Escapó otra vez – Capítulo 102: Recogiendo a la asustada Fei Zao

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Cuando Xia Yuqing ayudó a la anciana a llegar al vestíbulo, Wu Jun caminaba ansiosamente, mientras que Su Qingyan estaba sentado en la silla a su lado. Su rostro estaba un poco pálido y debajo de sus ojos había dos ojeras negras

Xia Yuqing miró las ojeras bajo los ojos de Su Qingyan. Por desgracia, esta carita estaba realmente pálida. No debería ser el caso en el que estuvieran “trabajando” duro hasta el amanecer, ¿verdad? ¿Puede soportar eso la cintura del segundo maestro?

Cuando los dos hombres miraron hacia arriba ante el sonido de pasos, al ver a Xia Yuqing y al grupo, se quedaron estupefactos.

—Madre, ¿por qué estás aquí?

—Hubo un alboroto tan fuerte, ¿cómo no podría venir? ¿Qué pasó? —La anciana miró a los dos con desaprobación.

Su Qingyan miró a las personas que seguían a la anciana. Les había dicho que no abrieran la boca, pero aún quedaban algunos peces que se escaparon de la red.

—Señora, realmente no es nada. El hermano mayor y yo podemos manejarlo. No se preocupe, vuelva atrás y descanse.

La anciana escuchó las palabras y frunció el ceño:

—Qingyan, puede que sea difícil de ver, pero no estoy ciega. Si es un asunto trivial, ¿por qué tanto Wu Jun como ustedes deben aparecer? Mira sus caras feas. No debe haber dormido en toda la noche. No me lo ocultes. Tú madre ha comido más arroz del que has viajado. Si lo dices, tal vez, pueda ayudarte.

Wu Jun y Su Qingyan se miraron con una pequeña vacilación en sus rostros. La anciana enarcó las cejas y dijo en voz baja:

—Habla.

Los dos hombres se estremecieron, luego Wu Jun fue expulsado repentinamente por Su Qingyan. No sabía dónde poner las manos y los pies cuando escupió:

—Madre… es así. Anoche hubo un cambio repentino en las montañas de atrás. Algunos hermanos trajeron a algunas personas, pero… pensé que era solo un cocodrilo que pasaba, pero no esperaba que esas personas estuvieran bien entrenadas. No parecen personas de Jiang Hu, sino más bien…

—¿Sospechas que esas personas fueron enviadas por el palacio? —La anciana arqueó una ceja, pero no hubo fluctuaciones en su rostro, esto puso a Su Qingyan aún más nervioso.

Wu Jun tragó saliva y asintió.

Con un golpe, la anciana golpeó la mesa junto a ella con la palma de la mano. Esto sacudió directamente las tazas de té en la mesa hasta el suelo, haciendo un crujido.

—¡¿Cómo se atreven?! Todos hemos huido durante tantos años, lejos de la capital y lejos del palacio. ¿Están tan desesperados por querer matarnos, de verdad… de verdad…

Al ver que la anciana se estaba poniendo roja y sin aliento, Xia Yuqing se apresuró a ayudarla a calmarse. Pero ella estaba perpleja.

Cuando escuchó “personas del palacio”, Xia Yuqing se sorprendió un poco. ¿Podría haber algún resentimiento contra la corte imperial?

Si lo piensas detenidamente, dado que Feng Tingye ya sabía que ella estaba en esta cabaña, ¿por qué no llevar a alguien a la montaña de inmediato para llevarla de regreso, y en su lugar disfrazarse para investigar la verdad? ¿Podría ser que el Ultra Seme realmente tenga rencor contra las personas en esta fortaleza? ¿Estaba preocupado de que si se apresuraba a subir la colina podría advertir a la serpiente y hacerla involucrarse en ello?

Pero eso no es correcto. Si al principio le preocupaba no atacar la montaña, ¿por qué ahora…?

Sí Feng Tingye realmente iba a atacar la fortaleza, definitivamente se la hubiese llevado anoche y no la pondría en peligro. Debe saber que ella todavía está embarazada de su hijo. Por esta razón, Xia Yuqing se confundió cada vez más.

Incapaz de entender, Xia Yuqing decidió investigar primero a la anciana:

—Señora, la escuché hablar sobre la corte imperial… ¿Tiene alguna disputa con la corte? De lo contrario, ¿por qué la corte enviaría tropas para causarle problemas?

La anciana dejó escapar un suspiro cuando escuchó la pregunta de Xia Yuqing. No pudo evitar girar la cabeza y mirarla profundamente. Miró a Xia Yuqing con un poco de remordimiento. Ella ha dejado… al gato fuera de la bolsa.

Inesperadamente, la anciana suspiró en voz baja, sosteniendo la mano de Xia Yuqing y susurró suavemente:

—Ahora que ha llegado a esto, decirte esto, no es nada.

—Madrina…

Después de escuchar esas palabras, Su Qingyan se sorprendió. Miró a Xia Yuqing con un poco de precaución. Siempre sintió que esta mujer no era tan inofensiva como parecía en la superficie. Además, se sentía extraño cómo la anciana a la que nunca le agradaban los extraños podía confiar en ella tan fácilmente.

La anciana negó con la cabeza a Su Qingyan:

—Ya han llegado a la puerta. Incluso si no lo decimos, ellos lo sabrán. Hablando de eso, te hemos molestado.

La anciana tomó la mano de Xia Yuqing y su rostro estaba ligeramente hacia abajo:

—Este asunto comenzó con el padre de tu hermano Wu, quien era un famoso general del padre del actual emperador. Había logrado grandes logros cuando era joven y era muy respetado en la corte.

¡¡¿General famoso?!! Los ojos de Xia Yuqing se entrecerraron bruscamente. ¿El padre del primer maestro era un ex general famoso? ¿Entonces, cómo pudieron el primer maestro y la anciana caer en este estado? ¿Será que el padre con grandes logros hizo algo tabú con el emperador y se convirtió en carne de cañón?

—Aunque su padre era invencible en el campo de batalla y era bueno dirigiendo a los soldados, no era competente en absoluto en la corte. Además, era recto y no quería contaminarse con algunos *** funcionarios, por lo que ofendió a muchas personas. Más tarde, durante la batalla entre los hermanos por el trono, su padre tenía la intención de mantenerse al margen y no involucrarse. Pero, ¿quién hubiera pensado que lo conspirarían, causando que toda nuestra Familia Wu… fuera masacrada?

»Solo yo pude escapar con Jun Er. Siguiendo a un ayudante cercano que había luchado en situaciones peligrosas con su padre, huimos hasta este lugar. Justo cuando nos acomodamos, inesperadamente, después de tantos años, ¡la corte todavía se negó a dejar ir a este dúo de hijo y viuda! —Al final, los ojos de la anciana mostraban claramente odio.

Xia Yuqing se sorprendió, su corazón tembló. El odio a la aniquilación fue un gran problema. Si las personas que atacaron la montaña hoy eran realmente el ejército del Ultra Seme, ¿cómo debería manejarse ella misma? En términos de sentimientos y razón, debería estar del lado del Ultra Seme, pero las personas en esta fortaleza no son malas personas. Vender a sus amigos por la gloria, ¿cómo puede hacer eso?

Xia Yuqing frunció los labios y sonrió a regañadientes

—Así que eso es lo que pasó.

Cuando la anciana vio el rostro de Xia Yuqing un poco pálido, pensó que estaba asustada y se apresuró a decir:

—Por eso te hemos molestado. Quería que te quedaras aquí unos días más, no esperaba… pero ten la seguridad de que Jun Er y el resto te protegerán bien y no permitirán que te lastimen.

Después de escuchar las palabras de la anciana, el corazón de Xia Yuqing se calentó. Sus ojos no pudieron evitar enrojecerse un poco:

—Señora mayor, por favor, no diga eso. Si no fuera por los dos maestros que nos acogieron, Xi Er y yo estaríamos vagando solos hace mucho tiempo, quién sabe dónde.

Xia Yuqing miró a Su Qingyan y Wu Jun, luego se mordió el labio y preguntó tentativamente:

—Señora mayor, usted dijo que el padre del hermano Wu fue asesinado por error cuando el emperador estaba luchando por el trono. ¿Fue la persona que inculpó al general… el emperador?

La anciana se quedó paralizada y respondió:

—No es así.

El rostro de Xia Yuqing se iluminó. Dado que el emperador no lo hizo, la disputa de matar al padre no debe contarse sobre la cabeza de Su Majestad. En este caso, si ella se adelantó para interceder, él debería estar dispuesto a dejarlos ir.

Xia Yuqing solo quería decir algo bueno por Feng Tingye cuando la anciana agregó una oración:

—Pero cuando ocurrió el accidente, el padre de Wu Jun, una vez, le escribió una carta con su propia sangre pidiendo al emperador que nos salve, madre e hijo. Pero quién sabía que el emperador simplemente tomaría la carta de sangre y no haría nada. Simplemente, vio a mi familia Wu casi desaparecer. Afortunadamente… hubo algunos hermanos que vinieron a ayudar. Pero, desafortunadamente, todos tuvieron el mismo final que el padre de Wu Jun… ¡no hay nadie bueno en la familia real!

—… —Las palabras que colgaban en la boca de Xia Yuqing fueron tragadas.

¿No puedes respirar, anciana? Es cierto que esto es un odio profundo hacia él que no viene a salvarlo, pero señora mayor, ¡no puedes derribar todo el bote de personas! ¿Cómo puede abrir la boca ahora? ¿Cómo se puede formar un nuevo odio a partir de estos viejos odios? ¡Estoy tan cansada que siento que me van a atrapar entre ambos lados! ~ o (> _ <) o ~

Antes de que Xia Yuqing pudiera terminar sus pensamientos, hubo un grito ansioso desde afuera:

—Jefe, Jefe…

Los rostros de Wu Jun y Su Qingyan cambiaron ligeramente. Rápidamente, dieron un paso adelante para atrapar al ensangrentado Xiao Dong que estaba cubierto de sangre.

—Xiao Dong, ¿qué te sucedió? ¿Dónde estás herido?

—Estoy bien. —Xiao Dong jadeó, sosteniendo con fuerza los brazos de Wu Jun. —Jefe, al frente. Alguien al frente nos está asediando.

—¿Qué? Todavía hay más gente. ¿Están planeando rodearnos y acabar con nosotros de una sola vez? ¿Están intentando deshacerse de ellos? Estúpidos, ¿tratando de intimidarnos? Segundo hermano, quédate aquí y protege a la madre y al resto y trata a los hermanos heridos. Iré a encontrarme con esos villanos.

Su Qingyan frunció las cejas y dijo: —Ten cuidado. —Luego vio salir a Wu Jun.

—Xiao Dong se lastimó el brazo. ¿Quién puede ayudarme a tomar la medicina en mi habitación? —Su Qingyan revisó el brazo de Xiao Dong y miró la herida.

—Mm, déjame ir. —Xia Yuqing miró a su alrededor. Todas las personas capaces básicamente salieron a ayudar, por lo que toda la casa estaba vacía, dejando solo a unos pocos viejos y débiles.

—Estás embarazada, ¿cómo puedes moverte? —La anciana tomó la mano de Xia Yuqing y se volvió para mirar a Yun Xi, que era inseparable de Xia Yuqing.

—Iré, Qing Jiejie. Espera aquí. —Tan pronto como hizo contacto con los ojos de la anciana, Yun Xi dio un paso adelante y se ofreció como voluntario. No quería volver a ser atrapada por la vieja bruja y hacer que predicara.

Yun Xi se dirigió a la habitación de Su Qingyan, y la anciana envió a una Ya Tou a hervir agua para limpiar las heridas de los soldados heridos afuera. Antes de irse, le dijo específicamente a Xia Yuqing que se quedara con Su Qingyan y no corriera.

Xia Yuqing vio a la anciana alejarse sin mirar atrás y volvió la cabeza rígidamente hacia Su Qingyan, que estaba rasgando la manga de la camisa de Xiao Dong para detener el sangrado. Sus lágrimas se convirtieron en un río.

No quería estar sola con el segundo maestro. Aunque sabía que tenía una boca afilada, pero que por dentro era como un tofu, este esclavo es solo un pequeño repollo frágil. Ni siquiera puede soportar una ráfaga de viento, por favor, déjela ir.

—Ven aquí, ayúdame a tirar de la correa.

Xia Yuqing no sabía cómo salvarse a sí misma, cuando Qingyan abrió la boca para dejarla ayudar.

—¿Puedo decir que no? 

A pesar de toda su desgana, Xia Yuqing se movió obedientemente paso a paso.

—Tira fuerte —Su Qingyan no dijo ninguna palabra adicional. Le dio las tiras de tela rasgadas de las mangas a las manos de Xia Yuqing. Luego, sacó una aguja plateada bajo la mirada sorprendida de Xia Yuqing.

—…

¿Esa aguja plateada tan gruesa como un palillo en tus manos realmente es la aguja para la acupuntura? ¿Está realmente bien usar eso para perforar? O quieres traspasarme, matarme para evitar que hable. Joder, ¿no tienes miedo de que te salpiquen de sangre?

Xia Yuqing observó con horror, cómo Su Qingyan se acercaba con la aguja plateada brillante, su mano se levantaba lentamente hacia arriba…

—Aaaoo… —Un grito como el de un cerdo siendo sacrificado sonó desde el pasillo, haciendo que los heridos que esperaban se asustaran. Se abrazaron, temblando sin parar.

Xia Yuqing abrió lentamente los ojos, uno por uno. Oye, no hubo salpicaduras de sangre como ella esperaba. La aguja de plata perforada en lugar de hacer que la sangre fluyera, en realidad la detuvo.

La boca de Xia Yuqing, de repente, tomó la forma de una O. Cuando miró a los ojos de Su Qingyan, apareció una luz de adoración.

Su Qingyan le dio una mirada desdeñosa y se burló:

—¿Pensaste que te salpicarían con sangre? Ja ja…

Ja, ja… ¡Oh, tu hermana, la gente arrogante es la más molesta! Al darse cuenta de que la despreciaban, Xia Yuqing miró a Su Qingyan con una mirada enojada.

Su Qingyan no la puso en sus ojos en absoluto, solo se centró en tratar a los heridos frente a él.

Xia Yuqing miró con simpatía. Aunque la sangre se detuvo, Xiao Dong todavía gemía de dolor. Ella lloró en secreto por él durante unos segundos y luego decidió que, en el futuro, nunca dejaría que la persona frente a ella la curara a sí misma. Ese método de trato cruel, la niña realmente… no puede tener la bendición de recibirlo.

—Tos…

Fue realmente incómodo con la atmósfera tan tranquila, por lo que Xia Yuqing tomó la iniciativa de plantear un tema

—Lo siento, desconcerté al segundo maestro anoche. Lo siento mucho. Originalmente, quería visitarlo esta mañana, pero no esperaba…

Su Qingyan miró hacia arriba apreciando a Xia Yuqing, sonrió suavemente:

—Si Lady Xia está realmente arrepentida, puede mostrar algo de sinceridad.

Cuando Xia Yuqing escuchó esto, sonó su alarma. ¿Podría este tipo ser el mismo tipo de bestia que el Ultra Seme?

¿No dijeron que durante el período antiguo, había muchas personas que ayudaban con la bondad de su corazón y no por favores? ¿Por qué sigue conociendo a todos estos capitalistas, debe haber pasado por el camino equivocado?

—¿Cuál es el significado de las palabras del segundo maestro?

—No mucho, solo quiero preguntarle algo a Lady Xia y espero que ella diga la verdad.

Xia Yuqing se sintió algo culpable, tuvo un mal presentimiento:

—Segun… segundo maestro, ¿qué quieres preguntar?

Efectivamente, la esquina de sus labios se levantó hacia arriba y sus ojos estaban fijos en Xia Yuqing. Escupió una pregunta:

—Por ejemplo, ¿quién eres? Dado que Lady Xia se preocupa tanto por la familia real de Ye, ¿qué tipo de relación tienes con la familia real del país Ye? Finalmente, esta vez que la fortaleza está sitiada, ¿está relacionada con Lady Xia?

—… —Xia Yuqing miró a Su Qingyan con una expresión en blanco. Santa madre, su premonición era correcta. La persona más difícil de tratar en esta fortaleza es la que está frente a ella.

Ah, ¿por qué su sexto sentido es tan preciso? ¿Cuándo se expuso? Ultra Seme, por favor ¡¡¡sálvame!!!

Xia Yuqing retrocedió cuidadosamente unos pasos, evitando la visión profunda de Su Qingyan que lo vio todo. Fingió ser tonta y estupefacta:

—Ahahaha, segundo maestro, ¿de qué estás hablando? No entiendo.

—Tu corazón sabe si lo entiendes o no. No importa cuál sea tu propósito para entrar en esta fortaleza, si descubro que has hecho algo que pondrá en peligro la vida de las personas en la fortaleza, nunca te dejaré ir.

Xia Yuqing se puso rígida. Justo cuando quería decir algo para explicar, de repente, escuchó una pelea y gritos desde afuera.

La expresión de ambos cambió al mismo tiempo. Los ojos de Su Qingyan se entrecerraron y su rostro se volvió frío de repente:

—Se han colado tan rápido.

Agarrando la mano de Xia Yuqing, la estiró para despertar a Xiao Dong, quien se desmayó debido a una pérdida excesiva de sangre. Corrieron hacia la puerta trasera.

—Espera… espera un minuto, ¡Xiao Xi y la anciana todavía están adentro!

Su Qingyan hizo una pausa y miró a Xia Yuqing, luego, de repente, la empujó a los brazos de Xiao Dong:

—Sigue a Xiao Dong al frente para encontrar al hermano mayor. Iré a buscar a la madrina y a Yun Xi.

Al ver que Xia Yuqing todavía quería hablar, Su Qingyan agregó otra oración: —Solo me obstaculizarás si te quedas aquí.

Xia Yuqing cerró la boca. Así es, solo me voy a meter en el camino aquí. Lo más urgente es salir a buscar a Feng Tingye. Si la gente de afuera es realmente suya…

Lady Xia, vayamos rápido. —Xiao Dong palideció y tomó la mano de Xia Yuqing para recordárselo.

Xia Yuqing asintió:

—Ten cuidado, segundo maestro.

—Los encontraré y me reuniré con ustedes lo antes posible. —Después de darse la vuelta, corrió hacia la dirección en que se fue la anciana.

Xiao Dong llevó a Xia Yuqing por el camino oculto. No había mucha gente en el camino, pero cuanto más avanzaban, más profunda era la duda en los ojos de Xia Yuqing.

Las apariencias de esos atacantes furtivos no se parecen mucho a los soldados de los hombres de Feng Tingye. ¿Podrían ser soldados dispersos? Pero pronto, las dudas de Xia Yuqing se resolvieron.

—Es muy difícil atravesar los zapatos de hierro y luego conseguirlos cuando no te esfuerzas[1]. Jajaja, solo te estaba buscando, cuando te entregaste directamente a mí. Cuánto tiempo sin verte, consorte Qing.

—¿Consorte Qing?

Xiao Dong miró hacia atrás a Xia Yuqing, lleno de sospecha.

—Tú…

Xia Yuqing tenía la tez blanca cuando miró a la mujer parada frente al grupo de personas vestidas de negro. Reflexionó, extendió la mano para proteger su vientre. ¿Por qué… cómo podría ser Jiang Zhaorou? Ella pensó mal. Estas personas no son la gente del Ultra Seme, sus objetivos no eran Wu Jun y la anciana, era ella…

Debería haberse dado cuenta de esto antes, ya que el Ultra Seme no ignoraría su seguridad y se movilizaría arbitrariamente. ¿Qué debería hacer ahora?

Xia Yuqing, inconscientemente, dio un paso atrás, protegiendo su vientre con su mano derecha.

La expresión algo asustada de Xia Yuqing pareció agradar a Jiang Zhaorou: —Parece que te sientes bastante cómoda viviendo en esta fortaleza. ¿Por qué no les pediste que te enviaran de regreso al palacio? Oh, lo olvidé, esta es una guarida de bandidos. Si supieran su identidad, sería difícil garantizar que no lo usarían para amenazar a Feng Tingye por dinero. Esta debe ser la razón por la que no les dijiste exactamente quién eras, ¿verdad?

—¿De regreso al palacio? ¿Niang Niang? ¿Eres una dama del palacio? —Aunque Xiao Dong creció en el campo, no era estúpido.

—No… no es así, no te engañé deliberadamente. Yo solo… —Xia Yuqing respondió con una tez pálida. Tal vez, era cierto al principio que estaba preocupada porque estos ladrones ignoraran sus vidas, pero después de entrar en la fortaleza, todos en ella fueron muy amables. Siempre estaban entusiasmados con una extraña como ella y la trataban con sinceridad.

No estaba preocupada como al principio. La razón por la que estaba ocultando esa información era solo porque… no sabía cómo explicarlo, ni pensaba que su identidad quedaría expuesta en tales circunstancias.

—Sin embargo, gracias a este fuerte agarre que te ha mantenido durante tanto tiempo, puedo regresar y encontrarte de nuevo. Esta vez, no dejaré que vuelvas a escapar.

La cara de Xia Yuqing cambió ligeramente y su corazón pareció latir como un tambor. Fue tan difícil para ella volver a ver a Feng Tingye, no puede ser recuperada en este momento. ¡Ella no estaba dispuesta!

—Xiao Dong… tú… —Xia Yuqing estaba perdida cuando una sombra negra se paró frente a ella de repente, era Xiao Dong quien la estaba guiando todo este tiempo.

—Bueno, podemos hablar de tus asuntos más tarde. Le prometí al segundo maestro que te llevaría con el jefe. Las palabras y promesas de un caballero deben cumplirse.

—Las palabras y promesas de un caballero deben cumplirse. —Xia Yuqing sonrió con indiferencia y atrajo los ojos enojados de Xiao Dong.

Jiang Zhaorou los miró con frialdad y se burló: —Estás al final de tu camino y todavía estás diciendo tonterías, ¿quieres ser un héroe salvando a la belleza? Imprudente. Vayan, llévense a la mujer y maten al hombre.

Xia Yuqing se sintió nerviosa al ver a Xiao Dong, que estaba pálido debido a la pérdida excesiva de sangre. Sus manos protegiendo el estómago se tensaron.

Con tanta gente, Xiao Dong no puede vencerlos solo. La razón por la que la fortaleza estaba sitiada era por ella. Su Qingyan tiene razón. Ella ha implicado a toda la fortaleza. No podía permitir que Xiao Dong sacrificara su vida por ella y siguiera viviendo así. Tales deudas son demasiado pesadas.

—Esp… espera, iré contigo. Deja ir a Xiao Dong.

—¡Lady Xia! —Xiao Dong se congeló, mirando a Xia Yuqing con incredulidad. Obviamente, no esperaba que ella dijera esas cosas.

Jiang Zhaorou también estaba atónita, pero se rió en voz baja por un momento y miró a Xia Yuqing con una expresión burlona:

—¿Crees que tienes derecho a elegir ahora?

Xia Yuqing se quedó sin palabras. Ahora solo era un pez bajo el cuchillo de otra persona. Es difícil protegerse a sí misma, y mucho menos proteger a los demás.

Al ver que el grupo de personas de negro se acercaba poco a poco, Xiao Dong protegió a Xia Yuqing y retrocedió, pero, al final, su poder fue limitado.

Justo cuando pensaban que no podían escapar, escucharon el sonido de dos espadas saliendo de sus vainas. Entonces, aparecieron dos sombras negras desde diferentes direcciones.

Mientras las espadas chocaban, los dos escucharon dos voces al mismo tiempo.

—Hmph, entonces, todavía tienes un poco de conciencia, sacrificándote por los demás. Supongo que te ayudaré a regañadientes solo por esta vez.

Ai Fei, Zhen se pondrá celoso si te ve sacrificarte por otro hombre

—Esta voz… —Xia Yuqing miró hacia arriba de repente para mirar a las dos personas que habían luchado con los hombres negros en la distancia.

El joven de verde de la izquierda tenía una sonrisa fría en los labios. La espada en su mano era ágil y vivaz, mientras se movía como una mariposa, cosechando ligeramente el alma de las otras partes. En el lado derecho había un joven vestido de azul. Su abrigo volaba y sus ojos de fénix entrecerrados estaban empapados en un escalofrío asesino, levantando su mano para tomar vidas, sin piedad.

—Segundo maestro y… Su Majestad.

Habiendo interrumpido su plan y teniendo originalmente la victoria al alcance de la mano, la sonrisa en el rostro de Jiang Zhaorou se hundió. Sus ojos de buitre miraron fijamente a Xia Yuqing, que no estaba muy lejos. Con un movimiento de su mano derecha, un látigo de nueve secciones se deslizó de su manga y fue directamente hacia Xia Yuqing.

—¡Ten cuidado! —La anciana y Yun Xi que los siguieron vieron la escena y exclamaron.

En el momento del peligro inminente, una espada larga con forma de arcoíris se insertó rápidamente desde un lado, creando un destello de luz en el suelo, luego detuvo el látigo de nueve secciones.

—Cui Er… —Xia Yuqing exclamó después de ver venir a la persona.

Cui Er escuchó la llamada de Xia Yuqing, la miró y se rió entre dientes con una ligera sonrisa:

—Niang Niang. 

Jiang Zhaorou no esperaba ser bloqueada por nadie, su rostro se retorció. Apretó el látigo de nueve secciones en su mano, realmente quería tirar con fuerza de Cui Er.

Cui Er leyó sus pensamientos, sus ojos parpadearon levemente. Su espada larga se sacudió, luego, el látigo de nueve secciones, envuelto alrededor de la espada larga, fue sacudido. Seguido, su cuerpo se inclinó hacia abajo y, usando su pierna derecha para empujar hacia adelante, corrió hacia Jiang Zhaorou como una flecha que sale de un arco.

Tan pronto como Jiang Zhaorou recuperó el látigo de nueve secciones en su mano, y antes de que pudiera recuperarse, sintió un fuerte viento que soplaba. Su rostro cambió ligeramente e instintivamente quiso esquivarlo, pero ya era demasiado tarde.

Al segundo siguiente, la cara de Cui Er apareció frente a ella. La espada larga era como un arco iris reflejado en el agua y, sin ceremonias, se hundió en su abdomen.

—Tú… —Jiang Zhaorou se agarró el abdomen, sintiendo la sangre fluir poco a poco. Su rostro palideció.

Cui Er quería sacar la espada y agregar el último golpe fatal, cuando, de repente, vio que la mano de Jiang Zhaorou se movía ligeramente. Sus agudos instintos, desarrollados durante mucho tiempo, la hicieron consciente del peligro, y sus dedos de los pies se empujaron un poco hacia atrás, por inercia. Tomando prestada esa fuerza, salió volando rápidamente.

Casi al mismo tiempo que Cui Er se fue volando, un puñado de cosas en polvo se esparcieron hacia el lugar donde estaba hace unos segundos. Entre los macizos de flores sobre los que cayó y a medida que se contaminaron, las flores se marchitaron rápidamente y se volvieron de un gris oscuro. No era difícil imaginar qué pasaría si Cui Er no lo evitaba en ese momento.

Cui Er miró las flores marchitas con un miedo persistente, de repente escuchó un grito desde atrás:

—Ultra Seme, recoge a Fei Zao. Pu, no, ¡detén rápidamente a Jiang Feizao! —Resultó que Xia Yuqing había estado prestando atención. En este momento, al ver a Jiang Zhaorou calculando en secreto contra Cui Er, sacando la espada de su abdomen y lista para escabullirse, le gritó apresuradamente a Feng Tingye en el costado.

Feng Tingye se sorprendió cuando escuchó el grito de Xia Yuqing, la luz en sus ojos se desvaneció. Rápidamente, resolvió al último hombre de negro frente a él, y voló hacia Jiang Zhaorou. Una espada larga llegó volando hacia la espalda de Jiang Zhaorou, pero un soldado de muerte a su costado se arrojó para bloquear el ataque.

La espada afilada penetró directamente en el pecho del soldado y Jiang Zhaorou también tuvo la oportunidad de respirar. Volcó la cerca y escapó.

—¡Ella se escapó de nuevo! —Xia Yuqing miró a Jiang Zhaorou por encima de la pared, un poco sorprendida. Antes de recuperarse, fue acogida en un abrazo familiar.

—Relájate, no puede correr demasiado lejos debido a su lesión. El guardia oculto ha ido a perseguirla.

Xia Yuqing se quedó atónita por un momento, antes de dejar escapar un suspiro de alivio y, lentamente, envolvió sus manos alrededor de su cintura.

Feng Tingye sintió el temblor del cuerpo de Xia Yuqing, sabiendo que estaba realmente asustada en este momento. No pudo evitar abrazarla con más fuerza.

De hecho, Xia Yuqing no solo ella estaba asustada, sino que él también estaba asustado. Al ver que Xia Yuqing estaba siendo presionada por esas personas paso a paso, el corazón de Feng Tingye casi se detuvo. Apenas podía imaginar lo que le pasaría a Xia Yuqing si hubiese llegado más tarde.

Aunque, probablemente, no perderá la vida, no estaba seguro de que no se lesionara. Además, acababa de recuperarla de que se la llevaran. ¿Cómo podía permitir que se la quitaran de nuevo?

Pensando en la desaparición de Xia Yuqing nuevamente, Feng Tingye no pudo ocultar sus quejas. Habían tocado su debilidad dos veces, por lo que deberían estar preparados para resistir su ira. ¡Esa mujer, merece morir!

—Tos, tos, aunque no es demasiado bueno para molestarte, pero no nos debes una explicación, especialmente tú… señora Xia, o debería llamarte… Consorte Qing.

Actuando como si no hubiera nadie alrededor, se abrazaron durante mucho tiempo hasta que dos toses leves los devolvieron a la realidad. Les recordaron que no era un buen momento para esparcir PDA.

Xia Yuqing se sorprendió y se soltó rápidamente de los brazos de Feng Tingye, enfrentando las cejas de Su Qingyan y la pregunta de la anciana.

Inmediatamente, se sintió avergonzada. ¡Que se joda el pájaro! ¿Cómo puede explicárselo antes de tener tiempo de prepararse? La anciana y el segundo maestro no eran tan honestos como Xiao Dong, especialmente Su Qingyan, que acababa de advertirle. Al final, ella cometió un crimen justo después y fue atrapada en el acto.

—No quise mentirles… —susurró Xia Yuqing, con los ojos mirando lastimeramente a la anciana. Ella estaba tratando de ganarse la simpatía.

Feng Tingye vio el pánico de Xia Yuqing y supo el motivo de su pánico. Él sonrió con indiferencia y abrazó pensativamente su cintura.

Por un lado, Xia Yuqing recibió apoyo, por el otro, la propiedad de Xia Yuqing se anunció frente a todos. Miró hacia arriba y les dijo a todos:

—Dejen que Zhen hable. Supongo que ya has adivinado mi identidad, soy el actual emperador del Reino Ye, Feng Tingye.

Tan pronto como salieron estas palabras, la anciana y Su Qingyan cambiaron de color. Pero a Feng Tingye no le importó mucho y continuó diciendo:

—Como acaban de escuchar, Ai Fei es la concubina de Zhen, la consorte Qing del país Ye y el niño dentro de su vientre es de Zhen. Hace un mes, Ai Fei fue secuestrada cuando estaba fuera del palacio. Los secuestradores tenían la intención de dañar a Ai Fei y al hijo de Zhen. Dado que el estado de Ai Fei era especial y sin conocer los antecedentes de ustedes, decidió ocultar su identidad. Ella no tenía mala voluntad.

—Feng Tingye… Feng… Feng… no deberías estar… —Su Qingyan pareció pensar en algo. Los ojos que miraban a Feng Tingye se volvieron un poco más fríos.

Feng Tingye no rehuyó y sonrió: —Segundo maestro, confío en que haya estado bien desde la última vez que nos vimos. Las hierbas medicinales que ha pedido, Zhen ordenará al palacio que las envíe y se las entregarán en unos días.

Su Qingyan entrecerró los ojos, sorprendido: —¡Realmente eres tú! Ja, ja, no sabía que el emperador del Reino Ye tiene la costumbre de disfrazarse y escabullirse.

A Feng Tingye no le importaba su ironía: —Solo quería ver cómo estaba Ai Fei.

Su Qingyan miró a Xia Yuqing, que estaba enterrada como un avestruz en los brazos de Feng Tingye y se burló: —El emperador y Lady Xia son una pareja tan armoniosa y cariñosa que realmente da envidia.

Feng Tingye ignoró la burla y el sarcasmo de Su Qingyan, pero volvió los ojos hacia la anciana que había actuado como si se hundiera en aguas profundas desde que se identificó.

—No es el momento de decir esto. Después de que derrotemos al enemigo principal juntos, se lo explicaré a todos.

—¿Derrotar juntos al enemigo principal? ¿Por qué deberíamos creerle? —La anciana que vio a Feng Tingye mirar por encima finalmente habló: —Su Majestad, no olvide que este viejo cuerpo y Wu Jun todavía son rebeldes. Llevábamos la identidad de traidores cuando escapamos.

Feng Tingye miró profundamente a la anciana y dijo con voz pesada: —Lo que sucedió entonces fue un malentendido. Es una larga historia. Zhen explicará la implicación con la señora mayor más tarde. Zhen vino aquí esta vez para recuperar a Ai Fei y devolverles su inocencia.

El rostro de la anciana cambió ligeramente y un par de ojos golpeados por la vida miraron a Feng Tingye, como si quisiera ver si había alguna conspiración dentro de sus ojos, pero es una pena… no se reveló nada.

—¿Por qué cree que le creeremos? ¿Cuán astuta es la familia real? ¿Quién sabe si esto es una conspiración que usted montó? ¿Cómo sabemos que los villanos que asedian la fortaleza exterior no forman parte de su grupo? ¿Y si solo quieres matarnos a todos?

Cuando Xia Yuqing escuchó la pregunta de Su Qingyan, estaba un poco ansiosa y miró hacia arriba con ansiedad: —Puedo testificar en este punto que los que están afuera son la gente de Jiang Feizao y no la gente del emperador. El emperador no haría una intriga tan sucia.

Feng Tingye vio a Xia Yuqing tratando de protegerlo y sintió que su corazón se calentaba instantáneamente, pero no pudo evitar sonreír un poco:

Ai Fei, es Jiang Zhaorou, no Jiang Feizao.

Xia Yuqing puso los ojos en blanco:

—╭ (╯ ^ ╰) ╮, es lo mismo. —Ella estaba hablando por él, pero él incluso se atrevió a reírse de ella, ¡un lobo de ojos blancos!

—… —Xiao Dong estaba un poco aturdido.

—Está bien, es el mismo significado. —Feng Tingye apretó la cara hinchada de Xia Yuqing y se volvió para mirar a Su Qingyan y a la señora mayor. —Lo crean o no, todo depende de ustedes dos. Zhen quiere decir lo que dice y no quiere hacer daño. Zhen podría simplemente llevarse a Ai Fei, esconderse en un lugar seguro y mirar con tranquilidad, mientras ustedes pelean. Una vez que ambos lados sean débiles, Zhen podría salir a cosechar las recompensas de ambos lados. ¿No sería mucho más fácil? —Feng Tingye hizo una pausa, miró la mirada fea de los dos y continuó:

Zhen sabe que la señora mayor ha seguido al general durante muchos años. Zhen ha escuchado que la señora mayor era una rival para los hombres y no le faltaba nada en términos de habilidad y valentía, quien a menudo seguiría al gran general en sus viajes. No debería ser difícil para la señora mayor decir, por su habilidad y apariencia, que no son del País Ye. ¿Cree que me uniré a gente de otro país para capturar a un rebelde?

—Esto… —La anciana se quedó sin habla. Después del recordatorio de Feng Tingye, recordó que esas personas realmente no eran personas del Reino Ye.

Al ver que la anciana estaba algo conmovida en sus ojos, Feng Tingye agregó una última cosa: —Estoy aquí hoy, porque siempre le he prestado atención y me preocupo por la señora mayor y los herederos de la familia Wu. La segunda razón es porque sé que Ai Fei no querría verla herida, y yo pelearía, aún menos dispuesto a ver que esta fortaleza fuera destruida. —Feng Tingye terminó de hablar y sintió a Xia Yuqing sosteniendo su mano. La comisura de sus labios se movió hacia arriba y le tocó el cabello para apaciguarla.

—Madrina… —Su Qingyan escuchó las palabras de Feng Tingye. Aunque estaba conmocionado, todavía estaba un poco cauteloso. No pudo llegar a una conclusión, por lo que tuvo que recurrir a la anciana.

La anciana volvió la cabeza para mirar a Xia Yuqing en los brazos de Feng Tingye. Ella la miró con atención. Había algunas expectativas y preocupaciones flotando en sus ojos claros, como un cachorro preocupado por ser abandonado por su dueño.

Sin saber por qué, pero la neblina en su corazón desapareció en gran medida. Entonces, la anciana susurró con una sonrisa: —Bien, solo por esta Ya Tou, te creeré una vez. Si confio en ti erróneamente, el peor de los casos es perder esta vieja vida.

Xia Yuqing estaba encantada y se liberó rápidamente de los brazos de Feng Tingye. Agarró la mano de la anciana y se preguntó qué decir.

La anciana resopló con frialdad: —Espera a que se encarguen de estas personas malvadas, luego saldaré cuentas contigo.

Xia Yuqing ignoró la indiferencia de la anciana y se rió alegremente.

Mientras Yun Xi, que había estado observando todo esto en silencio desde un lado, vio que varias personas habían terminado de hablar de negocios, también se adelantó y susurró:

—Qing Jiejie, ¿estás bien? ¿Te lastimaron hace un momento?

Xia Yuqing negó con la cabeza.

Yun Xi se volvió para mirar a Feng Tingye, que estaba de pie no muy lejos, recordando la escena en la que Xia Yuqing anidaba en sus brazos hace un momento, y luego preguntó con curiosidad: —¿Esa persona es el padre de tu hijo?

Xia Yuqing se sonrojó y asintió. Cuando se mencionó al Ultra Seme antes, ella nunca se sentiría bien, pero ¿por qué era tan tímida ahora? ¿Podría ser que permanecer con el Ultra Seme durante tanto tiempo había hecho que su piel se volviera más delgada? 囧 ~

Yun Xi no prestó mucha atención a la repentina timidez de Xia Yuqing. Se volvió para mirar a Feng Tingye no muy lejos. Este hombre era el emperador del país Ye. ¿El nuevo emperador que siempre usó decisiones y planes rápidos y decisivos que hicieron temblar de miedo a la gente del país Shu?

Yun Xi bajó los ojos, ocultando la brillante complejidad en sus ojos.

Xia Yuqing y los demás corrieron al lado de Wu Jun, pero el lado de Wu Jun no estaba muy relajado.

♦ ♦ ♦

—Jefe, nuestros hermanos apenas pueden aguantar. Esta gente es demasiado fuerte. Es como si no le temieran a la muerte. Tan pronto como uno muere, otro se apresuraría a ocupar el vacío. ¡Si esto continúa, los hermanos morirán de agotamiento!

Wu Jun se veía sombrío, podía decir que estas personas eran soldados de muerte. Estos soldados no se rendirán hasta que logren su objetivo. Usarían su vida para luchar. Si esto continúa así, su lado puede resultar gravemente herido o muerto.

¡Pero estas personas frente a él eran los hermanos que siempre lo seguían! ¿Cómo puede verlos caer frente a él uno por uno?!

 —¡Jefe, jefe, otro equipo viene corriendo desde la otra carretera de la montaña!

Wu Jun se congeló y miró a su alrededor. Como era de esperar, el humo en el camino de la montaña de la derecha estaba subiendo y se escuchó el sonido de herraduras. Parecía que era un equipo pequeño.

Maldita sea, ¿puede ser que estos soldados muertos tengan refuerzos?


Army
Ahora vienen los memes~

[1]Es muy difícil atravesar los zapatos de hierro y luego conseguirlos cuando no te esfuerzas = cuando te esfuerzas mucho no puedes encontrar lo que buscas, pero cuando no lo intentas, lo consigues

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *