El celo de dos omegas – Capítulo 10

Traducido por Shisai

Editado por Hime


Una vez que ambas partes llegaron a un acuerdo, avanzaron hacia la dirección de entenderse y adaptarse mutuamente. La convivencia era una buena forma de entenderse. Lo que una persona muestra casualmente pueden ser sus características, como sus malas habilidades culinarias o la frecuencia cada vez mayor de Xie Lin de quedarse en la cama.

Xie Lin y Ning Yan iban a la escuela todos los días. A veces, Xie Lin conducía y, a veces, ambos tomaban juntos el transporte público. Todavía comían por separado al mediodía, pero Xie Lin le recordaba a Ning Yan que debía alimentarse y, por la noche, le llevaría su cena.

Debido a que Xie Lin se presentaba a tiempo todos los días, se había familiarizado gradualmente con los colegas de Ning Yan y los maestros en el laboratorio, el tutor de Ning Yan incluso hizo una excepción para organizar un lugar de estudio para él. En el laboratorio de Ning Yan, omegas y betas eran la mayoría, y solo había dos alfas. Los proyectos que habitualmente se realizaban eran confidenciales.

La intimidad entre ellos dos era casi descarada. Ninguno lo ocultaba. Había habido algunos rumores antes. Ahora entraban y salían juntos. Naturalmente, era inevitable que se encontraran con sus compañeros de clase. Poco a poco, muchas personas comenzaron a especular e incluso confirmaban que estaban enamorados.

Después de todo, ambos eran muy guapos y llamaban bastante la atención. En particular, muchos no esperaban que el hermano mayor Ning, quien no podía ser perseguido por alfas, estuviera saliendo con el omega recién transferido.

En comparación con la ciudad natal de Xie Lin, la atmósfera de Ciudad X era más abierta, pero todavía había voces de oposición e incluso gente que los señalaba.

Aunque en público, la homosexualidad era legal, la homofobia estaba arraigada en la mente de las personas. Por razones fisiológicas, solo una pareja alfa-omega era adecuada. A los ojos de la sociedad, solo estos dos sexos podían consolarse y pasar un celo juntos.

Sin medicación, los alfas siempre serían peligrosos, especialmente si eran expuestos a un celo aleatorio causado por un omega. Los inhibidores de los omegas perderían su eficacia si se usaran frecuentemente. Y a menos que se les quitara la glándula, podrían ser violados al entrar en celo.

Independiente de que una pareja alfa-omega estuviera restringida por la fisiología, los omegas eran el grupo más vulnerable de la sociedad debido a su constitución y a otras razones.

El mundo de seis géneros, compuesto por tres géneros y tres características sexuales secundarias, estaba fundamentalmente fuera de orden. Sin embargo, este tipo de constitución era la base del mundo, por lo que era algo difícil de cambiar.

Después de dos meses de contacto formal entre Ning Yan y Xie Lin, el primero le enseñó a Xie Lin una información que podría sacudir los cimientos del mundo.

—Podemos hacerlo en el coche la próxima vez. Mientras el garaje esté cerrado, nadie debería poder colarse —Xie Lin estacionó el auto en el garaje, se inclinó para desabrochar el cinturón de seguridad de Ning Yan y lo presionó contra su asiento para besarlo.

Ning Yan lo abrazaba y le chupaba los labios. Sus lenguas se enredaban y compartían un beso húmedo. La mano de Xie Lin intentaba sin descanso atravesar el cinturón de Ning Yan y tocar su cuerpo, pero este lo empujó.

—Vamos a cenar primero. Es incómodo en el coche —Ning Yan obviamente estaba buscando una excusa. Después tanto tiempo de llevarse bien el uno con el otro, Xie Lin podía tener una idea aproximada de sus pensamientos al ver ligeros cambios en su expresión. Sin embargo, no persistió, solo lo besó por última vez y salieron juntos del coche.

Xie Lin terminó su tarea en el laboratorio. Después de regresar a casa, pasó la mayor parte del tiempo con Ning Yan, quien estuvo ocupado todo el día, pero tenía mucho tiempo libre por la noche. Ese día, sacó una carpeta y se la dio a Xie Lin antes de ir a bañarse.

—Mira primero —Ning Yan fue a tomar una ducha. Xie Lin lo agarró y le dio un beso antes de separarse. Al verlo entrar al baño, abrió la carpeta y miró los documentos que había dentro.

Eran muchos archivos. Algunos de ellos parecían tener una larga historia. Los colores de los papeles eran diferentes a los que se usaban en la actualidad. Xie Lin revisó los archivos con cuidado y, al terminar, volvió a mirarlos.

Tomó un respiro y digirió la enorme cantidad de información.

El laboratorio de Ning Yan estaba financiado por una organización de derechos de igualdad de seis géneros muy influyente pero discreta, que pertenecía a una Organización de Derechos Omega moderada. En contraste con eso estaba la reconocida Asociación Omega radical para la protección de derechos e intereses.

Esta última había estado organizando activamente manifestaciones y otras actividades, con palabras tajantes y muchas veces provocando conflictos entre diferentes géneros, por lo que mezclaba elogios y maldiciones. Esta organización había estado financiando a los omegas pobres, alentando a los omegas a participar en la política, y su comportamiento era de muy alto perfil.

Por el contrario, las seis organizaciones de igualdad de derechos de género eran moderadas. A menudo razonaban después de que la otra parte hacía comentarios radicales y eran más aceptados por el público.

Sin embargo, de acuerdo con esa información en la carpeta, los fundadores de las dos organizaciones eran la misma persona y el personal de administración compartía las mismas ideas. Los radicales eran los encargados de atraer el fuego y tapar a los moderados, que habían trazado innumerables líneas.

Habían financiado muchos laboratorios e instituciones médicas, lo que permitía a los experimentadores estudiar varios proyectos médicos y de medios de vida, así como algunos medicamentos especiales, entre ellos algunos que lograban que cualquier género se marcara entre sí, mejorar la fertilidad alfa y beta, mejorar la constitución de omegas e inhibir el estro.

El laboratorio de Ning Yan era uno de ellos, y su madre formaba parte de los altos mandos, por lo que tenía drogas que permitían que los omegas se marcaran entre sí.

La razón por la que la fuerza física de Ning Yan era mejor que la de la mayoría de los omegas se debía a esa droga. Lo que era aún más sorprendente para Xie Lin era que sus propias madres formaban parte de la organización. Y él también había usado medicamentos para el crecimiento cuando era niño.

Entonces…

Xie Lin esperó hasta que Ning Yan salió del baño y lo miró.

—Es un gran juego de ajedrez, pero ¿es realmente bueno decírmelo?

—Dije que deberíamos conocernos mejor —Ning Yan se acercó y tocó la cabeza de Xie Lin—. Y ya no es un secreto.

Sí, el terreno llevaba más de cien años preparado y todo estaba listo. La flecha estaba en el aire y el mundo entero experimentaría pronto un cambio dramático.

—Te secaré el cabello —Xie Lin todavía estaba digiriendo en silencio el increíble secreto. Ning Yan escuchaba su respuesta  mientras ponía los papeles de información en la trituradora y los destruía. Luego tomó el secador de pelo y se sentó en el regazo de Xie Lin.

—Después de eso, seremos saltamontes atados a una cuerda. De esta forma, no podremos separarnos. Tendré tu marca —Xie Lin le dijo a Ning Yan en medio del ruido del secador de pelo. El aludido lo miró y en sus labios se dibujó una sonrisa.

Xie Lin secaba un poco el cabello de Ning Yan, pero dejó al poco rato el aparato a un lado. No podía evitar sostener a Ning Yan y respirar hondo. Su cuerpo emitía un delicioso aroma. El olor a gel de baño agregaba una fragancia a su feromona, lo que lo hacía incapaz de contenerse.

Puso sus manos con inquietud en las caderas de Ning Yan, acercándolo a sí mismo. Abrió el albornoz y dejó que Ning Yan, quien estaba completamente desnudo, se sentara sobre sus piernas.

La diminuta fricción ya le hacía reaccionar. El ligero bulto presionaba contra el culo de Ning Yan. Debido a que no estaban en celo, solo se humedeció ligeramente.

Cuando estaban en celo, no necesitaban preparar demasiado sus cuerpos, por lo que en aquel momento sentían que faltaba calor en el ambiente. En comparación con la intensidad durante sus celos, Xie Lin prefería el contacto diario, y la sensación de acariciarse hasta llegar al clímax era más cómoda.

Sostuvo la espalda de Ning Yan. Él estaba sentado en su regazo, por lo que esa posición era suficiente para que Xie Lin tocara su cuello. Besó suavemente la garganta de Ning Yan y la parte inferior de su cuerpo se frotó lentamente contra el cuerpo del otro.

Ning Yan jadeaba levemente, y su cuerpo se frotaba hacia adelante y hacia atrás contra el pantalón pijama. Su fluido corporal humedecía la tela, provocando una ligera sensación de hormigueo. Xie Lin le quitó el camisón, le acarició la espalda, pasó los dedos por su piel y lentamente se fue deslizando hacia abajo.

Sostuvo los pezones de Ning Yan y pasó la punta de su lengua contra su superficie rugosa. Ning Yan estaba medio desnudo y enderezó el pecho para dejar que los labios de Xie Lin se imprimieran en su areola.

La piel de Ning Yan era suave y delicada. Cuanto más lo tocaba Xie Lin, más se volvía adicto. Lo besó hasta el fondo y le roció fuego en sus palabras..

— ¿Qué quieres, hermano? —Cuando Xie Lin encendió la llama, Ning Yan bajó la cabeza y lo miró con los ojos húmedos.

—Te deseo —Susurró Ning Yan en respuesta, y su amante fue capturado por su voz. Riendo, le sostuvo las caderas con ambas manos y dejó que el cuerpo de Ning Yan colgara en el aire.

—Si lo deseas, hazlo tu mismo —Xie Lin lo besó una y otra vez. Ning Yan le quitó los pantalones junto con la ropa interior. Xie Lin ya estaba duro. Ning Yan retrocedió un poco y se apoyó sobre su miembro. Xie Lin lo acariciaba y amasaba para ponerlo más rígido y luego se sentó.

El agujero sin expandir todavía estaba muy estrecho, por lo que ya no podía moverse. Cuando empujó un poco, Xie Lin apuñaló en un punto caliente. Luego, lentamente se movía un poco hacia adentro y hacia afuera a la vez. Tiró la bata de baño de Ning Yan al suelo y lo vio sentarse desnudo sobre sí mismo.

El agujero de Ning Yan estaba entumecido y picaba. Quería que Xie Lin entrara, pero su cuerpo no estaba listo. Solo podía dejar que su amante lo abriera de a pocos.

Xie Lin dejó una marca roja en el cuerpo de Ning Yan y constantemente se burlaba de él con palabras, lo que hacía humedecer a su culo a la par que sus labios liberaban sonidos sofocantes. El cuerpo de Ning Yan lo envolvía gradualmente y creyó estar listo, por lo que se insertó hasta el final y entró en el cuerpo de Ning Yan.

Ning Yan no podía negarse a echarse hacia atrás, pero Xie Lin lo abrazaba. Levantó su cuerpo y le soltó la mano para permitir que el pene entrase más profundo. Ning Yan no lograba evitar gemir, agarrando el hombro de Xie Lin y bajando la cabeza para besarlo.

Xie Lin lamía los labios rojos del otro y, mientras se besaban, sus movimientos no se detenían. La postura cara a cara le permitía a Xie Lin ver todo el cuerpo de su amante, el cual estaba enrojecido por la lujuria. Xie Lin amasaba las nalgas de Ning Yan y las jalaba al empujarse en el estrecho culo. Casi quería meterse por completo en el cuerpo de Ning Yan. Cuando se retiraba, apretaba nuevamente las nalgas, esta vez hacia adentro, de modo que el interior de Ning Yan lo envolvía con más fuerza.

Ning Yan era controlado por Xie Lin. Aunque no había hablado, amaba el sentimiento presente. Más y más fluidos corporales eran secretados por el pequeño culo, e incluso mojaban las manos de Xie Lin. El sonido chirriante era cada vez más intenso. Cada vez estaba más emocionado y se movía más rápido. Frotó completamente la pared interior de Ning Yan y quiso llevarlo al clímax del deseo sexual.

Por un momento la habitación estuvo en silencio, con solo el sonido de la colisión de cuerpos y la respiración de dos personas. Ning Yan sostuvo el respaldo de su silla y cooperó con los movimientos de Xie Lin. Su cuerpo se movía hacia arriba y abajo, y su pene se frotaba repetidamente contra el abdomen de Xie Lin. En su placer, su cuerpo se contrajo levemente, su ano se apretó secretando un estallido de líquido justo cuando su frente también se sacudía y disparó semen.

Xie Lin estaba fuertemente sujeto por él, pero no se refrenaba. Simplemente empujó dentro de él unas cuantas veces y disparó su semen.

Después del clímax, el cuerpo de Ning Yan perdió su fuerza y ​​se acurrucó con Xie Lin. Se acariciaron mutuamente, se levantaron de sus sillas y fueron al baño a lavarse.

Xie Lin limpiaba la parte trasera del culo de Ning Yan y descubrió que su epen estaba duro de nuevo. Ning Yan sostuvo a Xie Lin en sus brazos, le tocó el dorso de la mano y lo insertó en su pequeño agujero, que también estaba húmedo.

Esta estimulación directa hacía que el cuerpo de Xie Lin se tensara, pero eso lo llevaba a empujar los dedos de Ning Yan más profundo. El cuerpo de un omega no podía satisfacerse sólo con eyacular desde la parte delantera. Xie Lin fue penetrado y no pudo evitar suspirar.

—Un poco más profundo —Xie Lin levantó un poco una pierna, rodeando después el cuerpo de Ning Yang con ella para que le fuera más fácil moverse. Ning Yan insertó otro dedo en el ano de su amado, provocando un ruido sordo. Masajeaba la pared interior de Xie Lin con los dedos, acariciando su carne, estimulando la entrada de su cavidad genital y sintiendo la maravillosa sensación de su culo caliente y húmedo envolviéndole los dedos.

Sin embargo, los dedos eran un mero juego previo. Pronto, Ning Yan giró a Xie Lin, sostuvo su cintura y se insertó en él. Agarró la cintura de Xie Lin y lentamente comenzó a tirar y moverse.

Xie Lin avanzaba y el pene de Ning Yan salía, pero este último simplemente continuaba y resistía la fricción en lo profundo. Jugaron durante varios minutos. Xie Lin puso las manos sobre el lavabo y se miró en el espejo.

Su rostro estaba sonrojado, su cuerpo desnudo, sus pezones hinchados, y su torso plagado de marcas de besos profundos y superficiales. Ning Yan estaba justo detrás de él. Su expresión era tan amable como siempre. Empujó el cuerpo de Xie Lin, balanceando su cuerpo hacia adelante y hacia atrás, y no pudo evitar gemir.

—Hermano, bésame —A pesar de que Xie Lin no solía ser tímido, no podía evitar girar la cara. El beso de Ning Yan cayó en su frente, luego en sus ojos y después repetidamente en su rostro. Al mismo tiempo, sus movimientos no se ralentizaban. Tiraba de la cintura de Xie Lin hacia sí mismo y su cuerpo le golpeaba las nalgas, creando  un violento sonido de colisión física.

Después de besarse por un momento, Ning Yan liberó abruptamente a Xie Lin y dejó su cuerpo.

—¿Qué pasa? —El cuerpo de Xie Lin de repente se sintió vacío. El fluido corporal se deslizaba por su ano y solo quería evitar la sensación. Ning Yan no respondió. En cambio, levantó a Xie Lin, salió descalzo del baño y se acercó al espejo.

Al ver a las dos personas en el espejo, Xie Lin no puede evitar sonrojarse y frotarse contra Ning Yan. Sin embargo, puso sus manos a ambos lados del espejo y levantó las caderas para que Ning Yan pudiera entrar nuevamente.

Debido a que se detuvieron hace un momento, Xie Lin se sentía aún más emocionado cuando lo empujaban en aquel momento. Se miraba en el espejo y al ver a Ning Yan detrás suy, no podía evitar agachar la vista. Desde el espejo, veía que su pequeño agujero era penetrado repetidamente hacia adentro y hacia afuera por un pene largo y grueso. La boca de su agujero era de color rojo brillante (igual que el miembro que lo poseía), y con avidez chupaba el falo, no queriendo dejarlo ir.

Cuando el pene de Ning Yan salió de su interior, el tallo estaba empapado con el fluido corporal secretado. Las nalgas y los muslos también estaban manchados. Sus piernas temblaban sin control y apenas soportaba la acción feroz de la otra parte.

Cuanto más lo miraba, más avergonzado se sentía. Sin embargo, también aumentaba su emoción. Incluso podía sentir que su cuerpo secretaba líquido, y su culo se humedecía cada vez más, como si estuviera a punto de derretirse.

No pudo evitar cerrar los ojos, pero su mente estaba llena de imágenes de Ning Yan jugando consigo mismo. Abrió los ojos y observó cómo el miembro seguía entrando y saliendo de la pequeña cueva. Pudo comerse la enorme cosa por completo. Este tipo de imagen desconcertaba a Xie Lin. Incluso sentía la forma de Ning Yan dentro de él presionando la mano sobre su abdomen.

Ning Yan observaba sus movimientos y decidió estirar la mano para levantar una de sus piernas y exponer completamente el trasero frente al espejo. Xie Lin miraba la forma en que lo penetraban y el como su culo se contraía. Llegó al clímax bajo la estimulación dual de la visión y el cuerpo. Su cuerpo descansaba completamente sobre Ning Yan. Su otra mano llegaba detrás de este último, y sus dedos se insertaron en el pequeño agujero de Ning Yan.

Ning Yan originalmente planeó continuar trabajando con Xie Lin hasta su clímax. Le gustaba verlo confundido y encaprichado. Sin embargo, su amante le metió un dedo en el culo. Miró el lugar donde estaban unidos en el espejo y no pudo evitar acelerar su acción.

Xie Lin vio cómo su culo se contraía una y otra vez, pero Ning Yan lo abría repetidamente y su cuerpo seguía temblando espasmódicamente. El movimiento de Ning Yan se detuvo de repente dentro del cuerpo de Xie Lin y eyaculó.

Cuando sacó su miembro, el agujero trasero de Xie Lin aún no se había cerrado, revelando la carne roja brillante en el interior. Ning Yan acariciaba sus pezones, los presionó contra el espejo y luego los besó. Después de un tiempo, se lavaron antes de irse juntos a la cama.

En cuanto a la información de hoy, Xie Lin dejaría que estos secretos se pudrieran en su estómago. Afortunadamente, Ning Yan no era el protagonista de la tormenta, así que justo cuando estaba llegara, los dos estarían nuevamente en celo.

Esta vez, Xie Lin ingresó en secreto a un sitio web para comprar algunos dispositivos, ya era tiempo de usarlos con Ning Yan.

| Índice |

One thought on “El celo de dos omegas – Capítulo 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *