El celo de dos omegas – Capítulo 9

Traducido por Shisai

Editado por Hime


Xie Lin originalmente pensó que de acuerdo con las reglas de los dos días anteriores, su calor al menos persistiría hasta el día siguiente por la mañana. Como resultado, sintió su cuerpo calentarse y secarse mientras dormía. Cuanto más se frotaba el cuerpo, más sentía que no era suficiente. Más tarde, cuando abrió los ojos, la habitación seguía a oscuras.

No podía ver a Ning Yan en la oscuridad, pero si olía sus feromonas que gradualmente se volvían más fuertes. Sabía que Ning Yan estaba despierto y se puso en celo por su culpa.

Lo arrastró la pereza provocada por la somnolencia y el deseo que despertaba el estro. Xie Lin quería besar a Ning Yan, pero no sabía dónde caían sus besos, por lo que solo podía buscar a tientas al otro. Tal vez sus acciones fueron tan extrañas que escuchó a Ning Yan reír antes de ser abrazado.

Ning Yan presionó su cintura. Xie Lin estaba acostado en la cama con la cabeza enterrada en la almohada. Había esperado a que Xie Lin se moviera. Podía oír el sonido del otro susurrando. Sin embargo, Ning Yan tenía tanto sueño que casi se quedó dormido mientras esperaba.

Lo que despertó a Xie Lin fue el placer detrás de él. Podía sentir a Ning Yan acostado sobre su espalda, presionando todo su cuerpo, haciéndolo hundirse en la cama. Esta sensación era similar a un abrazo, completamente cubierto por la jaula, completamente protegido por la otra parte.

Con una mano detrás de su cabeza, Ning Yan lo besó en el cuello. Con la otra mano en la cama, se empujó un poco hacia arriba y vuelvió a caer lentamente. Insertando su pene en el cuerpo de Xie Lin y ajustándose a él con fuerza. La distancia desapareció por completo.

A diferencia de la intensa relación sexual anterior, el placer de ser poseído adormecía el cuero cabelludo de Xie Lin. Su deseo sexual era aún más intenso cuando estaba medio dormido que despierto. Levantó ligeramente las caderas de acuerdo con sus propios sentimientos, pero Ning Yan lo empujó hacia abajo.

—Mn, es tan profundo… —Xie Lin suspiraba con satisfacción. Abrazaba la almohada, se adaptaba a los movimientos de Ning Yan y abría más las piernas, solo para dejarlo ir más profundo.

Sin embargo, Ning Yan iba lento. Simplemente disfrutaba del interior húmedo, caliente y suave del cuerpo de Xie Lin. Frotaba la pared interior en diferentes ángulos y pinchó en la entrada de la cavidad genital ligeramente abierta de Xie Lin, lo que hizo que su cuerpo apretara de vez en cuando y se retorciera más.

Ambos tenían sueño, por lo que todo se hizo muy lento. Ning Yan permanecía en el lugar más profundo, se frotaba lentamente, juntaba las manos, agarraba el cabello de Xie Lin y besaba sus glándulas.

Las glándulas secretan feromonas constantemente. El fuerte olor a hierba es realmente malo. Sin embargo, Ning Yan era adicto a él. Mordió un poco, lo que estimulaba la secreción de más feromonas, y el cuerpo de su compañero debajo de él se apretó, lo que le dió ganas de correrse rápidamente. Pero no quería acabar tan pronto, por lo que respiró profundamente en las glándulas de Xie Lin para dejar que su aroma lo llenara.

Xie Lin fue mordido por él y tuvo la ilusión de que quería marcarlo, y su deseo estaba gritando. Sin embargo, los movimientos fueron demasiado lentos. Ning Yan solo se preocupaba por su propio disfrute, pero no por los propios sentimientos de Xie Lin. Xie Lin en cambio apretaba lentamente sus piernas, tratando de sujetar con más fuerza a Ning Yan para hacerlo ir más rápido. Sin embargo, tan pronto como se levantaba, Ning Yan volvía a caer y presionar.

Ning Yan molía con fuerza en sus profundidades mientras se mordía las glándulas. Sus piernas estaban intercaladas entre las de Xie Lin para sostener su cuerpo y moverse hacia adentro y hacia afuera rápidamente.

Toda la cara de Xie Lin estaba enterrada en la almohada, sintiendo oleadas de placer. Su pene había sido presionado firmemente contra su abdomen y rápidamente se frotó contra la sábana. Se escuchó un leve gemido en su garganta, que alcanzó el clímax durante el ejercicio rápido. Ning Yan también se disparó rápidamente, y la fuerza que sostenía su cuerpo se alivió debido a la mayor presión.

Ning Yan lamió la glándula que fue mordida por él. Las piernas de Xie Lin estaban suaves y flácidas. El cansancio y la somnolencia después del clímax pronto lo hicieron dormir.

Cuando se despertó a la mañana siguiente, sintió algo extremadamente pesado en su cuerpo y recordó que Ning Yan todavía estaba encima de él.

Pronto se dio cuenta de que Ning Yan todavía estaba en su cuerpo. Ambos arrastraban tanto cansancio ​​que se fueron a la cama antes de separarse. O Ning Yan lo había hecho a propósito. Pensando en esto, las mejillas de Xie Lin se pusieron rojas. Sentía que Ning Yan se endurecía en él. Su corazón estaba listo para moverse, pero su estómago sentía un poco de hambre.

—¿Despierto? —Ning Yan sintió los movimientos de Xie Lin. Se despertó y se dio vuelta, saliendo en el proceso y dejando una mancha en la sábana.

Los costos de agua y electricidad para limpiar las sábanas durante el estro deben ser enormes, pensó Xie Lin.

Los seres humanos no eran criaturas amables que protegieran el medio ambiente.

La partida de Ning Yan lo hizo un poco reacio a darse por vencido, pero Xie Lin no tuvo una reacción de calor en la mañana, y le avergonzó decir que quería que Ning Yan se quedara.

—Primero tomaré una ducha y luego prepararé el desayuno —dijo Xie Lin. Quería levantarse rápidamente, pero después de pensarlo, fue a besar a Ning Yan.

Ning Yan le devuelve el beso suavemente y miró la espalda desnuda de Xie Lin. Cuando salió, Ning Yan se levantó y se fue a otro baño a limpiarse.

Además de cocinar huevos, el llamado desayuno de Xie Lin eran leche caliente y todo tipo de alimentos congelados rápidamente, que se podían comer siempre que estuvieran calientes. Después del desayuno, Xie Lin de repente quiso que la tía Qin regrese, pero Ning Yan le dió a la tía Qin unos días libres más para que nadie pudiera molestarlos.

—Ning Yan, yo… —Después de la cena, Xie Lin y Ning Yan cargaban los platos y los ponían en el lavavajillas. Xie Lien observaba a Ning Yan limpiar la mesa con un trapo y se armó de valor para hablar, pero aún así vaciló sin atreverse a hacerlo.

—¿Qué pasa? —Ning Yan lo miró y vio que Xie Lin estaba tratando de decir algo, por lo que preguntó.

—Nada… Espera a que lo piense. —Xie Lin originalmente quería hacer preguntas sobre el celo, pero cuando abrió la boca, sintió que no era el momento adecuado. Era mejor esperar hasta que se les pasara el celo.

Dándose la vuelta, Ning Yan, de espaldas a Xie Lin, parecía pensativo y no hablaba.

Había pasado el momento de la reacción más intensa. Después de eso, Ning Yan y Xie Lin lo harían varias veces, generalmente en la cama. Aunque Xie Lin estaba lleno de nuevas ideas, no tenía experiencia y Ning Yan generalmente lo escuchaba.

Para cuando su celo se acabara por completo, ya sería viernes. Xie Lin quería que solo le quedara un día. Era mejor tomarse unas vacaciones y darse un día libre. Ning Yan originalmente quería volver al trabajo y compensar el progreso perdido de los últimos días, pero Xie Lin lo sostuvo en sus brazos y se negó a dejarlo ir.

—Hermano, ¿no me quieres después de mi celo?

Ning Yan no podía evitar reírse del suave acto de coquetería de Xie Lin. Aunque Xie Lin se comportaba muy maduro, todavía era varios años más joven que él. Cuando coqueteaba, todavía parecía un niño, lo que lo hacía sentir suave.

—Lo hago. —Ning Yan se tocó la cabeza. Xie Lin enterró la cabeza entre sus brazos. Se colgaron de la cama durante un rato y Xie Lin habla con rigidez.

—Hermano, quiero que me marques.

—Solo nos conocemos desde hace un mes.

—No hay nada para lo que prepararse —Xie Lin levantó la cabeza y miró a Ning Yan con ojos brillantes.

—No nos conocemos lo suficiente y todavía quedan muchos problemas por resolver. Incluso si tenemos una marca entre nosotros, no podemos comentarlo y no podemos casarnos. ¿Quieres este tipo de vida?

Ning Yan rara vez decía tantas palabras en una sola oración. Xie Lin lo miró y pensó cuidadosamente en su respuesta. Ning Yan ya había insinuado con sus palabras que tenía una manera de dejar marcas entre ambos.

—Bueno, quiero conocerte —dijo Xie Lin, —el papeleo no importa, siempre que me gustes.

—Tú también me gustas.

Tan pronto como Ning Yan respondió, Xie Lin se le subió encima, le puso sus manos a los lados, cara a cara, y lo miró a los ojos.

— ¿Qué estás haciendo? —Ning Yan parpadeba y pregunta con sospecha.

—Mirándote. —Los ojos de Xie Lin estaban torcidos por la risa. Ning Yan fue duramente golpeado por él. El amor infinito lo hizo abrazar a Xie Lin y besarlo. De hecho, entre los problemas mencionados por Ning Yan, el matrimonio era el menos importante. Una vez marcado, se formaría una conexión más estable que el matrimonio entre los dos. Solo tenía miedo de que Xie Lin tomara una decisión incorrecta y se arrepintiera en el futuro.

Después de todo, todavía era joven.

| Índice |

3 thoughts on “El celo de dos omegas – Capítulo 9

  1. Dandelion says:

    Me gusta la forma racional que tiene de ver la relación, aunque espero que todo vaya sin problemas y sin tanta discriminación por ser 2 omegas y puedan complementar la marca 💕

  2. CecilianoBueno says:

    Wow dulce, será posible en verdad que dos omegas estén vinculados y se puedan proteger mutuamente?
    Un poco más de explicación de las reglas que guían este pequeño universo serían útiles
    Gracias por su gran trabajo ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *