El celo de dos omegas – Capítulo 8

Traducido por Shisai

Editado por Hime


El sueño que tuvo fue corto. Xie Lin se despertó con el sonido de su estómago latiendo como un tambor. Antes de que sus ojos se abrieran, extendió la mano buscando a Ning Yan. Sin embargo, sólo tocó la colcha y de repente abrió los ojos.

Podía oler la fragancia de la comida que venía de la cocina. Se sentó y se quedó un rato con la colcha en los brazos. Luego se levantó, se puso la ropa de casa y volvió a colgar el albornoz en el baño. Tuvo demasiado sexo en los últimos dos días. Le dolían un poco las piernas al caminar y todavía se sentía incómodo en la espalda. Afortunadamente, el cuerpo de un omega era muy especial durante el estro, por lo que tenía poco impacto en su vida.

Entró en la cocina y vio a Ning Yan cocinando fideos. Le miró el costado de la cara y fue recibido por el olor de la cocina. De repente, se sintió como en casa.

Sus madres eran adictas al trabajo, por lo que Xie Lin solía comer en la cantina, y lo máximo que consumía en casa era comida para llevar. Las veces que cocinaban se podían contar con diez dedos.

Xie Lin abrazó la cintura de Ning Yan por detrás y se puso de puntillas, mirando por encima del hombro para saber que había en la olla. La sopa blanca burbujeaba y despedía un olor atractivo.

—He calentado la leche. ¿Quieres un poco? —dice el cocinero, pero Xie Lin no respondió de inmediato.

Porque vio lo que había en la olla, era ramen instantáneo. No hubo gran diferencia entre los fideos instantáneos en una taza y los de una bolsa. Solo debían ponerse a cocinar en la olla y ya.

Parecía que había encontrado otro adicto al trabajo.

—Huele delicioso —dijo Xie Lin todavía con una sonrisa. Ning Yan, naturalmente, sabía que la mayoría de sus cumplidos eran comentarios casuales. Este tipo de comida instantánea le sabía bien a cualquiera que la cocinara. Xie Lin todavía fue muy útil, especialmente cuando llevó leche tibia, incluso puso una pajita y se la llevó a la boca de Ning Yan.

Ning Yan tomó un sorbo de leche, miró los fideos que estaban casi cocidos y los puso en un tazón. Luego frió dos huevos, varias secciones de salchichas y cocinó algunas verduras como guarnición.

Xie Lin puso la leche en la mesa y regresó para ayudar a Ning Yan a llevar las cosas. Esta comida fue la más deliciosa que habían tenido en los últimos dos días. Xie Lin entrecerró los ojos con una sonrisa y miró a Ning Yan con la mejilla en la mano. Cuanto más lo miraba, más le gustaba.

Ning Yan miró a Xie Lin solo para descubrir al omega viéndolo. Ning Yan se rió, se sintió un poco nervioso y no pudo evitar hablar.

—¿Qué pasa? Después de un tiempo, tus fideos se ablandaran. Come rápido.

—Te ves bien.

—¿Solo estás mirando y ya estás lleno?

—Mmm. —Xie Lin no pudo reprimir su sonrisa, pero aún bajó la cabeza y comenzó a comer fideos. Ning Yan preparó una gran parte de la cena. Aunque el ramen era comida rápida, sabía bien. La salchicha se envolvía en queso y el sabor mezclado fluía. Los huevos eran suaves y tersos, al gusto de Xie Lin.

Sin embargo, Xie Lin no era exigente con la comida. Podía comer cualquier cosa, por lo que estaba muy bien alimentado.

Después de la cena, no se atrevieron a salir por el momento por el período de celo, y también porque tenían miedo de otros pervertidos. Ning Yan parecía tener una constitución especial. Desde la niñez hasta la edad adulta, conoció a muchos conspiradores alfa. Aunque no causaron ningún daño sustancial a su cuerpo, dejaron algunas sombras en su mente.

Más tarde, después de que eligiera estudiar enfermedades genéticas, también descubrió que la incidencia de personalidad anormal y antisocial, así como trastornos mentales, era más alta en alfas que en los otros géneros, mientras que los omegas eran más bajos que los betas.

A Xie Lin simplemente no le gustan los alfas. Ning Yan nunca había dicho que le gustaran exclusivamente los alfas, pero solo podía mantener una conversación normal desde una distancia de aproximadamente medio metro. Sin embargo, podría deberse a que no estaba demasiado cerca de nadie, la mayoría de la gente no solía verlo.

Ning Yan también se mantuvo a distancia de Xie Lin al principio, pero Xie Lin rompió lentamente la barrera a su manera. Ahora podía tomar la mano de Ning Yan e ir al balcón para respirar y ver la puesta de sol hundirse lentamente.

Xie Lin tenía muchas cosas que decir, pero pensaba que era demasiado frívolo, así que simplemente guardó silencio. Cuando el cielo se oscureció gradualmente, volvieron a hacer sus propias cosas.

Cuando Xie Lin regresaba a su cama sobrio y recordó lo que sucedió en los últimos dos días, descubrió algunos problemas. Por ejemplo, después de que comenzaron sus síntomas, Ning Yan lo llevó de regreso a su habitación. Y también, Ning Yan, a pesar de ser un omega soltero, tenía condones.

Lo más sorprendente fue que a pesar de que ambos eran omegas, aún podían ayudarse mutuamente a aliviar el dolor del estro. Xie Lin se dió cuenta de que podía haber algunas respuestas que él quería saber, pero Ning Yan no quería hablar de ser posible.

Mientras leía el libro, estaba perdido en sus pensamientos y se preguntó si interrogar a su madre sobre la familia de Ning Yan o ir él mismo a preguntarle directamente.

Sin embargo, no quería revelar a sus dos familiares que había encontrado un omega tan pronto. No temía que se opusieran. Siempre se tomaban las medidas educativas del laissez faire para sí mismos y no les importaba mucho. Lo lamentaba un poco.

Xie Lin pellizcó su propio rostro y forzó su atención en el libro, pero las comisuras de su boca aún se elevan levemente. Cuando fue a buscar a Ning Yan, lo encontró todavía concentrado en escribir y pintar. Cuando este escuchó la voz de Xie Lin, acababa de terminar el último punto. Luego, puso todos los materiales sobre la mesa mientras respondía.

—Ve a dormir.

| Índice |

One thought on “El celo de dos omegas – Capítulo 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *