Escapó otra vez – Capítulo 105: Tortuga/b*stard

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Después de resolver el incidente con la anciana y Wu Jun, Xia Yuqing siguió felizmente a Feng Tingye de regreso a la capital.

Originalmente, nunca había sentido nada especial por vivir en el palacio. Sin embargo, después de estar varada afuera durante más de un mes, descubrió que estaba realmente bendecida y ni siquiera lo apreciaba.

Echaba de menos el lugar con paredes rojas y azulejos verdes. Echaba de menos a la emperatriz viuda que la atesoraba como a su propia hija. Echaba de menos a su profesor espontáneo. Echaba de menos al hermoso tutor que discutía con ella todo el tiempo, pero siempre terminaba en un estado miserable. Echaba de menos al ministro principal que normalmente no hablaba, pero que aún podía actuar como acondicionador de aire durante el verano. Echaba de menos al joven ministro de guerra que siempre era tan directo y la intimidaba, pero siempre le revelaba una sonrisa tolerante. Echaba de menos a su lindo Xiao Bai. Después de dejar el palacio durante tanto tiempo, ¿tal vez, su pelaje ha vuelto a crecer?

Finalmente, por supuesto, extrañaba sus dos flores doradas, íntimas, más cercanas de su palacio. Echaba de menos la cocina divina de Lu Rui y extrañaba la carita tierna y dulce de Li Yuan. Sabiendo que ella desapareció, debieron estar extremadamente ansiosas. Afortunadamente, después de salir de los brazos de Feng Tingye ese día, Xia Yuqing le preguntó si le había hecho algo a sus sirvientas.

En ese momento, Feng Tingye tenía una expresión de impotencia. En repetidas ocasiones le juró a Xia Yuqing que las Ya Tou en el palacio estaban bien y que no había tocado ni un solo cabello de ellas. Solo estaban esperando que su ama regresara a casa. Xia Yuqing se sintió aliviada. Feliz, abrazó a Feng Tingye y le dijo que quería regresar al palacio.

Cada vez que pensaba en esto, Feng Tingye no podía evitar sentirse afortunado. Afortunadamente, Yan Ran lo había persuadido de no hacerlo cuando quería lidiar con las dos chicas. De lo contrario, si Xia Yuqing veía que les faltaban brazos y piernas, realmente lucharía contra él a toda costa.

Aunque Xia Yuqing estaba emocionada de regresar al palacio, le preocupaba que estuviera embarazada y que estuviera desgastada por el viaje, el equipo no pudo viajar demasiado rápido. Cuando finalmente regresaron a la capital, Xia Yuqing estaba exhausta. Feng Tingye incluso tuvo que llevarla personalmente al palacio y hasta el salón del palacio Xie Fang.

Tal vez, debido a que había regresado a un lugar familiar o tal vez porque era acompañada por una persona familiar, rodeada del olor familiar, Xia Yuqing se durmió profundamente. Cuando se despertó, el sol ya estaba alto en el cielo. ¡Sin que ella se diera cuenta, había dormido casi doce horas!

Niang Niang está despierta, Niang Niang está despierta.

Una vez que Xia Yuqing se movió, la sirvienta en el exterior exclamó con entusiasmo y todas se apresuraron a entrar.

Niang Niang, Niang Niang, finalmente despertaste. Niang Niang dejó el palacio durante más de un mes, Nu Bi estaba muerta de preocupación. ¡Afortunadamente, el principito y Niang Niang están bien, de lo contrario, la muerte de Nu Bi ni siquiera será capaz de cargar con esta culpa!

—…

Tan pronto como Xia Yuqing se despertó, vio a un grupo de personas rodeándola. Después de un tiempo, los ojos de Xia Yuqing casi se volvieron negros y ella retrocedió. Afortunadamente, Li Yuan en el costado la ayudó rápidamente.

Todas se quedaron en silencio cuando lo vieron. Lu Rui miró nerviosamente a Xia Yuqing con lágrimas en el rostro:

Niang Niang, ¿qué te pasa? ¡Niang Niang, no asustes a Nu Bi! Doctor imperial… ¡llamen al doctor imperial!

Lu Rui se apresuró a levantarse para buscar un médico, pero no podía moverse porque alguien estaba tirando de su ropa. Lu Rui se volvió sorprendida, enfrentando el rostro débil e inocente de alguien.

—Lu Rui…

Nubi está aquí, Nubi está aquí. ¿Qué necesita Niang Niang?

Alguien que parece delicado:

—Lu Rui…

—¡Nubi está aquí! Tenga la seguridad de que Nubi llamará al médico imperial y regresará de inmediato. Niang Niang, relájate, estarás bien. Estarás bien.

Lu Rui tomó la mano de Xia Yuqing con ojos llorosos.

Alguien que quería hablar, pero hizo una pausa:

—Lu Rui, tú…

Niang Niang, ¿tienes órdenes?

Xia Yuqing finalmente no pudo contenerse. Respiró hondo y gritó en un suspiro completo: —Lu Rui, cierra la boca y escúchame, ¿de acuerdo?

— …Está bien.

Xia Yuqing exhaló ligeramente. Li Yuan a su lado estaba paralizada. Entonces, finalmente Xia Yuqing dijo:

—Lu Rui, te pusiste más delgada.

—¡Niang Niang!

Lu Rui se conmovió hasta las lágrimas. No pudo evitar saltar sobre Xia Yuqing.

—Además, tengo hambre.

—…

Las manos de Lu Rui que estaban estiradas hacia adelante, se detuvieron. Luego se cubrió la cara y salió corriendo. Pang Pang Pang, Niang Niang eres tan mala. Niang Niang, de hecho, ¡esa última oración fue el punto clave!

♦ ♦ ♦

En el salón del palacio de Xie Fang, se colocaron todo tipo de delicias en la larga mesa de la corte. Había varios platos brillantes con un agradable aroma. Por supuesto, esto fue hace solo una hora. Una hora después…

—Oh, finalmente estoy viva. Oooo… de hecho, todavía quiero comer~

Xia Yuqing miró los restos de una mesa, llena de lágrimas de felicidad.

Las sirvientas que esperaban a un lado se quedaron atónitas durante medio día antes de recuperarse. Cerraron silenciosamente sus bocas abiertas. Se quedaron mirando los platos vacíos, capaces de alimentar a varias personas. Todo había ido directamente al estómago de cierta persona.

Niang Niang comió mucho, ¡pero todavía tenía hambre! Todas las sirvientas miraron el vientre de alguien que no se podía detener. ¡Dentro de ese vientre no había un niño, sino un agujero sin fondo! Si continúa así, ¡Niang Niang realmente se comerá a los pobres del palacio!

Cui Er miró la desordenada mesa del comedor frente a ella y no pudo evitar sentir su boca temblar. Esta escena se sintió… un poco familiar.

Esta fue la primera vez que Li Yuan vio a Xia Yuqing comer. Estaba tan sorprendida que casi se le saltan los ojos.

Lu Rui fue la más tranquila. En el pasado, la comida de Xia Yuqing siempre la preparaba ella. Naturalmente, sabía el apetito que tenía Xia Yuqing, especialmente ahora que estaba embarazada de un niño. Sin embargo, con tantas cosas entrando en el vientre de Niang Niang, ¿cómo podría seguir siendo tan pequeña y delgada? Con esto, Lu Rui se decidió a hacer que Xia Yuqing se volviera gordita. ¡¿Dónde pudo haber ido toda esa comida?!

Aunque estaba muy feliz de que a Xia Yuqing le gustara comer su comida, Lu Rui todavía tosió y recordó:

Niang Niang, has comido mucho ahora y no has comido desde que regresaste ayer. Ahora que ha comido lo suficiente para satisfacer un poco su hambre, debería tomar un baño. Más tarde, Nubi puede cocinar más comida buena para ti.

—…

¿Tanta comida y eso solo estaba satisfaciendo un poco su hambre? Li Yuan giró la cabeza con rigidez y le dio una palmada en el hombro a Cui Er, simpatizando:

—Es realmente difícil para el país Xia criar a Qing Jiejie para que sea tan grande.

Cui Er arqueó las cejas:

—Es muy difícil, pero antes, Niang Niang no tenía tan buen apetito. Fue solo después de venir al reino Ye que su estado de ánimo mejoró y pudo comer mucho más.

—… El palacio del reino Ye… criar a Qing Jiejie hasta ahora debe ser muy difícil.

Cui Er sonrió, aunque en realidad no estaba sonriendo:

—Ese no es el caso. Solo hay una concubina imperial en todo el harén. Entonces, sumando todo, es poco probable que el harén se vuelva pobre.

—…

¿Entonces esta es la verdad detrás de por qué el harén nunca ha podido tener recién llegados? Qing Jiejie, ¿sabías que accidentalmente te comiste las raciones de todas las concubinas del harén? Li Yuan no pudo evitar cubrirse los ojos. Sintió que su límite inferior fue renovado inadvertidamente por alguien nuevamente.

Lu Rui tranquilizó a Xia Yuqing repetidamente, antes de que ella recogiera la mirada de mala gana de los restos de la mesa.

—Por desgracia, cuando Niang Niang salió, había perdido mucho peso.

Lu Rui miró de arriba abajo a Xia Yuqing y habló con una cara angustiada. Ella estaba planeando en secreto qué deliciosos platos cocinar para ayudar a reponer a Xia Yuqing.

—Sí, Sí. Lu Rui, debes saber lo odiosa que es Jiang Feizao. Después de que me atrapó, en realidad, no me dio comida…

Al escuchar las palabras de Lu Rui, actuó como si hubiera encontrado a alguien en el mismo lado que ella y comenzó a descargar sus quejas que tenía desde el mes pasado.

Aunque sabían que Xia Yuqing debe haber tenido dificultades afuera en estos días, no esperaban que Jiang Zhaorou ni siquiera le diera de comer. Cui Er y Li Yuan, que originalmente querían ser espectadoras, tuvieron un cambio en sus rostros. Uno a uno, se unieron al escuadrón de condenación.

La maestra y las sirvientas estaban ocupadas criticando a Jiang Zhaorou cuando, de repente, escucharon un grito estridente desde el exterior:

—La emperatriz viuda ha llegado.

—¿La madre real está aquí?

Los ojos de Xia Yuqing se iluminaron. Se levantó apresuradamente para saludarla. Ni siquiera dio unos pasos cuando vio la cara ansiosa y emocionada de Zhang Sunshi acercándose.

—Madre Real…

Xia Yuqing aún no tuvo tiempo de arrodillarse y fue levantada por Zhang Sunshi:

—Estás embarazada, no tienes que hacer esto. Deja que Aijia eche un vistazo. Después de dejar el palacio durante más de un mes, te has vuelto aún más delgada. Mire sus delgados brazos y piernas. Quedarás presionada con solo una pequeña ráfaga de viento. ¿Cómo vas a poder dar a luz al bebé? ¡No, necesitas más comida!

—Poo…

Lu Rui se rió cuando escuchó las palabras de Zhang Sunshi

—Bienvenida emperatriz viuda. Lo que ha dicho la emperatriz viuda es sensato. En estos días que Niang Niang ha estado corriendo, su cuerpo se ha vuelto un poco deficiente. En este momento, Niang Niang está embarazada de casi cinco meses. Este es el momento perfecto para la nutrición y los suplementos. Sin embargo, a Niang Niang no le gusta tomar medicamentos, por lo que Nubi está pensando en cocinar más sopa a fuego lento para que Niang Niang se prepare para hacerla agradable y regordeta. De esta manera, Niang Niang podrá dar a luz a un principito sano.

Zhang Sunshi asintió con satisfacción:

—Con las palabras de Lu Rui Yatou, Aijia puede sentirse tranquila. Antes de esto, esta sirvienta atendió a Ting Er, una vez había ayudado a los chefs en el comedor real. Pero nadie pensó que estaría tan dotada en las artes culinarias. Con solo ver a los chefs cocinar, los platos hechos por sus manos son incluso superiores a los del maestro. Un famoso chef de la cocina imperial se había imaginado el talento de esta chica para cocinar y la convirtió en su aprendiz. Él lo había dado todo para instruirla. Después, el chef era muy mayor y abandonó el palacio. Así, se sabe que esta sirvienta hace los mejores platos en el palacio real ahora. Definitivamente usará todo tipo de técnicas y no dejará que te canses.

Los ojos de Xia Yuqing eran brillantes. Siempre había sabido que las habilidades culinarias de Lu Rui eran excelentes, pero no esperaba tal razón detrás de eso.

Pensando en la deliciosa comida que había preparado antes y la variedad de deliciosas comidas que podrían aparecer en el futuro, Xia Yuqing no pudo evitar tragar saliva. Como aficionada a la comida, lo más feliz es estar cerca de un chef de nivel divino.

Pensando en esto, la mirada de Xia Yuqing hacia Lu Rui parecía la mirada de un lobo.

Tan pronto como Lu Rui giró la cabeza, vio que su maestra parecía como si quisiera tragarla en el estómago. No pudo evitar temblar y toser un poco:

—La emperatriz viuda está exagerando. Se podría decir que los platos hechos por el Maestro son deliciosos y coloridos. Tuve la suerte de poder servir y ayudar a un chef tan magistral.

—No tienes que ser humilde. Aijia te entregará el futuro pequeño nieto dorado de Aijia. Tienes que ayudar a Aijia a cuidarlos.

Nubi lo entiende.

Zhang Sunshi sonrió satisfecha. Ella ayudó a Xia Yuqing a tomar asiento y luego extendió su mano hacia Meixi en el costado:

—Sin embargo, la deliciosa comida de Lu Rui, Qing Er lo puede comer más tarde. Aijia acababa de ir a la cocina imperial y les pidió que prepararan una sopa. Qing Er, primero prueba algunos y ve si es de tu agrado.

Los ojos de Xia Yuqing se iluminaron cuando escuchó que podía comer más. Se quedó mirando la caja dorada en las manos de Zhang Sunshi. Sus ojos podrían haber hecho un agujero en la caja dorada.

Zhang Sunshi sonrió y quitó la tapa de la caja. En el siguiente segundo, todas quedaron atónitas, así como Zhang Sunshi.

Los ojos originalmente expectantes de Xia Yuqing, después de ver la verdadera apariencia de la criatura en la sopa, se agrandaron. Una frase apareció en su corazón de repente: Ah, eso era un gran… Wang Ba[1].

¿En? ¿Wang Ba? ¡Wang Ba! Pu… ¡Realmente es una sopa Wang Ba! Madre real, la gente dice que comes lo que necesitas para reponer y ahora me traes una olla de sopa Wang Ba. ¿No tienes miedo de que una vez que lo beba, pueda dar a luz a un montón de pequeños Wang Ba[2]?!

Xia Yuqing estaba avergonzada por sus propios pensamientos. Antes de que pudiera distinguir algo, escuchó a Lu Rui exclamar:

—Emperatriz Viuda, por favor disculpe a Nubi hablando sin rodeos, esta tortuga es para aumentar la circulación sanguínea. Niang Niang ahora mismo está embarazada…

Zhang Sunshi también quedó atónita. Después de un momento, regresó y cerró apresuradamente la tapa de la caja dorada. Ella dijo avergonzada: —¡Meixi, entregaste el equivocado!

Entonces Meixi reaccionó y bajó la cabeza para levantar la tapa de otra caja dorada en su mano. Se apresuró a caer de rodillas y se disculpó:

—Esta Nubi tiene mala visión y se equivocó de caja. Espero que Consorte Qing pueda perdonar a esta humilde. Niang Niang, perdona los pecados de esta humilde.

La caja de sopa era exactamente la misma desde el exterior, no es de extrañar que Meixi se confundiera.

—Las dos cajas son parecidas, es normal confundirlas. No es de extrañar que Gugu[3] las haya confundido. Gugu, por favor levántate rápido.

Mei Xi bajó la cabeza y se puso de pie antes de entregar la caja en su mano nuevamente.

Lo que Zhang Sunshi le trajo a Xia Yuqing fue sopa de costilla de cerdo guisada. Fue hervida con huesos grandes durante varias horas, por lo que toda la esencia de los huesos penetró en la sopa. La fragancia era tentadora e hizo que la gente sintiera hambre al olerla.

Al ver este plato de sopa, Xia Yuqing debería haber estado tan emocionada que ni siquiera querría levantar la cabeza para mirar hacia otro lado. Es una pena que su atención se centrara en la otra caja de brocado en las manos de Meixi, un poco preocupada.

Dado que el plato de sopa no fue preparado para ella, debe prepararse para otra persona. Ella tenía curiosidad. ¿Para quién podría ser? Si se comiera ese Wang Ba, ¿esa persona evolucionaría de un mamífero a un anfibio? Xia Yuqing pensó profundamente.

—Sí, Aijia escuchó de Zitong que ustedes han traído a muchas personas esta vez y uno de ellos es el hijo de Xu Lao.

Las palabras de Zhang Sunshi atrajeron con éxito la atención de Xia Yuqing. Ella miró hacia arriba y respondió:

—Sí. El hermano mayor es el hijo del Maestro. Shifu lo ha reprendido recientemente. Esta vez, solo gracias a su ayuda, Chenqie y Su Majestad pudieron regresar sin sufrir daños.

—Bueno, un padre distinguido tendría un hijo tan distinguido. ¿Cuándo podrá Aijia echarle un vistazo a este hermano mayor tuyo? Como ya volviste durante todo un día, Aijia pensó que era extraño que tu maestro no hubiera entrado al palacio para echar un vistazo. Debe estar ocupado saludando a su hijo y se olvidó de la hora.

—Bueno, hablando de esto, madre real, Chenqie tiene algo que pedirle a la madre real.

Zhang Sunshi estaba atónita. Aunque Xia Yuqing era la favorita, rara vez le pedía algo a ella o a Feng Tingye. Esto fue lo que hizo que Zhang Sunshi estuviera muy satisfecha con ella. Esta niña no era codiciosa. Aunque le encantaba crear el caos, sabía lo que podía querer y lo que no. Ya sea en el palacio o fuera del palacio, era una característica extremadamente valiosa.

—Cualquiera que sea el caso, puedes decirlo sin rodeos.

—Es así, madre real. Cuando Chenqie fue secuestrada, una dama se había ocupado de Chenqie todo el tiempo. Esta vez, ella estuvo entre los que regresaron con Chenqie. Chenqie viendo que estaba sola, indefensa y vagando, esperaba llevarla al palacio. De esta manera, podría quedarse al lado de Chenqie con Xiao Yuan y el resto y podríamos cuidarnos unos a otros. Me pregunto si la madre real puede…

Desde que escaparon de Jiang Zhaorou, Xia Yuqing y Yun Xi eran inseparables. Después de regresar a la capital, Yun Xi naturalmente siguió a Xia Yuqing. Sin embargo, en este momento solo podía colocarse fuera del palacio. Al escuchar hablar a Zhang Sunshi, Xia Yuqing comenzó a pensar en llevar a Yun Xi al palacio, pero este asunto tenía que ser aprobado primero por Zhang Sunshi.

Mirando la pequeña cara de Xia Yuqing, Zhang Sunshi sonrió levemente:

Aijia pensó que era un gran asunto. Ya que te gusta esa chica, dejarla entrar a tu palacio no es un problema. Aijia promete que nadie en el palacio dirá nada en contra. En el futuro, Qing Er puede tomar sus propias decisiones. Ting Er ya ha dicho que siempre que des a luz a un niño, ya sea un niño o una niña, inmediatamente realizará una ceremonia para que te conviertas en la maestra de este harén. Es correcto que Qing Er se acostumbre a lidiar con estas cosas antes de tiempo.

Xia Yuqing asintió obedientemente. Después de recibir la confirmación, estaba de buen humor. Sus ojos comenzaron a vagar de nuevo y flotaron hacia la caja de brocado en las manos de Meixi.

Sin ser rival para su propia curiosidad, preguntó:

—Madre real, ¿a quién le estás entregando esta sopa?

Zhang Sunshi siguió la mirada de Xia Yuqing y tenía una sonrisa juguetona en su rostro:

—¿Esto? Bueno, es para Ting Er. En estos días viajando y buscándote, Ting Er debe estar muy cansado. Aijia ha escuchado que las tortugas son buenas para reponer la energía vital. Entonces, Aijia ordenó específicamente a la gente de la cocina que le prepararan un poco.

—…

¡¿Este Wang Ba es para el Ultra Seme?! La persona interior dentro del corazón de Xia Yuqing se sorprendió por las palabras de Zhang Sunshi, luego comenzó a rodar por el suelo. El gran Wang Ba comiéndose al pequeño Wang Ba, ¿no es esto demasiado tiránico? ¡Ultra Seme, libera a tus parientes!

Espera, ¡algo no parece estar bien! Xia Yuqing pareció haber pensado en algo y se volvió hacia la sopa de tortuga. Las tortugas son para vigorizar la circulación sanguínea[4], así que después de que Ultra Seme se las coma…

—Está bien, ya se está haciendo tarde. Aijia irá a llevarle la sopa a Ting Er. Luego, regresaré al templo y orarñe. Qing Er, asegúrate de terminar de beber la sopa.

—!!!

El rostro de Xia Yuqing cambió abruptamente. Se apresuró a tomar las mangas de Zhang Sunshi y gritó:

—¡Espera!

Todos se sorprendieron por la acción de Xia Yuqing. Zhang Sunshi se volvió y preguntó con sospecha:

—¿Qué sucede?

—Ah…

Xia Yuqing también se dio cuenta de que había olvidado sus modales y rápidamente soltó las mangas de Zhang Sunshi. Amasó el pañuelo que tenía en la mano e hizo una expresión tímida:

—Nada, no es nada. Dado que Chenqie también irá al patio del emperador y la madre real se apresurará al templo de Buda, esta sopa… ¿qué tal si Chenqie la entrega?

—Esto…

Zhang Sunshi volvió a mirar la caja de brocado en la mano de Meixi y dudó, —Qing Er, si caminas tanto justo después de regresar, ¿no estarías demasiado cansada?

—No, no. Chenqie descansó toda la noche ayer. Ahora Chenqie se siente muy despierta.

Xia Yuqing infló su pecho. Miró radiantemente a Zhang Sunshi, suplicando con ojos destellando con luz.

—Emperatriz Viuda, por favor deja que la Consorte Qing la lleve. Su Majestad y Niang Niang, la joven pareja casada, después de estar separados durante tanto tiempo, ¿cómo podrían sentirse cansados? —Mei Xi recordó con una sonrisa.

Zhang Sunshi pareció darse cuenta de algo y luego tenía una sonrisa en su rostro.

—Mira a Aijia, ¿cómo podría Aijia no recordar esto? Realmente olvidas cosas cuando envejeces. Casi tomo a una persona inocente como alguien malvado.

—¡Madre real!

Xia Yuqing se puso roja por las palabras de Zhang Sunshi y quiso refutar.

—Bien, bien. Aijia no les molestará a los dos jóvenes casados. La sopa puede ser entregada por usted. Aijia regresará al templo y vendrá a visitarte mañana.

—Despediré a la madre real.

Al ver partir a Zhang Sunshi, Xia Yuqing no podía esperar para abrir la caja recibida de Meixi.

Niang Niang, esta sopa de tortuga es para mejorar la circulación sanguínea, no debes beberla si estás embarazada. Dile a Nubi lo que quieres comer y Nubi te lo preparará más tarde.

Al entender mal que Xia Yuqing quería tomar la sopa de tortuga para ella, Lu Rui la persuadió ansiosamente.

—No te preocupes, Lu Rui, no quiero beber esta sopa de wang ba.

—… ¿Entonces?

Xia Yuqing miró la tortuga en la caja de brocado. Después de un momento de contemplación, apareció una sonrisa profunda e impredecible. Ella colocó la caja sobre la mesa:

—Habla, ¿quién me traicionó?

Varias personas se miraron entre sí, confundidas. Solo una pequeña mano se extendió culpable.

—Xiao Yuan, ¡¿resultaste ser tú?!

Los ojos de Xia Yuqing se abrieron, mirando a Li Yuan con una tristeza increíble.

Li Yuan estaba un poco avergonzada y bajó la cabeza:

—Qing Jiejie, no quise decir eso. Cuando ayer vino la emperatriz viuda, todavía no te habías despertado. Así que me indicó que una vez que te despertaras, tenía que notificarle de inmediato.

Xia Yuqing puso los ojos en blanco en silencio. Sabía que no podía ser una coincidencia que Zhang Sunshi apareciera frente a ella solo unos minutos después de despertarse. Un viaje desde el Templo Xiefang hasta el Palacio Cining, más el tiempo para ir al Comedor Imperial también, no fue un viaje corto. ¡Pensando así, sabía que tenía que haber un ‘espía’ en su palacio!

—Xiao Yuan, Qing Jiejie te trata tan bien por lo general, ¿cómo pudiste…? Cómo pudiste hacer esto…

Xia Yuqing presionó su mano sobre su pecho. Había clavado todos los detalles de actuar como una mujer encantadora traicionada por su compañera más cercana.

Li Yuan no pensó que notificar a Zhang Sunshi le causaría tanto daño a Xia Yuqing. Pero pensándolo bien, no había obtenido permiso antes de actuar, lo que era básicamente lo mismo que traicionar su confianza. Dentro del palacio imperial, lo más tabú era intercambiar la comunicación de la información del maestro. Claramente, había cometido este tabú. Qing Jiejie tenía mucha confianza en ella, pero ella…

Pensando así, los ojos de Li Yuan se pusieron rojos. Xia Yuqing no pudo soportar ver esto, pero decidió seguir adelante hasta el final:

—Realmente me has decepcionado. No, esto debe ser castigado. Mi palacio es muy claro en cuanto a recompensas y castigos. Como tienes la culpa, tendré que castigarte.

Las manos de Li Yuan se tensaron y bajó la cabeza:

—Este asunto se debe, de hecho, al descuido de Li Yuan. Li Yuan aceptará cualquier castigo.

—Genial.

Xia Yuqing se frotó la barbilla, luego su mirada se dirigió hacia la sopa de tortuga. ¡No debe permitir que el Ultra Seme beba esta!

El Ultra Seme es originalmente una bestia. Con la adición de la sopa de tortuga que vigoriza la circulación sanguínea, su energía vital estaría por las nubes. Definitivamente se volvería aún más salvaje. ¡En ese momento, la que sufriría sería ella! No, debe salvarse a sí misma… ¡Debe destruir esta sopa!

—Tos, Lu Rui, ¿los Darens entraron al palacio hoy?

Lu Rui miraba con simpatía a la asustada Li Yuan arrodillada en el suelo. Cuando escuchó la pregunta de Xia Yuqing, se tomó un momento para contemplar la pregunta:

Nubi escuchó que esta mañana solo el Gran Tutor entró al palacio.

—¡Gran Tutor, perfecto!

Li Yuan se sorprendió. Bajo su momento de rabia, ¿Qing Jiejie iba a enviarla de regreso al lado de Yan Ran?

—Qing Jiejie

—Está decidido, te castigaré con…

—¡Qing Jiejie!

Li Yuan miró a Xia Yuqing con horror. Su rostro estaba extremadamente pálido.

—… para entregar este plato de sopa de tortuga al Gran Tutor.

—Qing Jiejie, no quiero… eh… ¿qué?

Li Yuan no reaccionó por un momento. Ella miró a Xia Yuqing, atónita. Hace un momento, cierta persona todavía estaba desconsolada, pero ahora había una sonrisa barata plasmada en su rostro mientras tomaba su mano.

—Xiao Yuan, ¿no eres normalmente la más obediente? Qing Jiejie está en problemas en este momento y las hermanas deberían enfrentar desafíos juntas. Ahora, ve obedientemente a entregar esta sopa al Gran Tutor. Te estaré esperando en el salón del palacio para recibir las buenas noticias.

Después de eso, tomó su sopa de costillas y huyó, dejando a Li Yuan con una expresión estupefacta y en blanco.

Cuando recuperó la conciencia, se volvió para mirar a las doncellas del palacio detrás de ella. Entonces, alguien gritó:

—Dispérsense, dispérsense. Todas regresen y hagan sus tareas. Niang Niang ya se ha ido, no hay nada que ver aquí.

Con esa declaración, las personas que originalmente la habían rodeado de repente se volvieron como pájaros asustados por un arco dejando atrás solo a Cui Er y Lu Rui.

—Lu Rui Jiejie, Cui Er Jiejie. —Li Yuan gritó impotente.

Las dos negaron con la cabeza. Le dieron una palmada en el hombro y luego se retiraron dejando un consejo:

—Ha sido difícil para ti. Ve obedientemente a entregar la sopa y regresa rápido.

Al ver la expresión de todas, parecía que lo que sucedía era algo común. Entonces, Li Yuan sintió que la habían engañado. Ella miró la no muy lejana sopa de tortuga. No sabía si reír o llorar. ¡¿A qué clase de maestro había decidido seguir?!

♦ ♦ ♦

Al mismo tiempo, un chivo expiatorio totalmente ajeno, el hombre por debajo de una persona, pero por encima de miles, el magnífico tutor del reino Ye estaba actualmente apático, mientras se acostaba en su mesa de madera. No pudo evitar mirar con enojo a la bestia que estaba sonrojada por el éxito.

Mirando la expresión de esta bestia, ¿no estaba asustada esta bestia? La gente no sabía que estaba en celo. Ahora que trajo de regreso a su esposa e hijo, estaba listo para disfrutar de su feliz vida familiar, qué es tan sorprendente. ╭ (╯ ^ ╰) ╮

—Yan Ran, no pierdas el tiempo.

Feng Tingye miró hacia arriba y le dio una mirada de advertencia.

Estaba bien si Feng Tingye no decía nada, pero una vez que hizo un comentario, fue como encender un petardo.

Con un chasquido, Yan Ran tiró el papel sobre la mesa y dijo enojado:

Laozi ya no está trabajando. Tú, niñito, saliste durante un mes disfrutando de tu historia de amor, mientras ese iceberg muerto y yo hemos estado trabajando hasta la muerte ayudándote. Esa parte está bien. Pero ahora que has regresado, el iceberg muerto ha abandonado el palacio, ¿por qué este Laozi todavía tiene que trabajar hasta la muerte? ¡Laozi no está trabajando!

Feng Tingye lo miró con suavidad:

—Ruofeng es el primer ministro, naturalmente, tiene muchos asuntos gubernamentales que manejar. Tú, como Gran Tutor, sueles llevar un estilo de vida feliz e informal. Ahora que Zhen quiere que compartas parte del trabajo, ¿tienes una opinión tan grande? ¿No quieres hablar sobre el país y la gente?

Yan Ran se atragantó y dijo a regañadientes:

—Si Ruofeng no funciona, ¿qué pasa con Zitong? ¿Por qué debo ser yo?

Feng Tingye lo miró irracionalmente, como si estuviera mirando a un niño ruidoso:

—Deberías saber que Zitong se ha estado escondiendo de Ai Fei recientemente. Si tienes la habilidad, ve y arrástralo tú mismo al palacio.

—…

Yan Ran se atragantó de nuevo. Que broma. Cuando Shao Zitong todavía era un niño, ya no era su oponente. Ahora, después de sus años de entrenamiento, cultivo y restauración para parecer una persona normal, si buscaba problemas con él, era como… ¡buscar la muerte!

—No importa, estoy agotado. No lo haré más.

Yan Ran se levantó y se dirigió hacia la puerta.

Feng Tingye no lo detuvo, solo pronunció unas pocas frases justo cuando estaba a punto de salir por la puerta:

—Si sales por esa puerta, entonces Zhen le contará a tu nana sobre el momento en que fuiste a un burdel y no podías irte porque no tenías dinero. Al final, tenías que hacer que Wenzhong fuera a escondidas a llevar dinero para redimirte.

El cuerpo de Yan Ran se congeló. El pie que estaba a punto de salir de la sala de estudio se retrajo cuando se volvió y preguntó asombrado:

—¿Cómo lo supiste?

Feng Tingye no respondió. Simplemente reveló una profunda sonrisa.

Yan Ran estaba casi cegado por esa sonrisa. Su corazón estaba reprimido por las frustraciones. ¡Maldito zorro, maldita sea!

Con su debilidad en la mano de cierta persona, Yan Ran regresó impotente a su asiento. Al escribir en el documento frente a él, cada trazo del pincel era como un corte con un cuchillo en el cuerpo de alguien.

El tiempo pasó, poco a poco. Cuando se terminaron los asuntos, ya era la tarde.

Feng Tingye levantó la cabeza y miró el color del cielo. Dejando su cepillo, dijó:

—Es tarde, Zhen necesita ir a comer con Ai Fei. Zhen se marchará primero.

¿Entonces, qué hay de mí? Como era de esperar, una vez que tienes una esposa, ya no necesitas a tus hermanos. ¡Qué buenos hermanos con las azadas!

—¡Espera!

Justo cuando Feng Tingye estaba a punto de irse, escuchó gritar a Yan Ran. Sus cejas se juntaron:

—¿El Gran Tutor también quiere unirse? Desafortunadamente, no puedes. Zhen quiere pasar un tiempo a solas con Ai Fei. Además, contigo viniendo… Zhen no quiere que Ai Fei lo malinterprete.

¿Entender mal? ¡No entiendas a tu hermana! Este gongzi es apuesto, guapo y encantador. ¡¿Quién querría ser tu tercera rueda?!

—Su Majestad, está pensando demasiado en las cosas. Chen solo quiere pedir el consejo de Su Majestad…

Los ojos de Feng Tingye se entrecerraron:

—¿Qué pasa?

Yan Ran se mordió el labio. No sabía cómo abrir la boca. Después de estar inquieto por un largo tiempo, justo cuando Feng Tingye se estaba molestando, dijo:

—Tengo un amigo…

—¿Y?

—Un amigo me preguntó. ¿Qué pasa si accidentalmente, con una jovencita pura… lo hizo?

—¿Lo hizo? —Los ojos de Feng Tingye se volvieron severos.

La conciencia culpable de Yan Ran le abrió los ojos. No se atrevió a mirar a la otra persona. Dios sabía cuánto no quería contárselo a nadie. Pero en los últimos dos meses, este asunto lo ha vuelto loco. Entre sus buenos amigos, He Wenzhong era un bloque de madera. Preguntarle es como preguntarse a sí mismo. ¿Leng Ruofeng? Se habría congelado incluso antes de hablar. Shao Zitong, ni siquiera tuvo que mencionarlo. Tan pronto como se enterara, se reiría de él por el resto de su vida. Pero el hombre frente a él, no solo estaba casado, sino que también tenía un hijo. Él debería… debería saberlo mejor que ellos.

Yan Ran, preparándose para lo peor, continuó:

—Además, como se sentían demasiado culpables, yo… cuando mi amigo se despertó a la mañana siguiente, salió corriendo sin decirle nada a la niña. ¿Qué debería hacer ahora?

Feng Tingye no respondió. Miró de arriba abajo a Yan Ran varias veces. Sus ojos estaban ligeramente oscuros. Luego, actuando como si hubiera descubierto algo, fingió sorprenderse:

—¿Tener sexo con una chica y luego huir sin decir una palabra al día siguiente? ¿Tu amigo inició este caos y luego lo abandonó? La chica como mencionaste es una chica inocente y pura. Cuando se despertó al día siguiente y descubrió que la persona con la que tenía una relación desaparecía, debió haber recibido un gran golpe. Después de todo, la inocencia de una niña es algo muy importante. Quién sabe, tal vez, si algún día no pudiera superarlo, podría suicidarse. Incluso si no se suicidó, esto fue un gran golpe y, probablemente, estaría demasiado avergonzada de ver a la gente.

Al escuchar cada palabra que dijo, la cara de Yan Ran se puso blanca. Feng Tingye afirmó su suposición a través de su observación. Yan Ran no estaba hablando de su amigo en absoluto, era él mismo.

—Entonces… ¿qué debería hacer ahora?

—¿No es problema de tu amigo? ¿Por qué estás tan ansioso? —Feng Tingye miró a Yan Ran, que apretaba su mano con fuerza.

Solo entonces, Yan Ran se dio cuenta de sus acciones y rápidamente soltó su mano y dijo con una sonrisa:

—Estoy ansioso por mi amigo.

—¿Qué amigo importante te haría preocuparte tanto? ¿Por qué Zhen no lo conoce?

El rostro de Yan Ran se puso rígido y mintió:

—Solo un amigo que conocí cuando estaba en Jiang Hu. Es normal que Zhen no lo conozca.

—Oh.

Feng Tingye asintió vagamente, sin preguntar más.

—¿Qué más puede hacer? ¿Cómo se siente tu amigo por esa chica?

—¿Sentir?

Feng Tingye lo miró con sorpresa:

—Por supuesto. ¿Cómo se siente por la chica? ¿Le gusta la chica o…?

—¿Li… cómo? —La cara de Yan Ran cambió ligeramente y tartamudeó.

—Ni siquiera sabes si te gusta la chica o no y tú…

Feng Tingye lo miró con una expresión de:

—Eres una bestia y un cabrón.

Yan Ran entró en pánico:

—No, yo… yo… no, ese es mi amigo. Mi amigo, no yo.

—Oh, sí, tu amigo. —La boca de Feng Tingye se torció, —Si a tu amigo le gusta la chica, ¿no es perfecto? Eso es solo empujar a Dong Fang[5] a una fecha anterior. Ahora sería lógico casarse con la persona de la casa, pero antes de eso, tiene que dejarle todo claro a la chica y disculparse. De lo contrario, la niña seguramente se enojará con él. Si no le gusta la chica y se siente abrumado, tiene que disculparse y dar alguna compensación. Pase lo que pase, no puedes simplemente tener a la chica… quiero decir que tu amigo se aproveche de ella.

Yan Ran vaciló por un momento, luego dijo con una voz débil:

—Con todo, primero tiene que disculparse.

Feng Tingye levantó la ceja y sonrió levemente:

—Naturalmente.

Yan Ran luchó por un tiempo, luego miró hacia arriba como si hubiera tomado una decisión. Apretó el puño y se dio la vuelta, diciendo:

Wei Chen todavía tiene cosas importantes y se irá primero.

Sin esperar respuesta, rápidamente salió corriendo del pasillo.

—¡Realmente, se escapó rápido!

Feng Tingye miró la espalda de alguien que se alejaba, sus labios estaban ligeramente levantados. Lo que no le dijo a Yan Ran fue que cuando se escapara después de comer, la chica definitivamente se sentiría resentida. Si se apresuraba a encontrar a ese alguien, tal vez, antes de que pudiera decir una palabra, lo abofetearían.

Pero como no preguntó, no se entrometería en los asuntos de otras personas. Se quedará a un lado para ver el buen espectáculo.

—An Yi, síguelo.

—¡Sí!

El guardia de la sombra brilló y persiguió la dirección de la partida de Yan Ran.

No mucho después, Li Yuan salió del salón del palacio Xie Fang y vio a Yan Ran corriendo hacia ella. Ella se asustó. Después del accidente, descubrió que cierta persona se estaba escondiendo de ella. Los dos rara vez se encontraban. Incluso si se encontraban, asintieron cortésmente y solo mostraron una cortesía básica. No ahondaron en nada y actuaron como si nada hubiera pasado esa noche.

Ahora, al ver a Yan Ran apresurarse ansiosamente, se sorprendió bastante. Al recordar la caja de brocado que tenía en la mano y la tarea que tenía que realizar, tomó la iniciativa de susurrar suavemente:

—Gran Tutor Daren

—Yuan Er, yo…

La rigidez de Yan Ran era obviamente porque estaba un poco nervioso.

Al escuchar la llamada familiar, Li Yuan perdió la concentración por un momento. Por falta de confianza, rápidamente cambió el tema bajo su conciencia culpable:

—Gran Tutor Daren, hay un plato de sopa aquí, es…

—Sopa, ¿me la estás dando?

—Bueno… supongo que se puede considerar eso.

En realidad, fue enviado por Niang Niang, pero fue enviada para entregárselo personalmente.

La cara de Yan Ran cambió ligeramente. Estaba mezclado con una leve alegría que ni siquiera se dio cuenta. La trataba así, pero ella en realidad…

Los ojos de Yan Ran hicieron que Li Yuan se sintiera un poco abrumada. Extraño. Este hombre, ¿no la estaba tratando como a una víbora hace unos días? ¿Por qué ahora… tal vez, ella está pensando demasiado?

Pensando en la mañana después de esa noche, todo lo que vio, había un rastro de pérdida y complejidad en los ojos de Li Yuan.

Yan Ran no se dio cuenta de esto. Su atención se centró en la caja en las manos de Li Yuan. Al verlo, Li Yuan abrió la caja de brocado y dejó que Yan Ran viera las cosas dentro.

La sonrisa en el rostro de Yan Ran se quebró por un momento después de ver la sopa de tortuga contenida en la caja de brocado:

—Esto… esto…

Wang Ba, Wang Ba, Wang Ba… ¡¿Por qué es un Wang Ba?!

Li Yuan estaba un poco avergonzada:

—Aunque la apariencia no es muy buena, el sabor debería ser… no tan malo.

Qing Jiejie le ha dicho que debe darle esta sopa al Gran Tutor. Aunque no sabía por qué quería que ella transfiriera la sopa para el emperador a la persona que tenía enfrente, ya que Qing Jiejie lo había instruido, debe seguir adelante. Si esta persona no se lo come, ¿cómo podría volver a trabajar?

Yan Ran miró profundamente a Li Yuan, respiró hondo y pensó en su corazón: No, esto es lo que esa persona había trabajado duro para hacer por él. No puede traicionar su amabilidad.

—No, no se ve mal, se ve delicioso.

—Está bien.

Li Yuan suspiró aliviada. Sacó un par de palillos de la caja y se lo entregó a Yan Ran,

—Bébela.

Yan Ran se puso rígido y exclamó:

—¿Aquí? ¿Ahora?

Li Yuan se sorprendió y tocó su corazón. Ella lo miró:

—¿Hay algún problema?

A un hombre tan pusilánime debería… enseñarle una lección.

—… No hay problema.

Yan Ran se congeló por un momento. Los palillos en su mano temblaron mientras se dirigía hacia la tortuga. El caparazón de la tortuga era muy suave. Después de varios intentos, todavía no pudo recogerlo.

La cara de Yan Ran se hundió. Empujó directamente en él. Los palillos en su mano temblaron. Cuando se levantó el caparazón de la tortuga, de repente, se escuchó un plop. Luego, un pequeño huevo de tortuga cayó en la sopa desde el borde del caparazón de la tortuga.

—…

—…

¿Huevo de Wang Ba? Huevo de Wang Ba, Huevo de Wang Ba, Huevo de Wang Ba… Yan Ran solo sintió que su corazón de cristal se estrelló y se hizo añicos en el suelo.

Efectivamente, ella se negó a perdonarlo. Ella no quería avergonzarlo directamente, ¡así que hizo un plato así para decirle que era un idiota!

Yan Ran pellizcó los palillos en su mano, lágrimas rodando por sus ojos. Después de reprimirse durante mucho tiempo, finalmente se sintió abrumado. Tiró los palillos en sus manos, se cubrió la cara y comenzó a llorar.

—Wooooooooooooooo…

Madre, padre, su hijo con talento ilimitado ha sido desechado.

—…

Li Yuan, que se había recuperado del impacto del huevo de tortuga cayendo del caparazón de la tortuga, miró la espalda de alguien con el rostro cubierto de lágrimas. La comisura de su boca se movió levemente. Incluso si no te gusta beber la sopa, no necesitas llorar. Este hombre realmente…

Al mismo tiempo, Feng Tingye, que iba a compartir el almuerzo con su propia concubina en Xiefang Hall, vio “accidentalmente” esta escena. Apareció una sonrisa significativa y calculadora y dijo a la ligera:

—Resulta… ser así.

Si su Ai Fei supiera que Yan Ran le hizo esto a una de sus sirvientas favoritas, tirándola a la basura… ¡De repente estaba ansioso por verlo! Jajaja…


[1]Bastardo, pero también significa tortuga

[2]Pequeños b * stards

[3]Llamarla tía y ser amigable

[4]comer tortuga aumenta la libido de un hombre

[5]Cocinar el arroz (hacer el amor)

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.