El celo de dos omegas – Capítulo 11

Traducido por Shisai

Editado por Hime


El período de celo de un omega solía ser una vez cada tres meses, mientras que un alfa solo podía estar en celo pasivo. En otras palabras, el celo de un omega activaba el del alfa, entonces se sincronizaban.

Aunque el ritmo del tiempo de dos omegas no era constante, el estro de una persona también haría que el de la otra se activara. Por ejemplo, Ning Yan, quien usaba el inhibidor con regularidad, había entrado en celo debido a Xie Lin. Esta vez, Ning Yan tuvo la primera reacción de celo.

Ning Yan todavía estaba trabajando en el laboratorio cuando tuvo los síntomas de su propia excitación. Al momento en que sus colegas llegaron desde el exterior, sintió que algo andaba mal, pero no pudo explicar el qué.

—Hace mucho calor hoy —Dijo un colega que sentía que su ropa era un poco gruesa y que no pudo evitar abanicarse el rostro con la mano.

—Mmm —Ning Yan también sintió un poco de calor, pero al mirar el termómetro, descubrió que la temperatura en el laboratorio no era alta. ¿Por qué se sentía tan caliente?

—¿Rociaste un ambientador? ¿Por qué huele tan bien aquí hoy? —Cuando el colega se sentó a ocuparse de su trabajo, Ning Yan de repente se dio cuenta de lo que vestía, ya que no tenía buen sentido del olfato. Parecía estar en celo.

Pasaron más de tres meses desde el último estro, así que ya era hora. Debido a que Xie Lin había pedido que lo marcara, Ning Yan no usaba un inhibidor. Todavía era cuestión de tiempo, pero llevaba varios días ocupado y lo olvidó.

Ning Yan y sus colegas dijeron inmediatamente algunas palabras y luego contactaron al maestro para pedirle permiso. El docente le escuchó decir “celo” y naturalmente le concedió la licencia. Después de colgar el teléfono, se quedó pensativo. Parecía que su relación romántica se había confirmado. Nunca antes había pedido permiso.

Para evitar problemas, Ning Yan no usaba el transporte público. En cambio, llamó a Xie Lin, le contó sobre su problema, y le pidió que lo recogiera.

Xie Lin acababa de terminar la clase cuando recibió la llamada. Después de escuchar a Ning Yan decir que había entrado en celo, fue a pedirle a su maestro permiso para ausentarse. La aventura entre él y Ning Yan estaba en pleno apogeo en la escuela. En ese momento, se confirmó aún más cuando el docente le dirigió una mirada significativa y le dio vacaciones.

Entonces, Xie Lin agradeció a su maestro y se comunicó con sus compañeros de clase para que lo ayudaran a tomar notas que le facilitaran compensar sus lecciones. A medida que se acercaba el final del trimestre, si se retrasaba un poco, no estaría preparado para el examen.

Tan pronto como se subió a su auto y se sentó en el asiento del conductor, Ning Yan le entregó una pastilla. Tomó la mano de Ning Yan y se metió la medicina en la boca, lamiendo las yemas de los dedos de su amante mientras lo hacía. En el automóvil, el olor de la feromona de Ning Yan se volvió fuerte. Xie Lin respiró hondo y su cuerpo saltó a través de pequeñas corrientes eléctricas.

La medicina que Ning Yan le dio fue para prevenir el celo, y tuvo efecto, pero duró poco tiempo. Su objetivo era retrasarlo hasta que llegaran a casa.

Mientras el automóvil entraba lentamente en el garaje, Xie Lin se atrevió a mirar hacia atrás a Ning Yan, quien estaba sentado en el asiento trasero. Tenía la cara sonrojada y le faltaba el aliento. Tal vez debido al uso continuo de inhibidores, su estro había llegado muy rápido. Xie Lin parpadeó. Ahora estaba bastante tranquilo. Las puertas de la casa estaban cerradas. Además, tras el incidente de la última vez, instalaron un sistema de seguimiento en el patio. Parecía ser una buena oportunidad para hacerlo en el coche.

Xie Lin siempre había estado pensando en la marca. Todavía quería ser marcado por Ning Yan. Aunque también le gustaba que este último se pusiera rojo y un lío de gemidos, todavía prefería la sensación de ser poseído, pero esta vez iba a entrar en la cavidad genital de Ning Yan y tomar posesión de él.

Ning Yan escuchó a Xie Lin abrir la puerta y salir, pero después, no hubo sonido. Él miró hacia arriba y a través de la ventana del auto, vio que Xie Lin parecía estar buscando algo. Después de un rato, se abrió la puerta trasera.

Xie Lin tenía algunas cosas en la mano, pero las puso directamente en el asiento delantero, sin mostrárselas a Ning Yan. Mientras tanto, Ning Yan estaba tan deslumbrado por el calor que todo lo que quería hacer era sujetar el cuello de Xie Lin y besar sus labios.

El cuerpo de Ning Yan estaba muy caliente. Abrazó a Xie Lin con fuerza y ​​este respondió positivamente. Besó y frotó el pene duro de Ning Yan a través de sus pantalones con la mano. Esto provocó reacciones más intensas en el cuerpo de Ning Yan. Cuando se abrazaban, Ning Yan ya estaba tremendamente acalorado, mientras que Xie Lin se mantenía tranquilo debido a las drogas.

—Quitate la ropa —ordenó Xie Lin. Ning Yan lo escuchó, luego tropezó para quitarse el abrigo y lo tiró a un lado. Su piel era suave, blanca y tierna, y sus pezones de un rojo vivo estaban erectos y esperaban con ansias ser acariciados. Todo su cuerpo se había tornado de un color rosado y tierno.

Al mirar el cuerpo de Ning Yan, Xie Lin no pudo evitar tragar. Se acercó al asiento que tenía delante, lo tocó y tomó algo.

Ning Yan miraba a Xie Lin, quien estaba enterrado en su pecho y tenía el pezón en la boca. Sus suaves labios chupaban leche, mientras su lengua lamía los pezones. Estimuló el cuerpo de Ning Yan con su lengua gruesa. Su mano llegó detrás de Ning Yan y presionó el agujero a través de sus pantalones.

Su ropa interior se había empapado en un líquido lascivo. Parecía que podía sentir la marea caliente desde el exterior. La cara de Ning Yan enrojecía cada vez más. Quería que Xie Lin se quitara los pantalones y consolara a su cuerpo. Sin embargo, este solo acariciaba e incluso soltaba su boca, haciendo que su pecho se enfriase de repente.

Sonó un tintineo claro, y Xie Lin tomó algo y lo manipuló. Ning Yan lo miró durante mucho tiempo y luego se dio cuenta de que sostenía una pinza para pezones con una campana hueca colgando debajo. Hacía un leve sonido al moverse.

Xie Lin sujetaba y golpeaba suavemente la campana contra el pezón de Ning Yan, que luego se dispuso a lamer. El cuerpo de Ning Yan temblaba, y aunque la sensación de que le apretaran el pezón era un poco dolorosa, lo avergonzaba y estimulaba más. Sin embargo, a los ojos de Xie Lin, esta era la máxima tentación. La campana dorada estaba suspendida en el pezón y hacía un hermoso sonido con el movimiento del cuerpo del anfitrión.

Rápidamente lamió el otro pezón de Ning Yan, poniéndose de pie y sosteniendo el otro en la parte superior. Ning Yan escuchaba el sonido en su pecho. Estaba avergonzado en su corazón, pero su cuerpo no podía evitar emocionarse más. El líquido secretado por Ning Yan penetraba en su ropa interior y casi humedece los dedos de Xie Lin.

Cuando Xie Lin estaba terminando, desató el cinturón de Ning Yan, estiró la mano y le pellizcó las nalgas. Sus dedos tocaron el agujero húmedo y suavemente insertó las puntas de sus dedos.

Tan pronto como el cuerpo de Ning Yan comenzaba a temblar, emitió una serie de sonidos claros y nítidos de las campanas. Xie Lin insertaba sus dos dedos sin esfuerzo, doblando los nudillos y masajeando el interior de su culo, lo que obligaba a Ning Yan a gemir sin control.

El ano del omega durante el celo se volvía húmedo, caliente y suave. Xie Lin no podía dejarlo. La sensación de que la otra parte estaba en celo mientras él no había entrado en el período era realmente mágica. Su cerebro estaba claro, por lo que podía jugar a gusto con el cuerpo de Ning Yan a gusto.

Xie Lin le quitó los pantalones a Ning Yan, le permitió apoyarse en el respaldo de la silla, levantar las piernas y empujarlas a los lados de su cuerpo. El pequeño agujero de Ning Yan estaba expuesto frente a su pareja, quien simplemente se desabrochaba los pantalones para revelar su pene, mirando al hombre en celo quien estaba desnudo.

Besó a Ning Yan. El pene recorría su cuerpo, frotando las profundidades anales. Lo sacaba un poco y luego se introducía, casi hinchándose en su cuerpo. La respiración de Ning Yan era inestable. Xie Lin se movió y un tintineo se hizo presente desde su pezón. La campana tiraba del rosado, pero era agradable a pesar del dolor.

A Xie Lin le gustaba mucho el sonido, y los gemidos de Ning Yan se aceleraban. Se inclinó y besó el pecho de Ning Yan. Sus labios permanecían alrededor del broche del pecho, dejando marcas en su cuerpo.

Ning Yan se vio envuelto por la turbulenta marea del placer, y Xie Lin se aprovechó sin miramientos. Casi perdió la cabeza. Solo sentía el juego de Xie Lin y no pudo evitar apretar las paredes anales para permitir que su amante permaneciera en él, de modo que pudiera trabajar más duro y secarse hasta morir sin dejar ningún margen de maniobra.

Naturalmente, Xie Lin hizo lo que quería. No quería hablar. Seguía tirando y besando el tobillo de Ning Yan, quien cerró los ojos y casi se echó a llorar. Xie Lin se emocionó más y de repente dejó su cuerpo.

Giró a Ning Yan y lo recostó en el respaldo de su silla. Mientras se frotaba el pene húmedo y caliente, sentía el culo de Ning Yan con los dedos. Tocaba la entrada de la cavidad genital de Ning Yan e insertaba la punta de los dedos en ella.

El cuerpo de Ning Yan estaba casi completamente rígido cuando se abrió la cavidad genital cerrada, secretando más líquido del culo que pronto envolvió los dedos de Xie Lin. Xie Lin apuntaló la entrada con dos dedos, permitiendo que el líquido se vertiera en la cavidad genital, infiltrándose en el lugar que nunca se había tocado.

Ning Yan agarró el brazo de Xie Lin cuando sintió que sacaba el dedo e insertaba el pene en su cuerpo para probarlo. La mano de Xie Lin también sostenía los genitales de Ning Yan, y las yemas estimulaban su glande.

Xie Lin insertó su pene en la cavidad genital e ingresó con su propio peso. Una vez sintió resistencia, salió ligeramente, besó el cuello y la espalda de Ning Yan y volvió a entrar, cada vez profundizando más, hasta que pudo insertarse completamente en la cavidad genital, sin dejar espacio.

A pesar del dolor, Ning Yan se sentía muy bien. Sus dientes no podían morder nada, solo lograba jadear y gemir con la boca abierta. Con Xie Lin empujando, cada bofetada iba acompañada por el sonido de la campana y todo el auto estaba lleno de un olor obsceno.

Xie Lin azotó severamente la cavidad genital de Ning Yan y sintió el calor y la tensión de la cavidad. Ambas manos agarraban inconscientemente las nalgas de Ning Yan y luego lo abofetearon con las palmas abiertas, haciendo que su cuerpo se contrajera una y otra vez. Ning Yan se distrajo con el trabajo de Xie Lin. Solo esperaba que eyaculara dentro de su cuerpo y tener un rápido clímax para deshacerse del tormento de la felicidad excesiva.

Ning Yan apretó las piernas un poco más para que su amante pudiera terminar más rápido. Xie Lin adivinó sus pensamientos, abrió las piernas y puso las de Ning Yan entre las suyas. De repente, sintió que el cuerpo de Ning Yan se envolvía alrededor de su propio pene y la fricción era más intensa. Trabajó más duro y rápido en la casi estrecha genital, frotó el trasero de Ning Yan y finalmente alcanzó el clímax.

El cuerpo de Ning Yan perdió repentinamente su fuerza. Tuvo que acostarse en el asiento, jadeando y sudando violentamente. Mientras tanto, Xie Lin todavía estaba en su cavidad reproductiva, empujando hacia adelante y hacia atrás cientos de veces, llevando a Ning Yan a otro clímax antes de finalmente eyacular.

El coche se tranquilizó y sólo se oía un timbre ocasional. Xie Lin salió del cuerpo de su amante y vio que su agujero se cerraba lentamente. El líquido fluía por sus piernas y golpeó el asiento. Ning Yan sintió que se retiraba. Pensó que había terminado y quería descansar, pero de repente, sintió un escalofrío en el culo. Algo grueso y largo se insertaba en su trasero para llenarlo.

—¿Qué es esto? —preguntó débilmente Ning Yan.

—Es algo bonito —Xie Lin presionó el objeto, empujándolo más profundamente. Desde su punto de vista, este era un consolador con una cola de conejo peluda al final. Ahora el juguete estaba completamente insertado en el cuerpo de Ning Yan, dejando solo la cola afuera, y ahora Ning Yan parecía tener cola propia.

Xie Lin lo giró y miró como si fuera un pobre conejito.

—Volvamos —Cogió su abrigo y se lo puso a Ning Yan. Sus dos pezones estaban sujetos y el agujero lleno con un consolador. Ayudó luego a Ning Yan a ponerse la ropa interior y los pantalones, escondiendo la cola entre la tela.

Xie Lin ayudó a Ning Yan a salir del auto. Las piernas de este todavía estaban suaves y su cuerpo medio apoyado en el cuerpo de Xie Lin. Dieron unos pasos y Ning Yan se detuvo de repente.

—Detente, detente —Ning Yan jadeaba por Xie Lin, pero este último fingía inocencia.

—¿Qué te pasa, hermano? Vámonos a casa pronto —Puso el interruptor del consolador en su bolsillo y ayudó a Ning Yan a caminar como si nada hubiera pasado. Sin embargo, Ning Yan acababa de experimentar un clímax y sintió que el juguete entraba en la cavidad genital. El vibrador se hizo imposible de ignorar, sacudiéndose violentamente, y Ning Yan solo podía caminar con dificultad y apoyarse en Xie Lin.

El broche en su pecho todavía se agitaba y el sonido se escuchaba incluso a través de la ropa. Ning Yan no sabía cuánto tiempo tardarían en llegar a casa. Le pidió a Xie Lin que le cambiara los zapatos, le quitara la ropa y lo pusiera de espaldas al espejo para mirar la cola a través del reflejo.

Poco a poco, Xie Lin sacó el consolador del pequeño agujero, quitó el clip de su pecho y acarició sus pezones hinchados con dolor.

Ning Yan y Xie Lin fueron a limpiar y comieron algo para reponer fuerzas. No hacía mucho tiempo, la medicina de Xie Lin había perdido su efecto y ya comenzaba a sentir calor, sed y ganas de que alguien entrara en él.

| Índice |

One thought on “El celo de dos omegas – Capítulo 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *