El celo de dos omegas – Capítulo 5

Traducido por Shisai

Editado por Hime


Con la primera experiencia, la segunda fue más fácil. Ambos eran omegas y Ning Yan no estaba hecho de hierro, por lo que para la repetición ambos estaban acostados en la cama con la espalda de Xie Lin sobre el pecho de Ning Yan. Levantó una pierna y Ning Yan entró de lado detrás de él.

Después de una ronda hasta llegar al clímax, el culo de Xie Lin estaba tan húmedo que su amante no necesitaba ejercer ninguna fuerza, por lo que se dirigió directamente a sus profundidades. Esta posición no era buena para ejercer fuerza, por lo que el movimiento de Ning Yan era muy lento, empujando lentamente hacia adentro, abriendo el pequeño agujero, removiendo las profundidades del cuerpo de su amante. Xie Lin estaba acostado de lado en la cama, y ​​Ning Yan empujaba hacia él y permanecía en la parte más profunda de su cuerpo.

—Tócame —Ese tipo de palabras suaves hacían sentir muy cómodo a Xie Lin. A diferencia de la urgencia de la última vez, realmente estaba disfrutando la sensación del momento. Abrió su bata y tomó la mano de Ning Yan para que este tocara su pecho. Dos pezones rojos ya estaban de pie, esperando ser acariciados.

Ning Yan lo siguió y rozó suavemente los pezones con la punta de los dedos. Xie Lin cerró los ojos y sintió que llegaba al clímax sin tener que tocarse al frente. La palma de Ning Yan cubrió su pecho y sintió los delgados músculos de sus manos.

Cada vez que Ning Yan entraba, la mano en el pecho de Xie Lin lo seguía, lo que hizo que Xie Lin sienta un placentero dolor. No pudo evitar gemir. Estaba tan bien servido que gritó cuando la mano se marchó de repente y le dio una palmada en las nalgas.

Con un suave gemido, Xie Lin no pudo evitar apretar su culo. Aunque fue un poco doloroso, también fue más emocionante. Ning Yan le palmeó suavemente la cadera hasta que se adormeció, y Xie Lin quería más.

Xie Lin no quiso hablar, pero casi podía escuchar la sonrisa de Ning Yan detrás de él. La sintió y quiso ver su rostro. Justo cuando quería girar la cabeza, Ning Yan se levantó en su postura actual y se acostó en la cama.

Ning Yan lo tomó por la cintura con una mano y lo dejó acostarse en la cama, frunciendo las nalgas y separando las piernas, como en la postura de apareamiento de un animal. Xie Lin extendió los brazos para sostener su cuerpo.

Con dos bofetadas, Ning Yan lo empujó, haciendo que las piernas de Xie Lin se ablandaran hasta que estuvo casi boca abajo en la cama. Estaba a punto de enojarse, pero sintió que Ning Yan le besaba suavemente la espalda.

Xie Lin no pudo soportar su ternura, y pensando que afortunadamente el otro no podía verle el rostro, se olvidó de estar enojado. Ning Yan lo besaba en la espalda y el hombro, girando sus manos pegajosas alrededor de los pezones de Xie Lin.

Los dos pezones se mantuvieron erguidos en las manos de Ning Yan. Cada vez que se tocaban, se sujetaban con más fuerza. Xie Lin enderezó la espalda para dejarlo ir más profundo.

La marea fluyó a lo largo del espacio entre las dos personas. Después de que Ning Yan jugó lo suficiente, agarró las nalgas de Xie Lin y permaneció inmóvil. Luego tiró de Xie Lin hacia sí mismo usando sus pezones.

Xie Lin estaba luchando por sostener su cuerpo, retrocediendo en línea con los movimientos de Ning Yan para ser penetrado hasta el punto más profundo. Ning Yan no se quedó mucho esta vez. En cambio, tiró de Xie Lin y empujó la parte más profunda de su cuerpo, una y otra vez. Xie Lin tomó la iniciativa de envolver el pene de Ning Yan con su carne suave.

Durante mucho tiempo, el culo de Xie Lin se movía ligeramente, como si estuviera a punto de llegar al clímax. Ning Yan de repente se retiró por completo, y cuando volvió a empujar, sintió que se había encontrado con un obstáculo antes de profundizar.

—No lo hagas, Ning Yan… —Xie Lin no esperaba que después de un sexo tan intenso, su cavidad genital se abriera y Ning Yan chocara accidentalmente contra ella. La cavidad genital era estrecha y casi no había espacio en ella. El glande de Ning Yan la atravesó, lo que hizo temblar todo el cuerpo de Xie Lin. Él dijo que no, pero Ning Yan estaba bien envuelto en su culo y no quería dejarlo ir.

—No quedarás embarazado —Ning Yan le susurró al oído.

Xie Lin no supo lo que pasó, pero se sintió ligeramente apenado.

—Tú… entra —La voz de Xie Lin temblaba. Trataba de complacerlo, pero la sensación de ser apuñalado en la cavidad genital casi lo hacía saltar. Ning Yan lo besó en el cuello y entró lentamente en la cavidad genital, abriendo un poco la estrecha hendidura. Como la cavidad estaba demasiado apretada, Ning Yan respiró profundamente unas cuantas veces mientras entraba, para no disparar de inmediato.

Xie Lin no podía hablar en absoluto. Solo jadeó y gimió. Su voz era tan dulce que ni siquiera podía pensar en ello. Ning Yan insertó lentamente su pene en la cavidad reproductiva y abrió el espacio estrecho.

—¿Cómo estás? —Ning Yan preguntó en voz baja. Xie Lin hizo un zumbido vago, y luego sintió que Ning Yan retrocedía un poco antes de apuñalarlo con todo su pene.

—Amgh… —Xie Lin comenzó a llorar de nuevo. La sensación de insertarse en la cavidad genital era completamente diferente a la de su ano. Ning Yan se movió un poco y eso ya le causaba un placer infinito. El semen fue secretado incansablemente. Además de llenar la cavidad reproductiva, también se filtraba semen desde donde estaban conectadas las dos personas.

Ning Yan avanzó y retrocedió varias veces, y sus movimientos se volvieron más rápidos y profundos. Esta vez realmente entró en el lugar más hondo. Si fuera un alfa, formaría un nudo en su cuerpo y rociaría su semilla. Pero Ning Yan también era un omega, por lo que solo podía hacer que Xie Lin alcanzara el clímax nuevamente, y la cavidad genital se contrajo con fuerza. Cada vez que la abría, Xie Lin gemía.

Xie Lin sintió que se estaba muriendo y quería que Ning Yan lo abrazara, pero no podía ver su rostro. Afortunadamente, Ning Yan no se mantuvo firme durante mucho tiempo, y después de un centenar de movimientos, presionó a Xie Lin, quien estaba completamente débil, hacia abajo y se acostó en la cama. Su pene todavía estaba firmemente encajado en la parte más profunda de la cavidad reproductiva y disparó su semen.

Sin embargo, se puso protección, por lo que Xie Lin no sintió la eyaculación en su interior. Solo podía sentir la mano de Ning Yan sosteniendo su pene y acariciando su glande. Su culo tembló y llegó al clímax. También disparó frente a él, lo que le hizo perder la voz.

En ese momento, solo se podía escuchar el sonido de la respiración de ambos. Cuando Xie Lin finalmente recuperó la conciencia, giró la cabeza y besó a Ning Yan, quien salió de su cuerpo y lo limpió un poco.

—¿Se terminó? —Preguntó Xie Lin, insatisfecho con la salida de Ning Yan. Y lo besó de nuevo.

—No debería terminar tan pronto —Xie Lin dijo tener sed, pero se sentía cómodo en los brazos de Ning Yan y no quería moverse. En términos generales, el celo de un omega duraba unos días, y los dos solo lo hicieron dos veces, lo que estaba lejos de ser suficiente. Pero ahora estaba oscuro afuera y era tarde. Deberían poder descansar bien aquella noche.

—Pedí permiso —Ning Yan siguió siendo conciso. Tenía sed, así que tomó la bebida que Xie Lin acababa de colocar allí y tomó algunas otras. Estaba a punto de pasarle otra botella a Xie Lin, pero vio que este lo miraba fijamente. Se sentó y se movió para besarlo.

Xie Lin tomó la bebida de la boca de Ning Yan y se recuperó lentamente. No hizo mucho esfuerzo, por lo que no tardó en reponer energías. Ning Yan en cambio, estaba realmente cansado. Necesitaba acostarse en la cama y descansar, además de bañarse. Tenía que dormir bien por la noche para tener la energía para afrontar los próximos días.

Estaba cerrando los ojos cuando sintió que era tocado por detrás.

Justo en ese momento, el cerebro de Xie Lin no estaba claro, y se vino a la mente que Ning Yan entró en celo por su culpa. Obviamente, su celo no podía resolverse insertándose en otras personas. El cuerpo de un omega era naturalmente adecuado para la entrada, por lo que cuando tocó la espalda de Ning Yan, no era sorprendente que también contribuyera al líquido en las sábanas.

— ¿Qué debemos hacer ya que tú también estás en celo? —Xie Lin era razonable. Tan pronto como notó que Ning Yan no tenía fuerzas, los dedos de Xie Lin ya estaban insertados en su culo. Aunque Ning Yan era unos años mayor que él, no tenía pareja y nunca había estado con alguien, por lo que era muy unido. En ese momento, estaba principalmente tratando de satisfacer a Xie Lin. Pero cuando le fue insertado un dedo y luego otro, la carne de la cueva de Ning Yan los envolvió con fuerza. Su cuerpo era muy honesto.

—Yo también puedo satisfacerte —Xie Lin dijo, agregando un tercer dedo, apuñalando a lo largo de la pared interior de Ning Yan, como si buscara algo. Después de un rato, encontró el espacio cerrado y lo acarició suavemente con la yema.

Ning Yan respiraba por momentos y era besado por Xie Lin, quien sonreía. Luego, Xie Lin frotó su cuerpo y sostuvo el pezón de Ning Yan en un lado.

La cálida lengua de Xie Lin giraba alrededor de la punta del pecho de Ning Yan, succionando de vez en cuando, como si quisiera obtener algo de él. Los dedos de Xie Lin se insertaron lentamente en la cavidad genital, lo que hizo que el frente de Ning Yan se endureciera nuevamente, y Xie Lin lo agarró.

Xie Lin soltó su pezón, mordió el otro lado y lo apretó con los dientes. Después de un tiempo, Ning Yan alcanzaba el clímax y su cavidad genital se abría un poco más mientras Xie Lin lo tocaba suavemente.

—Quiero lamerlo. Debería ser dulce —Xie Lin dijo en voz baja.

—No me bañé —respondió Ning Yan. El otro no pudo evitar reír. Estaba cansado, así que dejó de molestarlo.

Xie Lin le pidió a Ning Yan que se bañara primero. Hizo la cama, puso las sábanas en la lavadora y luego colocó un juego nuevo. No quería bañarse con Ning Yan, o temía que lo volvieran a hacer.

De todos modos, era él o Ning Yan, ambos podrían terminar.

Cuando Xie Lin terminó de lavarse, se fueron a dormir.

Cuando se despertaron a la mañana siguiente, Xie Lin estaba apoyado contra Ning Yan con una mano sobre él. Ning Yan se despertó antes que él y miraba la cabeza de Xie Lin con una ligera sonrisa. Luego cerró los ojos y extendió la mano para abrazarlo.

Xie Lin dormía profundamente. Cuando despertó, ya el sol brillaba afuera y él se frotaba contra Ning Yang y tarareaba cómodamente. La feromona de Ning Yan no tenía olor, pero si una ligera fragancia, lo que lo volvía adicto.

—¿Hambriento? —Ning Yan también se despertó y le preguntó.

—Mmm. No quiero levantarme —Xie Lin sostuvo a Ning Yan y no quiso dejarlo ir. Solía ​​dormir solo y le preocupaba no adaptarse a hacerlo en la misma cama con otros. Sin embargo, resultaba que dormir con Ning Yan era particularmente reconfortante.

De hecho, no pensó antes que Ning Yan y él podrían irse a la cama juntos. Tenía buenos sentimientos por él y se le aceleraban los latidos, y después de dormir juntos una vez, sintió que no podía dejar al otro.

—Entonces, ¿somos oficialmente compañeros homosexuales? —Xie Lin tenía una pequeña sonrisa en su voz, así como la pereza de alguien que acababa de despertar. Ning Yan se rió mientras lo besaba.

—Mmm.

Xie Lin estaba secretamente complacido y jugó con Ning Yan un rato antes de levantarse para comer. Aprovechaba que no había vuelto a iniciar su celo para hacer otras cosas. También pidió permiso en su escuela. En general, para los omegas solteros, cuando tenían calores inesperados y necesitaban ir al hospital para lidiar con ello, los profesores les daban un feriado.

Por la tarde, Xie Lin pudo oler el celo de Ning Yan.

| Índice |

One thought on “El celo de dos omegas – Capítulo 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *