Escapó otra vez – Capítulo 103: ¡Tu esposo ha llegado!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Protegido por los soldados de muerte en el centro, Ji Miaoyan, quien estaba a cargo, aparentemente, también notó la llegada del invitado no invitado. Sus ojos estaban ligeramente aturdidos. Cuando volvió la cabeza para mirar el polvo que se movía con la brisa de la montaña, donde el polvo que fue pisoteado por los caballos se dispersó gradualmente. Luego, lentamente reveló al equipo que se escondía detrás.

Ji Miaoyan vio al joven y apuesto hombre frente al equipo y sus ojos se encogieron bruscamente, su rostro era sombrío.

—Eh, jefe, ¿por qué esa gente se apresuró a unirse al equipo contrario? —Xiao San, que luchó codo a codo con Wu Jun, no pudo evitar gritar de sorpresa.

—… No sé, estas personas parecen estar aquí para ayudar. —Wu Jun también estaba confundido.

Sus ojos estaban fijos en estos heroicos soldados que venían por detrás. Estaba 100% seguro de que nunca antes había conocido a estas personas y, por el aspecto de su ropa, parecía que… podría ser…

—Parece que Zitong llegó bastante oportunamente.

Wu Jun todavía sospechaba cuando, repentinamente, escuchó una voz desconocida que venía detrás de él. Tan pronto como giró la cabeza, vio a Feng Tingye y a los demás salir lentamente.

—¿Qué? ¿El pequeño primer ministro también está aquí? ¿Por qué no lo sabía? —Xia Yuqing quedó atrapada en los brazos de Feng Tingye. Originalmente, no quería ver esta sangrienta escena, pero debido a las palabras de Feng Tingye, asomó la cabeza para buscar a Shao Zitong con curiosidad.

Es una pena que, a pesar de que los ojos de Xia Yuqing recorrieron el rostro de todos, nunca se encontró la existencia de Shao Zitong. Sus cejas se juntaron. Recordando la baja estatura de Shao Zitong, incluso si estuviera sentado en un caballo, probablemente no lo encontraría entre la multitud.

¡El campo de batalla es tan peligroso que el pequeño primer ministro, un niño, sería aplastado! Aunque las artes marciales del pequeño primer ministro son fuertes, ¡no debería ser intimidado así!

Pensando en esto, Xia Yuqing no pudo evitar lanzar una mirada de condena a Feng Tingye, pero a éste no le importó. Solo miró significativamente al joven de blanco rodeado por todos.

Xia Yuqing siguió su mirada para ver a un joven rubio y elegante. El niño vestía una túnica blanca y sostenía una lanza roja en la mano. Usando sus ojos de fénix para mirar a los soldados peleando cerca, era como si estuviera viendo a un grupo de hormigas moribundas.

Xia Yuqing se sorprendió por sus ojos. Después de un breve sobresalto, de repente sintió que algo no andaba bien y volvió a mirar al adolescente. Oye, ¿por qué siente que ha visto esta expresión antes y el espíritu heroico que se escapa de esa cara… no sería lo que está pensando ¿o si?

Antes de que Xia Yuqing pudiera confirmar con Feng Tingye, escuchó al líder enemigo preguntar:

—¿Quién es este señor? ¿Eres el ayudante invitado por la fortaleza?

El joven de blanco levantó los labios y se burló:

—No, no tenemos nada que ver con esta fortaleza.

—Si ese es el caso, ¿por qué vas en mi contra?

Ji Miaoyan entrecerró los ojos peligrosamente, mirando de cerca a la persona de enfrente.

El adolescente sonrió con indiferencia y levantó la larga borla en sus manos: —Aunque no estamos implicados con esta fortaleza, tenemos agravios contigo. El pueblo del país Shu entró en el territorio del país Ye sin permiso y le robó a Ye su concubina y al joven príncipe real. También has sitiado a mis ciudadanos de Ye, ¿de verdad crees que los ojos de mi gobernante y ministros Ye son ciegos?

—…

¡Dios mío, este tono de discurso es tan familiar! Este no puede ser el hermano del pequeño ministro que ha estado desaparecido durante muchos años, ¿verdad?

La cara de Ji Miaoyan cambió levemente y su voz no pudo evitar filtrarse con un poco de frialdad:

—Eres la persona de Feng Tingye.

Había esperado que la gente de Feng Tingye descubriera la desaparición de Xia Yuqing un día, ¡pero no esperaba que fuera tan rápido!

El joven de blanco levantó sus delgadas cejas y dijo:

—El Ministro de Guerra del Reino Ye, Shao Zitong.

Tan pronto como salió este comentario, la cabeza de Xia Yuqing inmediatamente apareció con varios grandes signos de exclamación mientras miraba al joven sentado majestuosamente no muy lejos.

¿Estaba alucinando? ¿Escuché mal? Ah ~ Este chico alto que parece más alto de un metro setenta y se acerca a un metro ochenta, con una lengua arrogante y venenosa lo suficiente como para hacer que la gente quiera vomitar sangre, pero tiene una cara tierna y alegre, ¿es el pequeño primer ministro que crió?

¿Comió una hormona del crecimiento? No lo he visto en un mes, pero creció tan rápido como los brotes de bambú. ¿Es esto racional?

Feng Tingye parecía haber esperado que Xia Yuqing tuviera esa expresión y sonrió levemente:

—¿Ai Fei pensó que Zitong siempre sería tan pequeño?

¿No es así? ¡La diferencia es demasiado grande! Quién diría que la cara de bollo se puede convertir en una cara en forma de punzón. ¿Estás seguro de que el pequeño primer ministro no se sometió a una cirugía plástica?

Xia Yuqing miró al chico lindo que se convirtió en un chico guapo. Ella solo sintió que este mundo le había dado otro límite inferior.

La expresión de sorpresa de Xia Yuqing obviamente entretuvo a Feng Tingye. Feng Tingye tosió un poco y explicó con misericordia:

Ai Fei debe saber que Zitong es un fanático de las artes marciales. Entre nosotros, sus artes marciales son las más altas, pero es una pena que todo tenga un precio. El kung fu practicado por Zitong es muy dominante. Desde la edad de diez años, el cuerpo de Zitong ya no cambiaría. No fue hasta que cumplió 20 años que un día al año, cambiaría a su apariencia de edad real.

Feng Tingye vio la conmoción en los ojos de Xia Yuqing y su expresión aturdida, de modo que no pudo evitar sentirse angustiado. Añadió:

—Esto es realmente un poco increíble. También es parte de la naturaleza humana no aceptarlo de inmediato. Pero Zitong es mi mejor amigo y también el ayudante de confianza de Zhen. Zhen espera que Ai Fei no lo juzgue.

¡Esta cosa era demasiado increíble, era simplemente impactante para el mundo! ¿Entonces el pequeño primer ministro parecía tan maduro cuando tenía diez años? Ella pensó que el pequeño ministro parecía un poco preocupado, ¡pero no esperaba que esta persona fuera una buena perspectiva!

¿No es el kung fu practicado por el pequeño ministro realmente una versión mejorada de “Los ocho páramos[1] de solo yo tengo la supremacía del Kung Fu”? ¿Por qué tiene esa sensación de que fue al teatro equivocado? Dios, ¿el pequeño primer ministro no es realmente el heredero de Tianshan Tongmu*? ¡Ah, se ha perdido algo milagroso, así se pierde la oportunidad de presenciar un milagro! Pasando por Dios, ¡realmente estás jugando conmigo!

Army
No conozco a ese sujeto (ㆆ_ㆆ) Te he fallado Ayanami san ಥ_ಥ y a todos ustedes

—El emperador está demasiado preocupado. Chen Qie estaba solo un poco sorprendida y nunca juzgaría al pequeño primer ministro.

Xia Yuqing miró a Feng Tingye con lágrimas en los ojos, su corazón estaba roto. ¡¿Cómo puede entender el Ultra Seme?! Al descubrir la verdad después del hecho, ¡todas mis lágrimas quieren salir!

Al ver que Xia Yuqing estaba escuchando una anécdota rara que no podía digerir, tomó su mano y le transmitió su calidez en silencio.

Al mismo tiempo, había otra persona que estaba igualmente asombrada. El rostro, constantemente impenetrable, de Ji Miaoyan finalmente mostró algunas marcas divididas:

—Shao Zitong, ¿te llamas Shao Zitong?

Las cejas de Shao Zitong se arquearon y no entendió por qué la otra parte estaba tan sorprendida cuando escuchó su nombre. Si recordaba correctamente, había estado ocupado con la gente de la corte todos estos años. Incluso cuando salía usaba un seudónimo. Según la razón, no debería ser lo suficientemente conocido como para que lo sepan otras naciones.

Antes de que Shao Zitong pudiera entender, Ji Miaoyan sacó directamente la espada que colgaba del costado de su caballo y pisó la silla debajo de sus pies. Bajo la exclamación de todos, voló directamente hacia Shao Zitong.

La cara de Shao Zitong cambió ligeramente. Con un movimiento de su borla, bloqueó el violento corte del oponente y gritó enojado:

—¿Por qué estás tan desesperado?

La cara de Ji Miaoyan era terrible. Sin ningún estancamiento, pisó la cabeza del caballo de Shao Zitong. El caballo se inclinó y cayó directamente al suelo escupiendo espuma. Se puede ver que Ji Miaoyan no detuvo su mano.

Ji Miaoyan voló del caballo al mismo tiempo que Shao Zitong y aterrizó con gracia.

El rostro de Shao Zitong estaba sombrío mientras miraba al semental que no estaba muy lejos. Quería enojarse cuando, de repente, la persona de enfrente comenzó a hablar:

—Mi apellido es Ji.

—Hay tantos apellidos Ji, ¿cómo puedo saberlo?

Replicó Shao Zitong con impaciencia y, de repente pensó en algo. ¿Estado de Shu, apellido Ji? Es…

—¿Quién es Ji Lu para ti?

Al escuchar el nombre de Ji Lu, Ji Miaoyan se estremeció y su mirada se volvió hacia Shao Zitong. Sus ojos se volvieron cada vez más fríos:

—¿Todavía recuerdas el nombre de mi abuelo?

—¿Ji Lu es tu abuelo?

La cara de Shao Zitong cambió ligeramente. En el siguiente segundo, Ji Miaoyan respondió con un feroz ataque ofensivo que no mostró piedad.

—Ji Lu, resultó ser él.

Los ojos de Feng Tingye también se entrecerraron y susurró suavemente.

Xia Yuqing miró a los dos que estaban peleando tan intensamente que eran indistinguibles desde lejos

—¿Quién es Ji Lu?

—¿Ji Lu? Es uno de los grandes generales del antiguo Reino Shu, el veterano de las tres dinastías. Hablando de eso, se lo mencioné a Ai Fei antes.

—¿Lo mencionaste? ¿Por qué no puedo recordar? ¿Cómo podría conocer al general del Reino Shu…?

Entonces, Xia Yuqing giró la cabeza para mirar a Feng Tingye con sorpresa.

Feng Tingye sabía que lo recordaba y sonrió con indiferencia:

—Sí, la única y última vez que Zitong estuvo en el campo de batalla ese año, el jefe enemigo fue el general Ji Lu.

La boca de Xia Yuqing se volvió en forma de O. Recordó que Feng Tingye y algunas personas lo habían mencionado. ¡La batalla virgen de Shao Zitong había terminado en vergüenza, ira y vómitos de sangre! En otras palabras, la persona que Shao Zitong hizo que se enojara tanto que su presión arterial aumentó, la persona que gimió, ¡¿era el general Ji Lu?! ¡¿Ahora es el nieto del general Ji Lu quien está enredado con el pequeño primer ministro?!

¿Qué es este choque inevitable entre facciones opuestas? Espera, el enemigo… 

Xia Yuqing, de repente, miró hacia arriba y vió a los dos, que tenían la misma fuerza, luchando no muy lejos.

¿Qué tengo que hacer? De repente, frente a mí hay una escena de vida o muerte, donde los enemigos que se aman se matan entre sí por su odio nacional y familiar. Ah ~ No es de extrañar… no es de extrañar que entre los adultos, solo el pequeño primer ministro siempre la hacía sentir que no podía levantarse. Originalmente, pensó que se debía a su linda apariencia que era demasiado diferente a la lengua venenosa en su interior.

No se dio cuenta, hasta hoy, de que había ido en la dirección equivocada con su fantasía. El Ultra Seme no era un buen rival para el pequeño primer ministro. Fue este hombre frío, quién está peleando con el pequeño primer ministro, este es el hombre que estará con el pequeño primer ministro en el futuro. Aww ~ ¿por qué de repente me siento tan llena de amor? ¡Pequeño primer ministro, asegúrate de capturar a tu marido en casa!

Feng Tingye miró el rostro de Xia Yuqing, que era una mezcla de emociones. Desde la conmoción al principio hasta la expresión inexpresiva posterior, una mirada con el ceño fruncido, y finalmente una apariencia de alegría. Las pocas personas familiarizadas con ella, inmediatamente sintieron un escalofrío. Las comisuras de sus bocas estaban ligeramente dibujadas. ¿En qué pensó esta chica ahora? ¿Por qué de repente sienten que la lucha de Shao Zitong en la distancia… fue un poco lamentable? 

Si Shao Zitong supiera los pensamientos de Xia Yuqing en este momento, se estimaría que renunciaría directamente y se iría. Estaba luchando tan duro contra el jefe final, entonces, alguien de repente lo había puesto a él y al jefe final juntos… ¡haciéndolo ver como un tonto!

—Madre, ¿por qué saliste? ¿Sucedió algo?

Con la ayuda de Shao Zitong y el ejército que trajo, Wu Jun y los demás finalmente tuvieron la oportunidad de respirar. Poco a poco, se retiraron del asedio de los soldados de muerte y regresaron con la anciana.

—Estoy bien, ¿estás herido? Deja que Qing Yan lo mire.

La señora mayor se acercó tan pronto como vio el cuerpo de Jun, su rostro cambió ligeramente.

—Madre, estoy bien. Solo tengo algunas heridas leves. La sangre da miedo, pero en realidad es de otra persona.

Wu Jun dijo, mirando al hombre al lado de Xia Yuqing, frunció el ceño.

—Este es…

Feng Tingye levantó las cejas, abrazando la cintura de Xia Yuqing:

Zhen es su hombre.

—…

La anciana, Su Qingyan y Yun Xi, estaban asustados por la audacia de la bestia.

—…

Xia Yuqing, quien estaba avergonzada por la bestia.

—…

Wu Jun, cuyo cerebro sufrió un cortocircuito temporal. Congelado por un tiempo, Wu Jun era como un robot que se volvía a encender. Señaló a Feng Tingye y tartamudeó:

—¿Esp…Esposo ? Lady Xia, usted… está embarazada de un bebé mientras tiene un amante ilícito.

—Bang…

El grupo de personas con orejas detrás de Wu Jun cayó al suelo. Xia Yuqing también se resbaló y casi se cayó. Afortunadamente, Feng Tingye siguió sosteniendo su cintura y la estabilizó rápidamente.

Estiró las manos, se secó un sudor frío en la frente y explicó:

—El hermano Wu no lo entendió. Es el padre biológico del niño en mi estómago. Definitivamente… no voy a tener un amante ilícito.

Xia Yuqing miró cuidadosamente a las personas que la rodeaban. Las comidas se pueden comer indiscriminadamente, ¡pero las palabras no se pueden decir indiscriminadamente! Más tarde, si el Ultra Seme no es razonable y pone el crimen en su cabeza, ¡realmente no tendrá lugar para llorar!

—El padre biológico del niño, ¿no dijiste que Yun Gongzi era el padre de tu hijo? ¿Por qué ahora hay otro a quien reclamas como el padre biológico del niño? ¿Es posible que un niño tenga dos padres?

Wu Jun se rascó la cabeza, desconcertado.

—…

Xia Yuqing ya no tenía idea de qué decirle a este hombre con músculos por cerebro frente a ella. Si ella le permitía seguir hablando así, las cosas que originalmente eran falsas se convertirían en otra cosa.

—Este asunto es un poco complicado. Esperemos hasta que los enemigos frente a nosotros se resuelvan.

Los comentarios de Xia Yuqing lograron que todos regresaran y desviaron con éxito la atención de todos.

—¿Cómo es la habilidad del ministro militar? ¿Hay alguna posibilidad de ganar?

Su Qingyan se volvió para mirar a las dos personas que todavía estaban peleándo y preguntó con el ceño fruncido.

Feng Tingye respondió:

—No te preocupes. Aunque parece que son iguales, Zitong, obviamente, está más a gusto. Mientras lo arrastre por un tiempo, el hombre se fatigará y será derrotado por Zitong.

Der… ¿derrotado por la espada del pequeño primer ministro? Ultra Seme Lord, ¿estás seguro de que la persona no se postrará ante la túnica del pequeño ministro? Tos…

Los dos no notaron la anomalía de Xia Yuqing. Su Qingyan se burló:

—El emperador realmente tiene confianza en su propia gente. Dado que este es el caso, debe ser nada más que pan comido para que el ejército del emperador se encargue de esto. Nosotros, los hombres salvajes que nos quedamos aquí, solo le estorbaremos, así que deberíamos regresar primero.

—…

Segundo maestro, ¿planeabas darte palmaditas en el trasero e irte, arrojando el desastre directamente al Ultra Seme para que lo manejara? Xia Yuqing miró estupefacta a Su Qingyan con el grupo de bandidos listos para escapar.

Xia Yuqing pudo ver su pensamiento cuidadoso, y no tenía sentido que Feng Tingye no pudiera verlo. Justo cuando estaba a punto de hacer ruido, la situación que poco a poco se había tenido en sus manos cambió una vez más.

—¡Niang Niang, ten cuidado!

Cui Er exclamó, seguido por el sonido de una cuchilla afilada cortando el aire.

Xia Yuqing observó cómo se acercaba la cuchilla de hielo deslumbrante. Su cerebro estaba aturdido, solo quedaba un pensamiento…

Ah, acabo de fantasear un poco con este hombre y el pequeño primer ministro, ¡cómo pude sufrir este desastre de la nada! ¡¿Por qué tienes que intimidarme?! 

Cuando Xia Yuqing estaba en un estado de vergüenza, de repente sintió un remolino del cielo y cayó en un cálido abrazo al segundo siguiente.

Después de un breve período de consternación, Xia Yuqing entendió lo que estaba sucediendo. La mano que sostenía la camisa de alguien se apretó de repente. Un dolor agudo salió de su corazón, haciéndola luchar con fuerza.

El hombre que la sostenía con fuerza era como una montaña. Presionó a Xia Yuqing en sus brazos y expuso su espalda al enemigo.

Justo cuando todos pensaban que todo era irreversible, un fuerte huracán sopló detrás de los dos que se abrazaban y Ji Miaoyan, que estaba atacando violentamente con su espada, salió volando.

—Parece que llegué justo a tiempo, tan animado.

La risa liviana y juguetona del jóven sorprendió a todos y los hizo mirar hacia arriba.

Al ver que Ji Miaoyan estaba siendo alejado, el agarre de Feng Tingye sobre Xia Yuqing solo se aflojó ligeramente.

Xia Yuqing miró fuera de los brazos de Feng Tingye y miró hacia el cielo, su barbilla casi cayó al suelo.

Volando… ¡Pollo volador! ¡Es realmente un pollo volador! Sobre sus cabezas, un gallo carmesí que cubría el cielo como un pájaro Dapeng agitaba sus alas con un joven de pie sobre la brillante corona del gallo.

La brisa de la montaña hizo volar el largo cabello del adolescente, haciéndolo revolotear como una mariposa. Sus delgados nudillos sostenían una flauta de jade verde que era como un bambú. Sus cejas eran pintorescas, agradables, como un hada del reino superior, un hada que ha caído al mundo por error. Es una pena que la imagen se arruinara por completo cuando habló.

—Oye, esta niña no se ve tan mal. ¿Estás dispuesta a ir al lago para disfrutar de la luna con este Gong Zi y beber un poco de vino?

Los ojos indiferentes del joven que miró a Xia Yuqing se iluminaron de repente y preguntó frívolamente.

—…

¿Estaban coqueteando con ella? ¿Haciendo esto frente al Ultra Seme?

Xia Yuqing miró a su alrededor con miedo, temblando. Como era de esperar, los ojos de Feng Tingye estaban sombríos. Su boca todavía tenía una expresión sonriente, pero la mano en su cintura se apretó.

Xia Yuqing rompió a llorar. Esta vez no fue culpa suya. ¡No puedes culparla de esto! Ella realmente no atrajo mariposas deliberadamente, ¡déjela ir!

Los labios de Feng Tingye se engancharon hacia arriba y los delicados ojos de fénix también parecían apuntar hacia la misma dirección. Esto hizo que las personas que estaban mirando desde un lado sintieran un escalofrío detrás de ellos. Era como si estuvieran sumergidos en agua helada, en invierno, sin ningún motivo.

—Cui Er, masacra a este libertino que ofendió a tu maestra.

—…

¡Se acabó, el Ultra Seme está enojado! 

—…

La audiencia circundante: —¿Por qué de repente sienten que el cielo estaba oscuro y hace frío? ¿Va a llover? 

Cui Er se quedó atónita por un momento y luego saludó a Feng Tingye:

—Como desee

Oye, ¿no pueden ustedes dos hablar de matar como si fuera tan fácil como picar repollo? ¡Esta es la vida de una persona! Incluso si eres un emperador, todavía hay leyes. ¡Obligarás a la gente a rebelarse! 

Los ojos de Cui Er se entrecerraron levemente. Luego se desvaneció de nuevo a su habitual mirada modesta, mientras sus ojos se movían hacia adelante. Xia Yuqing solo sintió una figura pasar junto a ella. En el momento siguiente, Cui Er había pisado la copa del árbol en el costado, se levantó de un salto, levantó su espada y corrió hacia el joven.

Este tigre, eficiente y asesino, pasó directamente a la ofensiva. La multitud miró con asombro, esta mujer… ¡era tan valiente!

Xia Yuqing ni siquiera podía mantener la boca cerrada. Aunque siempre supo que Cui Er sabía artes marciales, no esperaba que fuera tan poderosa. Aaaa ~ Efectivamente, todas las chicas lindas esconden un Godzilla en su interior. A menos que haya un Ultraman, ¡el mundo será destruido por ellas!

El adolescente, obviamente, estaba asustado por Cui Er. De una manera atónita, rápidamente levantó la flauta de jade en su mano y bloqueó la espada larga. Su rostro despiadado estaba a cinco centímetros del hermoso rostro de él.

El adolescente se sorprendió un poco, pero aún sonrió y dijo: —Un ataque tan feroz. ¿Podría ser que esta niña al ver a Gong Zi mirando favorablemente a la niña de abajo se puso celosa? ¿Odio debido al amor?

La niña de abajo sintió que su boca se contraía y pensó: ¡No, piensas demasiado, Gong Zi! 

Al ver la cara de Cui Er inmutable y emitir una postura sin miedo, dijo: —Esta chica es tan feroz. Tenga cuidado, no podrá casarse. Pero como este Gong Zi piensa que no te ves tan mal, ¿qué tal si me obligo a aceptarte? ¿Qué tal ser mi decimoctava concubina?

¡Este hombre realmente no le teme a la muerte! Esta es Xia Yuqing, quien se sorprendió nuevamente.

¡¿Cómo puede haber un libertino tan descarado?! Esta es la multitud que también quedó atónita.

No conozco a esta persona, no sé… no sé… Este es el pensamiento de Su Qingyan, quien es el único que conocía la historia interna, pero se sentía avergonzado y estaba tratando de escapar de la realidad.

Las palabras del joven, obviamente, fueron efectivas. Los ojos de Cui Er parpadearon y su espada fue desenvainada. En el siguiente instante, fue directamente hacia el corazón del adolescente con la intención de matarlo.

—Oye… ¿por qué estás haciendo un movimiento de nuevo? Este caballero usa su boca, no sus manos. Además, ¡este Gong Zi no le pega a las mujeres! Hey, todavía… —El adolescente se vio obligado a retirarse por el ataque ligeramente agresivo de Cui Er, saltando arriba y abajo sobre el pájaro.

Al mirarlos a los dos, Xia Yuqing sintió una luz brillante en sus ojos que la hizo entrecerrar los ojos incómoda y extender una mano.

Después de que sus ojos se sintieron un poco menos incómodos, miró fijamente hacia arriba de nuevo. Luego, notó un colgante de jade transparente como el cristal que colgaba del extremo de la flauta de jade. Brillaba intensamente bajo la luz del sol, refractándose en sus ojos.

—Eso es… —La cara de Xia Yuqing cambió repentinamente después de ver el colgante de jade.

—¿Qué pasa? —Feng Tingye, quien la abrazó con fuerza, escuchó la exclamación de Xia Yuqing y preguntó en voz baja.

Xia Yuqing no respondió. Rápidamente, se soltó de los brazos de Feng Tingye, dio un paso adelante y miró al “pollo volador” que aún estaba en el aire.

Si mira más de cerca, ¿no es este “pollo volador” la versión ampliada del pájaro mecánico que le dio a Xiang Er? Y ese trozo de jade… podría ser…

Xia Yuqing sacó algo de su bolso que era casi lo mismo que el jade de ese hombre. Luego, miró al joven que estaba siendo perseguido por Cui Er, pero todavía estaba jugando con sus palabras…

¿Dijeron que su temperamento es tranquilo y su talento es extremadamente alto? ¿Que tiene buen humor y fue brillante? ¿Es realmente posible que esta persona desconocida frente a ella sea su hermano mayor al que no ha conocido? Hermano, ¿corriste al teatro equivocado? 

El corazón de Xia Yuqing se estaba volviendo loco. De repente, escuchó un grito de la gente en la parte de atrás. Mirando hacia arriba reflexivamente, vio la espada en la mano de Cui Er perforando el corazón de alguien.

Incapaz de confirmar, Xia Yuqing soltó:

—Cui Er detente, ese es tu futuro esposo.

Cuando salió este comentario, hubo un momento de silencio sospechoso alrededor de ellos y luego otra exclamación.

Cui Er escuchó el grito de Xia Yuqing y se sorprendió. Rápidamente, retiró la espada. Ella había estado tan decidida antes, pero ¿retractarse ahora? La persona opuesta a ella estaba bien, pero ella estaba completamente confundida.

Ella estaba de pie en el borde de las alas del pájaro volador. Su figura se balanceaba, luego, pisó el aire y cayó directamente del pájaro.

—Cui Er… —La cara de Xia Yuqing estaba pálida de miedo.

En un instante, otra persona voló del pájaro. Todos miraron intensamente. El hombre que voló era el joven que acababa de escapar del desastre, es decir, el hermano mayor de Xia Yuqing, el hijo de Xu Lao, Su Wuduan.

Al parecer, Cui Er no esperaba que Su Wuduan se apresurara a salvarla. Sus ojos se balancearon levemente. Luego, cuando Su Wuduan la tomó de la mano, la puso en posición vertical. Hmph, ella no dejaría que este bastardo fuera un héroe guapo que salva la belleza.

Su Wuduan, aparentemente, no esperaba que Cui Er inventara tal truco. Su figura original y elegante se convirtió en una hoja destruida por el viento. Cuando cayó al suelo, la cara de Su Wuduan estaba ligeramente apagada. Tiró de Cui Er en sus brazos y luego luchó por dar marcha atrás…

La multitud solo escuchó un estallido y vio que el humo se elevaba, acompañado de un sonido ahogado.

Cui Er no se había recuperado de la sorpresa de que alguien se hubiera vuelto un cojín. Inclinando levemente la cabeza para ver cómo estaba la otra persona, sintió un suave toque entre sus labios y tragó.

El humo se disipó y todos dieron un paso adelante para comprobar las heridas de los dos, pero sus ojos estaban …

¡DIOS MÍO! ¡Beso, beso! Xia Yuqing miró fijamente los labios enredados, tenía una mirada atónita, como si hubiera sido golpeada por un trueno.

¡Tu hermana, esto se está desarrollando demasiado rápido! 

Esta fue la primera vez que se conocieron. ¡La primera vez que se conocieron! ¿Qué tipo de visión hinchada es saltar directamente de la primera base a la tercera base? ¡Cui Er, espera!

En este momento, Cui Er, obviamente, no podía escuchar los pensamientos internos de Xia Yuqing. En el momento en que Su Wuduan la besó, su cabeza se había convertido en pasta. Cuando Su Wuduan soltó sus labios, todavía estaba en un estado de asombro y no volvió a la claridad hasta que la voz en broma de alguien volvió a salir.

—Tan dulce. El temperamento es picante, me gusta. Ja, ja, ja, oops…

—…

Cui Er se levantó del cuerpo de alguien, recogió su cabello suelto y miró fríamente a Su Wuduan, que estaba acurrucado por el dolor en el suelo. Luego, se puso de pie y caminó hacia Xia Yuqing. Mientras caminaba de regreso, se frotó los labios con fuerza, como para borrar todos los rastros que alguien acababa de dejar.

Xia Yuqing miró con cautela a Su Wuduan, quien sostenía su cuerpo y rodaba por el suelo con algo de simpatía en sus ojos. Ella lo vio hace un momento. ¡Cui Er había pateado esa parte especial! Vaya, Cui Er, eres demasiado despiadada. Si el lugar de alguien se rompe, ¿qué harás en el futuro? ¡Eso puede estar relacionado con tu felicidad sexual por el resto de tu vida!

Si bien la atención de todos se centró en el dúo de Su Wuduan, el rostro de Ji Miaoyan estaba sombrío. Apretó su espada larga y se preparó para atacar de nuevo. Pero cuando dio un paso adelante, una figura detrás de Xia Yuqing y los demás lo enfrentó.

Después de que Ji Miaoyan vio claramente la cara opuesta, sus ojos se encogieron de repente. Su boca se abrió levemente por la sorpresa:

—Tú…

Yun Xi miró a las personas cercanas a ella con la conciencia culpable. Al ver que no estaban prestando atención a este lado, se sintió un poco aliviada. Se volvió para negar con la cabeza hacia Ji Miaoyan y levantó la mano para dejarlo irse rápidamente.

La cara de Ji Miaoyan cambió ligeramente, el agarre de su espada se apretó. Las venas en el dorso de su mano parecían explotar y sus ojos estaban llenos de odio cuando miró a Shao Zitong. No estaba dispuesto a irse.

El rostro de Yun Xi era pesado, el rostro de bebé suave y lindo emitía, sorprendentemente, un aura opresiva.

Al recibir la mirada de advertencia en los ojos de Yun Xi, Ji Miaoyan se sorprendió. Se mordió los labios y finalmente se volvió y corrió hacia su caballo.

—¡Su Majestad, Primer Ministro, la persona del reino Shu se escapó!

La exclamación que llegó no muy lejos atrajo la atención de todos del cuerpo de Su Wuduan.

La cara de Feng Tingye cambió ligeramente. Los ojos del buitre miraron a Ji Miaoyan y al grupo del reino Shu no muy lejos, que se estaba aprovechando del caos en el costado:

—Ordene que todas las fronteras de las puertas de la ciudad sean bloqueadas y cerradas. No deben ser enviados de regreso al reino Shu y… ¡persigánlos! ¡Necesito verlos vivos o muertos!

—Sí.

Feng Tingye miró la espalda de Ji Miaoyan. Había un rastro de intención asesina en sus ojos, pero cuando se dio la vuelta y tomó a Xia Yuqing en sus brazos, su intención asesina ya se había desvanecido.

—Su Majestad, está presionando mi estómago. —La pequeña protesta de Xia Yuqing sorprendió un poco a Feng Tingye. Aflojó los brazos y se sintió aliviado cuando descubrió que ella no estaba herida.

De repente, sus ojos se desviaron hacia Cui Er, que estaba parada detrás de Xia Yuqing. Pensando en las ansiosas palabras de Xia Yuqing en este momento, Feng Tingye levantó las cejas y preguntó:

Ai Fei, ¿quién es ese hombre de allí?

Xia Yuqing se sorprendió al recordar que aún no lo había confirmado. Aunque el resultado debería haber sido…

—Esto es un poco complicado. Busquemos a alguien primero.

En comparación con el juramento de Feng Tingye a Ji Miaoyan y otros sobre no abandonar el asunto, todos en la fortaleza se sintieron aliviados cuando vieron a esas personas irse.

Wu Jun ayudó a la anciana a regresar a la fortaleza y los hermanos heridos también se ayudaron unos a otros a entrar en la aldea de a dos y de a tres. Pero Su Qingyan se movió a regañadientes hacia Su Wuduan y lo pateó.

—Oye, si no estás muerto, date prisa y levántate

Su Wuduan, que estaba tratando de tolerar el dolor, miró hacia arriba. Cuando vio quién era, se llenó de alegría al ver a su conocido:

—Pequeño Yanyan, has venido.

—Me voy

Su Qingyan se crispó cuando escuchó el apodo que hizo que se le pusiera la piel de gallina. Se dio la vuelta y quiso irse, pero alguien abrazó sus muslos primero.

—¿Cómo puede el pequeño Yanyan dejar a otros así? Ha pasado tanto tiempo desde la última vez que vi al pequeño Yanyan, ¿podría ser que te hayas enamorado de otra persona? Estás rompiendo mi corazón.

Xia Yuqing, que vino con Feng Tingye, al escuchar palabras tan impresionantes tan pronto como se acercó, sintió que se le erizaba el cabello sin brillo en la cabeza.

¿Qué escuchó ella? ¡¿Qué acaba de escuchar?! ¿Resulta que el segundo maestro además del primer maestro tiene otro seme? ¡El primer maestro se va a poner celoso! ¡Su rival amoroso está aquí!

¡No, parece que algo anda mal!

Xia Yuqing no lo entendió por completo cuando escuchó el crujir de dientes de Su Qingyan no muy lejos:

—¡Su Wuduan, bestia! ¡¿Crees que no puedo cuidar de ti?!

¡Cuida de ti, cuida de ti! ¿Quieres abandonar los brazos del primer maestro e ir con mi hermano mayor? Oye, eso no está bien. El hermano mayor es claramente el futuro esposo de Cui Er. Se acabó, se acabó todo. Esta relación de cuatro esquinas es demasiado compleja. Ya puedo prever el profundo sadismo de estas parejas en el futuro, ¡por qué es tan intenso!

Su Qingyan y Su Wuduan no sabían que el diálogo entre los dos ya le había dado a alguien una fascinación ilimitada. Su Qingyan le dio unas palmaditas en la mano a su amigo que estaba apretando con fuerza su pierna con impaciencia y dijo impotente:

—Date prisa y levántate. Si no entramos pronto, nos enfrentaremos al viento frío todo el día.

Su Wuduan aspiró una bocanada de aire frío y soltó su pierna, sonrió de una manera sinvergüenza:

—Lo recuerdo, pero desafortunadamente, no puedo evitarlo.

La tez de Su Qingyan cambió repentinamente y luego descubrió la peculiaridad de Su Wuduan. Tan pronto como tomó su muñeca para explorar su pulso, su rostro se puso mucho más feo. Finalmente, no pudo evitar gritar:

—Has sufrido heridas internas tan graves y todavía estás coqueteando con chicas. ¡¿Sientes que has vivido demasiado?!

Su Wuduan parecía haber esperado que Su Qingyan reaccionara así. Sonrió y solo quería decir algo, cuando escuchó una agradable voz femenina:

—¿Eres… mi hermano mayor?

Su Wuduan miró a su alrededor con inocencia y vio a Xia Yuqing y Feng Tingye caminando hacia ellos. Al ver el colgante de jade en sus manos, sus ojos se agrandaron:

—¿Eres tú a quien mi padre mencionaba a menudo…?

Xia Yuqing lo miró expectante. —El maestro incluso me mencionó frente al hermano mayor. ¿Qué buenas palabras dijo, me pregunto?

—… ¿Hermana menor descarriada?


Ayanami
A alguien más le pareció raro la interacción entre la según inocente Yun Xi y el gran BOSS Ji Miaoyan? Parece que aquí hay gato encerrado...

Army
el meme del día XP

[1]Los ocho páramos es uno de los maestros de artes marciales más destacados en las novelas de Jin Yong

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.