rápido, sosteniendo el trasero de Xie Lin con ambas manos, lo que hacía que ambos chocaran. Se frotó repetidamente en la estrecha cavidad reproductiva. Pronto, sintió que Xie Lin alcanzó su clímax y la cavidad genital secretaba mareas de líquido pegajoso. Lentamente dejó el cuerpo de Xie Lin, pero este último no quería dejarlo ir. Además, Xie Lin sabía que Ning Yan aún no alcanzaba su clímax. ¿Por qué se fue de repente?

Debido a la sensación de vacío en su cuerpo, Xie Lin no pudo evitar arrancarse la pelota de la boca. Solo quería quitarse la venda de los ojos, pero Ning Yan lo detuvo. Se inclinó para besar y calmar sus labios entumecidos y puso sus dedos en el fondo del ano. Sus dos dedos sostenían el juguete y lo presionaban contra la pared interior para que alcanzara el clímax antes de empujarlo hacia la cavidad genital.

La vibración del aparato con forma de huevo que se movía en la cavidad reproductiva se volvió dos veces más intensa. Antes de que terminara el clímax, ya estaba estimulado. Xie Lin mordió el labio inferior de Ning Yan, pero no se acercó a la boca en medio del proceso.

Y luego le metió otro juguete con forma de huevo en el ano.

Dos huevos que vibraban a diferentes frecuencias chocaban entre sí en la cavidad reproductiva de Xie Lin. La tela que cubría sus ojos se empapaba de lágrimas y se oscurecía. Como era de esperar, había sido intimidado y lloraba. Ning Yan se frotó hacia adelante y hacia atrás en su agujero, apretando los dos huevos, lo que hizo que Xie Lin se sintiera incómodo desde el principio, para luego ser dominado por un placer sin límites.

Sus pezones fueron succionados y su cavidad genital y ano se llenaban lentamente. El juguete con forma de huevo cambiaba constantemente la forma de vibración, lo que hacía que la estimulación de Ning Yan fuera más profunda. Xie Lin nunca había sentido tanto placer, por lo que solo podía dejar que Ning Yan lo intimidase y provocara contracciones de placer en todo su cuerpo. Su culo se sentía lleno por el juguete y el pene de Ning Yan. El semen goteaba del glande de Ning Yan, quien ya se había corrido una vez.

El clímax dejó a Xie Lin en trance. Su cuerpo perdió completamente su fuerza. Sintió que Ning Yan abandonaba su cuerpo, sacaba los huevos vibrantes uno por uno y quitaba los juguetes de silicona en su pecho. Su cuerpo tembló de nuevo.

Hasta que Ning Yan le desatara la venda de los ojos, las manos y los pies de Xie Lin todavía estarían suaves. Ning Yan sostenía a Xie Lin y lo presionaba debajo de su cuerpo. Besaba y acariciaba el cuerpo caliente de Xie Lin, lo cubría con la colcha y lo abrazaba con fuerza.

—Hermano —Xie Lin exclamó, y ​​Ning Yan respondió besando sus párpados suavemente, lamiendo sus lágrimas y acariciándolo después de hacer el amor. —Me vas a matar —El cerebro de Xie Lin se recuperó un poco. Parecía no poder hablar demasiado.

—Seré gentil la próxima vez —respondió Ning Yan.

—Puede ser lo mismo la próxima vez —Xie Lin se frotó contra él—. Pero voy a vengarme de ti. Estos días vas a tomar estos dos huevos y darme el control remoto.

—Bueno —El corazón de Ning Yan se ablandó al ver al lloroso y lamentable Xie Lin. Dijo que estaría de acuerdo con todo, así que cumpliría.

Xie Lin se puso tan feliz que se levantó temprano por la mañana. Era un buen momento para tomar una siesta, así que lo hizo junto con Ning Yan.

Después de que se levantaron y limpiaron, Xie Lin puso los dos juguetes con forma de huevo en el agujero trasero de Ning Yan, se colocó con cuidado la ropa interior, sacó el hilo del vibrador y luego vistió los pantalones que usaba en casa. No parecía anormal.

Xie Lin colocó el control remoto en su bolsillo y dijo que quería que Ning Yan lo usará todos los días. De hecho, fue solo por una o dos horas, mientras Xie Lin cocinaba y Ning Yan trabajaba. Incluso cuando Ning Yan estaba hablando por teléfono, Xie Lin activaba repentinamente los juguetes, pero al ver la apariencia tranquila de Ning Yan, pronto se sentiría culpable y lo apagaría nuevamente.

Pasó el primer día del período de celo y estaban ocupados con sus propios asuntos. Vieron una película por la noche y se fueron a dormir.

| Índice |

3 thoughts on “El celo de dos omegas – Capítulo 12

  1. Viviana tola says:

    Interesante.
    Me gusta .
    Quisiera recomendar un omegaverse se llama black lotus. De un omega que es odiado por su alfa porque lo engaño por casarse es un mal entendido. El omega sufre mucho por su amor al alfa. Los maltratos de este. Pero luego se divorcia y empodera. Es interesante solo una re omendacion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *