Modo Automático Apagado – Capítulo 35: Me pregunto si puedo tener un amigo

Traducido por Kiara

Editado por Raine


Eventualmente se me ocurrio un buen plan para esta situación. En los próximos cinco días, parece que el conde Juliano viajará a otro país por asuntos de negocios. Ese hombre no es realmente respetado por sus hijos… aunque es respetado por otros.

Pero más importante que eso, tengo algo en lo que debo pensar.

Si tuviera que decirlo no hay nada que pueda hacer.

No, hay algo que puedo hacer pero no es una ruta que pueda tomar.

Conozco su entorno familiar debido al conocimiento de las últimas cinco rondas, aunque actualmente debería ser un ser humano que no sabe absolutamente nada de Niel.

Sé cómo cambiarlo, pero para hacerlo debo abordar los problemas que rodean a la Casa Juliano. Si lo hago en mi estado actual y trato de cambiar a Niel, seguramente dudará de mí y en el futuro su desconfianza por mí solo crecerá. Eso es un problema. No me gusta prolongar las cosas.

—Haz que Niel salga y se acostumbre a conversar con otras personas…

Pensé en varios métodos, pero al final la práctica es la única manera. Incluso con el conocimiento suficiente para sentarme y escribir en mi cuaderno no tengo ningún otro método. Todo parece muy difícil y no pude evitar suspirar.

—¿Qué te preocupa?

—Eh… ¡Keito! ¿Qué estás haciendo aquí? —Preocupada,estaba sentada en el sofá de mi habitación, cuando escuché una voz y, antes de darme cuenta, Keito estaba detrás de mí. ¡A pesar de que esta es mi habitación! ¿Y cuándo entró?

—Delia-sama me estaba mostrando algo. Llamé, pero no hubo respuesta.

—No me di cuenta.

—Se que conociste al hijo más joven del conde Juliano el día de hoy. Pensé que podrías estar agonizando a causa de eso.

Como se esperaba de un amigo de la infancia, él me entiende bien.

—A juzgar por tu apariencia, ¿fue peor de lo que pensé?

—En lugar de malo… es sólo que no sé qué hacer.

Sería ideal si no menciono el entorno familiar de Niel y, al menos, puedo enseñarle a conversar con la gente. Si tan solo pudiera ser tan fácil.

—¡Eso es!

—¿Hm?

—Pensé en algo.

Una forma en que Niel puede aprender a conversar con la gente o, al menos, acostumbrarlo a la gente. Por supuesto, no voy a mencionar el asunto al respecto a la Casa Juliano. ¡Con esto puedo hacerlo!

—Keito, ¿cooperarías conmigo?

—Estoy bien con eso, pero ¿qué vas a hacer?

—Es simple, solo debería hacerme amiga de Niel.

♦ ♦ ♦

Cinco días después, llamé a Niel a la casa de la Tempest. Pensé que sería un poco reacio, pero sorprendentemente simplemente aceptó. Al final, Niel no quiere salir de su habitación o salir de su casa o al lugar de la fiesta… en otras palabras, lugares donde está su familia.

Lo siento Niel, pero eso no es algo que pueda resolver. Es un problema que sólo la heroína o tu propia familia pueden resolver.

—Eh… yo… porque… me…

—Niel-sama, por favor, sé mi amigo.

—¿Eh…? —Al escuchar mis palabras, Niel se sorprendió y abrió mucho los ojos.

Sí, es bastante sorprendente. Incluso me sorprendo a mí misma por ser capaz de decirlo. Nunca pensé que llegaría el día en el que tendría que declarar un deseo de amistad a un objetivo de captura al que, en primer lugar, he estado tratando de evitar durante todo este tiempo… Me atrevo a decir que me he vuelto bastante audaz.

Tal vez se deba a que, de todos los objetivos de captura, se puede decir que Niel es el menos dañino. Si fuera Tuvalu, aunque el cielo y la tierra fueran destruidos, todavía no lo diría.

—Es la forma más rápida de acostumbrarse a hablar con otras personas, podría ser un poco repentino pedir ser amigos, pero pensé que ésto también haría que Niel-sama se sienta más a gusto.

Además, si me hago amiga de él ahora, también podría ser mejor para mí en el futuro. Pensé que podría ser algo similar al tiempo que pasé con Greyest-sensei.

—Por eso, ¡vamos a ser amigos!

—¡¿Ehh?! —Niel parece incapaz de mantenerse al día con la situación actual, pero no me importa. ¡Porque el impulso es importante al realizar tales hazañas!

Tiré de la mano de Niel y me dirigí hacia el jardín de rosas en el que suelo estar siempre. El patio o algo así también hubiera estado bien, pero… si hubiera demasiada gente alrededor, Niel podría no ser capaz de sentirse cómodo. Casi nadie viene al jardín de rosas e, incluso si alguien viene, por lo general suele ser mi madre.

—Keito, ¿estás ahí?

—Estoy aquí. Fue Maria quien me dijo que viniera y me preparara primero.

—Por eso te pregunté si estabas listo.

—Pero no fue eso lo que preguntaste.

Cuando entré en el jardín de rosas, estaba la mesa redonda que utilizaba habitualmente junto con tés y dulces para tres. Por lo general, solo hay dos sillas, pero como pedí una silla adicional por adelantado ahora hay tres sillas.

—Esp… —Niel estaba claramente confundido cuando el número de personas aumentó repentinamente. Miró a Keito, luego a mí, luego miró hacia abajo. Lo repitió muchas veces, parece que estaba tratando de pensar qué decir. Probablemente ya pensó en qué decir, pero supongo que simplemente no sabe cómo decirlo.

—Mi nombre es Keito, soy el amigo de infancia de Maria… ¿Niel, verdad? Soy dos años mayor que tú.

—Ah, eh… Soy Niel Juliano, de la Casa Juliano… el más joven.

—Hm, entendido, no tienes que ser tan formal. Soy un plebeyo, así que, como Maria, no deberías preocuparte por eso.

—S-sí.

Parece que Niel se calmó un poco debido a la atmósfera relajada de Keito, era como si un aura relajante se pudiera ver fluyendo desde su cuerpo. Justo como pensé, tener a Keito aquí fue la decisión correcta. Si hubiera sido solo yo, habría estado demasiado tenso debido a mi posición social. Por si fuera poco, su presencia aquí también es relajante para mí.

Cuando estás con nobles todo el tiempo sólo puedes pensar en mirar tus modales, pero con Keito a nuestro alrededor, él puede actuar como una especie de amortiguador.

Bueno, supongo que es por la personalidad de Keito tan “muy a mi ritmo”.

—Bien, entonces, ambos siéntense; de lo contrario, el té, que me tomé la molestia de preparar, se enfriará.

Hemos roto la primera barrera… o eso creo.

| Índice |

4 comentarios en “Modo Automático Apagado – Capítulo 35: Me pregunto si puedo tener un amigo

Responder a Aoi Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.