Modo Automático Apagado – Capítulo 16: La diferencia entre el amor y la buena voluntad es un personaje después de todo (2)

Traducido por Kiara

Editado por Raine


Fueron grandes palabras y me sentí feliz de ser honesto.

Pero fue desgarrador después de todo que Maria-sama no pudiera aprender magia por que no estoy capacitado para enseñarsela. Ella dijo que quería que le enseñara magia porque parecía ser más divertido. Así que decidí enfrentarme al jefe de familia.

—Kirua-sama.

—¿Greyest? ¿Qué pasa?

—En realidad… por favor escúcheme, tengo una solicitud… Quisiera que contratara a un tutor de magia.

No puedo negar la posibilidad de que me despidan, pero aun así, no puedo dejarlo estar. Sería mejor si pudiera decirle que contrate a un tutor de magia además de mí, pero de inmediato me detuve porque incluso si imaginaba que algo así sucedería para aliviar mi espíritu, el resultado no cambiaría.

El cabeza de familia escuchó mi pedido, después de que logré exprimir mi solicitud adecuadamente, dijo un “Entiendo” a modo de respuesta y, como resultado, no me despidieron y tampoco vino un nuevo tutor. En cambio, Orsseine-sama, el secretario de la cabeza de familia, nos enseñó los principios básicos de la magia.

¿Por qué también yo?

—No hay pérdida en aprender los principios de magia. —dijo el jefe de familia y preparó mi parte de los materiales de enseñanza junto con la parte de Maria-sama.

Lamenté causar tantos problemas y pensé que al menos debería descontarse de mi salario, pero me dijeron que “uno o dos materiales no hacen ninguna diferencia”.

Son únicos, no sólo en apariencia, en su interior también. Son personas amables y dulces. Al principio creí que todo esta ayuda era por Madre, pero nunca pensé que su bondad también pudiera dirigirse hacia mí.

No solo la cabeza de familia, sino que también los demás miembros de la familia Tempest son gentiles. A pesar de la antigüedad de su legado y que son la familia noble asentada en la posición más cercana a la familia real, son completamente diferentes de los nobles con los que estoy familiarizado.

Los otros nobles no desprecian a la aristocracia caída, pero no hay piedad en sus actos. No creo que la simpatía fuera cero, pero tampoco trataron de imponer una protección excesiva. Fue difícil tratar con ese tipo de nobles.

No guardaba rencor a los nobles que nos trataron mal. Aunque el período fue corto, también fui un noble, por lo que entendí que guardar rencor es un sentimiento inútil, lo que importa es sobrevivir.

Aún así, no estaba al tanto de lo que sentía por la familia ducal Tempest.

Nobleza y una familia de duques como a la que había pertenecido, definitivamente no deberían gustarme… o se supone que no debería.

“El duque es totalmente idéntico a como cuando nos conocimos”, dijo Madre en una ocasión, pero él no puede ser juzgado por su apariencia, incluso la pequeña Maria-sama anuló todo lo que una vez había creído.

Fui derretido, fui cambiado, fui repintado. Es irritable e incómodo, pero no me desagrada. El estresante estado mental en el que me encuentro se juntó con estos sentimientos complejos, y luego llegó la lección de magia final.

No será necesario explicar lo que sucedió allí.

Al igual que yo, Maria-sama agitó la varita simulada pero en ese momento… el aire cambió.

Es obvio, por la reacción de Orsseine-sama, que esa luz brillante no significa nada bueno.

Mi capacidad de actuar en tiempo de crisis hizo que mi voz sonara como una advertencia. Maria-sama sentada en el suelo con la varita aún en su mano debería haber reconocido la situación que está sucediendo.

Tengo que escapar o tengo que hacer algo con respecto a la varita. Cualquier acción que ella tome, aún había tiempo para pensar, pero la situación anormal corta nuestro deseo como si se riera.

De repente, la luz pulsante se detuvo. Un silencio momentáneo. Ante el “ataque” que se hinchó en el cielo como diciendo que era el detonante de algo más, mi cuerpo comenzó a moverse de acuerdo a mi corazón, y no a mi cerebro.

—¡¡Maria!!

No recuerdo lo que grité. Sólo tenía la sensación de “qué debo hacer”: tiré del brazo de Maria-sama y la llevé a mi pecho.

Su cuerpo es ligero y delgado, justo como tiene que ser el de un niño pequeño, con la temperatura corporal adecuada.

Tengo que protegerte. Para evitar que te lastimes, debo protegerte.

En preparación para lo que venía, concentré toda mi fuerza en los brazos que abrazan a Maria-sama. Apreté los dientes y cerré los ojos con fuerza. Me decidí a protegerla y seguí esperando el ataque que se acercaba.

—¿Eh?

Nada llegó. Ningún ataque, ni el dolor que particularmente siempre lo acompaña o incluso el choque. Quería saber la respuesta a las preguntas que están rondando en mi cerebro, quería ver qué sucedía y quería que alguien con seguridad dijera no pasó nada. Abrí lentamente los ojos.

Creo que lo primero que reconocí fue un color naranja brillante, el cabello de Orsseine-sama. Luego, un color dorado y un color violeta aparecieron uno al lado del otro, ¿la cabeza de familia y su esposa notaron la luz y se precipitaron a ver qué pasaba?

Y lo último que puedo ver es una especie de manto transparente que me rodea.

—¿Eh?¿Qué es esto?

Veo un arcoiris por la luz del sol reflejada a través de algo así como una especie de burbuja de jabón, pero se ve sólida como el vidrio. En forma de cúpula, nos encierra a mí y a Maria-sama, a quien sostengo en mis brazos.

Mirando el suelo, la hierba se dispersó alrededor de la pared del domo y la tierra se volcó.

—¿Esta cosa nos protegió…?

No hay evidencia concreta. Pero sentí que tanto yo como Maria-sama salimos ilesos y las cicatrices que quedaron alrededor en el suelo fueron la prueba.

Lentamente trato de tocar la delgada membrana. Aunque fue un acto inconsciente, antes de que mis dedos la tocaran, se dispersó volando mientras emitía luz.

Lo que quedó fue un suelo lleno de marcas, Maria-sama y yo.

—¡¡Maria-sama!!

Miro a Maria-sama cuyo cuerpo yace en mis brazos. Es obvio que no está consciente, pero no puedo juzgar si es porque está durmiendo o si se desmayó.

—Greyest-san, discúlpame.

Antes de darme cuenta, Orsseine-sama estaba frente a mí, tocó el cuello de Maria-sama y me sonrió a mí, quien estaba inquieto.

—Orsseine-sa…

—Está bien. Ella está inconsciente, pero su pulso es normal. —Y luego, tomó a Maria-sama de mis brazos con un movimiento rápido. —Sólo para estar seguros, hagamos que un doctor la revise. Greyest-san no parece estar herido, pero por favor también tome el examen por si acaso.

—S-sí.

Parece que la situación va a terminar, sin saber lo que sucedió. Acariciando mis hombros aliviado, la cabeza de familia se acercó a continuación.

[Traducido por Reino de Kovel]

—Greyest, ¿no estás herido?

—S-Sí. Estoy bien.

Orsseine-sama llevaba a la enfermería a Maria-sama, por lo que ​​su pequeña figura desapareció de inmediato, seguida de la de Belldelia-sama.

Me quedé solo con la cabeza de familia… para ser sincero, sólo hay tensión. Aunque sé que es una persona amable, a diferencia de su genial aspecto frío, no hay forma de decir algo ansioso a la persona que es un noble y mi empleador.

—Gracias. Maria fue salvada gracias a ti.

—Eh… no, yo solo…

—No, es gracias a ti.

“No he hecho nada.” Yo quería decirlo y el hecho es correcto. No fui yo quien protegió a Maria-sama, sino esa membrana transparente. Aunque quería negarlo, Kirua-sama interrumpió mis palabras con una mirada seria.

—María estaba protegida, gracias a tu poder.

—¿Eh? Ah, ¿qué?

—Quien hizo eso, fuiste tú, Greyest. Tú hiciste una barrera-escudo.

Lo dicho ha cruzado mi capacidad mental con bastante facilidad. Yo sé qué es eso. Lo aprendí en la clase de Orsseine-sama. Literalmente, es un escudo que defiende de los ataques mágicos y físicos. Pero no puedo hacer eso.

—Pero Kirua-sama, no puedo poner una barrera defensiva. Eso es…

—Es una magia que no se puede lanzar a menos que la persona tenga los atributos adecuados.

Eso es cierto. Las barreras defensivas no son magia que puedan usarse sin un atributo. Características que pertenecen a los atributos, como se dice en los libros de historia, se conocen como “Atributo Mágico”. No hay forma de que un noble no pueda saber eso. Entonces, ¿por qué dice algo tan loco?

—Los atributos no son decididos a menos que asistas a la escuela.

—Eso es verdad, pero con el conocimiento que aprendí, no debería ser suficiente para arreglar los atributos.

En primer lugar, la magia también puede ser enseñada por tutores, pero el conocimiento para arreglar atributos no se enseña tan fácilmente. Se debe adquirir conocimiento de todos los atributos y, si uno ni siquiera puede manejar la magia sin atributos, entonces la fijación del atributo es un sueño dentro de un sueño. Lo que aprendí de Orsseine-sama es la base de la magia. Es imposible arreglar el atributo con sólo eso.

—Si un atributo no se fija como atributo específico, es una historia; pero si es algo con lo que se nace, es una completamente diferente.

—Nacer con el…

—Es algo raro, pero no es desconocido.

Lo que la cabeza quiere decir es acerca de aquellos que nacen con atributos sin que tengan que ir a la academia o con un tutor para que sea asignado.

Cuando nacemos, no se le atribuye a nadie ningún tipo de magia, ese es el conocimiento básico de la magia, pero hay casos raros de personas que nacen teniendo atributos específicos.

Y yo nací con un atributo.

—Esa barrera defensiva pertenece al atributo de luz, no hay ningún atributo de luz en nuestra casa.

—Yo…

Una persona que no sea de la familia Tempest estaba en ese lugar… yo. Tengo un atributo… No puedo creerlo, en lugar de decir que no lo entiendo, es que es demasiado inesperado.

—Por supuesto que no podemos estar seguros si no se inspecciona oficialmente pero estoy seguro de que no hay ningún error.

—Entonces, lo que dijo Orsseine-sama…

—Estaba preocupado por las lesiones, pero… incluyendo “eso”, es lo que quería decir.

—Es así…

¿Qué debería decir? En este caso, sin importar lo que dijera, sentí que sería correcto e incorrecto.

Confusión, perplejidad y un poco de terror.

Debería haber sobrevivido al infierno, pero ahora no puedo ver antes de ese momento. Es una sensación de miedo que no se puede imaginar en absoluto.

—¿Estás bien?

—Kirua-sama…

Cuando una sensación de miedo invisible se apoderó de mí, sentí una gran mano sobre mi cabeza, suave y ligeramente cálida, acariciando mi cabello con un movimiento oscilante, dándome calma.

El par de ojos que me miran desde arriba con colores vivos que recuerdan la frialdad del hielo, pero en las profundidades hay una absoluta sensación de seguridad.

—No hay nada de qué preocuparse, déjamelo a mí.

—Dejárselo… pero…

—Como agradecimiento por proteger a Maria.

—Ah, eso lo hice…

Lo hice por mi cuenta. Aunque tuve suerte porque tenía un atributo, en ese momento sólo actué por emoción.

—Porque Maria-sama… es importante.

Para esas palabras, la cabeza de familia tenía una expresión complicada, pero todavía siguió acariciando mi cabeza suavemente.

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

3 thoughts on “Modo Automático Apagado – Capítulo 16: La diferencia entre el amor y la buena voluntad es un personaje después de todo (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *