El celo de dos omegas – Capítulo 4

Traducido por Shisai

Editado por Hime


Xie Lin había estado usando inhibidores con regularidad desde la edad adulta, por lo que nunca conoció el celo como tal, exceptuando sus primeros síntomas leves. Sintió el calor y la sequedad de su cuerpo. El olor de su feromona era originalmente un ligero olor a hierba, pero en ese momento, se sentía como si el césped recién hubiese sido cortado. Fue fuerte y picante.

Pensaba que el aroma era maravilloso. Aunque Ning Yan era un omega, debía sentirse incómodo. Xie Lin miró a su compañero y notó que su respiración era pesada, su rostro estaba color carmesí y bajaba la cabeza para besarlo.

Xie Lin, volviendo la cabeza hacia un lado, evitó el beso de Ning Yan pero logró olerlo. Era, de hecho, un aroma agradable que no se podía describir con exactitud. El olor era vacío y solo se podía percibir.

Después de inhalar aquel olor, Xie Lin sintió una corriente eléctrica fluyendo desde la parte inferior de su abdomen hacia todo el cuerpo. Una marea caliente y húmeda fluyó por su ano. Su ropa interior, que estaba medio mojada, estaba ahora completamente empapada. Inconscientemente juntó las piernas pero fue jalado por Ning Yan.

—Separa tus piernas —Dijo Ning Yan en voz baja. Era difícil para ambos ser racionales en ese momento. Pero la picazón en el culo de Xie Lin era incontrolable. Quería juntar las piernas y frotarse unas cuantas veces para aliviar la sensación en sus pantalones. Sin embargo, Ning Yan las separó y le arrancó la ropa interior.

La parte inferior del cuerpo  de Xie Lin quedó completamente expuesta y extendió una mano para cubrirse la cara. Un dedo se insertó en su cuerpo desde atrás. La extraña sensación de invasión le hizo querer doblar las piernas. Pero tan pronto como las enderezó, sintió que los pantalones habían caído hasta sus tobillos y fueron luego arrancados.

Al mismo tiempo, un segundo dedo también asomó y exploró sin obstáculos el túnel húmedo y caliente. El líquido segregado era pegajoso. La pared interior blanda no podía resistir los movimientos, y quería chupar el dedo por completo.

Cuando bajó la mano, no quiso pensar.

—Mmm. —Cuando los dedos de Ning Yan tocaron cierto punto, Xie Lin se estremeció gimiendo. Ning Yan pareció encontrar que su reacción era inusual, sabía que probablemente fuera la entrada del tracto genital. No podía entrar aún en él, pero lo rozaba al frotar los dedos.

El tracto genital era cien veces más sensible que la entrada por el culo. Cada vez que Ning Yan lo tocaba, Xie Lin no podía evitar gemir con un rastro de llanto. El placer era tal que ni siquiera se dio cuenta de cuando entró el tercer dedo, que giraba expandiendo su ano para abrirlo más.

La parte delantera de Xie Lin está inclinada y sus dedos apretados, ya estaba cerca de alcanzar el clímax solo con esos dedos. Sin embargo, estos abandonaron repentinamente su culo, lo que detuvo el clímax que se avecinaba. Jadeó y soltó un profundo sollozo desde la garganta. Quiso buscar a Ning Yan, pero pronto sintió que una cosa más grande y gruesa se insertaba en su interior.

La marea fue empujada de regreso a la cueva, pero justo después de que se insertara, un eco amplificó sonidos sofocantes que fueron extremadamente duros contra los gemidos de Xie Lin y la respiración de Ning Yan. Para un omega, lo de Ning Yan era realmente grande. Xie Lin todavía tenía algunos pensamientos rebeldes en su mente, pero su cuerpo ya se había ocupado de acallarlos, tragándolo hasta la raíz.

La mano de Xie Lin se retiró del rostro de su amante. Este no tenía expresión, pero su rostro estaba más rojo de lo habitual. Agarró la base de su muslo y encajó su pene en el cuerpo de Xie Lin.

Cada vez que Ning Yan lo sacaba lentamente, su pene rojo cubierto con fluido corporal blanco, se retiraba lentamente, reacio a salir del pequeño agujero, que a su vez no quería soltarlo.

Era mucho más rápido al entrar. Simplemente se saltaba el tracto genital y deambulaba por la entrada. Siempre provocando un escalofrío en el cuerpo de Xie Lin, y la carne suave y densa de la deliciosa cueva lo envolvía con más fuerza. Después de eso, Ning Yan no lo sacaba. En cambio, aprovechaba la profundidad para atacar nuevamente.

El glande chocaba contra las profundidades de la cavidad y calmaba el lugar más cómodo con cada estocada. Xie Lin no podía evitar cerrar las piernas, queriendo mantenerlo adentro por completo. Sin embargo, no era bueno usar ambos muslos para hacerlo, ya que  eso solo provocaba que las intromisiones fueran más profundas.

—Amable… Sé gentil… —Xie Lin sentía que se estaba muriendo. Su cuerpo entero se estremecía y las lágrimas brotaban de las esquinas de sus ojos. Sin embargo, Ning Yan ya no hablaba, simplemente empujaba más rápido, sacando todo su pene, golpeando el frágil agujero de Xie Lin e incluso tratando de entrar en la cavidad genital.

Cuando el activo atacaba la cavidad genital, Xie Lin no podía hablar en absoluto. No dejaba de sollozar y quería abrazar a Ning Yan pero no tenía fuerzas suficientes. Su cerebro estaba en blanco y solo podía sentir los movimientos del otro en su cuerpo. Cada vez que Ning Yan entraba, la fricción detenía un poco la picazón de Xie Lin pero también aumentaba su ansiedad. Ning Yan lo complació hasta que su culo se contrajo y tuvo varios espasmos.

Los movimientos de Ning Yan no se detuvieron. El culo de Xie Lin le envolvía el pene, haciéndole casi imposible moverse. Sin embargo, le agarró el muslo y continuó empujando la apretada cavidad, rompiendo su línea de defensa.

—No puedo… —El pene de Xie Lin disparaba hilos blancos sin ser tocado. El chico tenía una capa de sudor en el cuerpo. Estaba débil y temblando. Su culo apretaba y quería expulsar a Ning Yan. Sin embargo, el activo estaba profundamente insertado y, antes de que terminara su clímax, lo llevó a un orgasmo mucho más profundo.

Xie Lin no pudo decir si estaba feliz o incómodo. Abrió los ojos pero no pudo ver nada. Sus lágrimas casi le empapaban el rostro. Cuando Ning Yan sostuvo su espalda y lo levantó, Xie Lin sujetó la espalda de Ning Yan y buscó ansiosamente los labios de Ning Yan.

—¿Solo quieres besarme? —dijo Ning Yan en voz baja. Xie Lin solo podía sentir las vibraciones mientras Ning Yan hablaba. El activo era muy lindo pero el pasivo no supo lo que dijo. Siguió besando la cara de Ning Yan hasta que encontró sus labios. Xie Lin sacaba la lengua y la enganchaba alrededor de la de Ning Yan, enredándolas.

Xie Lin se sentó sobre Ning Yan, dejando que este fuera más profundo, como si penetrara todo su cuerpo. Ning Yan hizo algunos pequeños movimientos, se detuvo, alcanzando el cabello de Xie Lin y lo besó con cariño. Xie Lin se vio obligado a llegar al clímax nuevamente por él. Se retorció con fuerza alrededor del pene de Ning Yan, que también estaba eyaculando. Sostuvo a Ning Yan en sus brazos y pensó en cómo sería si este no usara condón.

El clímax duró mucho tiempo y Xie Lin se recuperó gradualmente del caos. Jadeó y abrazó a Ning Yan, mirándose ambos a la cara. Originalmente, quería acusar a Ning Yan de violencia contra él. Sin embargo, al ver su lindo rostro, de repente sintió un estallido de amor en el corazón y quiso besarlo.

Ning Yan obviamente estaba muy cansado, después de todo, los movimientos fueron realizados casi unilateralmente por él. Su mano acariciaba la espalda de Xie Lin mientras se besaban.

—¿Estás mejor? —Ning Yan murmuró.

—Mn, tengo un poco de sed —Debido a que no pasó mucho tiempo después de haber comido, Xie Lin no tenía hambre, pero su cuerpo había segregado demasiado líquido y necesitaba reponerse. Cuando se levantó del abrazo de Ning Yan, el líquido blanco le corría por el muslo. Xie Lin tenía una piel muy gruesa, pero ahora no podía evitar sonrojarse; sus piernas eran suaves y no podía mantenerse firme.

Redujo la velocidad y se levantó de la cama para buscar agua. Solo llevaba una bata de baño, estaba desnudo abajo. El líquido corría por sus delgadas piernas con varias huellas sinuosas. En lugar de limpiar, vertió dos tazas de agua tibia con un poco de sal en cada una y le llevó una a Ning Yan. Luego fue al refrigerador y tomó una bebida deportiva para beber más tarde.

También quería darse un baño y descansar, pero su celo no había terminado en absoluto. Temía que hubiera algún problema por la noche, pero Ning Yan estaba allí… Esta cognición lo dejó extremadamente satisfecho. Sin embargo, como omega, Ning Yan no podía apaciguarlo, pero a pesar de ello, se sintió mucho más cómodo.

Cuando Xie Lin pensó en esto, no le preguntó a Ning Yan qué estaba haciendo. Bebieron agua y no hicieron la cama, porque pronto llegó otra sesión de amor.

| Índice |

One thought on “El celo de dos omegas – Capítulo 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *